Archivo de la categoría ‘El origen de…’

¿De dónde proviene la expresión ‘Lo que dice va a misa’?

A través de Twitter recibo una consulta en la que @juankicarlois me pregunta de dónde viene la expresión  ‘Lo que X dice va a misa’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Lo que dice va a misa’?

Esta es una de esas locuciones que suelen utilizarse para dar rotundidad a un argumento e incluso para adjudicar autoridad a cierta persona o figura (muy similar a la expresión ‘Cuando seas padre comerás huevo’).

Podemos encontrar que es utilizada en diferentes contextos, por ejemplo para indicar la autoridad o razón de uno mismo ‘lo que yo digo va a misa’ o de otra persona ‘lo que tu madre dice va a misa’.

No hay demasiada información sobre el origen de la expresión ni sobre cuándo ni dónde surgió (contexto histórico, época, anécdota…), pero los pocos datos que hay apuntan a que originalmente hacía referencia al Papa, en una forma de reconocerle como máxima autoridad eclesiástica (y política en otras épocas): ‘Lo que dice el Papa va a misa’.

Y es que antiguamente solía utilizarse las palabras, reflexiones o lo publicado en las bulas papales durante los sermones de las misas dominicales.

Debemos tener en cuenta que, antiguamente, las misas no solo eran una ceremonia religiosa, también un acto social en el que, desde el púlpito (tribuna elevada que se encuentra en uno de los laterales de las iglesias), el sacerdote (u otra autoridad eclesiástica) aprovechaba para dar ciertos mensajes a través de las homilías, sobre todo moralizantes. Muy a menudo se utilizaba algo dicho por el Sumo Pontífice como referencia de autoridad.

Cabe destacar que hay quien apunta que muy posiblemente la expresión también hace referencia a gobernantes y líderes políticos (o sociales) que durante gran parte de la Historia estuvieron utilizando las homilías religiosas para hacer llegar sus mensajes político o reivindicativos a la población.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Un gesto muy característico cuando se derrama un poco de cava en la mesa, en un día de celebración, es mojarse las yemas de los dedos en el líquido que se ha vertido fuera de la copa y mientras se exclama la palabra ‘¡alegría, alegría!’ se moja la frente de los presentes (incluso la barriga si hay alguna embarazada presente).

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Esto es algo que es realizado sobre todo por las personas más mayores y se trata de una práctica que lleva realizándose desde hace muchísimo tiempo y que está englobada dentro de las supersticiones más leves.

No existe un momento concreto en la Historia o una anécdota protagonizada por algún personaje que diese comienzo a esta costumbre, pero lo que sí se sabe es que originalmente este ritual de augurio era realizado cuando el líquido vertido era vino y no cava o champán (tal y como lo conocemos hoy en día).

En el antiguo refranero popular podemos encontrarnos con algunos dichos que hablan sobre lo positivo que representaba que se derramara vino sobre la mesa pero, al mismo tiempo y de forma comparativa, nos advertía de la negatividad y mal augurio que suponía si, por el contrario, lo que se había derramado era la sal (te hablé sobre ello, tiempo atrás, en el post ‘¿De dónde surge la superstición que dice que si te dan un salero en la mano tendrás mala suerte?’).

Y es que en realidad ese acto de tocar con las yemas de los dedos el vino derramado para mojar la frente y al mismo tiempo exclamar ‘¡alegría, alegría!’ son dos actos distintos que, con el paso de los años, han acabado confluyendo para realizarse conjuntamente.

Por un lado tenemos una superstición de carácter religioso, debido a la creencia de que el vino era la sangre de Cristo y, por tanto, el hecho de derramarse sobre una mesa se consideraba como una irreverencia, por lo que, aquel a quien se le había caído, procedía a mojarse las yemas para posteriormente persignarse (hacerse la señal de la cruz en la frente) tanto a él como al resto de comensales (en especial a niños y ancianos).

Pero por otro lado nos encontramos con una costumbre surgida paralelamente (entre los no creyentes) que convirtió en sinónimo de abundancia el hecho de derramar vino. Si caía fuera de la copa al ser servido era una analogía de que sobraba y, por tanto, de alegría porque las cosas iban bien en aquel lugar (al contrario de si lo derramado era la sal, considerada como un producto de primera necesidad).

De ahí surgieron varios refranes, con múltiples variantes, como: ‘Verterse el vino es buen sino, derramarse la sal, mala señal’, ‘Verter el vino es bueno; verter la sal, mala señal’, ‘Derramar el vino es buena señal, pero no la sal’, ‘Verterse el vino es buen sino; derramar la sal es mala señal’

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Ambas prácticas (la superstición de santiguarse y la costumbre de exclamar la palabra alegría) se unieron con el tiempo en un solo acto, motivo por el que suele realizarse conjuntamente, aunque ya no se suele hacer la señal de la cruz en la frente, solo mojarla con las yemas.

También influye el hecho de que el cava (o champán) es mucho más fácil derramarse en el momento de ser abierto, además de que su consumo suele realizarse como acto de celebración y alegría.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de las imágenes: torange.biz / gifer

El curioso origen etimológico del ‘matasuegras’

Uno de los elementos más característicos de cualquier fiesta, verbena y cotillón es el ‘matasuegras’, un tubo enrollado de papel por el que se le sopla por un extremo (que suele tener un chirriante pito incorporado) haciendo que se desenrolle rápidamente y provoque sustos y risas.

El curioso origen etimológico del ‘matasuegras’

No se conoce a ciencia cierta cuál es el origen de este elemento festivo y la mayoría de expertos lo datan sobre finales del siglo XIX o principios del XX. Lo que tampoco está muy claro es dónde se originó, pudiendo encontrar que hay quien ubica su invención en Asia y quienes indican que surgió en la Europa continental.

Matasuegras es el término con el que se conoce comúnmente en España (y un gran número de países hispanoparlantes), pero por ejemplo en México se le llama ‘espantasuegras’ y según el país, región o idioma podremos ver que es conocido de una manera diferente.

Todo parece indicar que este imprescindible artículo de cotillón en su origen no tenía un nombre concreto, como hoy en día se le da, y era conocido algo así como ‘la cosa que se sopla’ (tal y como aparece referenciado en algunas notas del último cuarto del siglo XIX). Y fue precisamente a partir de 1896 cuando empezó a recibir un curioso nombre y fue en Italia. Se le bautizó como ‘lingua di Menelik’ (lengua de Menelik) en referencia al emperador de Etiopía, Menelik II (cuando el país africano se convirtió en colonia del Reino de Italia). Parece ser que el Tratado de Wuchale (con el que se estipulaba el acuerdo de adhesión de Etiopia a los intereses de la corona italiana) fue redactado en el correspondiente idioma de cada una de ambas naciones, italiano y amhárico, existiendo un artículo (el 17) en el que difería en algunas cosas (evidentemente en amhárico beneficiaba a los intereses de Menelik). También era conocido este emperador por utilizar un lenguaje algo tosco y mordaz, por lo que en apariencia parecía ser un gentil monarca pero cuando menos se esperaba soltaba en la conversación algo hiriente o picante.

Fue así como se produjo un paralelismo entre el artículo de cotillón y la lengua enrollada de un camaleón autóctono de Etiopía (Chamaeleo dilepis) haciendo referencia a éste en la figura de Menelik y bautizándose en Italia como ‘lingua di Menelik‘.

El curioso origen etimológico del ‘matasuegras’Algunos historiadores indican que el hecho de asociar el artículo de cotillón a un personaje (como hicieron los italianos) gustó en otros lugares de Europa (como en Francia) y  durante la primera década del siglo XX (que por aquel entonces se conocía en el país galo como ‘Sans-gêne’ desvergonzado-) empezó a llamársele ‘langue de belle-mère’, término con el que se conoce en el país galo a la figura de la suegra y la madrastra (como clara referencia a que, según la creencia popular, éstas solían tener una ‘lengua venenosa e hiriente’ que se desplegaba rápidamente como el matasuegras).

En Portugal encontramos que se le empezó a llamar ‘língua de sogra’ y de ahí llegó a España a través de Galicia (donde también se conoce con ese mismo nombre). Es curioso como en castellano acabó modificándose la denominación de ese artículo de cotillón y pasó de ser una ‘lengua de suegra’ a un ‘mata suegras’, y esto fue debido a que muchas eran las personas que lo usaban para asustar a las abuelas o madres políticas, sobre todo cuando éstas estaba adormiladas.

En España no fue recogido el término ‘matasuegras’ en ningún diccionario (ni tan siquiera el de la RAE) hasta 1970.

Para finalizar, cabe destacar que en Estados Unidos (y países de habla inglesa) es llamado ‘party horn’ (cuerno festivo) y que en Japón existe una gran afición por los matasuegras, siendo este país el mayor productor de este artículo que es conocido como ‘fukimodoshi’ (soplar y volver). Allí incluso tiene dedicado su propio día el 6 de junio (o sea, 6 del 6) ya que los nipones ven un paralelismo entre la forma de ese artículo de cotillón y el número seis.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Post realizado a raíz de una petición recibida a través de Twitter
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / giphy

¿De dónde proviene la expresión ‘Remover Roma con Santiago’?

A través de Twitter, los amigos de la cuenta @EnsaladaPalabra me consultan sobre la expresión ‘Remover Roma con Santiago’ y si el ‘Santiago’ nombrado hace referencia a una persona o lugar.

¿De dónde proviene la expresión ‘Remover Roma con Santiago’?

Se utiliza la expresión ‘Remover Roma con Santiago’  (o alguna de sus múltiples variantes, que te explico más abajo) para hacer referencia que, en la consecución de un fin determinado, hay que recurrir a todas las instancias y posibilidades.

El ‘Santiago’ al que se refiere la locución es la población coruñesa de Santiago de Compostela, uno de los puntos de peregrinación más importantes del planeta (junto a Roma –el Vaticano-, Jerusalén, Fátima, Lourdes o la Catedral de Colonia).

Y es que en España (y durante muchísimos siglos), el principal lugar de poder eclesiástico fue Santiago de Compostela (sobre todo en la Edad Media, desde la construcción de su famosa catedral, levantada entre los siglos XI y XIII). Cuando una persona necesitaba tramitar/solicitar algún tipo de permiso debía seguir las diferentes instancias.

Por ejemplo, la inicial era al sacerdote de la parroquia a la que se pertenecía y si éste no podía solucionar se dirigía la petición al Obispado de la región, el siguiente paso el Arzobispado y así sucesivamente hasta la instancia superior que, en el caso de España, era en Santiago de Compostela.

Si en la capital gallega no se conseguía lo deseado entonces era cuestión de dirigirse al estamento superior, que se encontraba en Roma. La comparativa de la expresión ‘Remover Roma con Santiago’ venía a expresar que se habían agotado todas las instancias posibles para conseguir un propósito.

La mayoría de historiadores datan el origen de dicha locución hacia el final de la Edad Media (a partir del siglo XV), aunque no se puede precisar un momento o hecho concreto en el que se comenzó a utilizar.

Como te explicaba unos párrafos más arriba, múltiples son las variantes de esta expresión y podemos encontrar que se pronuncia también de los siguientes modos: ‘Mover Roma con Santiago’, ‘Revolver Roma con Santiago’, ‘Remover Roma y Santiago’

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Las comidas y cenas familiares, durante la Navidad, se convierten en una perfecta ocasión para compartir todo tipo de datos, anécdotas y curiosidades que sabemos y que, estamos seguros, gustará saber al resto de comensales.

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

A través de imágenes os paso una docena de esos datos curiosos que os harán quedar la mar de bien (como unos cuñados o cuñadas ‘ilustrados’).

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades  Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidadesUna docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidadesUna docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

 

No puedes dejar de leer el post de mi compañera Jessica Gómez (@quenomefalte): “Seis cuñadismos para que triunfes esta Nochebuena”

 

Aprovecho este post para desearos unas muy Felices Fiestas navideñas, recordaros que además de leerme a través del blog podéis seguirme en mis redes sociales de twitter (@yelqtls), Facebook (Yaestaellisto) e Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) o tener mis curiosidades en formato libro, que podéis adquirir a través de Amazon (https://www.amazon.es/Alfred-López/e/B01M34WWSF/)

 

 

Fuente de la imagen inicio del post: jmsmith000 (Flickr)

Felices Fiestas Feliz Navidad 

Gatos, etimologías curiosas, leyendas urbanas y un poco de ciencia

Como bien sabréis quienes seguís con regularidad este blog o mis redes sociales, hace unas semanas (concretamente el 24 de noviembre) fui invitado por la Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia a ofrecer una charla en el Museo de la Ciencia y el Agua con el fin de inaugurar el III ciclo de conferencias ‘Murcia Divulga’.

Gatos, etimologías, curiosidades, leyendas urbanas y un poco de ciencia

A lo largo de casi una hora (y con un hilo conductor que me llevaba de una historia a otra) estuve explicando a los presentes un buen puñado de curiosidades, en una charla que titulé ‘El gato curioso que tenía nueve vidas’ y que abarcaron diversos temas. Leyendas urbanas y mitos alrededor de la ciencia, etimologías, historia e incluso algo de ciencia cotidiana formaron parte de mi conferencia y que, a continuación, podéis visionar en el siguiente vídeo que la ADCMurcia acaba de colgar en su canal de YouTube.


Otros vídeos con charlas de divulgación que he dado y que quizá te interese ver:

¿Por qué se llama ‘pesebre’ a la representación navideña del nacimiento de Jesús?

A través del perfil en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) de este blog, re recibido un mensaje en el que Manu Sorgi me pregunta sobre el porqué se le llama ‘pesebre’ a la representación navideña del nacimiento de Jesús.

¿Por qué se llama 'pesebre' a la representación navideña del nacimiento de Jesús?

Según todos los escritos que existen alrededor del nacimiento de Jesús (especialmente en las Sagradas Escrituras), se indica que éste fue alumbrado en el portal de Belén el cual era un establo en el que habitaban un buey y una mula.

La Virgen María, tras dar a luz al Mesías, depositó a éste en el comedero de los animales habilitándolo como cuna del recién nacido.

Y es precisamente ese comedero que se utilizó como cuna lo que le da nombre ya que ‘pesebre’ proviene del latín ‘praesēpe’ y su significado original (y que también se utiliza hoy en día en el mundo de la ganadería) es el de recipiente o cajón destinado a la comida de los animales(ganado).

De ahí que cuando se monta dicha representación navideña (ya sea con figuras o personas) lo conozcamos con los términos: belén, nacimiento o pesebre.

 

 

Lee y descubre en este blog otras Curiosidades Navideñas

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Por qué el acto de masturbarse se conoce como ‘hacerse una paja’?

Esta es una etimología algo discutida pero la mayoría de expertos apuntan que se denomina ‘paja’ a la masturbación (en un principio masculina y después generalizadamente) debido a que el movimiento de bajar y subir la piel del pene recordaba el gesto que se hacía en el entorno agrícola a la hora de separar la semilla del cereal del tallo en el que crece (lo que comúnmente conocemos paja).

¿Por qué el acto de masturbarse se conoce como ‘hacerse una paja’?

Por otra parte, hay quien defiende que es consecuencia de una curiosa transformación desde el verbo latino ‘pascere’, cuyo significado era ‘satisfacer’, ‘dar gusto’ y que en una de esas carambolas de la lengua acabó evolucionando en el árabe ‘paššaša’ (acariciar) de ahí a ser acortada en ‘pašša’ que dio como resultado la mencionada ‘paja’. Una etimología algo rebuscada pero que, tal y como indico al inicio del párrafo, es defendida por algunos lingüistas.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuentes de consulta: Historia íntima del pene: la nueva sexualidad masculina de José Luis Arrondo (Google Books) / Federico Corriente (pdf)
Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde proviene la expresión ‘Calentar a alguien los cascos’?

Suele utilizarse la expresión ‘Calentar a alguien los cascos’ para indicar la acción de atosigar, malmeter, agobiar o inquietar a una persona diciéndole, insistentemente, una serie de cosas (por ejemplo, preocupaciones).

¿De dónde proviene la expresión ‘Calentar a alguien los cascos’?

Los cascos a los que hace alusión la locución no son los gorros (normalmente de metal o plástico resistente) que se colocan en la cabeza para protegerse (los soldados, para ir en moto…), sino a las pezuñas del caballo, comúnmente conocidas con ese término (que es donde van colocadas las herraduras).

Y es que originalmente la expresión no hacía alusión al hecho de calentarle la cabeza a alguien sino al hecho de forzar a un caballo (por ejemplo cabalgando en un largo viaje sin descanso o teniéndolo muchas horas entrenando). Las herraduras (que son de metal) con la fricción continua con el suelo acababan ‘calentándose’ y, por tanto, las pezuñas del equino (cascos) sufrirán daños.

Cabe destacar que uno de los muchos sinónimos que se le da al cráneo es el de casco (que proviene de ‘cáscara’, por ser lo que recubre la cabeza), esto es lo que hace pensar a algunas personas que la expresión hace referencia a calentar el cráneo y no al origen que realmente se le debe dar relacionado con los pezuñas de los caballos.

Debemos tener en cuenta que durante gran parte de la Historia los equinos formaron una parte muy importante en la vida de los seres humanos (ya fuese como medio de transporte o animal para ayudar en cualquier trabajo), por lo que podemos encontrarnos con un buen número de expresiones que utilizamos hoy en día y que proviene del mundo del caballo, como pueden ser las siguientes:

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene la expresión ‘Lentejas, comida de viejas’?

A través de Twitter @ruben_rubn me pregunta sobre el origen de la famosa expresión ‘Lentejas, comida de viejas’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Lentejas, comida de viejas’?

Es habitual encontrar esta locución acompañada de una segunda parte la cual dice: ‘Lentejas, comida de viejas, si las quieres las comes y sino las dejas’ e incluso en la forma ‘Son lentejas: si quieres, las comes, y si no, las dejas’, aunque estas dos versiones (en forma de rima) son más modernas, no habiendo datos demasiado fiables sobre cuándo comenzó a decirse de esos modos.

Si podemos encontrar que bastante tiempo atrás se decía tal y como viene en el enunciado (Lentejas, comida de viejas) pero cabe destacar que el origen sobre por qué empezó a utilizarse esta locución no está del todo claro y tiene dividido a los expertos, encontrando diferentes posibles explicaciones.

Por un lado hay quien defiende que la coletilla ‘comida de viejas’ hacía referencia a la textura de esta legumbre una vez cocida y cocinada, la cual se reblandece hasta tal punto que no hace falta prácticamente masticarlas, convirtiéndose en un alimento ideal para personas de la tercera edad (con problemas en la dentición).

También hay quien indica que se dice ‘Lentejas, comida de viejas’ debido a que es un plato que con mucha asiduidad es cocinado por las personas mayores (o sea, es el plato típico que guisan las abuelas cuando uno va a visitarlas), pero este origen carece de fundamento.

Y por último están quienes apuntan que la expresión hace referencia a la antigüedad de las lentejas en la gastronomía, ya que estas legumbres aparecen referenciadas en múltiples escritos antiquísimos; por ejemplo la referencia que se hace en la Biblia, en la que en el Génesis 25 relata el pasaje que dio origen a la también famosa expresión ‘venderse por un plato de lentejas’.

En este sentido tampoco podemos olvidarnos de la importancia que tuvieron las lentejas durante los tiempos de la Antigua Roma, en los que esta legumbre fue considerada como un símbolo de prosperidad, dando origen, con los años, a la tradición de comer lentejas el día de Nochevieja (sobre todo en Italia).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: viviendomadrid (Flickr)