Archivo de enero, 2020

¿Cuál es el origen del término ‘trapacería’?

A través de la cuenta de este blog en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) me consultan sobre el origen del término ‘trapacería’ para referirse a una argucia o engaño.

¿Cuál es el origen del término ‘trapacería’?

El término ‘trapacería’ está algo en desuso, aunque hubo un tiempo en el que se utilizaba frecuentemente para hacer referencia al artificio engañoso e ilícito con el que se trataba de perjudicar y/o defraudar a alguien.

Este engaño era realizado por personas que se dedicaban a la compra-venta o intercambio de cualquier tipo de mercancía, aprovechando para salir claramente ganando con el trato. Estos tipos eran conocidos como ‘trapaceros’.

Etimológicamente el término proviene de ‘trapaza’ (engaño, fraude) y éste del portugués ‘trapa’, cuyo significado es ‘trampa’, haciendo referencia a los sistemas o artilugios utilizados para cazar algún animal (armadijo).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene la expresión ‘Tener vela en un entierro’?

Expresión utilizada para indicar a alguien que se no inmiscuya u opine sobre asuntos que no le compiten y que suele decirse de modo despectivo: ‘¿Quién te ha dado vela en este entierro?’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Tener vela en un entierro’?

Se originó a raíz de la costumbre de repartir cirios (velas) a los asistentes a los cortejos fúnebres, en el camino que iba desde el lugar de velatorio hasta el cementerio. Las personas que recibían dicha vela eran las más allegas al finado y, por tanto, se situaban inmediatamente detrás del féretro durante el mencionado trayecto.

El hecho de que alguien ajeno al entorno del fallecido se colocara en el séquito despertaba el recelo sobre quién lo había invitado a estar allí (le había dado una vela).

También podemos encontrar que hay quien opina que la vela a la que hace mención la locución no es un cirio sino al acto de velar al difunto (personarse en un velatorio sin tener nada en común con el fallecido).

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene el término ‘clavada’ para indicar que nos han cobrado más de lo que esperábamos?

Es de uso común utilizar el término ‘clavada’ para referirnos al hecho de que en algún establecimiento nos han cobrado más de lo que esperábamos y era justo por alguna consumición o algo que hubiésemos adquirido.

De dónde proviene el término ‘clavada’ para indicar que nos han cobrado más de lo que esperábamos

Curiosamente no es un vocablo que haya surgido de ninguna jerga ni es de reciente creación, ya que existe constancia de su utilización durante la Edad Media.

Este término surgió de una picaresca trampa que en aquel periodo realizaban algunos herreros. Dicha argucia consistía en hincar uno de los clavos de la herradura de un caballo de tal manera que le causara cierta molestia al animal. Esto se hacía a los equinos de buena raza que llevaban algunos viajeros. De este modo, unos kilómetros más allá, después de haber partido del lugar de donde había sido herrado el caballo, el viajero se vería obligado a parar y pasar noche en la primera fonda del camino que encontrase. Tras él habría salido un compinche del herrador que se haría el encontradizo, preguntaría por lo que le ocurría al animal y en un intento desinteresado por ayudar, le ofrecería cambiarse los caballos para que pudiese seguir su viaje.

Evidentemente el caballo ofrecido era de mayor edad y no tan bueno como el otro.

Ese acto de clavar un clavo en la pezuña del caballo, malintencionadamente, fue lo que dio origen al vocablo clavada como sinónimo de engaño y así lo ha recogido el diccionario desde su edición de 1895, aunque el lexicógrafo Sebastián de Covarrubias ya escribió sobre ello en su ‘Tesoro de la lengua castellana o española’ de 1611.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

‘Flatofilia’, cuando los olores desagradables provocan excitación sexual a algunas personas

De sobras conocido es que un determinado perfume puede llegar a provocar, en el momento de percibirlo, cierta excitación y un deseo, casi irrefrenable, de mantener una relación sexual con la persona que desprende dicho aroma. Esta es una de las muchísimas formas que tenemos los humanos para excitarnos, teniendo también en cuenta que el olor corporal es un factor importante y determinante a la hora que conquistar a una posible pareja.

