Archivo de la categoría ‘El origen de…’

¿De dónde surge decir que alguien con importantes contactos tiene ‘buenas aldabas’?

‘Tener buenas aldabas’ es una antiquísima expresión utilizada para indicar que alguien tenía buenos e importantes contactos e influencias (para conseguir un favor, trabajo…).

¿De dónde surge decir que alguien con importantes contactos tiene ‘buenas aldabas’?

El origen de esta locución proviene de los tiempos en los que las puertas no disponían de timbre sino de picaportes (conocidas como ‘aldabas’) los cuales eran unas piezas de hierro (o bronce) utilizados para llamar, golpeándolos contra la puerta.

Cuanto más importante y poderosa era la persona que vivía en aquel lugar más grandes y valiosos eran los llamadores.

Cuando alguien tenía amistad con una persona influyente, en caso de necesidad podía acudir a la vivienda y llamar a la puerta (mediante la aldaba), con el fin de exponerle un problema o pedir un favor.

De ahí que surgiera el símil entre los llamadores y el tener buenos e importantes contactos.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El posible y curioso origen del término ‘puta’

Posiblemente el término ‘puta’ es el más utilizado en nuestra lengua para referirse despectivamente a una prostituta, pero a pesar de ello su etimología es de las más discutidas.

El posible y curioso origen del término ‘puta’

Los propios académicos de la RAE tienen serias dudas sobre la procedencia de este vocablo, incluyendo al inicio de su descripción un ‘quizá’, para continuar diciendo que proviene del latín vulgar ‘puttus’, que era una variante de la palabra ‘putus’ con la que se llamaba a un niño o niña en tiempos de la Antigua Roma.

Todo parece indicar que, debido a la prostitución infantil de la época, quedó asociada la práctica de ese oficio con el término puttus. De hecho en el castellano del medievo puede encontrarse numerosas referencias a los términos putto – para referirse a un niño o muchacho- y putta –a una niña o muchacha-.

Cabe destacar que el célebre lexicólogo Sebastián de Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana (1611) indicaba que, posiblemente, el término ‘puta’ provenía del vocablo ‘putida’, el cual se usaba en la época para referirse a alguien o algo maloliente o podrido. Aunque esta es una etimología muy discutida y criticada por la mayoría de expertos.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay
Fuentes de consulta: RAE / yorokobu / etimologias.dechile / elcastellano / Tesoro de la lengua castellana de Sebastián de Covarrubias

¿De dónde proviene la expresión ‘Por arte de birlibirloque’?

A través de la cuenta de este blog en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) me consultan sobre el significado y origen de la expresión ‘Por arte de birlibirloque’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Por arte de birlibirloque’?

Esta locución nos indica que algo se ha realizado con maestría y como por arte de magia, pero tras ello hay un elaborado plan.

El término ‘birlibirloque’ proviene del caló y es el resultado de unir dos vocablos muy similares ‘birli’ y ‘birloque’.

Originalmente su significado era literalmente ‘el ladrón que roba’. ‘Birli’: robar (de ahí que también se utilice el término ‘birlar’ como sinónimo de robo), ‘Birloque’: ladrón.

En su origen, la expresión ‘Por arte de birlibirloque’ venía a decir que alguien había sido robado de una forma sutil, con maestría y buen oficio del profesional del hurto, sin saberse cómo lo había hecho (de ahí que se le añadiera el vocablo ‘arte’ a la locución).

Fue una expresión ampliamente utilizada por pillos y rufianes a partir del siglo XVIII.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: publicdomainvectors

¿Cuál es el origen del término ‘azar’?

Muchas son las personas que están convencidas de que las cosas ocurren por ‘azar’. Este término suele estar vinculado a la casualidad y al acto de tener suerte, aunque en realidad puede ser a la buena o mala suerte. También se denomina así a las apuestas, de ahí que se conozcan como ‘juegos de azar’.

¿Cuál es el origen del término ‘azar’?

Etimológicamente proviene del árabe hispánico ‘azzahr’ y hacía alusión a una flor, la misma que se pintaba en una taba (hueso utilizado antiguamente para jugar a algo parecido a los dados). Si salía el lado donde aparecía dibujada la flor se ganaba o perdía (dependiendo de la apuesta realizada), de ahí que finalmente la palabra azar se relacionara con la buena o mala fortuna.

Varios son los países (entre ellos Portugal) donde se utiliza el término azar como sinónimo de ‘infortunio’ o ‘mala suerte’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pxfuel

‘Vuestra merced’, el tratamiento cortés que se convirtió en ‘usted’ y se abrevia como ‘Vd.’

Se considera como una muestra de respeto y cortesía dirigirse a según quién con el tratamiento de ‘usted’. Estos pueden ser personas mayores, desconocidos, de una posición social o escalafón laboral superior e incluso para marcar distanciamiento verbal con el interlocutor.

