Archivo de la categoría ‘El origen de…’

Cinco curiosidades sobre el fútbol que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre el fútbol que quizá te gustaría conocer

1) A mediados del siglo XIX comenzó a hacerse popular en muchas escuelas privadas de Gran Bretaña jugar al fútbol (balompié),  una variante del rugby mucho más sofisticado y menos agresivo que se consideró como un deporte de caballeros. En 1848 se reunieron en el Trinity College de Cambridge representantes de varias escuelas y trataron de hacer un reglamento que recogiese una serie de normas básicas para el ejercicio de ese deporte. Allí nació el conocido como reglamento de Cambridge. Pero no fue hasta 1863, más concretamente en la mañana del 26 de octubre en una taberna de Londres llamada Freemason’s, cuando se realizó una reunión en la que se creó la Asociación de Fútbol (FA) donde estaban representantes de todas las asociaciones que practicaban dicho deporte y todos juntos se dispusieron a redactar el primer reglamento de fútbol. De esa primera reunión salieron las catorce primeras reglas.

2) La mayor goleada de la Historia en un partido oficial de fútbol tuvo lugar en la liga de Madagascar y fue un contundente resultado de 149-0. Fue el 31 de octubre de 2002, día que se disputó el partido que enfrentaba a los equipos AS Adema  y SO l’Emyrne en la sexta ronda del playoff final del THB Champions League (Campeonato de Fútbol nacional de Madagascar). Dos días antes (en la quinta ronda) el SO l’Emyrne, que aspiraba al título, había perdido toda posibilidad de ello tras serle pitado en contra, a punto de terminar el partido, un penalti totalmente injusto (en el partido que disputaba contra el DSA Antananarivo que no se jugaba nada), provocando que el encuentro acabase en empate a dos, el cual beneficiaba los intereses del AS Adema con quien se debía enfrentar en la última ronda. Por tal motivo y a modo de protesta, los jugadores del Emyrne decidieron autogolearse durante los 90 minutos que duró el partido, marcándose en su propia portería un total de 149 goles.

3) Hasta 1928 los jugadores de fútbol no llevaban en sus camisetas ningún dorsal que los identificase (ni nombre ni número). Fue a partir de ese año cuando a Herbert Chapman, entrenador del Arsenal y uno de los grandes teóricos del fútbol, se le ocurrió que éstos podrían ir numerados con el fin de ser identificados mucho mejor, ya no solo por los espectadores sino por los encargados de retransmitir los partidos a través de la radio (solo hacía un año que la BBC había empezado a retransmitir los partidos de la liga inglesa). Inicialmente, el modo de numerar con un dorsal, era del siguiente modo: el equipo anfitrión portaba las camisetas numeradas del 1 al 11 y el visitante llevaba la numeración del 12 al 22. No fue hasta una década después, en la temporada 1939/40, cuando la Federación Inglesa de Fútbol aprobó de forma oficial numerar todos los dorsales de las camisetas de todos los equipos que disputaban la liga inglesa. De ahí se fue extendiendo a otras ligas y deportes.

4) No fue hasta el Mundial de Fútbol de México 1970 cuando se adoptó, por primera vez, el uso de las tarjetas rojas y amarillas por parte de los árbitros. El creador de este método de amonestar a los jugadores fue Ken Aston, un árbitro inglés retirado quien tuvo la idea yendo conduciendo por Londres cuatro años antes. Tras parar su automóvil en un semáforo y ver las luces del disco se le ocurrió que una manera fácil de que, tanto el jugador como el público asistente al partido, se diera cuenta que se le estaba amonestando era enseñándole una cartulina de color. Amarillo: precaución, mandar calmar. Rojo: peligro, expulsión. Hasta aquel momento, en los partidos de fútbol, los jugadores eran amonestados o advertidos verbalmente por el árbitro. Esto provocaba que en muchas ocasiones el público asistente no se enterada de ello. Hacía poco que Aston había asistido a un partido de cuartos de final del Mundial de Fútbol de Inglaterra de 1966 disputado en el estadio de Wembley y que enfrentó a la selección anfitriona de Inglaterra frente a la Argentina. En dicho encuentro el árbitro amonestó a varios jugadores verbalmente pero el público presente no se enteró, lo que provocó una importante polémica de la que se hizo eco la prensa. El método ideado por Ken Aston para amonestar a los jugadores haría visible para todos las amonestaciones arbitrales y solucionaría definitivamente el problema.

