BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Archivo de la categoría ‘Preguntas con respuesta’

¿De dónde surge llamar ‘tosco’ a alguien de escasa educación o refinamiento?

En la Antigua Roma numerosos fueron los pueblos y culturas que migraron hasta la que se convirtió en la próspera capital del imperio. Muchos eran los barrios que se crearon y poblaron con esos nuevos habitantes y uno de ellos fue el denominado ‘Vicus tuscus’ (cuya traducción literal era ‘Barrio etrusco’).

¿De dónde surge llamar ‘tosco’ a alguien de escasa educación o refinamiento?

El Vicus tuscus se convirtió en un lugar de obligado paso para muchísimas personas que iban desde el Foro Romano hasta el Circo Máximo los días que se realizaban espectáculos o sacrificios, por lo que aparecieron todo tipo de negocios callejeros, entre los que se encontraba la prostitución masculina (que, según el escritor romano Tito Maccio Plauto, se ejerció en aquellas calles).

Esto propició que el barrio etrusco (Vicus tuscus) fuese frecuentado por todo tipo de personas pero, especialmente, de las clases más bajas, por lo que no se tardó en generalizar y nombrar a aquel tipo de hombres con el topónimo del barrio: ‘tuscus’ (toscos).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: carolemage (Flickr)

¿De dónde surge llamar también ‘zaratán’ al cáncer de mama?

Conocemos como ‘cáncer’ a la enfermedad en la que se desarrolla anormal e incontroladamente ciertas células que invaden y destruyen los tejidos orgánicos. Dicho término proviene del latín (escrito del mismo modo pero sin acentuar) y cuyo significado literal es ‘cangrejo’. Hasta allí llegó desde el griego ‘karkínos’καρκίνος– (de significado exacto) y que comenzó a ser utilizado por Hipócrates de Cos (entre los siglos V a.C y IV a.C.) considerado como ‘el padre de la medicina’ y posteriormente por Galeno de Pérgamo (entre los siglos I d.C. y II d.C.) quien se convirtió en el referente médico de la Edad Antigua.

¿De dónde surge llamar también ‘zaratán’ al cáncer de mama?

Ambos, a través de sus diferentes estudios sobre la enfermedad compararon a esta con un cangrejo, más concretamente con las patas del crustáceo.

Varios son los términos con los que, normalmente, nos referimos a un cáncer, entre ellas los más comunes son ‘carcinoma’, ‘tumor’, ‘sarcoma’ y hay uno que, sin ser ampliamente utilizado, encontramos algunos escritos en los que aparece y más concretamente para referirse al ‘cáncer de mama’: ‘zaratán’.

Este vocablo nos llegó a través del árabe hispánico ‘saraṭán’, y éste provenía del árabe clásico saraṭān cuyo significado es el mismo que cáncer: ‘cangrejo’.

Y es que los antiguos árabes (muy avanzados en la medicina durante la Edad Media) tomaron como referencia los estudios sobre la enfermedad de Hipócrates y Galeno y en su presencia en la Península Ibérica dejaron infinidad de términos que acabaron incorporándose a nuestra lengua, entre ellos el mencionado zaratán.

¿De dónde surge llamar también ‘zaratán’ al cáncer de mama?Ante la proliferación de términos y sinónimos para referirse al cáncer, a partir del siglo XVIII el término ‘zaratán’ quedó vinculado exclusivamente al cáncer de mama, pudiendo encontrar que en el tomo VI del Diccionario de Autoridades de 1739 (el primer diccionario oficial publicado por la RAE) con la siguiente acepción: “Un género de enfermedad de cancer, que dá à las mugeres en los pechos, el que les vá royendo, y consumiendo de tal suerte la carne, que por lo regular vienen à morir de esta enfermedad. Covarr. dice es voz Arábiga, que en su Lengua significa lo mismo”.

Cabe destacar que en Castilla también se utiliza el término ‘Zaratán’ para referirse a una ‘cordelería, taller u obrador donde se hacen cordeles’, tal y como recoge el Diccionario de la RAE, aunque indica que dicho vocablo es de origen incierto, no encontrándose relación alguna con el que designa la enfermedad. Incluso existe un municipio en la provincia de Valladolid con dicha denominación, aunque tampoco se sabe con certeza de dónde proviene su toponimia. Algunas fuentes indican que de ‘cangrejo fluvial’, como es el caso de Pancracio  Celdrán en su ‘Diccionario de topónimos españoles y sus gentilicios’ y otros (tal y como indica Lourdes Moro Gutiérrez en el ‘Estudio Etnográfico de Zaratán’) que procede del término árabe ‘Sarita’ cuyo significado es ‘cordel’, quizá por algún artesano que, siglos atrás, se instaló en dicho municipio.

 

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

 

Fuente de las imágenes: pxhere / Diccionario de Autoridades de 1739

¿De dónde surge el refrán ‘Dar una de cal y otra de arena’?

A través de la cuenta en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) me llega un mensaje en el que Loli Casas me consulta sobre el origen del conocido refrán ‘Dar una de cal y otra de arena’ y también quiere saber cuál de los dos elementos se supone que es el ‘bueno’ dentro de la expresión.

¿De dónde surge el refrán ‘Dar una de cal y otra de arena’?

Se utiliza el refrán ‘Dar una de cal y otra de arena’ para referirse a la equidad que se produce en ciertas cosas recibiendo/dando algo positivo y algo, previsiblemente, negativo en un asunto que hace que el resultado sea el idóneo o, dicho de otra manera, para que algo tenga un final perfecto nos tienen que ocurrir cosas buenas y cosas malas.

Pero, entre la ‘cal’ y la ‘arena’ ¿cuál se supone que es la positiva y cuál la negativa? A simple vista todos pensaríamos que a la cal le correspondería la parte negativa (al tratarse de un óxido cálcico y altamente corrosivo) y a la arena la parte buena. Pero originalmente no se les asignaba esos roles a dichos materiales cuando surgió el refrán.

En realidad la expresión formaba parte de una más larga que decía: ‘Una de cal y otra de arena, hacen la mezcla buena’ y es que la mezcla a la que se refería es la argamasa (mortero a base de arena, cal y agua) que ya los antiguos utilizaban para  la albañilería y la construcción de viviendas, muros…

Para que ese mortero quedase bien compacto debía llevar las mismas proporciones de cal y arena, pero muchas eran las ocasiones que, para abaratar costos, dicha mezcla llevaba más paladas de arena (que era más barato que la cal), por lo que la argamasa resultante era de mala calidad y, por tanto, el resultado final de la obra no era satisfactorio.

Incluso, es este sentido, existe una segunda variante de la expresión (también más larga) que dice: ‘Una de cal y otra de arena, y la obra saldrá buena’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: dod.defense.gov

El curioso origen del término ‘mánager’

Conocemos como ‘mánager’ a la persona que se dedica profesionalmente a representar los intereses de artistas, deportistas e incluso a quien dirige una entidad deportiva o empresarial.

El curioso origen del término ‘manager’

En castellano se recomienda utilizar el término ‘representante’ o ‘gerente’ (respectivamente), aunque el vocablo mánager está admitido y recogido en el Diccionario de la RAE.

El término no siempre se ha utilizado para designar a quien representaba o dirigía a alguien o algo sino que tiene un origen de lo más curioso.

Al castellano llegó del inglés (escrito del mismo modo, aunque si acentuar) y no fue hasta el siglo XVIII que se le empezó a dar el significado actual, hasta entonces (y desde finales del siglo XVI, en el que la primera constancia escrita es del año 1580) el término manager era utilizado para referirse a la persona que manejaba y domaba los caballos.

Al inglés llegó desde el francés ‘manège’ cuyo significado era (y sigue siendo así) ‘equitación, el que maneja caballos’ y al idioma galo había llegado desde el italiano ‘maneggiare’ que significaba ‘el que maneja’ (en este caso caballos).

Fue a partir del año 1705 cuando los británicos empezaron a darle una nueva acepción al término ‘manager’ (además de ‘el que maneja caballos’) y fue para indicar ‘al que maneja una casa de negocios o institución pública’. Posteriormente, ya en el siglo XX fue para designar al representante de deportistas, artistas y celebridades.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cómo se llama a los monumentos fúnebres en los que no reposa ningún cuerpo?

Numerosos son los monumentos fúnebres o majestuosos sepulcros en los que se rinde homenaje a algún personaje ilustre y al que se les lleva coronas de flores (como si de su tumba se tratara) pero en el que realmente no reposa sus restos.

¿Cómo se llama a los monumentos fúnebres en los que no reposa ningún cuerpo?

Estos lugares son conocidos con el nombre de ‘cenotafio’, un término que y llegó al castellano a través del latín ‘cenotaphĭum’, procedente del griego ‘kenotáphion’ (κενοτάφιον), cuyo significado literal es ‘sepulcro vacío’ (kenos= vacío, taphos=tumba).

En la antigüedad muchos eran los lugares en los que se quería rendir homenaje a algún emperador o personaje público fallecido y cuyo mausoleo se encontraba muy alejado, motivo por el que se levantaban esos monumentos funerarios donde representar mostrar el dolor y presentar las condolencias.

Cabe destacar que no solo se han levantado cenotafios para personajes ilustres sino también después de una guerra como homenaje a todos los soldados fallecidos en el conflicto (la conocida como ‘tumba del soldado desconocido) y también tras alguna tragedia donde ha habido múltiples víctimas (inundaciones, terremotos, actos terroristas…).

 

 

Te puede interesar leer también otros posts relacionados:

 

 

 

 

Post realizado a raíz de una consulta recibida a través de la página en Facebook de este blog
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge llamar ‘mofeta’ al pestilente animal?

Conocemos como ‘mofeta’ a un mamífero carnívoro, de mediano tamaño, provisto de unas glándulas en su parte trasera que desprenden un fétido líquido en ocasiones de estrés o cuando se sienten acorraladas y en peligro.

¿De dónde surge llamar ‘mofeta’ al pestilente animal?

