Entradas etiquetadas como ‘engaño’

El curioso origen etimológico del término ‘estafa’

El término ‘estafa’ se define como la acción de engañar a alguien con el objetivo de obtener beneficios económicos, causándole un perjuicio patrimonial.

El curioso origen etimológico del término ‘estafa’

Tal y como nos indica el diccionario de la RAE en su primera acepción, esta palabra es la ‘acción y efecto de estafar’, un vocablo que proviene del italiano staffare, que significa literalmente ‘sacar el pie del estribo’, haciendo referencia al momento en que el jinete queda en una posición incómoda.

En el contexto de la estafa, este término se relaciona con la situación en la que la víctima se encuentra en una posición desfavorable, similar a la del jinete, al ser engañada. En su sentido moderno, ‘estafar’ se refiere a pedir u obtener dinero o bienes valiosos a través de artimañas y engaños, con la intención de no cumplir con lo prometido.

Con la llegada de las redes sociales y el manejo de internet, se ha acuñado el término ‘ciberestafa’, para hacer referencia a las acciones maliciosas y de engaño que se llevan a cabo en la red.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta en mi nuevo libro ‘Esto es CURIOSÍSIMO’

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿De dónde proviene la expresión ‘sin trampa ni cartón’?

La expresión ‘sin trampa ni cartón’ se utiliza para indicar que algo se ha hecho de manera honesta y justa, sin trucos o engaños.

¿De dónde proviene la expresión 'sin trampa ni cartón'?

El origen de esta expresión es incierto y no está del todo claro, existiendo varias teorías al respecto.

Una de ellas sugiere que se originó en el mundo de los naipes y los tahúres, donde ‘trampa’ hacía referencia a una técnica deshonesta para ganar el juego y ‘cartón’ a algún material utilizado para marcar las cartas y, por lo tanto, ‘sin trampa ni cartón’ significaría que no se ha hecho ningún truco o manipulación en una partida.

Otra teoría indica que la expresión podría haberse originado en los ambientes del teatro, donde la trampa es el mecanismo utilizado para ocultar cosas en el escenario y el cartón uno de los materiales utilizados para construir los decorados, significando la locución que todo lo que se representa y ve en el escenario es real y no hay nada oculto.

También hay quien sugiere que proviene del mundo de la caza, donde se utilizaba un dispositivo para capturar animales de manera ilegal (trampa), el cual era ocultado bajo una pieza de cartón y por lo tanto la expresión significaría que la caza se ha había llevado a cabo de manera justa y legal.

Algunas fuentes señalan que podría provenir del mundo de la tauromaquia, otras de los comerciantes ambulantes y también hay quien dice que se originó en las funciones de magia.

Sea cual fuere su verdadero origen (yo me quedo con el de las representaciones de teatro), hoy en día la expresión se utiliza para referirse a cualquier situación en la que se espera honestidad y transparencia.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El origen de algunos términos relacionados con los engaños (II)

El diccionario de la RAE define la palabra ‘engaño’, en una de sus acepciones, como ‘Falta de verdad en lo que se dice, hace, cree, piensa o discurre’. Diversos son los términos que podemos encontrar relacionados con el hecho de engañar.

El origen de algunos términos relacionados con los engaños (II)

Aquí os traigo una primera entrega con media decena de ellos:

Baratería:

Es el engaño y fraude que se hace a través de la compra-venta de alguna mercancía. Quien lo cometía era conocido como baratero, vocablo que proviene de barato (de bajo coste), ya que para llevar a cabo la trampa solía ofrecer el producto fraudulento a un precio muy por debajo del estipulado. En derecho se conocía como baratería el delito cometido por un juez cuando este admitía dinero o regalos por dar una sentencia.

Embeleco:

Engaño o embuste. Antiguamente al que engañaba con dedicación profesional se le conocía como embelecador, término proveniente del árabe andalusí bala, cuyo significado era ‘mal de amores’; y es que el embelecador solía seducir con sus palabras a sus víctimas. Cabe destacar que a pesar de su parecido con el vocablo embelesar, nada tiene que ver con este ni con su raíz etimológica.

Señuelo:

Reclamo utilizado por los cazadores con el fin de engañar a su presa y atraparla. Proviene del término señal y este del latín signalis, cuyo significado era ‘que sirve de signo para atraer algo’.

Treta:

Artificio sutil e ingenioso para conseguir algún propósito. El término sale del mundo de la esgrima y hace referencia a un engaño practicado por uno de los contendientes para defenderse y herir o desarmar al contrario. El vocablo llegó al castellano desde el francés traite y su significado era ‘tirada’, que es como se llama cada acción del practicante de esgrima.

Triquiñuela:

Amaño o astucia realizado para conseguir algún fin de forma engañosa o haciendo trampas. El término está muy vinculado a las artimañas que usaban antiguamente los  tahúres (jugadores de cartas). Proviene del vocablo trickery, ‘triquiñuela’ en inglés, que, a su vez, procede de trick, ‘truco’. Al inglés llegó hacia el siglo xiv desde el francés medieval tricher, ‘engañar’, que procedía del latín vulgar triccare, ‘comportarse de manera evasiva’.

 

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

 

Fuente de la imagen: nubedepalabras

 

El origen de algunos términos relacionados con los engaños (I)

El diccionario de la RAE define la palabra ‘engaño’, en una de sus acepciones, como ‘Falta de verdad en lo que se dice, hace, cree, piensa o discurre’. Diversos son los términos que podemos encontrar relacionados con el hecho de engañar.

El origen de algunos términos relacionados con los engaños (I)

Aquí os traigo una primera entrega con media decena de ellos:

Añagaza:
Señuelo utilizado por los cazadores para atraer una presa. Normalmente se realizaba con algún pájaro muerto o hecho de madera u otro material que llamaba la atención de otros animales. El término proviene del árabe andalusí naqqaza, ‘señuelo’, y este procedía del árabe clásico naqqaz, que significaba ‘pájaro saltarín’.

Ardid:
Vocablo que ha sufrido varios cambios en su descripción a lo largo de los siglos y que en el Diccionario de autoridades de 1726 aparecía como «trama y hecho ingenioso dispuesto con astucia y arte». Posteriormente también se le dio la acepción de «astucia o arte con que se pretende el logro de algún intento» y en la última edición del diccionario académico se le da el significado se define como «artificio, medio empleado hábil y mañosamente para el logro de algún intento». Proviene del término  ardido y este del latín artitus, cuyo significado era ‘instruido en varias artes’, y es que el engaño y la astucia estaban considerados como artes.

Argucia:
Del latín argutia, este término hace referencia al argumento falso presentado con agudeza y sutileza.

Artimaña:
Muy similar al término anterior, una artimaña es un engaño realizado con arte (talento) y  maña (destreza).

Asechanza:
Artificio con el que engañar a alguien para que se confíe, atraparlo y hacerle daño. Proviene del término asechar (intentar dar alcance a alguien), que procede del latín assectaāri, de exacto significado.

 

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

 

Fuente de la imagen: nubedepalabras

¿De dónde proviene el término ‘treta’?

¿De dónde proviene el término ‘treta’?

Conocemos como ‘treta’ al engaño y artificio sutil e ingenioso que se realiza con el fin de conseguir algún propósito.

El término proviene del mundo de la esgrima y hace referencia a un engaño practicado por uno de los contendientes para defenderse y herir o desarmar al contrario.

El vocablo llegó al castellano desde el francés traite y su significado era ‘tirada’, que es como se llama cada acción del practicante de esgrima.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El curioso origen del término ‘patraña’

Conocemos como ‘patraña’ a una mentira, bulo o historia inventada con el propósito y la mala intención de engañar.

El curioso origen del término ‘patraña’

Originalmente el término llevaba una ‘ese’ intercalada en la primera sílaba y se escribía y decía en la forma ‘pastraña’, dándole el significado literal de ‘noticia fabulosa’ (no en el carácter de hecho extraordinario, sino como algo irreal, imaginario o fantasioso). Existe constancia escrita de su uso en algunas obras del periodo bajomedieval (siglos XIV y XV). Fue hacia el siglo XVI cuando ya apareció en la forma que actualmente conocemos: ‘patraña’.

Etimológicamente proviene del término latino ‘pastoranea’, cuyo significado literal era ‘reunión o consejo de pastores’.

Y es que en su origen, el término ‘pastraña’ (y posteriormente ‘patraña’) provenía del mundo pastoril. Eso sí, los expertos apuntan a dos posibles causas que diesen lugar a la creación del vocablo para hacer referencia a algo imaginario o irreal.

Por un lado están quienes opinan que se originó en las reuniones de pastores trashumantes, cuando estos se ponían a comer o descansar de las largas jornadas y se explicaban historias fantasiosas para entretenerse y pasar el rato.

Por otro lado encontramos quien señala como origen algunas piezas teatrales de la cultura grecorromana en la que era común que las tramas versaran alrededor de historias de amor pastoriles, siendo estas a menudo fantasiosas y difíciles de creer.

Sea cual fuere el origen, lo que sí se sabe es que el término ‘patraña’ (y su antecesora ‘pastraña’, que todavía aparece recogida en el diccionario de la RAE) provienen del mundo de los pastores y el vocablo que hace referencia a estos.

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Sabes qué es una ‘añagaza’?

Se conoce como ‘añagaza’ al señuelo utilizado por los cazadores para atraer una presa.

¿Sabes qué es una ‘añagaza’?

Este tipo de reclamo normalmente se realizaba con algún pájaro muerto o hecho de madera u otro material que llamaba la atención de otros animales.

Etimológicamente el término proviene del árabe andalusí naqqaza (señuelo), y este procedía del árabe clásico naqqaz, que significaba pájaro saltarín’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: picryl

¿Sabes qué es un ‘embeleco’?

¿Sabes qué es un ‘embeleco’?

Se conoce como ‘embeleco’ a un ‘engaño o embuste’. Fue recogido por primera vez en el diccionario de Autoridades de 1732 con la acepción de ‘Embuste, fingimiento, engañoso, mentira disfrazada con razones aparentes’.

Cabe destacar que, antiguamente, al que engañaba con dedicación profesional se le conocía como ’embelecador’, término proveniente del árabe andalusí ‘bala’, cuyo significado era ‘mal de amores’; y es que el embelecador solía seducir con sus palabras a sus víctimas.

También debo añadir que a pesar de su parecido con el vocablo ‘embelesar’, (del que hablé en un anterior post) nada tiene que ver con este ni con su raíz etimológica.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixy

¿Sabes qué es una ‘baratería’?

¿Sabes qué es una ‘baratería’?

Una ‘baratería’ es el engaño y fraude que se hace a través de la compra-venta de alguna mercancía. Quien lo cometía era conocido como baratero, vocablo que proviene de barato (de bajo coste), ya que para llevar a cabo la trampa solía ofrecer el producto fraudulento a un precio muy por debajo del estipulado.

En derecho se conocía como baratería el delito cometido por un juez cuando este admitía dinero o regalos por dar una sentencia.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Infarto, farsante y harto; tres términos distintos con un mismo origen etimológico

Ya os he explicado en otras ocasiones mi pasión por buscar el origen etimológico de las palabras e ir tirando del hilo hasta saber cuál su historia y curiosidades alrededor del momento en que fue creada o empezó a ser utilizada. Muchas son las veces en las que he encontrado que diferentes términos, sin tener aparentemente nada que ver entre sí, en realidad provenían originalmente de un mismo vocablo y varias las entradas al respecto que he publicado en este blog (encontraréis los enlaces al pie de este post).

Infarto, farsante y harto, tres términos distintos con un mismo origen etimológico

En esta ocasión os traigo los vocablos ‘Infarto’, ‘farsante’ y ‘harto’, tres términos que significan cosas distintas pero con un mismo origen etimológico: el ‘relleno’.

El término latino ‘fartus’ significaba literalmente relleno y en su origen hacía referencia a la porción de comida que se utilizaba para ser introducida dentro de otra (por ejemplo el relleno de un ave con verduras y viandas). La acción de rellenar ese alimento se conocía como ‘farcire’.

Con el tiempo tanto el vocablo fartus como el verbo farcire se empezó a utilizar para denominar a todo aquello que se añadía (o sea, estaba de relleno) como podía ser durante un espectáculo teatral.

De ahí que comenzara a conocerse como ‘farsa’ (del francés ‘farce’ y a su vez del latín ‘fartus’) a la pieza cómica (generalmente satírica) de duración breve que se representaba generalmente en el entreacto de otra obra teatral de mayor importancia, ya que era un relleno que se hacía durante el descanso. A aquel actor que interpretaba dicha farsa se le empezó a denominar como ‘farsante’ (el que rellena o está de relleno).

Curiosamente, con el paso de los siglos, los términos ‘farsa’ y ‘farsante’ han pasado a ser utilizadas para hacer referencia a un engaño y fingimiento o a quien se dedica al embuste.

Utilizamos generalmente el vocablo ‘infarto’ como referencia a una lesión que se produce en un órgano (generalmente asociado al corazón y al que llamamos ‘infarto de miocardio’). En realidad esta dolencia (infarto) es producido por el aumento de un órgano enfermo (no solo del corazón, también el hígado, un ganglio…) debido a la obstrucción de una de las arterias a causa de un coágulo (o sea, que se rellena de algo sólido, como puede ser grasa).

El término infarto está compuesto por el prefijo latino ‘in’ (dentro, meter, hacia dentro) y el mencionado ‘fartus’ (relleno).

El tercer término que compone esta entrada es ‘harto’, el cual suele utilizarse para indicar que alguien está hastiado y cansado de algo, pero también decir que está saciado o ha comido lo suficiente para satisfacer el hambre. El vocablo también proviene directamente del latín ‘fartus’ y originalmente hacía referencia a quedar atiborrado tras una copiosa comida (haber rellenado por completo el estómago de alimento).

 

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

 

 

Fuente de la imagen: nubedepalabras