BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Archivo de la categoría ‘El origen de…’

¿De dónde surge la locución ‘se non è vero, è ben trovato’?

¿De dónde surge la locución ‘se non è vero, è ben trovato’?

Muchas son las ocasiones en las que tras realizar una exhaustiva investigación para encontrar el origen etimológico de alguna expresión e incluso un dato concreto de un hecho, podemos encontrarnos con que no se puede ofrecer una contestación totalmente constatada y en su lugar se da una lo más aproximada posible y probable.

Al hacerlo es costumbre añadir la locución en italiano ‘se non è vero, è ben trovato’ cuyo significado en castellano es ‘si no es verdad, está bien encontrado’.

El escrito más antiguo en el que consta dicha locución data del año 1584 y fue en la obra De gli eroici furori [De los heroicos furores] escrita por el filósofo y astrónomo italiano Giordano Bruno.

Se desconoce si alguien más la había utilizado anteriormente o al menos no hay constancia escrita de ello.

Y ya sabeis, se non è vero, è ben trovato.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proceden los famosos palitos de ‘surimi’?

¿De dónde proceden los famosos palitos de ‘surimi’?

Desde hace poco más de una década el surimi (o palitos de cangrejo, como también es conocido) se ha convertido en un elemento común en nuestra cocina, siendo incorporado en diversos platos, pero sobre todo en ensaladas.

A pesar de que en occidente su popularidad se alcanzó recién iniciado el siglo XXI cabe destacar que fueron inventados en 1969 y que, desde entonces, ya era muy común en muchas cocinas (sobre todo asiática).

El surimi se basa en distintas partes de diferentes pescados con los que se hace una masa tras picarlo muy fino (de hecho, el significado del término surimi es literalmente ‘carne picada’) y su proceso ya se utilizaba hace casi un milenio en la cocina japonesa.

Pero tal y como lo conocemos hoy en día, el surimi fue el resultado de una campaña realizada por el ‘Instituto Pesquero Experimental’ de Hokkaido (Japón) en el que se buscó en la década de 1960 una solución para dar salida a ciertos pescados que eran poco consumidos. Gracias a la idea de Nishitani Yōsuke se consiguió hacerlo procesándolo como hace casi mil años ya hacían sus antepasados.

El proceso del surimi consiste en desmenuzar diferentes pescados y hacer una pasta gelatinosa con todo ello, a la que se le añade varios aditivos, azúcar, proteína de soja, sorbitol, sal y una buena cantidad de glutamato monosódico (un potente aditivo alimentario muy utilizado en la cocina oriental y que en los últimos años también está siendo muy usada en occidente).

Después tan solo queda darle la forma: en barritas son los conocidos ‘palitos de cangrejo’ y como imitación de la langosta o las angulas (las famosas gulas), en definitiva todo es el mismo producto con diferente formas y a los que se le añade un aditivo u otro para potenciar más o menos su sabor.

El característico color rojo o naranja que aparece en el surimi está hecho con pimentón o con un colorante alimentario conocido como ‘tartrazina’ (E-120).

 

 

Te puede interesar leer: Astaxantina, el pigmento que le proporciona al salmón su característico color

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué las botellas de vino y cava tienen una capacidad de 75 centilitros?

¿Por qué las botellas de vino y cava tienen una capacidad de 75 centilitros?

Días atrás, mientras estábamos disfrutando de una comida entre amigos, a la hora de los postres el camarero nos obsequió con una botella de cava y uno de los comensales presentes se percató de que su capacidad era de 75 centilitros (la misma cantidad que las botellas de vino que todavía estaban por allí). Evidentemente el siguiente paso fue preguntarme a mí por qué el vino y cava se embotella en esa medida y no en botellas de un litro.

Pues bien, no se sabe a ciencia cierta la verdadera razón, ya que dependiendo a qué fuente o experto le consultes te responderá una cosa distinta (de las varias hipótesis que existen).

Por una parte encontramos que esa cantidad de vino es la que se estipuló que era la adecuada para ser consumida diariamente por una persona durante la hora del almuerzo (sobre todo pensando en los obreros que debían de continuar trabajando después de comer). Si se sobrepasaba los 75cl en una sola ingesta ya era peligroso (tal y como se pensaba años atrás, evidentemente).

Otros defienden que se hizo porque 75cl es la cantidad exacta que cabe en seis copas de vino.

También hay quien asegura que fue tras adoptarse en el siglo XIX la unidad de medida en el Reino Unido del conocido como ‘galón imperial’ el cual equivalía a 4 litros y medio (o lo que es lo mismo 450 centilitros). Cuando los vinicultores franceses empezaron a comerciar con los ingleses vieron que éstos les pedían las cantidades en galones y como debían exportarlo en cajas donde cabían seis botellas decidieron hacer los envases de 75cl que daba como resultado un galón imperial -el que se usa en Gran Bretaña- 6x75cl= 450cl (algunas fuentes apuntan que eran cajas de 12 botellas, por tanto de dos galones).

Pero el posible origen que más personas defienden es el que indica que en los orígenes de hacer las botellas de vidrio a base del método del soplado, la capacidad pulmonar media de uno de esos artesanos era aproximadamente de 80cl y se optó por hacerlas de 75cl para dar un pequeño margen (hoy en día se realizan en cadena, pero antiguamente las botellas eran hechas una por una).

Cabe destacar que hay constancia de botellas de mayor tamaño en décadas posteriores y que la regularización en Europa se realizó a mediados de los años 1970 y posteriormente, a finales de esa década, se adoptó en otros continentes (aunque en lugar de indicar 75cl en algunos países –como EEUU o Australia- pone 750ml).

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

 

Fuentes de consulta: wineintro / historiasdelaciencia / wallafaces / quora / vivancoculturadevino
Fuente de la imagen: Alfred López

¿Cuál es el origen de ‘Betty Boop’?

¿Cuál es el origen de ‘Betty Boop’?Betty Boop es un famosísimo personaje de dibujos animados que se hizo inmensamente popular a partir del 9 de agosto de 1930, día en el que se estrenó en la gran pantalla el corto de animación Dizzy Dishes.

Su creador fue Max Fleischer, quien se inspiró en la actriz y cantante Helen Kane, quien por aquella época triunfaba en las mejores salas de fiesta y espectáculos. Max copió la cara, mirada, sonrisa, gestos… prácticamente todo de la joven Helen, quien no fue demasiado bien pagada en comparación al gran negocio que hizo el creador de Betty Boop y la productora Paramount.

Betty Boop se convirtió en el prototipo de chica sexy y algo ingenua, pero con un puntito de picardía y descaro, que tanto gustaba a la sociedad americana del momento. A pesar de ser de dibujos animados, era la mejor representación de la chica flapper, la antecesora de las famosísimas chicas pin-up que tanto gustaron un par de décadas después.

¿Cuál es el origen de ‘Betty Boop’?La Paramount estuvo produciendo películas del personaje de Betty Boop hasta 1969, año en el que Columbia Pictures compró los derechos de explotación. En 1982 Sony Pictures se hizo cargo de la productora y en 1992 decidió dejar de producirlas. Desde entonces los derechos de imagen y explotación del personaje están repartidos entre varias empresas.

En 1932 Helen Kane demandó a la Paramount y Max Fleischer pero por culpa de un pésimo trabajo por parte del abogado de la actriz el juez decidió desestimar el recurso tras dos años de aportar pruebas y testigos que intentaron demostrar que Betty Boop imitaba la voz además de la forma de ser y de actuar de Helen. El magistrado argumentó en su resolución que eran docenas las artistas que hablaban y actuaban de ese modo.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuente de la imagen: Wikimedia comons (1) / Wikimedia comons (2)

El día que se aprobó la famosa ‘Ley de Vagos y Maleantes’

El día que se aprobó la famosa ‘Ley de Vagos y Maleantes’Durante los años que duró la dictadura franquista muchas fueron las personas a las que se les aplicó dura e injustamente la ‘Ley de Vagos y Maleantes’ (también conocida popularmente como la gandula’).

