Archivo de la categoría ‘Preguntas con respuesta’

¿De dónde surge la expresión ‘No dar el brazo a torcer’?

Se utiliza la expresión ‘No dar el brazo a torcer’ para indicar la negativa de alguien a realizar alguna cosa, también durante una discusión o debate no querer cambiar su opinión en algún asunto (a pesar de que pueda estar equivocado) e incluso, a pesar de encontrarse en minoría en una votación, seguir empeñado en que tiene razón y que no le van a hacer cambiar de opinión (otra expresión análoga, de similar significado, aunque diferente origen es ‘estar en sus trece’).

¿De dónde surge la expresión ‘No dar el brazo a torcer’?

El origen de la expresión ‘No dar el brazo a torcer’ la encontramos en la tradicional competición de ‘pulsos’ (pulsear), en el que dos contrincantes se colocan frente al frente, se agarran de una mano, apoyando únicamente el codo sobre la superficie (sin moverlo ni levantarlo), y que a base de hacer palanca y fuerza hay que conseguir que el dorso del rival toque en la superficie de la mesa.

La resistencia realizada por los dos contrincantes, que evidentemente quieren ganar, y el evitar que el brazo se tuerza y, por tanto, perder la competición, es lo que originó la expresión.

Pero los pulsos es algo que se ha practicado desde la antigüedad (hay evidencias de que antiguas civilizaciones como la egipcia, romana, griega e incluso en la América precolombina, lo realizaban). De ahí que haya otras expresiones que también ha surgido del mismo: ‘A brazo partido’, ‘Luchar a brazo partido’ (como referencia a valentía) o ‘Echarle a alguien un pulso’, ‘Echar un pulsito’ (desafiar a alguien).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: maxpixel

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Mucho ruido y pocas nueces’?

A través de Twitter recibo un mensaje de @ruben_rubn que, tras visionar una de las versiones cinematográficas de la obra de William Shakespeare ‘Mucho ruido y pocas nueces’, me consulta cuándo comenzó a usarse esta famosa expresión.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Mucho ruido y pocas nueces’?

Muchos son quienes tienen el convencimiento de que la expresión ‘Mucho ruido y pocas nueces’ proviene directamente del título del mencionado libro del célebre autor inglés, pero en realidad esta es la traducción que se le dio en España al título original de la obra, publicada a finales del siglo XVI, ‘Much ado about Nothing’, cuya traducción literal vendría a ser ‘Mucho preámbulo sobre nada’.

Cabe destacar que existen algunas constancias del uso de la expresión en español (o sus referencias a las nueces y el ruido) un par de siglos antes de publicarse la obra de Shakespeare. Por ejemplo en ‘Libro de Buen Amor’ de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita (1330) o ‘La Celestina’ de Fernando de Rojas (1499) donde aparece en la forma de ‘más es el ruydo que las nuezes’.

Según apuntan un gran número de historiadores, la analogía entre las nueces y el ruido nace (muy posiblemente) de que este fruto seco era muy utilizado en la antigüedad para ser lanzado contra el suelo y provocar estridentes sonidos (como si de petardos se tratara y, de hecho, en algunas celebraciones se lanzaban nueces al paso de los recién casados que al chocar contra el suelo hacían un gran estruendo).

También hay quien indica que la expresión podría haberse originado a raíz del ‘asedio de Amiens’ de 1597, en el que los hombres al mando de Hernán Tello de Portocarrero, disfrazados de campesinos, lanzaron unas nueces contra el suelo para que el ruido despistase a los soldados que estaban de guardia en la entrada de la población francesa e hiciera que éstos se agacharan a recogerlas, mientras aprovechaban los soldado españoles para entrar en la población. Pero es prácticamente imposible que de ese acto surgiera la expresión, ya que (como he comentado en párrafo anteriores) ya era conocida y usada mucho tiempo antes, aunque no se descarta que a raíz de dicho asedio se popularizara.

