BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

La tontuna de apilar piedras se hace viral

Si el número de los necios ya era infinito en tiempos de san Jerónimo (siglo IV), cuando todavía no estaba la humanidad enganchada a las redes sociales y la estupidez tardaba años en contagiarse de una ciudad a otra, resulta lógico, pero muy triste, que su número se haya disparado en estos tiempos hasta el infinito e incluso mucho más allá. Aparece un tonto, hace una gran tontería, e inmediatamente le salen cientos de miles de imitadores.

Por ejemplo, apilando piedras. En la playa escribí tu nombre (con piedras) y allí lo dejé, para que nadie lo pisara María Isabel, o Judith, o Christian, Pepe, Manolo, Cojonciano. Y te dejo la playa de Esquinzo hecha un asco como la imagen que me ha enviado, todo escandalizado, el gerente del Patronato de Turismo de Fuerteventura, y que ilustra este post. En el Parque Nacional del Teide también hice miles de montículos con las lavas imitando las apachetas de los Andes porque todo ese paisaje es muy mágico piruli, muy energético, y queda tan supermono como he visto en Instagram que lo hacen en Mallorca y en Ibiza y hasta en Normandía.

A no, perdona, que no es magia: es sentido artístico. Colectiva intervención creativa en el paisaje. Guay del Paraguay. Y que le den por saco al paisaje.

Caminas por un acantilado y allí están, cientos de mojones reventando el horizonte. Subes una montaña y no hay piedra que no se haya colocado una sobre otra. Lo mismo ocurre en la playa, en los ríos, en los cerros. No contentos con llenar los puentes de candados amatorios, ahora a los paseantes les ha dado por la fiebre de levantar tetris verticales, de escribir corazones y poner sus miles de nombres por doquier.

La única intención es dejar huella de sus vacaciones más allá de los selfis. Pero esa huella es tan terrible como la del caballo de Atila. Especialmente cuando se realiza en espacios naturales protegidos, en el litoral o en las laderas de las montañas. Menudo estropicio.

  • Ambiental: Cada piedra es un pequeño ecosistema en miniatura. Cobija y protege a infinidad de pequeños seres, insectos, anfibios, reptiles, plantas, líquenes. Levantando y cambiando las piedras de sitio estamos desahuciando a toda esa maravillosa biodiversidad, aniquilándola irreversiblemente. Hemos podido pisar o aplastar sus huevos, tapar o desproteger sus madrigueras. Hemos hecho el imbécil para nada. Para colocar unos mojones antes de largarnos a nuestros pueblos.
  • Arqueológico: ¿Estás seguro de que esas piedras son en realidad piedras sin más? Muchas veces lo que hacemos moviendo piedras es desmantelar un yacimiento arqueológico. Desmantelar nuestra historia. Pisotearla.
  • Paisajístico: No, no mejoramos el paisaje. Lo banalizamos. Lo degradamos. Lo destruimos. No vayas a pensar que luego irán los servicios municipales a poner otra vez las piedras en su sitio. Imposible. Ahí queda el destrozo. Per saecula saeculorum.

Hay una solución muy sencilla para acabar con esta nueva tontuna: dejar de hacerlo. Pero es en realidad lo más difícil. La culpa la tiene el efecto bola de nieve. Llegas a un sitio donde el campo está lleno de torretas de piedras y te da por hacer lo mismo. A ti y a los cientos de miles de turistas que pasan por allí. Yo he visto a algunos pelearse por las piedras, quitándoselas a otras torres para hacer las suyas. El colmo de la tontería.

Hay también otra opción. Que la Policía empiece a multar a todo aquel que se ponga a apilar piedras. Porque es ilegal. Porque está prohibido. Pero no. Da mala imagen en las zonas turísticas. Y esos apilamientos quedan tan monos en Instagram…

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Wil

    Urbanitas…

    07 septiembre 2018 | 11:47

  2. Dice ser Lola

    No cabe un tonto más en este mundo, es una pena que la gente no encamine sus energías en hacer de este mundo un sitio más amable. Al final nos extinguiremos como los dinosaurios, pero no por culpa de un meteorito gigantesco sino por nuestra propia estupidez.

    07 septiembre 2018 | 12:21

  3. Dice ser Sociólogo Astral

    Todas las civilizaciones han dejado huellas.

    08 septiembre 2018 | 00:26

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.