Archivo de la categoría ‘Preguntas con respuesta’

¿De dónde proviene decir ‘ir maqueado’ para referirse a que alguien va bien vestido o arreglado?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) me preguntan cuál es el origen de decir que alguien va ‘maqueado’ para referirse a que va bien vestido o arreglado.

¿De dónde proviene decir ‘ir maqueado’ para referirse a que alguien va bien vestido o arreglado?

Contrariamente a lo que muchas personas piensan (y algunas fuentes señalan erróneamente) la expresión ‘ir maqueado’ para referirse de manera coloquial a que alguien se ha vestido de forma elegante o adecuada para una ocasión especial, no proviene de la jerga o habla juvenil y su origen se encuentra varios siglos atrás, cuando se usaba el término ‘maquear’ para referirse a la acción de embellecer o adornar algo (normalmente un mueble, utensilios u otros enseres).

Para ello se utilizaba una laca (o tipo de barniz) llamado ‘maque’, por lo que la acción de aplicarla para embellecer algo –barnizar– era conocida como maquear.

El maque consistía en una laca que se obtenía de la resina de ciertos árboles y que servía para barnizar y embellecer numerosos utensilios, joyas o muebles, proporcionándoles un reluciente acabado.

Esta técnica a su vez provenía de otra muy similar que se lleva realizando en Japón, desde hace más de diez siglos, conocida como ‘makie’ (también escrito ‘maki-e’ y de ahí llegó hasta nosotros el término ‘maque’)  y cuya traducción literal es ‘imagen salpicada’.

El maki-e era una elaboradísima técnica de lacado que consistía (consiste, porque aún sigue realizándose) en aplicar laca (normalmente negra) a la superficie que se quiere maquear y posteriormente (cuando todavía está húmeda) ir incorporándole polvo de oro o plata con el que se realizaba algún tipo de dibujo. Un trabajo meticuloso y preciso cuyo resultado eran unas valiosísimas piezas decoradas.

La evolución en el lacado (maqueado) fue lo que dio origen con el paso de los siglos a que el término ‘maquear’ se convirtiese en sinónimo de ir bien arreglado y vestido elegantemente.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El curioso motivo por el que las pelotas de tenis son amarillas

Días atrás, tras volver a compartir en mis redes sociales un post que publiqué en este blog en 2017 donde explicaba el motivo de la obligatoriedad de que los jugadores de tenis vistan totalmente de blanco en el Torneo de Wimbledon, me preguntó Julia Garrido sobre la razón por la cual las pelotas de tenis son de color amarillo.

El curioso motivo por el que las pelotas de tenis son amarillas

Durante la mayor parte de la historia de este deporte las pelotas han sido de otros colores (sobre todo mayoritariamente blancas) y no fue hasta 1972 cuando se optó por el ‘amarillo óptico’ (nombre por el que es conocida esta gama de color) instaurándose de forma progresiva por la ITF (Federación Internacional de Tenis), aunque los últimos en adoptar el amarillo fue en el mencionado Torneo de Wimbledon, quienes se resistieron al cambio hasta 1986 (hasta ese año las pelotas habían sido de un inmaculado blanco, al igual que la vestimenta de los jugadores).

El motivo por el que la ITF decidió cambiar al blanco fue a raíz de la llegada y popularización de la televisión en color. Hasta principios de la década de los ’70 las  retransmisiones se realizaron, mayoritariamente, en blanco y negro (excepto contadas excepciones, sobre todo en emisiones de prueba).

Se dieron cuenta que mientras que se estuvo retransmitiendo los partidos de tenis en B/N  la pelota (que era blanca) se veía perfectamente y era distinguida por los telespectadores sin problema alguno, pero la llegada de la televisión en color cambió las cosas y muchas eran las quejas de televidentes que, desde sus casas, se quejaban porque no podían apreciar bien la trayectoria de la bola.

Tras un concienzudo estudio se llegó a la conclusión de que el mejor color para teñir las pelotas de tenis era el amarillo óptico y así fue establecido a partir de 1972. Cabe destacar que, como los británicos son tan particulares para algunos asuntos (sobre todo en los relacionados con sus tradiciones y costumbres) fue muy complicado convencerlos para que adoptasen el nuevo color de las pelotas y siguieron utilizando las blancas en su emblemático torneo durante una década más.