 

 

Te puede interesar leer también: ¿Sabías que en la escena del monólogo ‘Ser o no ser’ Hamlet no aparece con una calavera en la mano?

 

 

Fuente de la imagen: maxpixel

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Pasar por el aro’?

No se conoce a ciencia cierta el origen de la expresión ‘Pasar por el aro’, aunque la mayoría de fuentes apuntan que, muy posiblemente, provenga del mundo circense.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Pasar por el aro’?

Muchos eran los circos en los que, uno de los números estrella de la función, era hacer pasar a uno de los artistas a través de un aro envuelto en llamas y que era sujetado por otra persona o estaba suspendido en el aire. Pero muchas las ocasiones en las que un domador obligaba a pasar por el aro a sus animales (leones, tigres…). Las fieras se resistían a hacerlo, por el peligro que ello comportaba, además de que el fuego es uno de los elementos que más teme cualquier animal.

La dificultad que comportaba dicha acción fue, probablemente, la que originó que con el tiempo se utilizara la expresión ‘Pasar por el aro’ (o sus variantes ‘Hacer pasar por el aro’, ‘Tener que pasar por el aro’) para hacer referencia al hecho de tener que hacer algo que no es del agrado ni voluntad.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a petición de Loli Bernado de Cospilates
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge decir que algo fácil de conseguir está ‘a huevo’?

Muchos son quienes utilizan expresiones del tipo ‘se lo han puesto a huevo’ o ‘venga, que lo tienes a huevo’ para indicar la poca dificultad que hay en conseguir alguna cosa.

¿De dónde surge decir que algo fácil de conseguir está ‘a huevo’?

Esta analogía entre un huevo y la facilidad para obtener algo proviene de los tiempos de carestía y hambruna, en los que uno de los alimentos más accesibles eran los huevos. Muchas eran las familias que disponían de alguna gallina que diariamente los ponía, sirviéndoles de sustento, tanto para alimentarse como para vender o cambiar (a través del trueque) por otros productos de primera necesidad.

Los huevos también eran uno de los productos que menos coste tenían para los compradores, convirtiéndose en un símil para indicar que algo era barato y, por tanto, fácil de conseguir.

Durante el Siglo de Oro (siglos XVI y XVII) varias son las alusiones literarias que se hicieron a la forma ‘a huevo’ como clara a alusión a aquello que es barato o fácil de conseguir.

Cabe destacar que existe otra expresión (‘costar un huevo’) que significa todo lo contrario: algo muy costoso, dificultoso o caro. Pero en esa ocasión el huevo al que hace referencia no es el que es puesto por las gallinas (u otra ave) sino como clara alusión al testículo masculino.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pe5pe (Flickr)
Fuentes de consulta: El porqué de los dichos de José Mª Iribarren / Dichos y frases hechas de José Calles y Belén Bermejo

¿De dónde surge la expresión ‘Armarse un toletole’?

‘Armarse un toletole’ significa tumulto, confusión o griterío popular y se trata de una expresión que tiende a estar en desuso, siendo etiquetada como ‘viejuna’ (al tratarse de una locución muy antigua y que tan solo pronuncian las personas de más edad. En este blog he explicado el origen de unas cuantas y al pie de este post encontrarás los enlaces).

¿De dónde surge la expresión 'Armarse un toletole'?

Puede encontrarse escrita en la forma ‘toletole’ o ‘tole-tole’ y el diccionario de la Rae la incorpora como ‘tole’, dándole como acepción: ‘Confusión y griterío popular’ y ‘ Rumor de desaprobación, que va cundiendo entre las gentes, contra alguien o algo’.

Su primera aparición en el diccionario de la Academia fue en 1843 en la forma ‘tole, tole’, con el siguiente significado: ‘Voces tomadas del latín, que en nuestro castellano se usan para significar confusión y griterio popular. Clamor popularis’. En la edición del diccionario publicado en 1869 aparece la entrada con una sola ‘tole’ y se le añade a la acepción lo siguiente: ‘rumor de desaprobación que va cundiendo entre las gentes, contra alguna persona o cosa’.