‘Flatofilia’, cuando los olores desagradables provocan excitación sexual a algunas personas

Pero no solo los olores agradables pueden causar deseo y excitación, ya que existe una conocida como ‘flatofilia’ (también llamada ‘eproctofilia’ o ‘pedorastia’) y que consiste en sentir una gran fogosidad y disfrute sexual al oler las ventosidades (flatulencias, pedos) ya sean propios, de la pareja e incluso de otras personas, pudiendo llegar al orgasmo tras aspirarlos.

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: barneymoss (Flickr)

¿Cuál es el origen del término ‘empecinarse’ para referirse a alguien propicio a la terquedad y obstinación?

A través de la cuenta de este blog en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) me consultan sobre el origen del término ‘empecinarse’ para referirse a alguien propicio a la terquedad y obstinación.

¿Cuál es el origen del término ‘empecinarse’ para referirse a alguien propicio a la terquedad y obstinación?

Durante la Guerra de Independencia española uno de los héroes que destacaron fue Juan Martín Díez, un militar vallisoletano (natural de la población de Castrillo del Duero) que se hizo famoso tras ganar varias batallas al ejército invasor francés. A pesar de su impecable hoja de servicio, el hecho de ser liberal hizo que, tras la restauración de la monarquía borbónica, el rey absolutista, Fernando VII, ordenara ejecutarlo por su ideología política.

Durante sus años de vida, Juan Martín Díez había sido conocido por el curioso mote de ‘el empecinado’, pero nada tenía que ver este sobrenombre con su tenacidad y obstinación por luchar contra los franceses o defender sus ideales liberales.

Tal apodo era común ponérselo a todas aquellas personas que residían en Castrillo del Duero a modo de gentilicio y se originó a raíz de las ‘pecinas’ (charcos de lodo negro) que había en el río Botijas que atraviesa la población.

La fama adquirida por este personaje hizo que el término ‘empecinado’ ya no solo se utilizara como gentilicio de los habitantes de Castrillo del Duero sino también para referirse a todas aquellas personas que se mantienen firmes en sus convicciones e ideas y, también, a las obstinadas, tercas y pertinaces.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas expresiones´

 

 

Fuente de la imagen: needpix

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunas butacas

Prácticamente todos los hogares en los que viven personas de avanzada edad (por ejemplo la casa de nuestras madres o abuelas) tienen un elemento que no suele faltar y este es una especie de paño, realizado normalmente de ganchillo (crochet), que está colocado en los sofás y sillones (a la altura del reposacabezas).

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunos asientos

Muchas son las personas que creen que el único fin de esos tapetes es meramente decorativo, pero en realidad tienen una función muy específica: evitar que la grasa capilar pueda manchar o estropear ese mobiliario.

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunos asientosEl nombre de esa pieza es ‘antimacasar’ y hoy en día podemos encontrarlo también en numerosos medios de transporte (aviones, trenes de largo recorrido, autocares…) aunque estos suelen estar realizados de tela, fieltro u otros materiales.

Este tipo de tapetes empezaron a surgir en la Inglaterra Victoriana, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, a raíz de la popularización que tuvo entre los hombres el ‘aceite de Macasar’; una loción capilar que entre sus beneficios estaba la de hidratar el cabello seco y dañado (algunos barberos los vendían como crecepelo) en una época en la que muchos eran los hombres que deseaban arreglarse y estar presentables (los típicos ‘Dandis británicos’).

Pero esa loción provocaba que al apoyar la cabeza sobre el sofá/sillón quedase una horrible y antiestética mancha aceitosa y ese fue el motivo por el que se comenzó a realizar los tapetes de ganchillo, con el fin de que evitar que el aceite de Macasar dejase ensuciara las butacas y de ahí que recibieran el nombre ‘antimacasar’.

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la saga de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabe”, Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO y “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD” que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuentes de las imágenes: pxhere / Wikimedia commons

¿De dónde proviene decir ‘Caer del burro’ para indicar que alguien se ha dado cuenta que estaba errado?

A menudo (aunque cada vez menos) se utiliza algunas expresiones como ‘Ese ya se ha caído del burro’ o ‘Por fin se ha caído del burro’ para indicar que alguien se ha dado cuenta que estaba errado en alguna cuestión que, hasta aquel momento, había defendido creyendo estar en lo cierto.

¿De dónde proviene decir ‘Caer del burro’ para indicar que alguien se ha dado cuenta que estaba errado?

Esa analogía entre convencerse de un error y el animal equino proviene de un pasaje bíblico (concretamente el que se relata en los Hechos de los Apóstoles 9, 1-9) donde se explica la conversión de Saulo (posteriormente conocido como San Pablo), un fariseo que dedicó parte de sus años de juventud a la persecución de los primeros seguidores de Jesucristo y uno de los testigos de la lapidación y muerte de San Esteban (considerado como protomártir del cristianismo).

Según recoge el mencionado pasaje, Saulo partió hacia Damasco con intención de perseguir y apresar a aquellos que siguieran a Jesús de Nazaret. Cuando iba cabalgando hacia su destino una luz cegadora, que provenía del cielo, provocó que cayera al suelo, mientras una voz celestial le preguntaba por qué lo perseguía.

Ese fue el hecho por el que Pablo (Saulo) se convirtió en uno de los más fieles seguidores y apóstoles de Jesús, dándose cuenta del error en el que había estado hasta entonces y evangelizando las palabras y obra del profeta durante el resto de su vida.

Cabe destacar que, según la versión que se consulte, podemos encontrar que en dicho pasaje bíblico se hace referencia a que Saulo iba a lomos de un tipo de equino diferente (en unos se menciona un caballo, en otros una mula, un asno o un burro).

Lo que sí queda claro es que la expresión ‘Caer del burro’ (también lo encontramos en la forma ‘Caer de la burra’) para indicar que alguien se ha dado cuenta que estaba errado, se originó a partir del episodio sobre la conversión de San Pablo.

Cabe destacar que existen otras locuciones como ‘Poner a alguien a caer de un burro‘ (en la que la intención es criticar a alguien), que se originan a raíz de la mencionada expresión, aunque cambia su sentido.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas expresiones´

 

 

Fuente de la imagen: reddit

‘Priapismo’, cuando el pene se mantiene continuamente en erección

Si la disfunción eréctil masculina es un problema preocupante tampoco podemos obviar que también lo es todo lo contrario: el tener el pene continuamente en erección.

‘Priapismo’, cuando el pene se mantiene continuamente en erección

Y es que para un rato (al menos el tiempo que dura una relación sexual) puede estar muy bien que el miembro se mantenga erecto, pero llega un momento (cuando supera las tres horas en ese estado) en el que comienza a ser molesto e incluso bastante doloroso.

Es lo que se conoce en medicina como ‘priapismo’ y aunque varias pueden ser las causas que lo provocan, éstas suelen estar relacionadas con algún tipo de estado de estrés (que a veces provoca disfunción eréctil y en otras que no hay manera de que se ponga flácida… misterios del organismo humano), alguna infección genitourinaria e incluso por el consumo de alguna sustancia estupefaciente o medicación.

El término ‘priapismo’ proviene del latín ‘priapismus’ y a éste llegó desde el griego ‘priapismós’ (πριαπισμός), el cual hacía referencia al Dios menor de la Mitología Griega ‘Príapo’, una divinidad que era representada en las pinturas y esculturas con una enorme y desproporcionada erección. De ahí que, todo aquel que padecía un ‘empalme’ duradero del miembro recibiera dicha denominación.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: carolemage (Flickr)

El ‘plano holandés’ o por qué algunas fotografías parece que están inclinadas

Días atrás, a raíz de la toma de posesión del nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, circuló una fotografía, compartida por la Casa Real a los diferentes medios, en la que aparecía todo el ejecutivo junto al rey Felipe VI y en la que se apreciaba que la cámara con la que se había tomado dicha imagen estaba algo inclinada, dando pie a que en las redes sociales se viralizara con numerosos comentarios respecto a la posible poca pericia y profesionalidad del fotógrafo encargado de hacerla. También había quienes opinaban que la imagen estaba inclinada hacia la izquierda de forma intencionada: unos diciendo que era para darle el sentido ideológico del ejecutivo del PSOE-UP y otros para indicar, malintencionadamente, que recordaba a un barco cuando empieza a hundirse.

