La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Ladrón: el dron que ladra y quita el trabajo duro a los ganaderos

Un dron pastorea las vacas en el Pirineo oscense.

Lo hemos llamado ladrón, pues es un dron que ladra y quita el trabajo duro a los ganaderos, pero en realidad es un Mavic 2 Pro de DJI , un dron de última generación que por necesidades de la ganadería de montaña se ha transformado en pastor robotizado de vacas. Eso sí, pura raza parda de montaña y en ecológico.

El aparato sobrevuela los animales y lleva incorporado un altavoz que reproduce lo que el dueño quiera, el ladrido del perro pastor o su silbido más convincente, por ejemplo. Al oírlo, las vacas dan un respingo y se mueven ágiles hacia el punto de reunión. Si alguna se ha extraviado por el matorral no hay peligro, el aparato también lleva una cámara térmica que permite localizarla perfectamente entre la espesura, por intrincada y lejana que sea. Incluso puede vacunarlas por control remoto.

En este vídeo que he subido a mi canal de YouTube [¿ya te has suscrito?] se ve perfectamente cómo funciona el peculiar dron ganadero.

Vacas tecnológicas en ecológico

El dron es el complemento indispensable de la pequeña explotación de Reyes Buil, 41 años y última ganadera de Gerbe (Huesca) junto con su hermano Ricardo, con quien comparte la explotación. 44 vacas, un toro como semental y 26 terneros. Bellos animales y alta tecnología para hacer más fácil la vida de esta valiente mujer. “Es la manera de quedarte aquí haciendo lo que te gusta, lo que hemos visto hacer a nuestros padres y abuelos toda la vida”, justifica. “También porque queremos saber lo que comemos y poder ofrecer un producto de calidad con todas las garantías”.

Las nuevas generaciones de ganaderos son high-tech, que diría el moderno. Reyes tiene junto al corral una estación meteorológica automática que controla desde el móvil. También desde el móvil o el ordenador puede seguir las andanzas de sus vacas, pues algunas de ellas llevan al cuello un sofisticado collar de seguimiento GPS, similar al que portan linces ibéricos u osos.

“Te envían toda la información individualizada y así las controlas por si pasa algo”, explica. El dron hace vídeos, fotos, cartografía los pastos e incluso te avisa con notificaciones del comienzo de los partos o de los kilómetros y el ejercicio diario que hacen. “Es como el fitbit de las vacas“, resume gráficamente.

Paco Martínez, piloto de drones especializado en ganadería y mundo forestal.

Escuela de “droneros” pastores

Los pilotos del dron también tienen una historia curiosa. Son Marta Lladó y Paco Martínez, responsables de la empresa Switch Drone, radicada en Boltaña (Huesca). Naturales de Barcelona, Paco, técnico forestal, decidió irse a vivir a la montaña con sus drones y Marta le siguió.

Ahora son ellos quienes pilotan los drones, pero aspiran a enseñar a los ganaderos para que sean ellos quienes directamente hagan dentro de poco todo el trabajo.

“El ganadero es quien de verdad conoce sus vacas y pastos y quien mejor puede usar estos aparatos, que por otra parte cada día son más sencillos de manejar y más económicos”, explica Martínez. De hecho, tiene algunos alumnos aventajados con 65 años. “Aprenden rápido y bien”, reconoce con orgullo de maestro.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los comentarios están cerrados.