BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Temores en el día internacional de los buitres por un medicamento veterinario

Buitre negro ©Juan Bécares / SEOBirdLife

Las organizaciones conservacionistas SEO/BirdLife y WWF advierten que entre 3.000 y 6.000 buitres podrían morir al año en España si se sigue autorizando el diclofenaco como medicamento veterinario. Aunque el consumo de carnes de animales tratadas con esta droga no tiene efectos negativos para los seres humanos, en el caso de los buitres tiene terribles efectos al provocarles graves insuficiencias renales que acaban matándoles.

Ante la nueva revisión de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para autorizar la renovación de este antiinflamatorio para uso veterinario, y con motivo del Día Internacional de los Buitres, que se celebra el próximo 2 de septiembre, SEO/BirdLife y WWF solicitan que se aplique el principio de precaución y se retire del mercado.

El diclofenaco es más conocido entre nuestra botica humana como Voltaren, muy empleado para tratar reumatismos, artritis o artrosis, como explica con todo detalle Boticaria García.

Alimoche ©Bruno Berthemy

Con la campaña “No seas tú el buitre”, ambas ONG’s piden el apoyo de la ciudadanía a través de la recogida de firmas en www.banvetdiclofenac.com para prohibir el uso veterinario del diclofenaco en España.

Juan Carlos Atienza, responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife subraya: “España tiene el gran privilegio de tener las mejores poblaciones de buitres, razón por la que miles de personas acuden a nuestro país a observarlas generando un creciente negocio en el ámbito del turismo de naturaleza. Los buitres son también grandes aliados de los ganaderos evitando a muchas explotaciones costosos gastos en la recogida, el transporte y la incineración de cadáveres. Todas estas ventajas no pueden ponerse en juego solo para agrandar la cuenta de beneficios de una empresa farmacéutica. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios tiene que actuar pensando en el interés general y defendiendo el patrimonio natural de todos. El mundo de la conservación tiene la vista puesta en esta decisión”.

Por su parte Luis Suárez, responsable del programa de especies de WWF España, indica: “Lo que está en juego es borrar de un plumazo la cima de la pirámide trófica en nuestro territorio. El papel de los buitres es extremadamente relevante en nuestro país. Ellos evitan, entre otras cosas, la propagación de enfermedades en el campo. Conservar a los buitres prohibiendo el diclofenaco es un asunto de responsabilidad”.

El riesgo de la utilización de este medicamento de uso veterinario es especialmente elevado en España, donde se encuentra el 80% de los buitres negros y leonados de Europa, además de otras especies amenazadas como el alimoche o el quebrantahuesos.

El declive de los buitres en España no solo es un problema ambiental, sino también económico, ya que su actividad carroñera evita el tratamiento e incineración de unas 8.000 toneladas de restos animales cada año. De esta manera, no solo se ahorran millones de euros en gestión de residuos, sino que además se evita la emisión de cientos de miles de toneladas de CO2 al año.

Nuevo estudio advierte del peligro

Aunque en España el uso veterinario del diclofenaco solo está autorizado bajo prescripción y administración de un veterinario y se recomienda no llevar a un muladar o abandonar en el campo un cadáver al que se haya administrado el medicamento, un reciente estudio (junio de 2017) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente demuestra la presencia de cadáveres con diclofenaco al alcance de buitres silvestres. Este estudio del MAPAMA podría mostrar la presencia de diclofenaco en aproximadamente el 0,8% de los cadáveres.

En un estudio científico publicado en el Journal of Applied Ecology se estimó que, sobre la base de una presencia de entre el 0,11 y el 0,19% de cadáveres disponibles para los buitres con presencia de diclofenaco predicha en ese momento por el MAPAMA, la mortalidad actual de buitres sería de entre 3.617 y 6.389 anuales. Con una presencia comprobada que ronda el 0,8% estas cifras podrían dispararse como sucedió en el subcontinente indio,  donde la presencia en tan solo el 1% de los cadáveres de vacas abandonadas en el campo llevó a la casi extinción -en un 99%-, a cinco especies de buitres: el indio, el dorsiblanco, el bengalí, el cabecirrojo y el picofino.

En la actualidad, su uso está prohibido en países como India, Nepal, Irán o Pakistán, lo cual ha permitido frenar el declive de las poblaciones de necrófagas.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser Ecologista

    A ver si te aclaras, César Javier Palacios: 8.000 TONELADAS DE RESTOS ANIMALES NO GENERAN CIENTOS DE MILES DE TONELADAS DE CO2

    “evita el tratamiento e incineración de unas 8.000 toneladas de restos animales cada año. De esta manera, no solo se ahorran millones de euros en gestión de residuos, sino que además se evita la emisión de cientos de miles de toneladas de CO2 al año.”

    01 septiembre 2017 | 22:30

Los comentarios están cerrados.