Pero no solo el color de la pelota de tenis está reglado por la ITF, también el tamaño (cuyo diámetro debe ser obligatoriamente entre 6,54 y 6,86 centímetros) y su peso (entre los 56 y los 59,4 gramos), además de estar confeccionas de caucho y recubiertas de fieltro fibroso.

Cabe destacar que no todo el mundo está de acuerdo con la afirmación de que las pelotas de tenis son amarillas ya que son muchas las personas que aseguran que son verdes (hay que tener en cuenta que según se van usando se oscurecen tomando una tonalidad verdosa).

Y aquí ya entramos en la famosa discusión sobre la tonalidad y color de un objeto que cambia según la percepción del individuo que la observa ¿recordáis aquel famoso viral de 2015 sobre el color de un vestido?

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: maxpixel

Destripando mitos: ¿Realmente Cleopatra inventó el primer vibrador de la Historia utilizando abejas?

En los últimos años, cada vez que se habla sobre el origen del vibrador (como artilugio de estimulación sexual) suele aparecer referenciada Cleopatra y la coletilla de que fue la inventora del ‘primer vibrador de la Historia’ al haber realizado  una especie de tubo con papiro y en el que introducía varias abejas (a las que se había alterado previamente) y cuyo revoloteo producía una vibración que era utilizada por la reina egipcia para autoproporcionarse placer.

Destripando mitos: ¿Realmente Cleopatra inventó el primer vibrador de la Historia utilizando abejas?

Si realizamos cualquier búsqueda por internet podremos comprobar que la inmensa mayoría de publicaciones que dan la mencionada información no son más que simples ‘copia y pega’ del mismo texto y que ha ido pasando de una web a otra (blogs, foros, redes sociales…) sin preocuparse (casi) nadie de comprobar si lo explicado era verdad o se trata de una leyenda urbana más de las miles que existen.

Sex Story de Philippe BrenotLa mayoría de publicaciones son un simple C&P (copia y pega) tan común, lamentablemente, en internet y muy pocos indican la fuente de dónde han sacado dicha info. Los escasos que sí se dignan a indicarlo señalan como fuente de consulta a un cómic publicado a finales de 2015 por el archiconocido autor francés Philippe Brenot (experto en antropología, psicología y sexualidad) titulado ‘Sex Story’.

El hecho de que un experto como Philippe Brenot introdujese ese dato en su libro hace que la información tenga cierta credibilidad y no se le dude de su veracidad. Pero a veces no todo lo que dice una eminencia en un tema es cierto o correcto (por ejemplo, los médicos que prescriben homeopatía).

La historia sobre Cleopatra como la pionera en la invención de los vibradores resulta curiosa y llamativa para publicarla como titular con grandes letras y como un efectivo ‘clickbait’ (titulares llamativos para atraer lectres a un sitio web) pero el problema viene cuando comienzas a tirar del hilo, con el fin de obtener más información sobre el tema y te encuentras que no existe ni una sola evidencia histórica (o al menos quien escribe este post no ha sabido encontrarla).

The Encyclopedia of Unusual Sex Practices de Brenda LoveGracias a los numerosísimos estudios arqueológicos que se han realizado en el último siglo, hoy en día conocemos infinidad de datos sobre cómo eran y vivían en el Antiguo Egipto, tenemos jeroglíficos descifrados, monumentales pirámides, antiquísimos tesoros e incluso momias de faraones, pero sobre el supuesto vibrador de Cleopatra no hay ni un solo documento antiguo y toda la info anterior que existe al respecto (dejando aparte del mencionado cómic de Philippe Brenot que, posiblemente, se informó de ahí), nos lleva como muy atrás en el tiempo hasta 1992, año en el que se publicó un libro sobre prácticas sexuales inusuales titulado ‘The Encyclopedia of Unusual Sex Practices’ con el que se dio a conocer la escritora, sexóloga y conferenciante de origen checo, Brenda Love.

En la página 316 del mencionado libro de la Dra. Love podemos encontrar la siguiente referencia a la reina egipcia y su famoso vibrador:

[…]Cleopatra is said to have had a small box that could be filled with bees and placed against her genital for a simulation similar to that of vibrators[…]
(Se dice que Cleopatra tenía una pequeña caja que podría llenarse de abejas y colocarse contra su genitales para una simulación similar a la de los vibradores).

Es curiosos comprobar cómo la única referencia en todo el libro simplemente es un ‘Se dice que Cleopatra’, por lo que Brenda Love basó su info para indicar esta curiosidad en una suposición o comentario que llegó a ella, muy posiblemente, a través de una de esas leyendas urbanas que se van compartiendo de boca a boca. En el resto del libro no hay ni una sola referencia más sobre el tema.

También hay que destacar que entre la publicación del libro ‘The Encyclopedia of Unusual Sex Practices’, en el que no se indicaba de qué material estaba hecho el mencionado vibrador y la aparición del cómic ‘Sex  Story’ de Philippe Brenot  (que indica que el artilugio era de papiro) hay algunas publicaciones en internet (algunas nada fiables) que señalan que el vibrador estaba hecho con una pequeña y alargada calabaza hueca a la que le habían metido dentro unas cuantas abejas.

Todo lo demás son simples C&P sin aportar ni un solo dato sobre hallazgo arqueológico alguno que hiciese referencia al supuesto estimulador sexual de Cleopatra y no existe información contrastada y fiable que vaya más atrás de la publicación del libro de Brenda Love en 1992.

También es sorprendente comprobar que disponemos de hallazgos y evidencias arqueológicas que nos muestran cómo nuestros antepasados, hace miles de años durante la prehistoria, utilizaron piedras con formas fálicas (algunos historiadores indican que para estimularse sexualmente y otros que eran ‘bastones de mando’) y con el vibrador de la reina de Egipto (que fue hace poco más de dos mil años y tenemos numerosa info de la época) las únicas referencias que existen son un cómic de hace poco más de tres años y un libro de hace dos décadas.

Cabe destacar que la figura de Cleopatra, a lo largo de la Historia, ha estado continuamente criticada, siendo señalada como depravada sexual y ninfómana en multitud de documentos y libros. Los primeros en criticarla y escribir sobre el carácter libidinoso de la egipcia fueron, entre otros, los autores romanos Virgilio y Horacio, muy afines a Augusto (el gran enemigo de Cleopatra). Por tal motivo no les importó exagerar sobre la personalidad de ésta.

También son numerosos los escritos que se realizaron durante la Edad Media en los que, sin evidencia alguna, se hablaba de la personalidad libertina de Cleopatra, sobre cómo mantenía relaciones sexuales en un mismo día con un centenar de soldados o de los esclavos sexuales que tenía a su disposición…

Para finalizar, debo añadir que para la realización de este post he invertido varias semanas de búsqueda, lectura de infinidad de libros y artículos y que, además, he tratado de contactar (por varios medios) con Brenda Love y Philippe Brenot, con el fin de que me aportasen algo de luz sobre la cuestión (además de enlaces a fuentes fiables donde consultar la información que facilitaban en sus respectivos libros), pero no he recibido (a día de hoy) respuesta alguna por parte de ambos.

Y vosotros qué creéis ¿realmente Cleopatra inventó el primer vibrador de la Historia utilizando abejas o se trata de una leyenda urbana?

 

 

Te puede interesar leer también: Histeria femenina, el furor uterino que antiguamente ‘se curaba’ con un vibrador

 

 

Fuentes de consulta: Sex Story de Philippe Brenot / The Encyclopedia of Unusual Sex Practices de Brenda Love / notionsdhistoire / racontemoilhistoire / mistakinghistories / reddit / hystera
Fuente de las imágenes: pixabay / Sex Story de Philippe Brenot / The Encyclopedia of Unusual Sex Practices de Brenda Love

¿Sabías que el whisky ‘bourbon’ recibió su nombre como homenaje a los ‘Borbones’?

El bourbon es una variedad de whisky destilado íntegramente con maíz y cuyo sabor es acaramelado y algo más dulce que el resto de licores similares.

¿Sabías que el whisky ‘bourbon’ recibió su nombre como homenaje a los ‘Borbones’?

