La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿De verdad necesitamos nuevas especies de águilas en España?

Dos de los pigargos del proyecto asturiano de reintroducción. Foto: GREFA

La historia parece genial. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) junto con la asociación conservacionista GREFA impulsan el proceso de reintroducción en Asturias del pigargo europeo, un ave rapaz de gran tamaño (dos metros y medio de envergadura) que se alimenta sobre todo de peces y otras aves, extinta hace muchos siglos en nuestro país.

Pero científicos y algunos grupos conservacionistas se han echado las manos a la cabeza. Si no existe ninguna observación, ni actual ni histórica, de la presencia de esta especie en Asturias, ni tampoco está globalmente amenazada en el mundo, ¿para qué gastar tanto dinero en un proyecto de este calibre?

¿No sería más importante dedicar esos esfuerzos en algunas de las muchas especies autóctonas verdaderamente en peligro, que se están extinguiendo y necesitan una atención urgente, como por ejemplo el urogallo? ¿O tantas plantas, anfibios y reptiles, pequeños mamíferos, insectos increíbles a los que nadie parece hacer caso seguramente por que no son tan grandes e imponentes como una gran águila?

Revisión veterinaria a uno de los jóvenes pigargos procedentes de Noruega en el hospital de fauna de GREFA.

Sacados de nidos noruegos

Ajenos a la polémica, desde hace unos días nueve ejemplares de pigargo viven en un jaulón ubicado en Pimiango, en el concejo de Ribadedeva (Asturias, en el límite con Cantabria), donde se están aclimatando a su nuevo medio y país. Proceden de nidos noruegos, país que junto con Rusia alberga las mejores poblaciones europeas de pigargo.

Noruega se ha convertido en exportador de ejemplares para proyectos de reintroducción en otros países con poblaciones precarias o extintas de la especie, autorizando la extracción de pollos de algunas nidadas naturales. Así ellos reducen censo y otros, como Escocia o Irlanda, amplían los suyos gracias a este tipo de proyectos legalmente autorizados por la autoridad ambiental (Norwegian Environment Agency).

Una vez termine el periodo de adaptación de los pollos traslocados a Asturias, se abrirá la puerta del jaulón y las rapaces quedarán en libertad. El MITECO monitorizará los movimientos de estas aves gracias a la colocación de emisores GPS, lo que permitirá obtener información sobre su actividad cuando, aproximadamente en otoño, sean liberadas definitivamente.

Si la fase experimental alcanza una evaluación positiva, el Proyecto Pigargo tendrá su continuidad con la liberación anual de hasta veinte ejemplares durante al menos siete años, con el fin de establecer en el futuro una población reproductora del pigargo en España.

Varios de los pigargos jóvenes que serán reintroducidos en Asturias. Foto: GREFA

Protestas ecologistas

En un comunicado, el grupo ornitológico Mavea ha asegurado que “no hay ninguna observación, ni actual ni histórica, de la presencia de esta especie en Asturias”, que se trata de una especie rara en España de la que no se conoce ninguna nidificación en tiempos históricos (muchas veces se confundió con el águila pescadora, como demuestra este artículo) y que por tanto su reintroducción “son castillos en el aire sin bases sólidas“.

Por su parte, la Coordinadora Ecologista de Asturias (CEA) ha recordado que el pigargo es una especie no amenazada “que está en aumento a lo largo de su enorme área de distribución que se extiende por Europa central y occidental y la mayor parte de Asia”, y por tanto “no debería ser objetivo de medidas específicas de conservación”.

También señalan los ecologistas el peligro de que este nuevo gran depredador pueda incidir muy negativamente en especies tan simbólicas como los salmones cantábricos o los muy amenazados cormoranes moñudos. Al no hacer ascos a la caza de corderos, su presencia puede igualmente incendiar el ánimo de los ganaderos locales, como ya está pasando en Escocia y recuerda el blog de Naturaleza Cantábrica.

No piensan lo mismo sus promotores. Ernesto Álvarez, presidente de GREFA, asegura que “después de más de treinta años anhelando el regreso del pigargo a España, estamos ante una oportunidad única para generar dinámicas positivas en favor de la conservación y la protección de las costas, los humedales y los bosques donde vive esta majestuosa águila, sin olvidarnos de lo positivo que puede ser para las economías locales contar con una especie tan emblemática y atractiva”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser hipocresía es lo que hay

    Leyendo el párrafo final parece que lo hacen más por dinero que por otra cosa.
    Este mundo no cambia. Ecología, por televisión hablando de cuidar el planeta y luego muchos de televisión montando en yates…Y no les pueden decir nada, no sea que piedan su vicio. De vuelta del veraneo a seguir dando noticias de desastres naturales…

    https://www.muyinteresante.com.mx/medio-ambiente/como-navegacion-afecta-ecosistema-y-fauna/

    15 agosto 2021 | 11:46

  2. Dice ser Rural,,

    La pasta señor César,la pasta de la subvención…
    Lo demás no importa…

    16 agosto 2021 | 11:04

Los comentarios están cerrados.