El origen etimológico de ‘tole’ lo encontramos en el latín ‘tolle’ cuyo significado es ‘quita’, ‘fuera’, ‘aparta’.

Y es que la expresión surge de un pasaje de la Biblia (concretamente en Juan 19:15), donde se explica el momento en el que Poncio Pilatos presentó frente a los judíos a Jesús y estos contestaron ‘¡Fuera, fuera, crucifícale!, que en la forma latina era: ‘Tolle, tolle, crucifige eum’.

Fue a partir de la lectura que se hacía de este pasaje bíblico en las misas dominicales (cuando éstas eran realizadas en latín) lo que originó que, con el tiempo, los feligreses asociaran la declamación ‘tole, tole’ (tolle, tolle) que hacía el sacerdote como un sinónimo de griterío, confusión, alboroto, bulla o jaleo, de ahí que surgiese la expresión ‘Armarse un toletole’ para indicar el griterío popular.

 

 

Te puede interesar leer también el origen de estas otras expresiones viejunas:

 

 

Fuente de la imagen: fibonacciblue (Flickr)

¿Cuál es la etimología del término ‘exhumar’?

En relación a las noticias que se publican, informando del propósito del Gobierno de exhumar los restos del dictador Franco, he recibido un par de consultas de lectores interesados sobre la etimología del término ‘exhumar’ y si ésta podría sustituirse por ‘desenterrar’.

¿Cuál es la etimología del término ‘exhumar’?

El origen etimológico de este vocablo lo encontramos en el latín y está formado por el prefijo ‘ex’ (fuera) y ‘humus’ (tierra, suelo) y su traducción literal vendría a ser ‘sacar/sacado de la tierra’ y, por tanto, significa exactamente lo mismo que el término desenterrar.

A la hora de hablar sobre la acción de abrir una fosa, tumba o cualquier otra sepultura, con el fin de extraer unos restos, cualquiera de los dos términos sería válido, pero se considera como cultismo utilizar las formas ‘exhumación’/’exhumar’ a la hora de redactar hablar en prensa de ello.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabías que el 30 de septiembre es el ‘Día Internacional del Derecho a la Blasfemia’?

Se conoce como blasfemar a la acción de maldecir, insultar e injuriar a alguien o algo, de carácter sagrado, con intención de ofender, tanto a nivel individual como colectivo, un sentimiento religioso.

¿Sabías que el 30 de septiembre es el ‘Día Internacional del Derecho a la Blasfemia’?

El término ‘blasfemia’ proviene del latín tardío ‘blasphemĭa’ y éste a su vez del griego ‘blasphēmía’ cuyo significado es ‘palabra injuriosa’, aunque algunos etimólogos prefieren traducirlo como ‘acción de hablar contra Dios’.

A lo largo de la mayor parte de la Historia, se ha perseguido y castigado duramente la blasfemia, la cual ha sido considerada un grave delito (y todavía lo es en un gran número de países, culturas y religiones).

Desde cortar o perforar la lengua, a condenas de largos periodos de presidio e incluso la pena de muerte (como la lapidación) han sido algunos de los castigos con los que se penaba el acto de blasfemar.

En España la blasfemia estuvo perseguido durante largo tiempo (muy especialmente durante la Edad Media por la Inquisición) y aunque dejó de ser considerada como un delito (contra Dios) a partir de 1988, todavía se castiga, tal y como recoge la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en su artículo 525:

  1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

  2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.

Muchas naciones son los que hace mucho tiempo abolieron sus leyes medievales contra la blasfemia, pero podemos encontrar que en la totalidad de países del Islam todavía está perseguida, siendo el castigo la pena de muerte.

En los últimos años se ha podido ver cómo se ha perseguido a escritores y publicaciones que han mencionado al Islam o a Mahoma (profeta de los musulmanes), produciéndose incluso atentados terroristas llevados a cabo por islamistas radicales.