5) Fue en 1890 cuando se introdujo el castigo de los penaltis para sancionar el juego sucio que había en los partidos por parte de ciertos jugadores. El ideólogo fue William McCrum, un empresario irlandés propietario del Milford Football Club (un modesto conjunto local, en el Condado de Armagh). Dentro del equipo ocupaba la plaza de guardameta  y en cierta ocasión, harto de la creciente violencia que cada vez más ejercían algunos jugadores, decidió introducir un tiro libre como castigo a una acción violenta durante el juego. Por aquel entonces el fútbol estaba considerado como un deporte de caballeros, pero hasta éste habían llegado jugadores procedentes del rugby, portando consigo algunas toscas costumbres. Con el fin de poner freno a la brusquedad se le ocurrió dicho castigo, el cual fue propuesto a la federación irlandesa que dio el visto bueno, está la pasó a la federación inglesa, que también la acogió con buen grado y en la temporada 1891-92 ya fue oficializado.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde surge llamar ‘ogro’ a una persona con mal carácter?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2), Paqui SV me consulta de dónde surge llamar ‘ogro’ a una persona con mal carácter.

¿De dónde surge llamar ‘ogro’ a una persona con mal carácter?

Conocemos como ogro no solo a aquel individuo de carácter agrio, antipático o insociable, sino también al ser fantástico que suele aparecer en algunos cuentos siendo el antagonista de la historia y que suele citarse con el fin de asustar a los más pequeños de la casa (‘Pórtate bien o vendrá el ogro y se te llevará’). Este personaje podría ser otra definición ara referirnos al ‘coco’ o al ‘hombre del saco’.

El diccionario nos da también otra acepción para ogro y es la de ‘ser mitológico de tamaño gigante que se alimentaba de carne humana’.

Y es que originalmente a estos personajes fantásticos los encontramos en numerosos cuentos y fábulas de la mitología escandinava y celta, aunque recibían muy diversos nombres (en sus correspondientes lenguas) y comenzó a ser conocido como ‘ogro’ a partir del siglo XVI (al menos la primera constancia escrita consta de ese siglo).

Al castellano llegó desde el francés ‘ogre’ y el idioma galo lo había tomado del latino ‘orcus’ que los antiguos romanos utilizaban para referirse a la ultratumba o lugar al que iban a parar los muertos y que también recibimos en forma de ‘orco’ (término inmensamente famoso gracias a los libros de J.R.R. Tolkien).

El carácter áspero de estos personajes (los ogros de los cuentos y leyendas) es lo que hizo que se les llamara también de ese modo a las personas antipáticas e insociables.

 

 

Te puede interesar leer también:

¿Tiene algo que ver el personaje de ‘el Coco’ con el fruto de la palmera?

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Cinco curiosidades sobre los libros que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre los libros que quizá te gustaría conocer

1) Un libro, para ser considerado como tal, debe ser una publicación impresa no periódica y tener un mínimo de 49 páginas (sin contar las cubiertas). Si tiene entre 5 y 48 páginas, entonces es considerado como un folleto. Tal y como se estipuló en la 13ª Conferencia General de la UNESCO celebrada en París en 1964.

2) La lignina es una sustancia química natural que está presente en las hojas de los libros. Es altamente oxidante, siendo la causante de que las hojas de los libros, con el paso del tiempo, acaben volviéndose amarillas y desprendan un olor (nada desagradable) tan característico de los libros antiguos.

3) La novela ‘Vida en el Misisipi’ de Mark Twain, publicada en 1883, está considerado como el primer libro presentado por un autor a su editor escrito íntegramente en una máquina de escribir (y no manuscrito).

