Entradas etiquetadas como ‘sillón’

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunas butacas

Prácticamente todos los hogares en los que viven personas de avanzada edad (por ejemplo la casa de nuestras madres o abuelas) tienen un elemento que no suele faltar y este es una especie de paño, realizado normalmente de ganchillo (crochet), que está colocado en los sofás y sillones (a la altura del reposacabezas).

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunos asientos

Muchas son las personas que creen que el único fin de esos tapetes es meramente decorativo, pero en realidad tienen una función muy específica: evitar que la grasa capilar pueda manchar o estropear ese mobiliario.

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunos asientosEl nombre de esa pieza es ‘antimacasar’ y hoy en día podemos encontrarlo también en numerosos medios de transporte (aviones, trenes de largo recorrido, autocares…) aunque estos suelen estar realizados de tela, fieltro u otros materiales.

Este tipo de tapetes empezaron a surgir en la Inglaterra Victoriana, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, a raíz de la popularización que tuvo entre los hombres el ‘aceite de Macasar’; una loción capilar que entre sus beneficios estaba la de hidratar el cabello seco y dañado (algunos barberos los vendían como crecepelo) en una época en la que muchos eran los hombres que deseaban arreglarse y estar presentables (los típicos ‘Dandis británicos’).

Pero esa loción provocaba que al apoyar la cabeza sobre el sofá/sillón quedase una horrible y antiestética mancha aceitosa y ese fue el motivo por el que se comenzó a realizar los tapetes de ganchillo, con el fin de que evitar que el aceite de Macasar dejase ensuciara las butacas y de ahí que recibieran el nombre ‘antimacasar’.

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la saga de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabe”, Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO y “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD” que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuentes de las imágenes: pxhere / Wikimedia commons

Cadera, catedrático y catedral, tres palabras con un mismo origen etimológico: ‘una silla’

Cadera, catedrático y catedral, tres palabras con un mismo origen etimológico: 'una silla'

Conocemos como ‘catedrático’ (o catedrática) a aquella persona dedicada generalmente a la docencia (normalmente universitaria o de enseñanza media) y que ha alcanzado el más alto rango o status.

Por su parte una ‘catedral’ es una edificación monumental dedicada al culto religioso, siendo la iglesia principal de una diócesis y, por tanto, sede del obispado.

Y la ‘cadera’ es la parte de nuestra anatomía que está compuesta por dos partes salientes y formada por los huesos superiores de la pelvis.

Estos tres términos tienen un mismo origen etimológico (una silla o asiento), aunque los dos primeros (de ahí su similitud) provienen de una vía diferente que el referido a la parte de la anatomía humana.

‘Catedrático’ proviene del latín medieval ‘cathedraticus’ cuyo significado era ‘el que ocupa la silla o asiento’. El asiento al que se hace referencia es la ‘cátedra’, una silla o butacón elevado desde donde el maestro daba antiguamente la lección a sus alumnos o discípulos. El término cátedra a su vez provenía del latín clásico ‘cathedra’, cuyo significado era ‘silla, asiento’ y hasta ahí llegó desde el griego ‘kathédra’καθέδρα– de idéntico significado.

La ‘catedral’ recibe dicho nombre ya que era la edificación religiosa y principal en la que se encontraba el asiento del obispo de una diócesis (territorio en el que éste tiene su jurisdicción religiosa) y en el que se sentaba durante los oficios.  El término, al igual que el anterior, también proviene del latín clásico ‘cathedra’ y éste del griego ‘kathédra’.

Pero por su parte, el término ‘cadera’, proviniendo prácticamente del mismo origen etimológico, tuvo un viaje más que los dos vocablos anteriores, pasando desde al griego ‘kathédra’ al latín clásico ‘cathedra’ y desde ahí al latín vulgar ‘cathegra’ antes de convertirse en el castellano ‘cadera’. Y es que recibió ese nombre ya que es la parte de nuestra anatomía que se articula para que tomemos asiento, con la que nos podemos sentar, de ahí que tenga una etimología casi idéntica con otras palabras que, a simple vista, parece que no tengan nada que ver con ésta.

 

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / chagiajose (Flickr) / Wikimedia commons