Este tipo de persecuciones son los que dieron paso a crear, en el año 2009, un ‘Día Internacional por el Derecho a la Blasfemia’, en el que se reivindica el derecho a la libertad de expresión en todos los sentidos, sin tener que ser perseguidos judicialmente ni por fanáticos religiosos.

Se eligió esta fecha como efeméride de la publicación que se realizó, en 2005, en el periódico danés Jyllands-Posten, en el que aparecían una docena de caricaturas satíricas de Mahoma, y que provocó las quejas por parte de un gran número de naciones musulmanes y un grave conflicto diplomático que fue haciéndose cada vez más grande y tensó cada vez más las relaciones entre occidente y el mundo musulmán.

Cada 30 de septiembre, desde 2009, numerosos son los colectivos se aprovechan esta fecha para reivindicar libertad de expresión en el que ya se ha establecido como el ‘Día Internacional del Derecho a la Blasfemia’.

La persecución de la blasfemia, a lo largo de la Historia, dio pie a que, desde hace varios siglos atrás, se utilicen términos y exclamaciones que han sido transformadas en un eufemismo (forma de aludir a algo sin necesidad de decir una grosería o blasfemar). Bajo estas líneas encontrarás algunos enlaces a unos cuantos posts relacionados.

 

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: reflexionesdemanuel

¿De dónde surge decir a alguien que es un ‘cantamañanas’?

Suele utilizarse el término ‘cantamañanas’ cuando queremos referirnos a alguien que nos parece un irresponsable, informal o que no nos merece crédito alguno (y de este modo también lo define el diccionario de la RAE).

¿De dónde surge decir a alguien que es un ‘cantamañanas’?Etimológicamente dicho vocablo no se originó como referencia a algún tipo de personaje que se dedicaba a cantar por las mañanas, como si de un majadero se tratara (ni tan siquiera a los gallos), sino que nació durante el Siglo de Oro (siglos XVI y XVII) como una clara alusión a aquellos tipos que, huyendo de cualquier responsabilidad, dejaban los quehaceres y trabajos pendientes y sin terminar para el día siguiente.

Muchos eran a quienes se les encomendaba algún tipo de encargo y respondían con un ‘¡Mañana!’, ya que no tenían intención alguna de llevarlo a cabo (también para aquellos a los que se les pedía un favor o un préstamo).

El hecho de decir (cantar) de una manera descarada ese ‘¡mañana!’ propició que la respuesta del interlocutor fuese ‘¡Ya cantó mañana!’ y, con el tiempo, a aquellos que abusaban de dicha forma de escaquearse de lo que se le pedía se les empezó a llamar ‘cantamañanas’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix
Fuentes de consulta: muyhistoria / RAE / blogdeespanol / molinodeideas / comaconcomilla

¿De dónde proviene llamar ‘cunnilingus’ al sexo oral realizado en los genitales de una mujer?

Así como para el sexo oral realizado a un hombre existen diversos términos con el que se conoce (felación, francés o mamada si usamos un lenguaje más soez…) en el caso del que se practica a una mujer está mucho más limitado existiendo un término con el que generalmente nos referimos a ello: ‘cunnilingus’.

¿De dónde proviene llamar ‘cunnilingus’ al sexo oral realizado en los genitales de una mujer?

Cunnilingus proviene del latín y está formado por dos partes, el vocablo ‘cunnus’ (que significa ‘vulva’)  y el verbo ‘lingĕre’ (cuyo significado es ‘lamer’) y por tanto la traducción literal sería ‘que lame la vulva’.

Cabe destacar que, erróneamente, hay quien le da un significado distinto al término cunnilingus señalando que proviene de ‘conejo’ (en latín ‘cunicŭlus’) y ‘lengua’, que en latín se escribía ‘lingua’, pero nada tiene que ver.

 

 

Quizá te puede interesar comprobar cuáles son tus conocimientos sobre sexualidad en el curioso trivial: ¿Cuánto sabes de SEXO?

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons