Archivo de la categoría ‘Curiosidades con animales’

¿Cuál es el origen de la expresión ‘por si las moscas’?

A través de un comentario en otro post de este blog, Itziar me realiza la siguiente consulta: ¿Podrías explicar de dónde viene la expresión “por si las moscas”?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘por si las moscas’?

Como bien sabréis, la expresión ‘por si las moscas’ es utilizada de forma coloquial para advertir que se va a hacer algo (o dejar de hacer) en previsión de alguna imprevisible consecuencia. Algunos ejemplos práctico serían decir ‘voy a coger el paraguas, por si las moscas’ en lugar de ‘voy a coger el paraguas por si llueve’; ‘yo de ti no iría, por si las mosca’ en vez de ‘yo de ti no iría, por si acaso’. La locución ‘por si acaso’ es sinónima de ‘por si las moscas’ y se pueden utilizar tanto una como la otra.

El origen de la expresión surgió de la costumbre de cubrir los alimentos y bebidas con algún tipo de paño o algo que los tapase (cuando no existían las neveras y se guardaban en las despensas), para impedir que las moscas se posaran sobre ello y se estropeara, además de evitar contraer alguna enfermedad, en los tiempos en los que se tenía el convencimiento de que la mayoría de infecciones y enfermedades eran transmitidas por los insectos.

Ese acto de cubrir la comida (por si las moscas) es lo que originó la expresión, pero, curiosamente, corretea por las redes sociales una segunda explicación que surgió de una antigua leyenda de finales del siglo XIII, pero que tiene una gran cantidad de incongruencias y contradicciones históricas, por lo que es imposible que la expresión surgiera de ese hecho.

Dicha leyenda explica que, en el año 1287, la población de Girona fue atacada por una tropa de soldados enviados desde Francia por el duque de Borgoña, Felipe II (aquí ya  empieza a fallar la historia, ya que este personaje nació más de medio siglo después de esta fecha). Según estos relatos, los borgoñones, durante el asedio, profanaron la tumba de San Narciso (patrón de la población), ante la creencia de que en el sepulcro se escondían valiosos tesoros y al abrirlo salieron de allí centenares de moscas que atacaron a los soldados, haciéndolos huir y enfermar de la peste.

Las tropas francesas (que no borgoñonas) sí que intentaron sitiar la ciudad de Girona, pero esto ocurrió en el año 1285 y bajo las órdenes del rey Felipe III de Francia (no Felipe II de Borgoña) dentro de la campaña conocida como ‘Cruzada contra la Corona de Aragón’, promovida por el papa Martin IV contra el rey aragonés Pedro III ‘el Grande’). Se sabe que numerosos soldados enfermaron de peste (hubo una pandemia en Europa en aquella época), pero nada tuvo que ver en ello unas moscas y mucho menos por el hecho de que saliesen de la tumba profanada de San Narciso.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘por si las moscas’?Fue muchos siglos después cuando se vinculó (no se sabe quién y por qué) la leyenda de las moscas de la tumba de San Narciso con la locución, posiblemente porque en el XVIII empezó a representarse al santo, en algunas imágenes, rodeado de este insecto, pero en realidad nada tiene que ver esta historia con la expresión.

 

 

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de las imágenes: pxhere / todocoleccion

¿De dónde surge el famoso ‘salto del tigre’?

Se conoce como ‘salto del tigre’ a una curiosa práctica sexual (que se engloba dentro de las conocidas como ‘fantasías sexuales’) que consiste en que el hombre se lanza con el pene erecto desde una altura considerable (aproximadamente la de un armario ropero) hacia la cama, donde se encuentra su pareja preparada para ser penetrada. Se supone que el salto debe ser certero y que tal y como cae realiza la penetración acertadamente.

El término ‘salto del tigre’ suele ser utilizado a modo de sorna y a veces de fanfarronería y en realidad no existe ningún manual sexual antiguo en el que se haga mención a tal práctica, siendo ésta de invención relativamente moderna o al menos su llegada al lenguaje coloquial.

¿De dónde surge el famoso ‘salto del tigre’?

La primera referencia escrita que existe a ese modismo son las crónicas publicadas a finales del siglo XIX y que explican el desencuentro existente entre dos actores de la época y una más que discutida versión (un tanto libre) de la obra ‘Otelo, el moro de Venecia’ que poco o nada se parecía a la original escrita por William Shakespeare y que había sido realizada por el dramaturgo Francisco Luis de Retés.