‘Vuestra merced’, el tratamiento cortés que se convirtió en ‘usted’ y se abrevia como ‘vd.’

También hay ciertos colectivos, gremios o grupos sociales que utilizan entre ellos el ‘usted’, a pesar de que existe confianza y familiaridad, en lugar de tutearse (quién no recuerda a los payasos de la tele gritando a los niños y niñas aquello de ‘¡¿Cómo están ustedes?!’).

Cuando ‘usted’ se pone por escrito suele hacerse como ‘Vd.’, siendo curioso que el inicio de esa abreviatura incluya una ‘uve’ en lugar de la ‘u’.

Y es que este pronombre personal que designa a la tercera persona (tanto en masculino como en femenino) es una abreviatura de tratamiento cortés utilizado antiguamente: ‘vuestra merced’ (Vd.).

Referirse a alguien como ‘merced’ se hacía como una cortesía hacía aquellas personas que no poseían título, rango o grado de tratamiento alguno y, a modo de respeto, se iniciaba o mantenía cualquier conversación con dicha fórmula de trato.

Vuestra merced con el paso del tiempo se fue contrayendo y pasó a ‘vuesarced’, de ahí a ‘vuested’, el siguiente paso fue ‘vusted’ y finalmente perdió la uve inicial y quedó como ‘usted’.

Cabe destacar que entre los numerosísimos tratamientos que existen y pueden ser utilizados, también podemos encontrarnos con el referido a personas de importante relevancia (como un magistrado, militar…) que es en la forma de ‘usía’ (abreviado como ‘V.S.’) y cuyo significado es ‘Vuestra Señoría’. El proceso hasta llegar al mencionado ‘usía’ es similar al explicado con el pronombre ‘usted’.

De ‘Vuestra Señoría’ a ‘vueseñoría’, de ahí a ‘useñoría’, pasó a ‘usíria’ y finalmente ‘usía’.

 

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Alfred López

¿De dónde surge la expresión ‘Es caro como el Aceite de Aparicio’?

Expresión que está prácticamente en desuso (es de las que yo suelo catalogar como ‘expresiones viejunas’ y de las que ya os he hablado en varias ocasiones).

¿De dónde surge la expresión ‘Es caro como el Aceite de Aparicio’?

Hace referencia al ‘Aceite de Aparicio’, una especie de ungüento medicinal al que se le atribuían numerosos beneficios y que, según crónicas antiguas, servía para curar o aliviar gran cantidad de dolencias y heridas.

Gracias a sus propiedades este aceite también era de los considerados en su época como ‘Oleum Magistrale’ (Aceite Magistral) y fue elaborado por Aparicio de Zubia, curandero de profesión y natural de Lequeitio (Vizcaya).

Parece ser que el mencionado ungüento no estaba al alcance de todo el mundo y tan solo los más pudientes podían hacerse con él, motivo por el que surgió la expresión ‘Es caro como el Aceite de Aparicio’, la cual, con el paso del tiempo, se utilizaba para indicar que alguna cosa tenía un elevado precio.

Cabe destacar que el ‘Aceite de Aparicio’ aparece mencionado en la segunda parte de El Quijote (concretamente en el capítulo XLVI):

[…] Pero el gato, no curándose destas amenazas, gruñía y apretaba. Más, en fin, el duque se le desarraigó y le echó por la reja.
Quedó don Quijote acribado el rostro y no muy sanas las narices, aunque muy despechado porque no le habían dejado fenecer la batalla que tan trabada tenía con aquel malandrín encantador. Hicieron traer aceite de Aparicio, y la misma Altisidora, con sus blanquísimas manos, le puso unas vendas por todo lo herido; y, al ponérselas, con voz baja le dijo:
-Todas estas malandanzas te suceden, empedernido caballero, por el pecado de tu dureza y pertinacia; y plega a Dios que se le olvide a Sancho tu escudero el azotarse, porque nunca salga de su encanto esta tan amada tuya Dulcinea, ni tú lo goces, ni llegues a tálamo con ella, a lo menos viviendo yo, que te adoro. […]

 

 

Quizá te interese leer en este blog otros posts con más ‘expresiones viejunas’

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix

¿Cuál es el origen de la famosa expresión ‘Lo prometido es deuda’?

La expresión Lo prometido es deuda’ es una locución ampliamente utilizada y una antigüedad de varios siglos.

¿Cuál es el origen de la famosa expresión ‘Lo prometido es deuda’?

Es utilizada para señalar el cumplimiento de alguna promesa o compromiso adquirido y se dice tanto para recordar a un deudor que debe cumplir con algo prometido como cuando ya se ha satisfecho dicho compromiso, como señal de que ha cumplido con su palabra. No solo hace referencia a una posible deuda económica sino que se utiliza dicho término como ‘obligación moral contraída con alguien’, tal y como recoge el Diccionario de la RAE.

La expresión fue ampliamente popularizada a través de diversas obras literarias de autores españoles del último tramo de periodo conocido como ‘Siglo de Oro’ (primera mitad del siglo XVII), entre ellos Francisco de Quevedo.

Podemos encontrarla en la forma ‘El que promete, en deuda se mete’ y recogida en el Diccionario de Autoridades de 1732 como ‘Quien fía o promete, en deuda se mete’.

Pero cabe destacar que no se trata una frase proverbial originaria del castellano, ya que nos llegó desde la forma italiana ‘Ogni promessa è debito’, de igual significado y de la que hay referencias en obras anteriores al siglo XVII (por ejemplo ‘Eptamerone ouero eptalogi della nobiltà mondana’ de Paolo Luchini publicada en el año 1599).

 

 

Te puede interesar leer también otros post sobre el origen de famosos refranes

 

 

Fuente de la imagen: pxfuel

¿Cuál es el origen del término ‘trapacería’?

A través de la cuenta de este blog en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) me consultan sobre el origen del término ‘trapacería’ para referirse a una argucia o engaño.

¿Cuál es el origen del término ‘trapacería’?

El término ‘trapacería’ está algo en desuso, aunque hubo un tiempo en el que se utilizaba frecuentemente para hacer referencia al artificio engañoso e ilícito con el que se trataba de perjudicar y/o defraudar a alguien.

Este engaño era realizado por personas que se dedicaban a la compra-venta o intercambio de cualquier tipo de mercancía, aprovechando para salir claramente ganando con el trato. Estos tipos eran conocidos como ‘trapaceros’.

Etimológicamente el término proviene de ‘trapaza’ (engaño, fraude) y éste del portugués ‘trapa’, cuyo significado es ‘trampa’, haciendo referencia a los sistemas o artilugios utilizados para cazar algún animal (armadijo).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene la expresión ‘Tener vela en un entierro’?

Expresión utilizada para indicar a alguien que se no inmiscuya u opine sobre asuntos que no le compiten y que suele decirse de modo despectivo: ‘¿Quién te ha dado vela en este entierro?’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Tener vela en un entierro’?

Se originó a raíz de la costumbre de repartir cirios (velas) a los asistentes a los cortejos fúnebres, en el camino que iba desde el lugar de velatorio hasta el cementerio. Las personas que recibían dicha vela eran las más allegas al finado y, por tanto, se situaban inmediatamente detrás del féretro durante el mencionado trayecto.

El hecho de que alguien ajeno al entorno del fallecido se colocara en el séquito despertaba el recelo sobre quién lo había invitado a estar allí (le había dado una vela).

También podemos encontrar que hay quien opina que la vela a la que hace mención la locución no es un cirio sino al acto de velar al difunto (personarse en un velatorio sin tener nada en común con el fallecido).

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene el término ‘clavada’ para indicar que nos han cobrado más de lo que esperábamos?

Es de uso común utilizar el término ‘clavada’ para referirnos al hecho de que en algún establecimiento nos han cobrado más de lo que esperábamos y era justo por alguna consumición o algo que hubiésemos adquirido.

De dónde proviene el término ‘clavada’ para indicar que nos han cobrado más de lo que esperábamos

Curiosamente no es un vocablo que haya surgido de ninguna jerga ni es de reciente creación, ya que existe constancia de su utilización durante la Edad Media.

Este término surgió de una picaresca trampa que en aquel periodo realizaban algunos herreros. Dicha argucia consistía en hincar uno de los clavos de la herradura de un caballo de tal manera que le causara cierta molestia al animal. Esto se hacía a los equinos de buena raza que llevaban algunos viajeros. De este modo, unos kilómetros más allá, después de haber partido del lugar de donde había sido herrado el caballo, el viajero se vería obligado a parar y pasar noche en la primera fonda del camino que encontrase. Tras él habría salido un compinche del herrador que se haría el encontradizo, preguntaría por lo que le ocurría al animal y en un intento desinteresado por ayudar, le ofrecería cambiarse los caballos para que pudiese seguir su viaje.

Evidentemente el caballo ofrecido era de mayor edad y no tan bueno como el otro.

Ese acto de clavar un clavo en la pezuña del caballo, malintencionadamente, fue lo que dio origen al vocablo clavada como sinónimo de engaño y así lo ha recogido el diccionario desde su edición de 1895, aunque el lexicógrafo Sebastián de Covarrubias ya escribió sobre ello en su ‘Tesoro de la lengua castellana o española’ de 1611.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons