La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Una macrogranja amenaza a la Reserva de la Biosfera del Cabriel

Chorreras del Cabriel, un espacio cercano a la futura macrogranja de Cardenete.

Vuelven las macrogranjas. ¿Se había ido alguna vez? Vuelven a elegir para su ubicación la España vaciada, que se empeñan en llenar de una mierda que el mundo urbano no quiere tener cerca. La última víctima a la vista es un paisaje único y maravilloso, la Reserva de la Biosfera del Cabriel, cuyas famosas Hoces del Cabriel se salvaron en 1995 de ser destrozadas por la autovía de Madrid a Valencia gracias a la presión ciudadana. La amenaza de ahora es menos tangible pero más dañina.

Granja de cerdas de cría.

Cuatro veces más cerdos que habitantes

La empresa Porcialtollano SL pretende instalar en las proximidades de la localidad de Cardenete (Cuenca, 500 habitantes) un grupo de autobomba sumergible con vistas al aprovechamiento de un caudal continuo de agua subterránea de 25 millones de litros al año, que se destinaría a la instalación de una macrogranja porcina. Son más de 2.000 cerdas dedicadas al abastecimiento de carne industrial barata. Supone cuatro veces la población humana del municipio. El proyecto se halla actualmente en periodo de información pública.

Tampoco es para tanto, pensará más de uno. No estoy de acuerdo. Solo el consumo de agua para esos animales supone un consumo de 24 millones de litros anuales, a lo que se sumarían otros usos del agua como la limpieza de instalaciones o una red contraincendios. Lo que afectará al cercano río Cabriel.

Según denuncia Cuenca AhoraPueblos Vivos Cuenca y Serranía Celtibérica, la explotación estaría en suelo rústico no urbanizable de especial protección, y una parte importante de la finca entra dentro de la zona ZEPA “Hoces del Cabriel, Guadazaón y ojos de Moya”.

Numerosos grupos ciudadanos y ecologistas han solicitado a la Confederación del Júcar que no se autorice la concesión de explotación de aguas subterráneas “por los daños irreparables que derivan del proyecto, habida cuenta el potencial contaminador por nitratos debido a los purines generados por la granja porcina, y porque el municipio de Cardenete se abastece de la citada masa de agua subterránea”.

Contaminación subterránea

La contaminación por nitratos de esa masa de agua podría afectar directamente al abastecimiento de esta población, la cual depende de las aguas subterráneas del Manantial de Ojos Claros, pero también podría poner en riesgo el abastecimiento de otras poblaciones que dependan directamente de la misma masa de agua en otras captaciones, o cualquier otro uso.

Cuenca Ahora, Pueblos Vivos Cuenca y Serranía Celtibérica consideran que instalar una granja porcina de 2.100 madres a 1,4 km del río Cabriel, constituye “un riesgo elevado y un atentado inaceptable al ecosistema”, por lo que requiere de la Confederación Hidrográfica del Júcar que, en el ejercicio de sus competencias, asuma la protección de las aguas subterráneas contra la contaminación y el deterioro, conforme a la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea y de la legislación española de protección de las aguas subterráneas.

Las tres agrupaciones continúan insistiendo en la necesidad de que la Junta de Castilla-La Mancha introduzca una moratoria de nuevos proyectos, especialmente de porcino, con el fin de poder llevar a cabo un estudio estratégico del territorio y contar con un análisis exhaustivo de sus consecuencias.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los comentarios están cerrados.