Con esta ley se quería sancionar a toda aquella persona que no era del agrado de las autoridades del momento y siempre ha estado vinculada en la memoria histórica con ese régimen, pero en realidad se aprobó y puso en marcha unos cuantos años antes de que Franco tomara el poder.

Concretamente fue el 5 de agosto de 1933 cuando se publicó en la Gaceta de Madrid (germen del Boletín Oficial del Estado) una ley que había sido promulgada y aprobada un día antes por el presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, y el presidente del Consejo de Ministros, Manuel Azaña.

La ley perseguiría a los que ellos consideraban como escoria de la sociedad: vagabundos, pordioseros, rufianes, proxenetas y todo aquel que no pudiese demostrar tener un domicilio fijo y un empleo o modo de sustento.

Se aplicó durante la Segunda República y con la llegada del franquismo se mantuvo, no siendo modificada hasta el 15 de julio de 1954, en el que añadirían a esa lista de perseguidos a los homosexuales (muchos de ellos fueron encerrados en las conocidas como Colonias Agrícolas, manera endulzada de referirse a campos de trabajo forzado).

Se mantuvo en vigor hasta el 5 de agosto de 1970, año que fue sustituida por la Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, en la que se incluyó a los drogadictos, las prostitutas y los inmigrantes ilegales.

Tras el fallecimiento del dictador Franco la ley sufrió varias modificaciones, eliminando algunos artículos, pero no fue derogada totalmente hasta finales de 1995 (concretamente el 23 de noviembre).

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: todocoleccion

¿De dónde proviene la expresión ‘tocar pelo’?

¿De dónde proviene la expresión ‘tocar pelo’?

A través de Twitter, Pablo Bach @bachneuman me realiza una consulta en la que me comenta que ha escuchado en un programa de deportes radiofónico decir al locutor (en relación al Tour de Francia) que este año ‘no hemos tocado pelo’ y me pregunta si dicha expresión tiene algún origen machista.

Muchas son las personas que creen que la expresión ‘tocar pelo’ proviene del contacto cuerpo a cuerpo entre dos personas en el momento de mantener una relación sexual (tocar el vello púbico) y de hecho ha generado que haya quien la utilice para indicar que ha tenido sexo con alguien (‘he tocado pelo’).

Pero la expresión en su origen no proviene de entornos sexuales sino del mundo de la tauromaquia.

Tocar pelo (tal y como se refería el locutor al que alude Pablo Bach) se utiliza para indicar que un trabajo se ha realizado correctamente o se ha obtenido un éxito.

Ello se debe a que el torero que realiza una buena faena es recompensado con unos trofeos conocidos como ‘las orejas y el rabo’. El tocar pelo hace referencia precisamente al pelo de esos apéndices que le han sido cortados al astado y se los han entregado como premio al matador, de ahí que se utilice la expresión como sinónimo de obtener un éxito.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pixabay
Nota importante:
Tanto este blog,  su autor, como la web en la que se encuentra alojado (20minutos.es) mantienen por convicción propia y como línea editorial el no fomentar ni apoyar la tauromaquia. Ello no exime, al mal llamado ‘arte’, de haber proporcionado un sinfín de interesantes anécdotas y/o curiosidades a lo largo de la historia siendo dignas de su publicación en esta página, sin que esto pueda representar un cambio de actitud hacia la misma.

¿Por qué las prendas masculinas y femeninas llevan los botones en lados diferentes?

¿Por qué las prendas masculinas y femeninas llevan los botones en lados diferentes?

Cada vez es menos común, ya que se ha ido unificando la moda tanto masculina como femenina confeccionándose prendas unisex, pero hubo un tiempo en el que la ropa de hombre siempre llevaba los botones cosidos en el lado derecho y la de mujer en el costado izquierdo.

Varias son las hipótesis sobre cuándo y porqué se inició esta curiosa distinción a la hora de poner los botones en lados diferentes.

Por un lado nos encontramos con quienes defienden que se remonta al siglo XV en el que muchas mujeres de la alta sociedad eran ayudadas a ser vestidas. Para facilitar la tarea de la persona que asistía a su señora a la hora de abrocharle los botones, los modistos de la época decidieron colocarlos de modo que pareciese que estaban frente a un espejo (a la izquierda el botón y a la derecha el ojal).

A pesar de que la mayoría de las fuentes aprueban esta explicación como la más lógica y documentada, hay algunos historiadores a los que no termina de convencer debido a que, en esa misma época, todos los caballeros también tenían asistentes de cámara que ayudaban a vestirse a sus señores, por lo que también se hubieran tenido que colocar los botones en el lado contrario y no en el derecho donde habitualmente han estado.

Pero otras muchas son las razones que también podemos encontrar, algunas más lógicas que otras. Estas son unos cuantos ejemplos:

Por una parte nos encontramos quienes indican que el hecho de que la las blusas de las mujeres llevaran los botones en el lado izquierdo era porque con el brazo de ese lado era con el que solían cargar a sus bebés y necesitaban la mano derecha para desabotonarse don el fin de amantar. Esta es una de esas hipótesis que, aunque tiene cierta lógica, no termina de convencer a casi ningún historiador, debido a que antiguamente pocas eran las mujeres que daban de amantar a sus propios hijos (para eso estaban las amas de cría) y éstas no solían vestir ropas con botones, ya que estos solían ponerse en vestidos elegantes.

También se indica que los botones de las prendas masculinas iban a la derecha para poder desabrochar con mayor facilidad a la hora de blandir la espada.

Hay quien incuso apunta que la costumbre nace para satisfacer a Napoleón Bonaparte, a quien le gustaba meter su mano derecha por dentro de la obertura que quedaba entre botón y botón de su chaqueta, y para no ser imitado por los demás obligó que los botones del resto de prendas masculinas estuvieran colocados al otro lado. Una conjetura algo absurda si nos ponemos a pensar pero que, conociendo las excentricidades del emperador francés no sería de extrañar.

Y para acabar, otra de las versiones indica que la razón de que las mujeres lleven los botones al otro lado que los hombres era porque éstas montaban a caballo ladeadas hacia la derecha y se les puso los botones del lado contrario para evitar que el viento se colara por la obertura mientras cabalgaban.

Como veis existen numerosas conjeturas sobre este origen. Y a vosotros ¿cuál os convence más?

 

Te puede interesar leer:

 

Fuente de la imagen: Alfred López

El origen de Bugs Bunny

El origen de Bugs Bunny Aunque ya había aparecido el personaje en algunos cortos de animación en 1938 y bajo el nombre de Happy Rabbit [conejo feliz], no fue hasta el 27 de julio de 1940 en el que tendría un total protagonismo en la película de dibujos animado A Wild Hare [Una liebre salvaje]. Sería además su primera aparición en los títulos de crédito como Bugs Bunny, un nombre que ha perdurado a lo largo de estas ocho décadas, a pesar de los intentos de algunos países de cambiárselo a otro de su propio idioma. Por ejemplo, y debido a un exceso de celo en los años de la dictadura franquista, en España fue conocido durante muchísimos años como el conejo de la suerte. La idea de rebautizarlo obedecía al intento de eliminar todo tipo de anglicismos.

El nombre de Bugs Bunny proviene de juntar el apodo de Ben Bugs Hardaway (uno de los creadores del personaje junto a Tex Avery) y el término Bunny, cuyo significado es conejito. En un principio iba a ser llamado Bugs’ Bunny, cuya traducción era «el conejito de Bugs», pero finalmente se decidieron quitar el apóstrofo.