El ‘plano holandés’ o por qué algunas fotografías parece que están inclinadas

Imagen vía Casa Real

Sin entrar en valoraciones personales sobre la mencionada foto, el hecho de que ésta parezca que está inclinada unos grados hacia un lado es, según los expertos en fotografía, algo realizado expresamente y, además, por alguien que domina una técnica fotográfica conocida como ‘plano holandés’.

El ‘plano holandés’ o por qué algunas fotografías parece que están inclinadasEsa técnica es utilizada tanto en fotografía como en cinematografía y, al darle a la cámara una inclinación entre 25 y 45 grados, aporta a la imagen/secuencia cierta tensión, inquietud e incluso dramatismo. Es muy común en escenas concretas de algunas películas de suspense.

Este tipo de encuadre también es conocido como ‘plano aberrante’, aunque es más común escuchar referencias como ‘plano holandés’. Aunque en realidad se trata de una interpretación errónea de su denominación original, ya que debería ser llamado ‘plano alemán’ (muchos son quienes prefieren nombrarlo de este modo).

El error de denominarlo como holandés, en lugar de alemán, parece ser que proviene a un despiste que se produjo al trastocar el original ‘Deutsch angle’ (ángulo/plano alemán) en ‘Dutch angle’ (ángulo/plano holandés).

Según consta, el primero en utilizar la técnica del plano aberrante fue el cineasta ruso Dziga Vertov, quien era un amante de la experimentación con la cámara, los enfoques y los planos. Pero la popularización la obtuvo a partir de la década de 1930 gracias a que fue utilizado por varios directores durante el conocido como ‘cine expresionista alemán’ (de ahí que inicialmente se le llamara ‘Deutsch angle’ o ‘plano alemán’).

 

 

Lee y descubre en este blog más posts con curiosidades y anécdotas del mundo del cine

 

 

Fuentes de consulta: gizmodo / petapixel / studiobinder
Fuentes de las imágenes: Casa Real / pexels

¿De dónde proviene la famosa expresión ‘Nadie es profeta en su tierra’?

‘Nadie es profeta en su tierra’ es una famosa y muy usada expresión (a modo de sentencia) con la que se da a entender que no se nos valora adecuadamente en el lugar en el que vivimos ni somos lo suficientemente admirados por quienes nos rodean, siendo muchas las ocasiones en las que alguien ha conseguido su esperado y merecido reconocimiento en otro lugar o lejos de su entorno más íntimo.

¿De dónde proviene la famosa expresión ‘Nadie es profeta en su tierra’?

Muchos son los ejemplos que se podrían aplicar a esta máxima, fijándonos en deportistas, artistas, intelectuales y científicos que, para ser reconocidos y admirados profesionalmente, han tenido que traspasar fronteras y desarrollar sus exitosas carreras en otros países.

Esta expresión tan en vigencia actualmente tiene una antigüedad cercana a un par de milenos, debido a que la primera referencia escrita que tenemos de ella es en un pasaje bíblico del Nuevo Testamento, concretamente en Lucas 4:24 y Juan 4:44, el cual los apóstoles explican el episodio en el que Jesús viajó hasta Nazaret (lugar en el que creció) y tras acudir a la sinagoga (tal y como había hecho durante todos sus años de juventud) allí se encontró con que parte de los asistentes eran escépticos a su mensaje evangelizador, momento en el que el Mesías aprovechó para sentenciar que ningún profeta es aceptado en su tierra (dependiendo la versión y traducción de la Biblia podremos encontrarlo escrito de diferentes modos).

La mayoría de los expertos (entre ellos el famoso lexicógrafo José Mª Iribarren en su libro ‘El porqué de los dichos’) señalan que, muy probablemente, la sentencia utilizada por Jesús ante sus vecinos de Nazaret procediese de un antiguo proverbio hebreo.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuentes de consulta: biblegateway (1) / biblegateway (2) / fundacionlengua / ‘El porqué de los dichos’ de José Mª Iribarren / cvc.cervantes / catholic.net
Fuente de la imagen: pixabay