La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Caracoles enamorados para celebrar hoy el Día de la Educación Ambiental

Félix Rodríguez de la Fuente fue el adalid español de la educación ambiental. Aseguraba con pasión que “hay que decir y convencer a las gentes de este país de que están acabando con lo mejor que tenemos, que son los animales, que es el paisaje, que es la integridad del medio ambiente”.

Convencer es educar. Educar en valores como los que cada 26 de enero, desde hace más de 45 años, se promueven con la celebración del Día Mundial de la Educación Ambiental.

¿Y qué tiene esto que ver con los caracoles? Tiene que ver con un delicioso cuento escrito por Manuel Jabois y que hoy se difunde gratuitamente por iniciativa de Ecovidrio, la revista Ethic y el apoyo del Ministerio de Educación y Formación Profesional.

Hermoso cuento

Caracoles enamorados” es un breve relato, disponible en formato audiolibro en el podcast #VidriosyBarras de Ecovidrio y en la revista Ethic. Cuenta la historia del pequeño Armando Mansilla y como una clase de Plástica, donde tienen que hacer caracoles con tapones de rosca, le cambia para siempre su visión del reciclaje.

Y es que tal como la describe el propio autor, “lo que se tira de cualquier forma en lugar de reciclarlo, se queda en la tierra para estropearla tan despacio que no lo notaríamos”. Pero al final se nota. Vaya si se nota.

Un viejo sueño

El Día Mundial de la Educación Ambiental nació en 1975 con la publicación de la carta de Belgrado, donde se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas.

Desde entonces se considera fundamental formar una población mundial consciente y preocupada por el medio ambiente y con los problemas asociados; que tenga conocimiento, aptitud, actitud, motivación y compromiso para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones para los problemas actuales y futuros.

Naturalizar los centros escolares

Con motivo de esta celebración, SEO/BirdLife ha reclamado una mayor naturalización de los centros escolares. La veterana organización ambiental destaca cómo numerosos estudios aseguran que tener más naturaleza en el patio de los centros escolares es saludable, mejora el rendimiento académico, aumenta la autoestima y reduce el tiempo de recuperación en situaciones de estrés.

Fomentar centros educativos más verdes y sostenibles y realizar actividades en contacto con la naturaleza de forma continua influye positivamente en la evolución de los alumnos y alumnas, proporcionándoles elementos naturales con los que interactuar y mejorar sus capacidades psicomotrices. Para lograrlo reivindican una “naturalización” del currículum escolar.

SEO/BirdLife trabaja en numerosas iniciativas de educación ambiental como Escuelas Naturales por el Cambio, un proyecto que tiene como objetivo impulsar la acción climática en las escuelas.

También forma parte del proyecto internacional Erasmus+ Natural Nations por la naturalización de los entornos escolares y la enseñanza en la naturaleza que se desarrolla en escuelas de Reino Unido, Suecia, Malta y España.

A estos hay que sumar Aulas Libera, el programa educativo del proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes para desarrollar el compromiso con el medioambiente y fomentar la lucha contra la basuraleza entre los alumnos.

La educación más necesaria

Federico Velázquez, presidente de la Asociación Española de Educación Ambiental, destaca tres aspectos fundamentales de la necesidad que tenemos de educar en valores ambientales, especialmente en tiempos de una pandemia de origen ambiental. En su opinión, “la educación continúa siendo un instrumento indispensable para que niños, jóvenes y adultos reflexionen sobre el trato que un modelo económico codicioso inflige a la naturaleza en muchas partes del mundo”.

Igualmente, “es necesaria para que dispongan de competencias y habilidades que exijan de sus gobiernos compromisos internacionales que preserven el medio y eviten las zoonosis”.

También que, “con nuevos valores se viva de forma diferente, más sencilla y menos consumista, más serena y sosegada, primando la calidad sobre la cantidad, con cambios profundos en la dieta, el ahorro, la eficiencia, la movilidad”.

A través de un comunicado, Velázquez concluye que “la educación ambiental puede aportar análisis, conciencia y comprensión para alcanzar una sociedad madura que combine el cambio personal que hoy se necesita con el compromiso político y comunitario”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser Hola

    Recuerda que también era un gran aficionado a la cetrería y un gran cazador, nuestro Félix Rodríguez De La Fuente.

    28 enero 2021 | 18:21

  2. Que interesante articulo!

    01 febrero 2021 | 05:10

Los comentarios están cerrados.