Hay quien dice que en sus inicios estaba inspirado en un conejito similar que apareció en algún corto de la factoría Disney. La característica pose mientras mastica una zanahoria, según explicó Hardaway en una entrevista, está sacada de una escena de la película Sucedió una noche (1934) en la que aparece Clark Gable haciéndolo.

La típica frase con la que empieza muy a menudo sus diálogos «¿Qué hay de nuevo, viejo?» [en inglés «What’s up, Doc?»] era, según Tex Avery, muy típica en Texas, de donde él era, aunque muchos son los que señalan que se inspiraron en Groucho Marx en la película Sopa de ganso (1933).

 

 

Te puede interesar leer: ¿De dónde surge la creencia de que a los conejos les gusta comer zanahorias?

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: contusion (Flickr)

¿Cuál es el origen del término ‘gorrón’ para referirse al que vive a costa de los demás?

¿Cuál es el origen del término ‘gorrón’ para referirse al que vive a costa de los demás?La expresión ‘ser un gorrón’ es utilizada para referirse a aquella persona que se dedica a comer, beber, divertirse y en definitiva a  vivir a costa de los otros.

El término ‘gorrón’ es un aumentativo de ‘gorra’, de la que han nacido muchas expresiones como ‘vivir de gorra’, ‘comer de gorra’ (y así con todas las cosas que se pueden hacer cuando el que paga es otro).

Los expertos sitúan el origen hacia finales del siglo XVI en los ambientes estudiantiles de la Universidad de Salamanca, donde muchos de los alumnos que asistían no disponían de demasiado dinero para mantenerse, por lo que se las ingeniaban de cualquier manera para poder alimentarse sin pagar.

Una de las formas de poder subsistir era trabajando al servicio de otros estudiantes pertenecientes a familias ricas y que disponían de un importante poder adquisitivo. Éstos contrataban los servicios de sus compañeros pobres para que les hicieran recados y los tuvieran atendidos (una especie de criado o asistentes) pagándoles a cambio unas monedas e incluso dejando que los acompañaran a convites y banquetes, donde los estudiantes sin recursos comían y bebían gratuitamente.

Los estudiantes adinerados vestían portando un manteo (capa larga con cuello derecho y bastante estrecho) y un bonete (especie de gorra, comúnmente de cuatro picos). Por su parte, los estudiantes sin recursos y que trabajaban al servicio de estos llevaban una capa clásica (hecha de tela barata) y una gorra. A estos sujetos se les conocía habitualmente con los términos: capigorrista, capigorra o capigorrón (términos provenientes de unir las palabras capa y gorra).

Con el tiempo el apelativo hacia ellos quedó en un simple ‘gorrón’, aunque el Diccionario de la RAE sigue manteniendo las siguientes acepciones para los tres anteriores: capigorrista y capigorra como ‘Hombre ocioso y vagabundo’ y capigorrón como ‘Que tenía órdenes menores y se mantenía así sin pasar a las mayores’ además de ‘Dicho de un hombre: Ocioso y vagabundo’.

La mayoría de expertos apuntan que del término ‘capigorrón’ acabó derivando el apelativo ‘gorrón’ para referirse a quien tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa ajena.

Por otra parte, hay quien defiende que el término gorrón proviene también de esa misma época y de esos estudiantes sin recursos, pero no solo por el hecho de trabajar al servicio de sus compañeros adinerados, sino de colarse en banquetes y celebraciones de personas a quien no conocían y, siendo enormemente educados, hacían continuas reverencias con la gorra que portaban con todos con quienes se cruzaban, de este modo parecía que los conocían y que estaban invitados a tal evento.

Tampoco podemos olvidarnos de la costumbre de algunas personas de poner/pasar la gorra para que la gente le eche alguna moneda con la que subsistir, ya sea porque ha realizado una actuación callejera, ayudado a encontrar un sitio donde aparcar –los conocidos en muchos lugares como ‘gorrillas’– o simplemente para pedir una limosna.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons