La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Ayuda a las aves del barrio a sobrevivir a las olas de calor

Mirlo bañándose. Foto: Pixabay

En días como estos donde aprieta el verano, mi madre siempre decía que “los pájaros se caen de calor“. Es su manera de señalar las altas temperaturas que sufrimos, pero tiene razón. Con estos calores los pájaros pueden caerse muertos del cielo. Deshidratados. Especialmente nuestros vecinos alados del barrio: gorriones, pinzones, carboneros, herrerillos, mirlos, palomas y tórtolas.

En las ciudades, ya se sabe, no abundan las fuentes ni las sombras.

En busca de una sombrita

Las aves padecen el calor extremo como otros seres vivos, incluidas las personas, e intentan combatirlo, recuerda SEO/BirdLife a través de una nota de prensa.

Es probable que estos días notes un descenso en la actividad de las aves durante las horas centrales del día. Pero no, no se echan la siesta. Al igual que nosotros sabemos que realizar ejercicio no es muy adecuado es esos momentos, pues el cuerpo tiene problemas para deshacerse del calor interno generado por la actividad muscular, las aves, si pueden permitírselo, prefieren descansar en la sombra para concentrar su actividad física en las horas más frescas.

Herrerillo bañándose. Foto: SEO/BirdLife

El agua, gran aliada de las aves

El otro gran aliado para paliar los efectos del calor es el agua, tanto para beber y rehidratar el organismo como para darse un baño refrescante, una actividad que encanta a la mayoría de las aves en este tiempo.

Las crías que aún permanecen en los nidos son mucho más vulnerables al efecto del calor que los adultos. Si el nido está expuesto al sol, la madre intentará proteger a sus retoños creando una sombrilla con su propio cuerpo y alas, a cuya sombra puedan resguardarse los pequeños pollitos, y soportará estoicamente en esta posición antes de exponer a un riesgo potencialmente mortal a su descendencia.

Sin embargo, esas aves que han anidado en huecos en el interior de nuestros edificios tienen que confiar en el propio aislamiento de la oquedad que, en algunos casos, es una trampa mortal pues puede actuar como un auténtico horno en el que el calor se va concentrando.

Es en estos casos cuando las desesperadas crías pueden decidir, antes de morir por efecto de la temperatura, saltar al vacío mucho antes de estar preparadas para ello.

Picogordo bebiendo. Foto: SEO/BirdLife

¿Cómo ayudar a las aves?
No podemos ofrecer sombra a las crías, ni refrescar sus calurosos nidos, pero lo que sí podemos hacer es facilitar agua a las aves desde nuestras terrazas o jardines.

Para ello no es necesario realizar ninguna inversión, cualquier objeto con capacidad de retener agua, en el que las aves se puedan posar sin riesgo de ahogarse, y que no tenga peligro de caer desde nuestro balcón a la calle, sirve para saciar la sed de las aves.

Uno de los mejores y más sencillos bebederos son esos platos de barro que se ponen debajo de las macetas, y si no está esmaltado mejor, los pajaritos no resbalarán en él y tendrán más confianza (por eso no son adecuados los platos “de comer”).

En un plato de maceta pequeño las aves podrán beber, mientras en uno mayor podrán bañarse, algo que hacen con verdadero deleite, o al menos eso parece cuando las observas…

Si no tenemos un plato de este tipo, cualquier recipiente plástico de poca profundidad (no conviene que el agua exceda los dos o tres centímetros de profundidad para seguridad de las aves más pequeñas) y cierta anchura puede servir para este propósito.

Si no hay opción y lo único que tenemos disponible es un plato de loza, hay que colocar en su interior piedras que formen “islas” en las que las aves puedan posarse sin resbalar, y que faciliten también la salida del agua tras el baño.

Mito y herrerillo bañándose. Foto: SEO/BirdLife

Cuidado de los bebederos
SEO/BidLife recomienda unos cuidados básicos a la hora de elegir un recipiente como bebedero.

  • Evitar recipientes de superficie resbaladiza, crear “islas” con piedras en su interior o rellenar el recipiente solo hasta que el agua alcance unos dos o tres centímetros de profundidad.
  • Evitar caídas de objetos a la calle. Colocar el bebedero de forma que sea imposible que caiga encima de cualquier transeúnte, aunque algún ave corpulenta lo mueva sin querer.
  • Agüita siempre limpia. Es muy importante renovar cada día el agua de su interior si es que no se ha evaporado, y aprovechar para limpiarlo. Si dejamos agua estancada de forma permanente podrían criar mosquitos, y la suciedad podría provocar que unas aves transmitieran enfermedades a otras. El bebedero siempre debe disponer de agua limpia.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser Rural

    Nuestra sociedad de cazadores tiene nas de 150 bebederos distribuidos en 5000 hectareas.
    Desde hace ya muchos años.
    Y sin hacer propaganda.

    27 junio 2019 | 16:18

  2. Dice ser Logaritmos

    Desde luego, tenemos que ayudar a las aves a soportar este calor. Yo suelo dejar algún recipiente con agua bajo la fuente del parque y, así, gatos, pájaros y otros animales pueden refrescarse.

    01 julio 2019 | 13:23

Los comentarios están cerrados.