Una de esas representaciones estaba protagonizada por Miquel Pígrau, un actor que, a pesar de pasar con más pena que gloria por los escenarios, tenía un ego muy alto. En una de sus funciones como Otelo, en el momento de asesinar a Desdémona, el actor quiso hacer una filigrana en el escenario para dejar sorprendido al público y dio un salto hacia la actriz pegando un curioso y llamativo rugido que no tardó en ser bautizado por la crítica como ‘el salto del tigre’ y arrancó las risas y comentarios de todos los presentes.

Pígrau convirtió ese sketch en su sello de identidad sobre el escenario y se dedicó a incorporarlo en obras posteriores que fue protagonizando, tanto en España como en el continente americano, donde realizó una extensa gira.

¿De dónde surge el famoso ‘salto del tigre’?Se hizo tan famoso el término ‘salto del tigre’ que, en 1915, el dramaturgo Santiago Rusiñol lo añadió en un vodevil titulado ‘El senyor Josep falta a la dona’ (El señor José engaña a su esposa) y que estrenó bajo el seudónimo de ‘Jordi de Perecamps’. En una de las escenas el protagonista acude junto a un amigo a un burdel y en un momento dado uno le dice al otro que haga el salto del tigre. El éxito de esta pieza teatral fue tal que la mencionada expresión quedó incorporada en el lenguaje coloquial de la época, llegando hasta nuestros días.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons / pixabey / todocoleccion
Fuentes de consulta: elpais / Hemeroteca ABC / elmundoestaloco / Wikipedia / Hemeroteca La Vanguardia

¿De dónde surge la expresión ‘Meter a alguien en vereda’?

La expresión ‘Meter a alguien en vereda’ (o simplemente ‘meter en vereda’) es utilizada para indicar el hecho de hacer (obligar) cumplir a alguien con sus obligaciones o intentar que éste rectifique alguna mala actitud o acto que ha cometido.

¿De dónde surge la expresión ‘Meter a alguien en vereda’?

Esta locución se origina en los ambientes rurales en los que un pastor o trashumante debía trasladar el rebaño o ganado de un modo estricto y vigilante, evitando que ninguno de los animales se descarriara (abandonara el grupo y saliese del camino) y no pastasen en aquellos terrenos acotados o campos sembrados.

Por tal motivo conducían a la recua (conjunto de animales, entre ellos reses, ovejas…) por caminos específicos para el tránsito de estos y que eran conocidos como ‘veredas’ (término proveniente del latín homónimo y cuyo significado era ‘camino’, ‘vía’).

De ahí que cuando algún animal se salía del camino establecido para seguir, el pastor debía devolverlo con el resto: meter en la vereda.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge el mito de que los bebés los trae una cigüeña desde París?

Todos lo hemos dicho o escuchado en alguna ocasión aquella frase típica de que los bebés vienen de París y los trae una cigüeña. Una respuesta que se da a los más pequeños cuando se interesan por saber de dónde vienen los niños (sobre todo cuando llega un hermanito nuevo a casa).

¿De dónde surge el mito de que los bebés los trae una cigüeña desde París?

En realidad, esta recurrente contestación, es una mezcla de diferentes historias, cuentos y leyendas que desde hace muchos siglos se han ido explicando en las diferentes culturas y países y que ha llegado hasta nuestros días en esta forma.

Si nos ponemos a bucear por la red o en libros antiguos podremos encontrar que cada autor nos explica una versión u origen diferente e incluso algunos con detalles en común.

Lo primero que debemos hacer es separar cigüeña y París, ya que ambas cosas se explicaban por separado y con el tiempo acabó unificadas y explicándose en la misma historia.

Por un lado tenemos la milenaria creencia de muchos pueblos y culturas que veía a las cigüeñas como un ave sagrada y que traía suerte y prosperidad. Nuestros antepasados se dieron cuenta de que con la entrada de la primavera regresaban las cigüeñas de su migración y  ¿De dónde surge el mito de que los bebés los trae una cigüeña desde París?con ellas traían los días de más luz y calor, época en la que era tradición celebrar los enlaces matrimoniales por aquel entonces y que, tras la noche de bodas, muchas esposas quedaban embarazadas.

También se fijaron que una de las principales cosas que hacían las cigüeñas, tras su regreso, era hacer su nido en el punto más alto que encontraban (normalmente una torre o campanario) y allí ponían sus huevos y tenían a sus crías, a las que alimentaban y cuidaban con esmero.

Podemos encontrar que tanto en la mitología griega, romana, germana o escandinava hay múltiples referencias a las cigüeñas como un pájaro de buenaventura y prosperidad.

Todo ello hizo que con el tiempo se tuviera el convencimiento de que el regreso de las cigüeñas y noticia de la llegada de un bebé estuviesen relacionas.

Fue a partir de ahí que muchos autores escribieran cuentos y relatos en los que se explicaba que la dicha a una familia llegaba a través de un recién nacido que había sido llevado por una cigüeña. Entre ellos encontramos a Hans Christian Andersen quien, en 1838, publicó un relato corto titulado ‘Las cigüeñas’  y que hacía referencia al mito de que estas eran las portadoras de bebés (aunque ese no era en lo que se centraba dicha historia, que realmente era algo cruel, como otros cuentos de este célebre autor danés).

Hoy en día se nos representa la cigüeña portando un bebé que va cómodamente tumbado o envuelto en una especie de sábana, pero antiguamente se tenía el convencimiento de que los recién nacidos eran agarrados por el pescuezo y transportados por estas aves directamente con el pico. Esto llevó a denominar como ‘mordisco de cigüeña’ a los ‘hemangiomas cervicales’ (Nevus flammeus nuchae), una mancha rojiza que aparece en la nuca de algunos recién nacidos y que suele desaparecer antes de haber cumplido el primer año de vida en el 95 % de los casos.

Sobre la creencia de que los niños vienen de París también se juntan varias historias y creencias.

Por un lado está la costumbre que surgió, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, de ir a la capital francesa en el viaje de ‘Luna de miel’, el cual se convirtió en el principal destino de los recién casados y de ahí que se la denomine ‘la ciudad del amor’ (evidentemente de aquellas parejas que, económicamente, se lo podían permitir). Muchas eran las recién casadas que regresaban habiendo quedado embarazadas, por lo que rápidamente surgió el dicho de que ‘traían un bebé de París’.

También nos encontramos con una antiquísima leyenda que se hizo muy popular varios siglos atrás y que explicaba la historia de un humilde matrimonio de Alsacia (noreste de Francia) cuyo mayor deseo era tener un hijo y que un año recibieron la visita de una pareja de cigüeñas que construyeron su nido en la salida de la chimenea de su hogar; el esposo, al subir hasta allí para ver por qué el humo de la chimenea no tiraba hacia arriba, encontró a un recién nacido que había sido dejado por las aves. Este relato (con numerosísimas variantes) se hizo muy célebre en la Edad Media y, según parece, era común explicar que los bebés provenían de Alsacia.

Muchos son los que opinan que con el tiempo se cambió la localidad de Alsacia por la de París, aunque la mayoría de los expertos señalan que son orígenes diferentes y que es más que probable que el origen real sea el que he explicado un par de párrafos más arriba y que tenía que ver con el viaje realizado por los recién casados a la capital de Francia.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

 

Post realizado como respuesta a una consulta que me han hecho llegar desde el legendario programa radiofónico ‘La nit dels ignorants 3.0’ de Catalunya Ràdio a través de Twiter

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons (1) / pixabay / Wikimedia comons (2)

La araña cuya picadura puede provocar una larga y dolorosa erección

Estamos acostumbrados a leer y escuchar que si recibes la picadura de cierto tipo de arañas, dependiendo de su toxicidad, te puede causar una serie de problemas de salud: desde una simple alergia o picores, nauseas, mareos y fiebre, pasando por una parálisis temporal o permanente e incluso algunos arácnidos pueden llegar a ser mortales.

La araña cuya picadura puede provocar una larga y dolorosa erección

Pero lo curioso llega cuando hay una especie concreta de arácnidos conocida como ‘araña bananera’ (Phoneutria nigriventer) con un alto nivel de toxicidad en el veneno de su picadura y que entre los síntomas que una persona puede padecer tras ser atacada (si es hombre, evidentemente) está la de provocarle una dolorosa y larga erección que dura varias horas.

La araña bananera está considerada como una de las más tóxicas del planeta, siendo originaria de Sudamérica (sobre todo en la región amazónica). De ahí que sean varios los laboratorios farmacéuticos brasileños que lleven varios años trabajando en crear algún tipo de medicamento contra la disfunción eréctil a partir de la toxina ‘PnTx2-6’ presente en el veneno de esta araña.

 

 

Te puede interesar leer también: Viagra, la pastilla azul que llegó para salvar a millones de hombres de la disfunción eréctil

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El curioso origen de la famosa expresión ‘La curiosidad mató al gato’

‘La curiosidad mató al gato’ es una de las expresiones más conocidas y es utilizada para indicar a alguien que no hay que saber más de lo que se debe y no hay que traspasar ciertos límites.

El curioso origen de la famosa expresión ‘La curiosidad mató al gato’

Con ella se trata de hacer una analogía entre el ‘peligro’ y un ‘gato’, por ser este un animal que por su peculiar y característica forma de ser suele meterse en cualquier rincón y es considerado un animal que se expone a numerosos peligros y riesgos.

Pero esta expresión tan utilizada no se decía de este modo ni tenía el mismo significado en su origen.

Al castellano llegó, en el último cuarto del siglo XIX, desde el inglés ‘Curiosity killed the cat’, cuyo significado era prácticamente el mismo, pera la locución anglosajona provenía de otra mucho más antigua y a la que, con el paso del tiempo, se le había cambiado una palabra.

Originalmente la expresión era ‘Care killed the cat’ (que traducido al castellano vendría a decir ‘El cuidado mató al gato’). El significado de la misma hacía referencia a que, a menudo, el tener una excesiva precaución o cuidado por la salud termina siendo perjudicial para esta.

La primera constancia escrita de ‘Care killed the cat’ aparece en la obra de teatro ‘Every Man in His Humor’, escrita por el dramaturgo británico Ben Jonson en el año 1598. Uno año más tarde sería incorporada por William Shakespeare en su famosísima obra  ‘Mucho ruido y pocas nueces’ (‘Much ado about Nothing’) y a lo largo de los siguientes dos siglos y  medio fue usada por numerosos dramaturgos británicos, hasta que en 1873 James Allan Mair incorporó la expresión en su compendio de refranes y frases hechas ‘A handbook of proverbs: English, Scottish, Irish, American, Shakesperean, and scriptural; and family mottoes’ donde aparecía también en la forma ‘Curiosity killed the cat’.

Antes de aparecer la relación entre curiosidad y gato en este libro, la única constancia escrita de la misma fue en un diario irlandés, en 1868, en el que decía ‘They say curiosity killed a cat once’ (Dicen que la curiosidad mató a un gato una vez).

A principios del siglo XX se le incorporó una coletilla a la expresión y apareció escrita en la forma ‘La curiosidad mató a un gato; pero la satisfacción lo trajo de vuelta’ (Curiosity killed a cat; but satisfaction brought it back).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: publicdomainpictures

¿De dónde surge la expresión ‘A otro perro con ese hueso’?

A través de los comentarios de este blog, Juscelk me pregunta ¿De dónde surge la expresión ‘A otro perro con ese hueso’?

¿De dónde surge la expresión ‘A otro perro con ese hueso’?

Se utiliza esta expresión para indicar a alguien que no se le está creyendo aquello que explica o que se le ve las intenciones de liar/engañar, por lo que se le sugiera que vaya a otra parte (o a otra persona) a intentar su propósito. Con ella se da a entender al interlocutor que no se acepta que esté intentando hacerle pasar por un ingenuo.

A pesar de que se trata de una paremia (frase de uso popular) muy extendida y utilizada actualmente, tiene varios siglos tras de si y aunque no se sabe con certeza en qué momento se originó sí que hay constancia de su uso muy anterior al siglo XVII, debido a que la expresión ‘A otro perro con ese hueso’ ya aparece pronunciada en uno de los capítulos (concretamente en el XXXII) de la célebre novela ‘El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha’ de Miguel de Cervantes, publicada en el año 1605:

[…] A otro perro con ese hueso —respondió el ventero—. ¡Como si yo no supiese cuántas son cinco, y adónde me aprieta el zapato! […]

Pero, con anterioridad a la publicación de El Quijote, también podemos encontrar dicha expresión en otra obra literaria, publicada aproximadamente en el año 1530, titulada ‘La corónica de Adramón’ (de autor desconocido):

[…] Respondyó la dama: ‘¿No soys vos como los otros?’ El cavallero dyxo: ‘No en eso. Sy, por cyerto’, dyxo la dama, ‘a otro perro con ese hueso: que yo sé lo que me sé’ […]

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde surge decir que algo fácil de conseguir está ‘a huevo’?

Muchos son quienes utilizan expresiones del tipo ‘se lo han puesto a huevo’ o ‘venga, que lo tienes a huevo’ para indicar la poca dificultad que hay en conseguir alguna cosa.

¿De dónde surge decir que algo fácil de conseguir está ‘a huevo’?

Esta analogía entre un huevo y la facilidad para obtener algo proviene de los tiempos de carestía y hambruna, en los que uno de los alimentos más accesibles eran los huevos. Muchas eran las familias que disponían de alguna gallina que diariamente los ponía, sirviéndoles de sustento, tanto para alimentarse como para vender o cambiar (a través del trueque) por otros productos de primera necesidad.

Los huevos también eran uno de los productos que menos coste tenían para los compradores, convirtiéndose en un símil para indicar que algo era barato y, por tanto, fácil de conseguir.

Durante el Siglo de Oro (siglos XVI y XVII) varias son las alusiones literarias que se hicieron a la forma ‘a huevo’ como clara a alusión a aquello que es barato o fácil de conseguir.

Cabe destacar que existe otra expresión (‘costar un huevo’) que significa todo lo contrario: algo muy costoso, dificultoso o caro. Pero en esa ocasión el huevo al que hace referencia no es el que es puesto por las gallinas (u otra ave) sino como clara alusión al testículo masculino.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pe5pe (Flickr)
Fuentes de consulta: El porqué de los dichos de José Mª Iribarren / Dichos y frases hechas de José Calles y Belén Bermejo

¿Sabias que los términos ‘ladrar’ y ‘latir’ tienen el mismo origen etimológico?

Conocemos como ‘latido’ a cada uno de los golpes producidos por el movimiento alternativo de dilatación y contracción del corazón contra la pared del pecho, o de las arterias contra los tejidos que las cubren (tal y como recogen los diccionarios).

Por otra parte, el ‘ladrido’ es el sonido que emite un perro (su voz), que puede ser de mayor o menos intensidad dependiendo de lo que el animal quiere expresar.

¿Sabias que los términos ‘ladrar’ y ‘latir’ tienen el mismo origen etimológico?

Los dos términos tienen cierta similitud en su forma de ser escritos, aunque a primera vista sus significados nada tienen que ver el uno con el otro (o eso es lo que creemos), debido a que curiosa y originalmente tienen la misma procedencia etimológica.

Y es que ‘latir’ proviene del latín ‘glattīre’ cuyo significado literal era ‘dar ladridos agudos’ y hacía referencia a los gruñidos que emitían los cachorros de perro y nada tenía que ver con el movimiento del órgano muscular que tenemos en el pecho.

Como los ladridos de los pequeños canes solían ser leves y temblorosos, con el tiempo quedó asociado el término al acto de temblar algo y de ahí pasó al movimiento que producía un órgano (en este caso el corazón) que recordaba a un temblor.

Por tanto, etimológicamente hablando, un latido de nuestro corazón no deja de ser un ladrido leve y tembloroso de un cachorro de perro.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: freestockphotos
Fuentes de consulta: molinodeideas / etimologias.dechile / RAE

¿Por qué los perros quedan atrapados mientras se aparean?

El ‘bulbus glandis’ es el tejido responsable de que el miembro viril de un perro quede atrapado en la vagina de la hembra cuando se están apareando.

¿Por qué los perros quedan atrapados mientras se aparean?

El pene de los cánidos, en el momento de penetrar, no solo se pone en erección (gracias a un hueso que poseen que se llama báculo y del que ya te hablé en otro post), sino que además se hincha de sangre gracias al tejido eréctil que hay en la base del miembro, quedando bloqueado y sin poderse soltar hasta que el animal no ha eyaculado totalmente (el tiempo de duración del acto sexual puede rondar entre los veinte y treinta minutos).

Este es el motivo por el que cuando dos perros en celo se ponen a copular, en contra de la voluntad de sus propietarios, es tan sumamente complicado desengancharlos o hacerles desistir de su propósito.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons