BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Los maleducados ambientales están de enhorabuena

La gente que pasa de reciclar, de reducir residuos, de reutilizar objetos, tiene cada cada 26 de enero un mal día. En esta fecha se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental. Una jornada en la que la sociedad se encarga de señalar con dedo crítico a tanto insolidario gastón, egoista.

La desgracia es que ellos no quieren aprender a ser mejores ciudadanos y los Estados tampoco se preocupan demasiado por ellos. La educación ambiental, hay que reconocerlo, está en horas bajas. O aprendes por tu cuenta o te haces un capullo como tantos otros. En ese sentido, los maleducados ambientales están de enhorabuena: nadie les va a recriminar su incivismo.

De hecho, el anunciado Pacto por la Educación que se encuentra en pleno debate en el Congreso de los Diputados español pasa olímpicamente de la educación ambiental. La defensa de nuestra casa común, el Planeta, no está entre las prioridades de nuestros políticos. Cuando educar en el amor a la naturaleza y el respeto al entorno es la mejor inversión de futuro.

Preocupados por este desinterés, más de 70 organizaciones ambientales españolas, encabezadas por SEO/BirdLife, urgen a los grupos parlamentarios para que incluyan la educación ambiental en el Pacto por la Educación.

Razones para incluir la educación ambiental

Numerosos estudios científicos han avalado los beneficios que tiene para la salud y el bienestar infantil el hecho de crecer en entornos naturalizados, especialmente para el desarrollo infantil desde temprana edad.

Según recuerda SEO/BirdLife a través de un comunicado de prensa, el contacto con el medio ambiente estimula los sentidos, amplía las capacidades de observación, de razonamiento y de análisis, reduce el riesgo de sobrepeso infantil, algunas enfermedades neumónicas y otras patologías de especial incidencia en la niñez como puede ser el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

En 2012, el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN se consagró el derecho del niño a la naturaleza y a un medio ambiente sano. Cuatro años después, y a propuesta de SEO/BirdLife, este mismo foro internacional, formado por 1.300 Gobiernos y organizaciones civiles, fijó la educación ambiental como prioridad internacional.

En el texto aprobado se defiende la necesidad de que los centros escolares cuenten con elementos  naturales que mantengan a los alumnos conectados con el entorno natural. Y se apremia a incluir de forma definitiva el concepto de educación ambiental en las escuelas.

Así lo explica Asunción Ruiz, directora de SEO/BirdLife:

“Educar en contacto con los valores ambientales tiene sobrados y demostrados beneficios para la salud, el bienestar e incluso el rendimiento de los escolares. Además, es una herramienta fundamental para asegurar nuestra calidad de vida en el futuro. Y ese futuro se empieza a construir ahora. Solo desde la educación, las generaciones futuras podrán resolver los problemas ambientales que las generaciones actuales hemos provocado, como por ejemplo el cambio climático o la pérdida de biodiversidad. El cambio de modelo empieza en las aulas. Solo desde la educación podremos avanzar verdaderamente hacia un modelo económico y social sostenible”.

¿Cuál es el origen de esta celebración?

El Día Mundial de la Educación Ambiental tiene su origen en 1975. Ese año en se celebró en Belgrado el Seminario Internacional de Educación Ambiental, donde participaron expertos de más de 70 países. Allí se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas.

Como conclusión de esta importante reunión, la primera de estas características, se publicó la Carta de Belgrado. 43 años después, las reivindicaciones de este documento a favor de una educación que tenga en cuenta la defensa y el conocimiento dal entorno en el que vivimos las personas siguen estando de plena actualidad.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

9 comentarios

  1. Dice ser sólo a las menudencias

    A los grandes cupables que no los señale nadie.

    26 enero 2018 | 11:37

  2. Dice ser Solomillo

    Creo que estamos intentando poner nada más que parches que confunden, más que nada, a los niños en edad escolar. Si hay un problema de medioambiente, proponemos una asignatura de medioambiente, si hay un problema de violencia de género, proponemos una asignatura en exclusiva sobre igualdad y violencia de género, si hay un problema de obesidad infantil, proponemos una asignatura dedicada a la alimentación y salud… ES UN ABSURDO.

    Todos estos valores se traen aprendidos de casa. No sé cómo se llamará ahora, pero de antes en el colegio se estudiaba una asignatura llamada “ciencias naturales”, en la que se aprendía desde un poco de biología (los órganos del cuerpo humano, los de las plantas, los de animales como la estrella de mar…) hasta nociones de geología, se estudiaban desde los distintos ecosistemas hasta el ciclo del agua, se trataba el tema de la contaminación, la falta de recursos y las diferencias entre energías renovables y no renovables…. si se sigue dando ciencias naturales, ya se da todo lo que puede asimilar un niño en el colegio sobre medioambiente. Y añádele las matemáticas, con las que ya se podían hacer cálculos de todo tipo, y se empezaban a entender cosas como las gráficas y a interpretar datos o porcentajes (luego en los datos puedes hablar lo mismo de desforestación que de población estelar en cúmulos globulares, o de euros, o de las estadísticas de Cristiano Ronaldo).

    Los chavales de hoy en día en el cole lo que menos necesitan en más presión, más asignaturas y más cambios en los planes de estudio. Si queremos gente concienciada con el medioambiente, tienen que verlo en casa (sea reciclaje, ahorro de agua al lavarse los dientes, no tener las luces encendidas a lo tonto…) y han de recibir un capón si tiran un papel en la calle. Con las clases de ciencias naturales, después las de química básica (en el cole también se le introduce a uno al mundo de la química) y con las clases de matemáticas, podrán entender y asimilar cualquiera de estos problemas, a su nivel, que no es poco. Si los adultos recordasen todo lo que se dió en el colegio…

    26 enero 2018 | 11:57

  3. Dice ser Toño

    El problema es la grandísima tasa de analfabetismo ambiental que existe en este país. Cualquiera se avergonzaría por no tener conocimientos generales de historia, geografía o literatura pero muchos de vanaglorian de ser zopengos en temas ambientales

    26 enero 2018 | 12:09

  4. Dice ser Tío Picurnio

    A todos esos MALEDUCADOS AMBIENTALES (más bien guarros y descuidados) se lo ponen muy pero que muy fácil.
    Y es que no hay más que darse una vuelta por ahí para ver la FALTA DE CONTENEDORES Y LA RECOGIDA DE ESTOS CUANDO SE LLENAN. cansado estoy de ver lugares con bastante (mucha) afluencia de gente y no ver ni un solo contenedor de basura a la entrada del camino o verlos llenos a rebosar semana tras semana.
    Todo el mundo no se molesta en cargar con la bolsa en el coche y tirarla en el cubo del bar donde te vas a parar a echar un café, no.
    MÁS CONTENEDORES = más gente depositando los residuos.

    26 enero 2018 | 12:48

  5. Dice ser verde

    Más contenedores no quiere decir más gente depositando residuos… como más metros/quilómetros de carril bici no quiere decir que más gente vaya a coger la bici… Porque el que no se guarda la basura en su mochila es porque es un incívico, porque bien que esa persona en su casa/piso…no tira la basura al suelo, no tira unas cascaras de pipas o un chicle al suelo pero en la calle sí. Así que dejemos los caminos tal y cómo están… que cuantas menos actuaciones antrópicas tenga mejor. Y la sociedad lo que tiene que hacer es preocuparse más por lo que les deja a las generaciones futuras que nos estamos cargando el planeta…. Y que conste que yo cuándo voy a la montaña soy de las personas que va con una bolsa… y recoge residuos que han tirado los demás…
    Una asignatura destinada a eso no… Pero menos religión y más ética… que ahí entran muchos valores… y hoy en día a mucha gente joven les faltan modales y valores…

    26 enero 2018 | 13:57

  6. Dice ser Anonimo83

    El problema no está en lo que se enseña a los niños, el problema está en que cuando te haces adulto te vas dando cuenta de que hacer las cosas teniendo consideraciones éticas suele suponerte trabas a la hora de progresar laboral/económicamente.
    En el colegio se nos intenta enseñar a debatir dejando hablar al oponente, pero en la vida real el que impone su criterio normalmente no es el que tiene mejores argumentos sino el que no deja hablar al otro y lo aplasta usando otras argucias (véase cualquier debate político o deportivo en la televisión).
    ¿De qué sirve enseñar a ahorrar energía si luego a todos los trabajadores de las compañías energéticas, el lobby más poderoso de este país junto con la banca, les interesa que se derroche lo máximo posible porque en eso consiste su negocio? (Y si esto no es suficiente, pues inflan el precio).
    A ningún gobierno nunca le va a interesar fomentar la reutilización/reciclaje en lugar de la compra de cualquier aparato nuevo porque les supondría perder ingresos.
    El refrán dice “Poderoso caballero es don dinero”, pero debería cambiarse a “El más poderoso caballero es don dinero”.

    26 enero 2018 | 14:41

  7. Dice ser Cris

    Con todos mis respetos al comentarista.
    La educación y el respeto tanto a personas, animales, como al entorno, lo trasmiten los padres a sus hijos con su comportamiento y ejemplo. No con asignaturas y más asignaturas.

    En los colegios sí hacen talleres y días del reciclaje y de conservación a la naturaleza desde educación infantil.
    Pero si uno de esos niños, se van con sus padres al campo o paran en un área de servicio y ven que dejan residuos por allí, harán lo mismo o les parecerá de lo más “normal”.
    Sin embargo los niños que cuando van a dar un paseo al monte, ven que sus padres guardan todos los residuos hasta bajar al pueblo y depositarlos en un contenedor, pues les parecerá lo obvio y lo normal.

    Es mi opinión. Hay niños que cuando ven a alguien tirar un papel al suelo a alguien se quedan estupefactos, porque ellos ni sus padres jamás lo harían y otros que justo hacen lo contrario y se molestan si les dices algo.

    26 enero 2018 | 18:13

  8. Dice ser Jaime D.

    Todo muy bonito pero ya se sabe con estas cosas, suenan muy bien pero luego se llevan a cabo a medias o solo se implementan aquellos aspectos en los que hay que aumentar los pagos de impuestos o sanciones.
    Al final no va a tratar de reeducar sino de darle a los políticos un abanico de posibilidades para encubrir normas injustas para pymes y clase social baja. Visto desde este punto de vista prefiero pensar igual que china, pasar del clima y vivir para mi mismo que es lo que hace todo el mundo en España (Y ahora también en EEUU).

    27 enero 2018 | 21:32

  9. Efecticamente, la educacion medioambiental, debería ser prioritaria!!

    28 enero 2018 | 21:20

Los comentarios están cerrados.