Entradas etiquetadas como ‘videojuegos’

La belleza está en el tamaño del paquete y de las tetas

(Si como lector no te has llevado las manos a la cabeza, algo estoy haciendo mal)

No, no lo digo yo. Es mi conclusión después de conocer un videojuego llamado Saints Row IV.

Normalmente cuando mi hermano me habla de videojuegos desconecto automáticamente. No es que no me interese, es que no entiendo ni papa cuando empieza a decir cosas como ‘blasters’, shooters’ y más términos bélicos en inglés.

Tetazas. YOUTUBE

Diferencias de ‘Sex Appeal’ al 50 y al 100. YOUTUBE

Cuando mencionó este videojuego en concreto dijo que le recordaba a los Sims. “Mmmm Sims” debió de pensar mi cerebro prestando atención mientras recordaba tantos buenos momentos cancelando acciones en el último momento solo para ver a mi personaje volverse loco.

La trama del videojuego (del Saints Row, no de los Sims) va sobre una lucha aliens-humanos entre dos dimensiones: la realidad y una simulación. Lo que tiene de parecido a los Sims es la modificación del personaje a tu antojo. Puedes cambiarle los rasgos, la constitución, la etnia, la complexión… Cada detalle es algo que te permiten elegir, hasta el punto de que tu personaje incluso puede ir con lágrimas en la cara.

Pero la diferencia que tiene con los Sims es el apartado de ‘Sex appeal‘ mediante el cual regulas el atractivo de tu personaje de 0 a 100.

Si en la vida real nos resulta complicado decidir cuáles son los factores que hacen atractiva a una persona (el sentido del humor, la personalidad en su conjunto, un rasgo físico distintivo…) los desarrolladores del juego simplificaron al máximo el dilema relacionando los valores del ‘Sex appeal‘ con el tamaño del pene y de las tetas.

Vale que el videojuego sea precisamente conocido por llevar las cosas al extremo (de hecho ha sido censurado en varios países por fomentar la violencia sexual) pero esta representación de atractivo me parece una sexualización gratuita y sin sentido.

El usuario mayoritario de la industria del videojuego es el hombre, lo que hace que (y si yo fuera hombre, me sentiría bastante ofendido por tanto simplismo) la mayoría de los videojuegos presenten personajes femeninos no solo muchas veces jóvenes hasta el extremo de casi rozar la ilegalidad, sino dotados de unos atributos cuyo tamaño es irreal además de que, mágicamente, desafían todas las leyes de la gravedad (ya os digo que cualquier pecho que llene una copa más allá de la B va a estar algo caído).

Los videojuegos llevan los estereotipos al máximo nivel: ellos tienen que estar musculados hasta el punto de parecer culturistas y ellas deben ser siempre sexys.

En mi opinión es una sexualización gratuita porque no afecta a la jugabilidad, es decir, si nuestra personaje fuera venciendo a los enemigos de un tetazo y de su tamaño dependiera su supervivencia, pase. Pero nos encontramos ante la elección de un rasgo que no afecta para nada al desarrollo del juego. Y lo mismo para ellos y el tamaño de su ‘paquete’.

Aunque el videojuego no está recomendado para menores de 18 años, ¿cuántos tiendas de videojuegos conocéis que lo respeten? Yo tampoco conozco ninguna. Y, en el caso de que no lo vendan, en ocasiones son los propios padres los que no ven el problema que supone que sus hijos jueguen con este tipo de videojuegos.

Creo que se nos olvida que no solo la violencia puede afectar la sensibilidad de los jugadores. Que este tipo de videojuegos, lo único que hace es fomentar la superficialidad, porque es como si cada vez que encendieran la consola dijeran a gritos: “Eh, chaval, si tu polla no mide 20 cms no eres atractivo“. Francamente, prefiero que, a las generaciones venideras, les transmitan cosas mejores. O que, si juegan a esto, los padres sepan transmitirles a tiempo que nuestra valía como personas no se encuentra en el relleno del sujetador o del calzoncillo.

 

Paqute de 0 a 100. YOUTUBE

Diferencia de paqute de 50 a 100. YOUTUBE