4) El concepto ‘Best seller’, para considerar un libro como un éxito editorial siendo el más vendido, fue popularizado a partir de 1942 por el diario The New York Times, cuando el 9 de abril de aquel año publicó un suplemento el que figuraban los títulos que consideraba más importantes. Este suplemento fue llamado ‘The New York Times Best Seller List’ y poco tardaron las editoriales en incorporar, a modo de márquetin, el indicativo ‘Best seller’ en las portadas de sus libros más vendidos (incluso antes de salir a la venta).

5) El concepto de ‘libro de bolsillo’ fue ideado por Allen Lane, quien trabajaba como director de la editorial The Bodley Head y era editor de la escritora Agatha Christie. En 1935 fue a visitarla en tren a Greenway, donde  la ‘reina del crimen’ tenía una casa de verano y para el viaje quiso llevar algo ligero de leer, pero todos los libros que encontró en la estación eran voluminosos, caros e incómodos de llevar, por lo que a su vuelta se puso a trabajar en una edición de libros que fuesen de tamaño reducido, de bajo coste y que cupiesen en cualquier bolsillo. De este modo fue como nació el sello editorial ‘Penguin Books’.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: picryl

El origen de llamar ‘pamela’ al sombrero femenino de paja y ala ancha

Una pamela es un sombrero de paja, bajo de copa y ancho de alas, que usan algunas mujeres, especialmente en el verano.

El origen de llamar ‘pamela’ al sombrero femenino de paja y ala ancha

Se tiene constancia de su existencia en la Inglaterra del siglo XVII y hacia mediados de 1700 fue conocido como ‘gainsborough chapeau’ (sombrero gainsborough), debido a que el famoso pintor inglés Thomas Gainsborough realizó varias pinturas en las que retrató a aristocráticas mujeres de su época portando ese tipo de sobrero.

El origen de llamar ‘pamela’ al sombrero femenino de paja y ala anchaCabe destacar que por aquel entonces la inmensa mayoría de mujeres cubrían su cabeza (sobre todo en verano) con sombreros de ala ancha con la intención de salvaguardarse de los rayos del sol y era muy común verlas portándolo en todo tipo de actos sociales que se desarrollaban al aire libre (carreras de caballos, picnics en la campiña…).

Pero, el nombre ‘gainsborough chapeau’ poco le duró a ese tipo de sombrero ya que el rotundo éxito editorial tras la publicación de la novela ‘Pamela o la virtud recompensada’ (Pamela; or, Virtue Rewarded) escrita por Samuel Richardson y publicada en 1740, hizo que el nombre de la protagonista de la historia adquiriese una enorme popularidad.

La joven Pamela Andrews portaba un sombrero de paja y ala ancha durante sus paseos y no se tardó en denominar con el nombre de la protagonista a ese tipo de toca, perdurando hasta nuestros días dicha denominación.

Algo similar, de poner el nombre de la protagonista de una historia, ha ocurrido con otras prendas de vestir tan diversas como la chaquetilla de punto conocida como ‘rebeca’ o las botas de agua llamadas ‘katiuskas’.

 

Te puede interesar leer los post relacionados:

 

 

Fuente de la imagen: juantiagues (Flickr) / Wikimedia commons

El curioso origen del término ‘chulo’

El término ‘chulo’ es uno de esos vocablos que, con el tiempo, hemos acabado adaptando en nuestro idioma para referirnos a múltiples y diferentes cosas y personas.

El curioso origen del término ‘chulo’

Por un lado están aquellos personajes que se comportan de un modo fanfarrón, arrogantemente, en plan valentón y desafiante e incluso graciosamente. Conocemos como ‘chulo’, ‘chulapón’, ‘chulapo’ (o chulapona) a los individuos originarios de algunos barrios castizos de Madrid. También se usa el término como sinónimo de proxeneta o rufián (el vulgar macarra).

Hay quien usa el vocablo ‘chulo’ para referirse a alguna cosa que le ha gustado (‘¡Qué chulo es esto!’, ¡Qué chulo ha sido venir aquí!’).

El hecho de que existan tantas acepciones y usos para este término proviene de muy atrás, debido a que antiguamente ya se le dio varios significados.

Etimológicamente llegó al castellano desde el italiano ‘ciullo’, utilizado para referirse a los niños. De hecho, esta voz italiana era apócope del término ‘fanciullo’, de exacto significado.

Existen constancias de que la forma ‘chulo’ ya se utilizaba en castellano en el siglo XVII, aunque no se incorporó al Diccionario de Autoridades hasta el año 1729; donde ya por entonces se le daba diferentes usos y acepciones:

Persona graciosa y con donaire; el que asiste en el matadero para encerrar y matar las reses; y, según la germanía (jerga utilizada por rufianes y malhechores) también se utilizaba para referirse a un muchacho o muchacha.

Y fue precisamente esa referencia a los jóvenes pícaros que solían delinquir y se las arreglaban para sobrevivir mediante el engaño, usando su ingenio, agudeza y gracia lo que dio su acepción más conocida.

 

Te puede interesar leer también:

El curioso y castizo origen de la expresión ‘Ser más chulo que un ocho’

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde surge llamar ‘novela’ a cierto género literario?

Conocemos como novela a un género literario que destaca por utilizar gran parte de ficción en el argumento de la historia que se relata. También es llamado de este modo a las series televisivas (y antiguamente radiofónicas) que se emiten por entrega de capítulos.

¿De dónde surge llamar ‘novela’ a cierto género literario?

El origen etimológico al término ‘novela’ lo encontramos en el italiano medieval ‘novella’ cuyo significado literal era ‘relato inventado breve’ y a su vez provenía de ‘novellus’ (novedoso) y éste de ‘novus’ (nuevo).

En la Edad Media, cuando empezaron a ponerse de moda los relatos novelescos breves se les comenzó a llamar de ese modo, tanto a los libros que se iban escribiendo como los que eran explicados como si de fábulas y cuentos se trataran.

Originalmente el escritor de novelas no fue conocido como ‘novelista’ sino con el término ‘novelador’.

La primera aparición en un diccionario fue en el ‘Vocabulario español-latino’ de Antonio de Nebrija, en 1494, y la primera aparición en el de la Real Academia Española de la Lengua fue en el Diccionario de Autoridades de 1734.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: pxhere

Cinco curiosidades sobre el saludo que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre el saludo que quizá te gustaría conocer

1) El termino saludo o saludar proviene etimológicamente del latín salutare y significa literalmente ‘desear salud’.

2) El motivo de estrecharnos la mano para saludar proviene de un gesto de buena voluntad que se hacía en la antigüedad para mostrar al rival que se iba desarmado y sin empuñar un arma (espada, puñal…)

3) Uno de los saludos más internacionales es decir ‘ciao’ (en España decimos chao para despedirnos y los italianos como hola y adiós). Proviene del dialecto véneto s’ciavo que acabó en el italianizado ciao que significaba esclavo y era lo que decían los sirvientes a sus amos para indicar que estaban a su servicio o para lo que ellos mandasen.

4) La tribu de los maoríes se saluda con el ‘hongi’, un saludo tradicional que consiste en frotar sus narices.

5) El saludo militar, que consiste en llevarse la mano derecha inclinada sobre la frente y la palma hacia abajo proviene del acto medieval de levantarse la visera protectora del casco para saludar al contrincante mirándose a los ojos y a las autoridades antes de cada torneo.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: Yoel (morguefile)

 

 

Este texto formó parte de mi colaboración con el podcast de divulgación Ondas Elementales, una producción de Laboratorio de Radio y Penélope Saray.

El curioso origen etimológico del término ‘acelga’

Conocemos como acelga a un tipo de hortaliza de hoja verde y tallo comúnmente blanco (aunque se puede encontrar en otras tonalidades), considerada como una de las más saludables e idóneas para realizar dietas gracias a ser rica en vitaminas y fibra, su alto contenido de agua (aproximadamente el 48%) y su mínimo aporte calórico.