Es íntegramente estadounidense y comenzó a elaborarse en el Condado de Fayette en el siglo XVII. Este territorio recibía el nombre del aristócrata y militar francés Marie-Joseph Paul Yves Roch (marqués de La Fayette).

Durante la Guerra de Independencia americana (entre 1775 y 1783) el marqués de La Fayette se posicionó con los intereses de los revolucionarios, intermediando con el rey de Francia, Luis XVI de Borbón, para que ayudara a la causa independentista contra los británicos.

Se ganó la revolución y en honor a la ayuda recibida por parte del Borbón francés, se decidió bautizar el whisky con el apellido del monarca pasando a la historia como ‘bourbon’.

Cabe destacar que el apellido Borbón es la castellanización del original francés Bourbon.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: dinesarasota (Flickr)

¿Cuál es el origen de la expresión ‘No me he comido un colín’?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) José Verdú me envía un mensaje donde me consulta sobre el origen y motivo de utilizar la expresión ‘No se ha comido un colín’ (y también en su forma en primera persona) para indicar que no se ha ligado o no se ha conseguido ir a más (besarse, tener relaciones sexuales) cuando se ha conocido a alguien.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘No me he comido un colín’?

Han pasado ya tres décadas desde que el grupo Mecano cantó e hizo enormemente popular la canción ‘La fuerza del destino’ (en cuyo videoclip aparece una jovencísima Penélope Cruz, con 15 años de edad, en los inicios de su exitosa carrera).

Esta canción, cuya letra trata de un par de amigos que conocen a unas chicas y cómo se desarrolla la relación hasta convertirse en sentimental, (tenéis el vídeo al pie del post) tiene un párrafo en el que dice:

[…]Aquella noche fue un desastre
No me comí un colín
Éstas son sólo un par de estrechas
Nos fuimos a dormir[…]

A pesar de que la expresión ‘comerse un colín’, en referencia a conseguir llegar más allá en una relación, ya era de uso común entre muchos jóvenes de la época y desde hacía varias décadas, gracias a la canción consiguió una enorme popularidad que todavía perdura a día de hoy.

Pero ¿qué es un colín y por qué se utiliza como sinónimo de tener éxito a la hora de ligar con alguien?

Pues bien, un colín es un tipo de barrita de pan crujiente y alargado, muy similar a lo que hoy en día es conocido en algunos lugares como ‘picos’ o ‘grisines’ y que sirve para acompañar comidas o aperitivos.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘No me he comido un colín’?Pero para ser exactos el colín es de un tamaño mayor (mide aproximadamente unos 20 centímetros e incluso más) y tiempo atrás era muy típico encontrárselo en infinidad de restaurantes o casas de comidas donde lo servían en la mesa gratuitamente a modo de aperitivo (e incluso ¿quién no recuerda ir a una panadería de pequeños y que nos regalasen uno de esos bastones de pan?).

Y es que en sus orígenes, la expresión ‘no comerse un colín’ no tenía que ver con el hecho de conseguir ligar o llegar a más (tener sexo o lo que comúnmente se llama ‘darse el lote’) sino con comerse algunos de esos bastoncillos de pan sin tener que pagarlos.

Muchas eran las personas con escasos recursos que acudían a alguno de esos establecimientos y aprovechaban para comerse los colines -antes de ser atendidos- que por gentileza del local había sobre la mesa, y posteriormente marcharse sin consumir nada del menú ni la carta. Pero claro, no todos conseguían dicho propósito, ya que los empleados de los restaurantes solían reconocer anticipadamente las intenciones de algunos de esos falsos clientes/comensales, impidiéndoles el paso al local o retirando de la mesa el recipiente con los colines.

El hecho de que una persona dijese que no se había comido un colín se convirtió en sinónimo de fracaso en un propósito, el cual se presuponía una empresa relativamente fácil. Con los años se extrapoló también a las relaciones personales a la hora de conquistar a alguien y conseguir (o no) un propósito carnal.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de las imágenes: sanfranannie (Flickr) / pixabay

¿De dónde proviene la expresión ‘Lo que dice va a misa’?

A través de Twitter recibo una consulta en la que @juankicarlois me pregunta de dónde viene la expresión  ‘Lo que X dice va a misa’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Lo que dice va a misa’?

Esta es una de esas locuciones que suelen utilizarse para dar rotundidad a un argumento e incluso para adjudicar autoridad a cierta persona o figura (muy similar a la expresión ‘Cuando seas padre comerás huevo’).

Podemos encontrar que es utilizada en diferentes contextos, por ejemplo para indicar la autoridad o razón de uno mismo ‘lo que yo digo va a misa’ o de otra persona ‘lo que tu madre dice va a misa’.

No hay demasiada información sobre el origen de la expresión ni sobre cuándo ni dónde surgió (contexto histórico, época, anécdota…), pero los pocos datos que hay apuntan a que originalmente hacía referencia al Papa, en una forma de reconocerle como máxima autoridad eclesiástica (y política en otras épocas): ‘Lo que dice el Papa va a misa’.

Y es que antiguamente solía utilizarse las palabras, reflexiones o lo publicado en las bulas papales durante los sermones de las misas dominicales.

Debemos tener en cuenta que, antiguamente, las misas no solo eran una ceremonia religiosa, también un acto social en el que, desde el púlpito (tribuna elevada que se encuentra en uno de los laterales de las iglesias), el sacerdote (u otra autoridad eclesiástica) aprovechaba para dar ciertos mensajes a través de las homilías, sobre todo moralizantes. Muy a menudo se utilizaba algo dicho por el Sumo Pontífice como referencia de autoridad.

Cabe destacar que hay quien apunta que muy posiblemente la expresión también hace referencia a gobernantes y líderes políticos (o sociales) que durante gran parte de la Historia estuvieron utilizando las homilías religiosas para hacer llegar sus mensajes político o reivindicativos a la población.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Un gesto muy característico cuando se derrama un poco de cava en la mesa, en un día de celebración, es mojarse las yemas de los dedos en el líquido que se ha vertido fuera de la copa y mientras se exclama la palabra ‘¡alegría, alegría!’ se moja la frente de los presentes (incluso la barriga si hay alguna embarazada presente).

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Esto es algo que es realizado sobre todo por las personas más mayores y se trata de una práctica que lleva realizándose desde hace muchísimo tiempo y que está englobada dentro de las supersticiones más leves.

No existe un momento concreto en la Historia o una anécdota protagonizada por algún personaje que diese comienzo a esta costumbre, pero lo que sí se sabe es que originalmente este ritual de augurio era realizado cuando el líquido vertido era vino y no cava o champán (tal y como lo conocemos hoy en día).

En el antiguo refranero popular podemos encontrarnos con algunos dichos que hablan sobre lo positivo que representaba que se derramara vino sobre la mesa pero, al mismo tiempo y de forma comparativa, nos advertía de la negatividad y mal augurio que suponía si, por el contrario, lo que se había derramado era la sal (te hablé sobre ello, tiempo atrás, en el post ‘¿De dónde surge la superstición que dice que si te dan un salero en la mano tendrás mala suerte?’).

Y es que en realidad ese acto de tocar con las yemas de los dedos el vino derramado para mojar la frente y al mismo tiempo exclamar ‘¡alegría, alegría!’ son dos actos distintos que, con el paso de los años, han acabado confluyendo para realizarse conjuntamente.

Por un lado tenemos una superstición de carácter religioso, debido a la creencia de que el vino era la sangre de Cristo y, por tanto, el hecho de derramarse sobre una mesa se consideraba como una irreverencia, por lo que, aquel a quien se le había caído, procedía a mojarse las yemas para posteriormente persignarse (hacerse la señal de la cruz en la frente) tanto a él como al resto de comensales (en especial a niños y ancianos).

Pero por otro lado nos encontramos con una costumbre surgida paralelamente (entre los no creyentes) que convirtió en sinónimo de abundancia el hecho de derramar vino. Si caía fuera de la copa al ser servido era una analogía de que sobraba y, por tanto, de alegría porque las cosas iban bien en aquel lugar (al contrario de si lo derramado era la sal, considerada como un producto de primera necesidad).