Y fue precisamente la pestilencia que desprende la que hizo que se le acuñase con el término de mofeta, ya que éste era el nombre con el que, en la antigüedad (antes de la creación del Imperio Romano), se conocía en Itálica a una curiosa deidad samnita dedicada a los gases maloliente de la tierra: ‘Mephitis’.

A esta diosa se le dedicó todos los olores y efluvios que surgían del subsuelo, las minas o los volcanes. Por el paralelismo entre ambos hedores (el que desprende la tierra y el del animal) se decidió bautizar a éste con un nombre derivado de la deidad: ‘Mephitidae’, que es con el que aparece en la nomenclatura biológica y que acabo modificándose en mofeta (en el caso del español, en italiano moffetta o en francés mouffette).

 

 

Otros posts que te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge decir ‘error garrafal’ para referirse a una gran equivocación?

Es habitual utilizar la forma ‘error garrafal’ para hacer referencia a algún tipo de equivocación que se considera de gran importancia. El vocablo ‘garrafal’ le confiere al término ‘error’ el aumentativo que hace que esta expresión tenga la connotación de grande, descomunal.

¿De dónde surge decir ‘error garrafal’ para referirse a una gran equivocación?

Garrafal proviene de ‘garrofal’, un fruto de menor calidad que nace en los guindos y los cerezos y que es de un tamaño algo mayor y menos tierno que las propias guindas y cerezas.

Los garrofales son fácilmente detectables, de ahí que si alguien los toma creyendo que son cerezas o guindas está cometiendo una tremenda equivocación, dando origen a la expresión ‘error garrafal’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pixnio

Trivial: ¿Eres un listo o lista que todo lo sabe? (IV)

Cuarta entrega de un test (con una decena de preguntas de todo tipo) donde te pongo a prueba para comprobar si realmente eres una de esas personas que puede presumir de ser un listo o lista que todo lo saben. Pero no te preocupes, son preguntas relativamente sencillas, de cultura general, de esas que suelen aparecer en un concurso de televisión.

Eso sí, tan solo te pido un favor a la hora de realizarlo: no hagas trampas ni consultes Google para buscar las respuestas, cuento con tú sinceridad a la hora de realizar este trivial y averiguar si estás preparado para concursar en “Saber y Ganar”, “Pasapalabra” o “Boom” 😉

 

Realiza los trivial anteriores:

Quizá te puede interesar comprobar cuáles son tus conocimientos sobre sexualidad en el curioso trivial: ¿Cuánto sabes de SEXO?

¿Cuál es el origen de la exclamación ‘caray’?

Días atrás, mi compañero y amigo José Miguel Cruz, del programa La linterna de Cope Catalunya y Andorra (en el que realizo una sección de curiosidades), me preguntó sobre el origen de la exclamación ‘¡caray!’.

¿Cuál es el origen de la exclamación ‘caray’?

Se utiliza el término ‘caray’ a modo de exclamación y con intención de indicar algún tipo de emoción o sentimiento (de sorpresa, admiración, enfado…) sin utilizar una palabra malsonante (muy en la línea de otras como ‘caramba’, ‘¡ostras!’, ‘jolines’ o las desfasadas ‘cáspita’ o ‘canasto’).

No es un vocablo que surgió de la nada sino que tiene tras de si un origen etimológico de lo más curioso, ya que pocas son las personas que conocen que el término ‘caray’ es un eufemismo que surgió para sustituir a otra exclamación malsonante: ‘carajo’ (que, como sabréis, se utiliza como sinónimo de ‘pene’).

En realidad caray no es más que el resultado final de la catalanización del término carajo. Inicialmente se decía en la forma ‘carall’ y con el tiempo se modificó a ‘carai’ e incluso podemos encontrarlo en la forma ‘carat’. Estos tres términos están recogidos por los diferentes diccionarios de la lengua catalana dándoles como acepción a todos ellos el de ‘interjección y eufemismo de carajo’.

Las primeras referencias en castellano, recogidas en los diccionarios, de este eufemismo las encontramos por un lado en la 10ª edición del Diccionario de la RAE de 1852 en la forma ‘caray’ y con la acepción: ‘Interjección semejante a las de caramba, cáspita, canasto y otras’. Ese mismo año (1852) aparece recogida en el Gran diccionario de la lengua española de Adolfo de Castro y Rossi en la forma ‘carai’ y con la acepción: ‘Interjección de sorpresa, o extrañeza, o dolor. Es voz nada decorosa’.

Cabe destacar que en los diccionarios podemos encontrar también que se le da una segunda acepción al término caray que es el de ‘tortuga de mar’, pero hay que señalar que este caray no proviene del mencionado carajo sino que es una variación de ‘carey’ que es como realmente se denomina la citada tortuga de mar.

 

 

Otros posts que quizá también te interese leer:

 

 

 

 

Fuentes de consulta: Nuevo Tesoro Lexicográfico de la Lengua Española / RAE (1) / RAE (2) / enciclopedia.cat (1) / enciclopedia.cat (2) / enciclopedia.cat (3) / libertaddigital / etimologias.dechile
Fuente de la imagen: publicdomainfiles