El curioso origen etimológico del término ‘acelga’

La etimología del término ‘acelga’ es la mar de curiosa ya que llegó al castellano a través del árabe hispánico ‘assílqa’ y a éste desde el árabe clásico ‘silqah’. Pero los árabes no fueron quienes acuñaron ese nombre para dicha hortaliza, sino que ellos la adaptaron desde el griego clásico ‘sikelḗ’ (σικελή) y cuyo significado literal era ‘la siciliana’.

Y es que en la Antigua Grecia se tenía el convencimiento de que esa verdura era originaria de la isla de Sicilia, motivo por el que se referían a la misma de ese modo.

También cabe destacar que los antiguos romanos tenían otro modo de referirse a las acelgas y era ‘Beta’ (su nombre científico es ‘Beta vulgaris var. Cicla’). El hecho de que en latín se le denominase de ese modo era porque cuando sus tallos crecían se doblaba las puntas y quedaba de forma que parecía la letra B (β beta).

El término acelga fue recogido en español, por primera vez, en 1494, en el diccionario ‘Vocabulario español-latino’ del famoso humanista y gramático Antonio de Nebrija. En 1726 aparece en el primer diccionario publicado por la Real Academia Española de la Lengua (conocido como ‘Diccionario de Autoridades’).

Durante el Siglo de Oro (siglos XVII y XVIII) se hizo inmensamente popular la expresión ‘Cara de acelga amarga’, con la que referirse al semblante pálido y macilento (flaco, descolorido) que presentaba una persona por el cansancio o tras haber trasnochado. Con los años la referencia ‘amarga’ desapareció’ de dicha locución y, todavía hoy, sigue siendo utilizada en el modo ‘Cara de acelga’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuentes de consulta: 300 historia de palabras de Juan Gil (Editorial Espasa) / RAE /  etimologias.dechile / Diccionario de Autoridades (1726)
Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene decir ‘cascársela’ para referirse a la masturbación masculina?

Son varios los sinónimos para referirse a la masturbación y en este blog ya te he explicado un par de ellos: paja y onanismo.

¿De dónde proviene decir ‘cascársela’ para referirse a la masturbación masculina?Una de esas formas para aludir a la acción de estimularse sexualmente es ‘cascársela’ (sobre todo cuando es referida a la masturbación masculina) y aunque parezca que es un término algo tosco o soez cabe destacar que su procedencia es de tiempos de la Antigua Roma y era una forma culta para referirse a la misma.

Su origen etimológico proviene de la palabra en latín ‘quassare’, la cual significaba literalmente ‘cascar’ y ‘sacudir’. El gesto de sacudir el miembro a la hora de masturbarse es lo que hizo que se utilizara ese término, que ha llegado hasta nuestros días y muchas son las personas que creen, erróneamente, que se trata de un vocablo ordinario surgido de la jerga juvenil actual.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

Fuente de la imagen: listas.20minutos.es

¿De dónde proviene llamar ‘aguerrido’ a alguien valiente y experimentado?

A raíz del post ‘El curioso origen español de la cultura de los cowboys’ y la utilización en éste del término aguerrido, Jesús Sainz me dejó un comentario en el que me consulta sobre el motivo de llamar de tal modo a alguien valiente y experimentado.

Etimológicamente el término ‘aguerrido’ proviene de ‘guerra’ y surgió para referirse a aquellos que se habían ejercitado y adquirido experiencia en el campo de batalla (en contraposición de los que lo habían hecho en un cuartel o centro de instrucción). De ahí que se utilice para señalar la experiencia y valentía de alguna persona, aunque también para indicar su agresividad.

Se tenía el convencimiento que quien había participado en una guerra poseía más conocimientos militares frente al que toda su carrera militar la había hecho en un acuartelamiento. Alguien aguerrido era el que estaba curtido en mil y una batallas.

Esto también influía en el carácter, motivo por el que el término aguerrido se usa como sinónimo de duro, agresivo o belicoso.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pxhere