De ahí surgieron varios refranes, con múltiples variantes, como: ‘Verterse el vino es buen sino, derramarse la sal, mala señal’, ‘Verter el vino es bueno; verter la sal, mala señal’, ‘Derramar el vino es buena señal, pero no la sal’, ‘Verterse el vino es buen sino; derramar la sal es mala señal’

¿De dónde surge exclamar ‘¡alegría, alegría!’ cuando se derrama cava en la mesa?

Ambas prácticas (la superstición de santiguarse y la costumbre de exclamar la palabra alegría) se unieron con el tiempo en un solo acto, motivo por el que suele realizarse conjuntamente, aunque ya no se suele hacer la señal de la cruz en la frente, solo mojarla con las yemas.

También influye el hecho de que el cava (o champán) es mucho más fácil derramarse en el momento de ser abierto, además de que su consumo suele realizarse como acto de celebración y alegría.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de las imágenes: torange.biz / gifer

El curioso origen etimológico del ‘matasuegras’

Uno de los elementos más característicos de cualquier fiesta, verbena y cotillón es el ‘matasuegras’, un tubo enrollado de papel por el que se le sopla por un extremo (que suele tener un chirriante pito incorporado) haciendo que se desenrolle rápidamente y provoque sustos y risas.

El curioso origen etimológico del ‘matasuegras’

No se conoce a ciencia cierta cuál es el origen de este elemento festivo y la mayoría de expertos lo datan sobre finales del siglo XIX o principios del XX. Lo que tampoco está muy claro es dónde se originó, pudiendo encontrar que hay quien ubica su invención en Asia y quienes indican que surgió en la Europa continental.

Matasuegras es el término con el que se conoce comúnmente en España (y un gran número de países hispanoparlantes), pero por ejemplo en México se le llama ‘espantasuegras’ y según el país, región o idioma podremos ver que es conocido de una manera diferente.

Todo parece indicar que este imprescindible artículo de cotillón en su origen no tenía un nombre concreto, como hoy en día se le da, y era conocido algo así como ‘la cosa que se sopla’ (tal y como aparece referenciado en algunas notas del último cuarto del siglo XIX). Y fue precisamente a partir de 1896 cuando empezó a recibir un curioso nombre y fue en Italia. Se le bautizó como ‘lingua di Menelik’ (lengua de Menelik) en referencia al emperador de Etiopía, Menelik II (cuando el país africano se convirtió en colonia del Reino de Italia). Parece ser que el Tratado de Wuchale (con el que se estipulaba el acuerdo de adhesión de Etiopia a los intereses de la corona italiana) fue redactado en el correspondiente idioma de cada una de ambas naciones, italiano y amhárico, existiendo un artículo (el 17) en el que difería en algunas cosas (evidentemente en amhárico beneficiaba a los intereses de Menelik). También era conocido este emperador por utilizar un lenguaje algo tosco y mordaz, por lo que en apariencia parecía ser un gentil monarca pero cuando menos se esperaba soltaba en la conversación algo hiriente o picante.

Fue así como se produjo un paralelismo entre el artículo de cotillón y la lengua enrollada de un camaleón autóctono de Etiopía (Chamaeleo dilepis) haciendo referencia a éste en la figura de Menelik y bautizándose en Italia como ‘lingua di Menelik‘.

El curioso origen etimológico del ‘matasuegras’Algunos historiadores indican que el hecho de asociar el artículo de cotillón a un personaje (como hicieron los italianos) gustó en otros lugares de Europa (como en Francia) y  durante la primera década del siglo XX (que por aquel entonces se conocía en el país galo como ‘Sans-gêne’ desvergonzado-) empezó a llamársele ‘langue de belle-mère’, término con el que se conoce en el país galo a la figura de la suegra y la madrastra (como clara referencia a que, según la creencia popular, éstas solían tener una ‘lengua venenosa e hiriente’ que se desplegaba rápidamente como el matasuegras).

En Portugal encontramos que se le empezó a llamar ‘língua de sogra’ y de ahí llegó a España a través de Galicia (donde también se conoce con ese mismo nombre). Es curioso como en castellano acabó modificándose la denominación de ese artículo de cotillón y pasó de ser una ‘lengua de suegra’ a un ‘mata suegras’, y esto fue debido a que muchas eran las personas que lo usaban para asustar a las abuelas o madres políticas, sobre todo cuando éstas estaba adormiladas.

En España no fue recogido el término ‘matasuegras’ en ningún diccionario (ni tan siquiera el de la RAE) hasta 1970.

Para finalizar, cabe destacar que en Estados Unidos (y países de habla inglesa) es llamado ‘party horn’ (cuerno festivo) y que en Japón existe una gran afición por los matasuegras, siendo este país el mayor productor de este artículo que es conocido como ‘fukimodoshi’ (soplar y volver). Allí incluso tiene dedicado su propio día el 6 de junio (o sea, 6 del 6) ya que los nipones ven un paralelismo entre la forma de ese artículo de cotillón y el número seis.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Post realizado a raíz de una petición recibida a través de Twitter
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / giphy

¿De dónde proviene la expresión ‘Remover Roma con Santiago’?

A través de Twitter, los amigos de la cuenta @EnsaladaPalabra me consultan sobre la expresión ‘Remover Roma con Santiago’ y si el ‘Santiago’ nombrado hace referencia a una persona o lugar.

¿De dónde proviene la expresión ‘Remover Roma con Santiago’?

Se utiliza la expresión ‘Remover Roma con Santiago’  (o alguna de sus múltiples variantes, que te explico más abajo) para hacer referencia que, en la consecución de un fin determinado, hay que recurrir a todas las instancias y posibilidades.

El ‘Santiago’ al que se refiere la locución es la población coruñesa de Santiago de Compostela, uno de los puntos de peregrinación más importantes del planeta (junto a Roma –el Vaticano-, Jerusalén, Fátima, Lourdes o la Catedral de Colonia).

Y es que en España (y durante muchísimos siglos), el principal lugar de poder eclesiástico fue Santiago de Compostela (sobre todo en la Edad Media, desde la construcción de su famosa catedral, levantada entre los siglos XI y XIII). Cuando una persona necesitaba tramitar/solicitar algún tipo de permiso debía seguir las diferentes instancias.

Por ejemplo, la inicial era al sacerdote de la parroquia a la que se pertenecía y si éste no podía solucionar se dirigía la petición al Obispado de la región, el siguiente paso el Arzobispado y así sucesivamente hasta la instancia superior que, en el caso de España, era en Santiago de Compostela.

Si en la capital gallega no se conseguía lo deseado entonces era cuestión de dirigirse al estamento superior, que se encontraba en Roma. La comparativa de la expresión ‘Remover Roma con Santiago’ venía a expresar que se habían agotado todas las instancias posibles para conseguir un propósito.

La mayoría de historiadores datan el origen de dicha locución hacia el final de la Edad Media (a partir del siglo XV), aunque no se puede precisar un momento o hecho concreto en el que se comenzó a utilizar.

Como te explicaba unos párrafos más arriba, múltiples son las variantes de esta expresión y podemos encontrar que se pronuncia también de los siguientes modos: ‘Mover Roma con Santiago’, ‘Revolver Roma con Santiago’, ‘Remover Roma y Santiago’

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Las comidas y cenas familiares, durante la Navidad, se convierten en una perfecta ocasión para compartir todo tipo de datos, anécdotas y curiosidades que sabemos y que, estamos seguros, gustará saber al resto de comensales.

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

A través de imágenes os paso una docena de esos datos curiosos que os harán quedar la mar de bien (como unos cuñados o cuñadas ‘ilustrados’).

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades  Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidadesUna docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidadesUna docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades Una docena de datos curiosos para explicar y compartir durante la sobremesa de estas navidades

 

No puedes dejar de leer el post de mi compañera Jessica Gómez (@quenomefalte): “Seis cuñadismos para que triunfes esta Nochebuena”

 

Aprovecho este post para desearos unas muy Felices Fiestas navideñas, recordaros que además de leerme a través del blog podéis seguirme en mis redes sociales de twitter (@yelqtls), Facebook (Yaestaellisto) e Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) o tener mis curiosidades en formato libro, que podéis adquirir a través de Amazon (https://www.amazon.es/Alfred-López/e/B01M34WWSF/)

 

 

Fuente de la imagen inicio del post: jmsmith000 (Flickr)

Felices Fiestas Feliz Navidad