Entradas etiquetadas como ‘represión emocional’

Las lágrimas de Ada Colau y el gesto de la mano en el pecho #AnálisisNoVerbal

Esta mañana, la todavía alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha admitido en un programa de radio que se ha planteado dejar la política durante las últimas semanas. La noticia continuaría con un: ‘y entonces, se ha emocionado‘. Pero realmente, si analizamos cuándo aparece la emoción, no se relaciona con ella, ni con su decisión sobre seguir o no en política, ni con las acusaciones o insultos que haya podido escuchar.

El estímulo que desencadena la reacción ha sido el pensar en sus hijos. En primer lugar Colau se encoge de hombros cuando le preguntan si ha valorado abandonar la política, es decir, expresa duda. Incluso al principio sonríe irónicamente, denotando la obviedad (para ella) de ese planteamiento. Después asiente con la cabeza reforzando que sí, que claro que se ha planteado dejarlo.

A continuación aprieta los labios fuertemente, en un intento de represión emocional (no quiere llorar, pero no puede frenar la conducta), en ese instante podemos ya entrever que su mente está en su familia, de hecho pierde la mirada, la desvía hacia arriba, su estímulo no está físicamente allí sino en su pensamiento. Cuando vuelve a mirar a su interlocutor ya está visiblemente emocionada, ojos vidriosos, mantiene la mandíbula apretada y los orificios de la nariz se ensanchan. Hay tensión y ansiedad visibles (necesita coger más aire).

Acaba la secuencia con el gesto de la mano en el pecho cuando por fin expresa lo que tiene en mente “pienso en mis hijos“, admite. Éste es un gesto muy antiguo que, además de simbolizar lealtad y sellar juramentos, es un emblema de emociones y sentimientos intensos. Poner (espontáneamente) una mano sobre el corazón se asocia con la sinceridad y honestidad, para ello siempre debe ser coherente con la expresión emocional en el rostro y el mensaje verbal. En este caso, podemos afirmar que sí, es sincero, ya que sus señales fisiológicas, rostro, gestos y mensaje verbal se activan en un mismo sentido .

Anteriormente en el este blog vimos el ejemplo contrario en Otegui. Para que comprobéis vosotros mismos las diferencias al ejecutar un mismo gesto 🙂

A pesar de las sonrisas, Pedro Sánchez no está contento con las elecciones

El rey de las sonrisas del panorama político siempre ha sido Pedro Sánchez, sonrisas además bien ejecutadas, de esas sonrisas bonitas y creíbles. Pero como ya sabemos, las sonrisas nunca son aisladas y se interpretan en un contexto, que en el caso de anunciar las elecciones, no fue muy positivo.

El actual presidente del Gobierno intentó gestionar las emociones positivas para transmitir optimismo y confianza y no parecer alterado o enfadado. Pero es difícil. Finalmente cuando se relajó se filtraron emociones que no iban en consonancia con la auténtica expresión sincera de la alegría.

Lo que más destaca es la represión emocional, el control más absoluto de su lenguaje corporal; visible por la presión continua en su mandíbula y labios, los aprieta con fuerza casi a lo largo de toda su intervención, lo cuál proyecta tensión y contención.

Tal y como detecta mi compañero y amigo José Luis Martín Ovejero en su blog, hay tres momentos de intensidad emocional muy negativa: Ira, cuando anuncia la fecha de las elecciones. Tristeza, cuando habla del bloqueo de sus presupuestos y desprecio cuando dice que “vivimos en un país en el que cabemos todos”.

Podréis observar cómo a veces las sonrisas son solo un decorado de nuestro estado emocional, y por más que intentemos que sea nuestra carta de presentación, es difícil mantener el control en una situación de alto impacto emocional.

¿Cuál es nuestro mayor enemigo emocional?

Esta pregunta tan interesante me la hizo llegar un lector del blog, lo pensé un instante y lo tuve claro. El victimismo. Pero, ¿qué es realmente una conducta victimista? ¿Es una emoción, forma parte de nuestra vida, es perjudicial o nos podemos beneficiar de ello? ¿Tiene solución?

La mentalidad victimisma es una forma de vida, no se trata de una emoción momentánea sino de un recurso constante de afrontamiento hacia diferentes circunstancias de una forma poco controlada, es decir, la persona victimista alude siempre a la mala/buena suerte o a la conducta de los demás, de sus aciertos o desaciertos, la responsabilidad nunca es de uno mismo. Dígamos que es una forma de autoprotección (inadecuada) para no asumir un daño a su autoestima por haber fracasado en algún momento. Esta conducta se vuelve automática, muchos no llegan a ser conscientes, lo bueno es que no es un rasgo de personalidad como puede ser la extroversión, por tanto se puede corregir.

Ante todo, hay que distinguir que existe un victimismo real y otro no justificado. Hay situaciones de daño físico y moral que conllevan un proceso lógico de victimización, si por ejemplo hemos sido agredidos, ofendidos, humillados, etc, nuestro cuerpo reacciona y bloquea nuestras emociones y actitudes más positivas, nos volvemos vulnerables y necesitamos un aporte extra de cariño, atención y cuidado por parte de los demás, esto no es cuestionable, pero este plus de apoyo debe ser algo pasajero, un estado provisional necesario, si se prolonga en el tiempo y pasa a forma parte de nuestra personalidad, de nuestra existencia, es insano.

Un acontencimiento traumático no puede ser nuestra carta de presentación al mundo, y menos aún beneficiarnos de este suceso para conseguir siempre un extra de atención. La persona victimista se vuelve egoísta, deja de escuchar e interesarse por los demás, hacen al resto responsables de todos sus males, y solo generan sentimientos de culpabilidad. Niegan siempre su implicación, incluso aunque sea evidente. Afrontan todo a su alrededor de una forma exageradamente drámatica, sienten pena por ellos mismos y actúan a la defensiva.

No es que el victimismo genere un beneficio, pero sí consecuencias positivas en el corto plazo, así la conducta se refuerza y se mantiene. Por ejemplo, la autoestima se mantiene intacta, nada la daña porque se evade la responsabilidad de todo lo que nos suceda por completo. Se recibe atención, compasión de los demás y generan sentimientos de protección, es difícil criticar o negar lo que te pida una persona así, inspira pena, y por tanto consiguen lo que quieren de una forma rápida y segura. Tras un tiempo inicial, la gente que rodea a la persona victimista se siente engañada, se cansa de someterse a sus demandas constantes y comienzan a quedarse solas. El victimismo solo conlleva amargura, insatisfacción, negativismo, toxicidad y dependencia en las relaciones.

Es fundamental acudir a un profesional para corregir esta ineficaz estrategia de afrontamiento, a través de técnicas, como la reestructuración cognitiva, puede reconducirse la conducta. Pero existen pautas complementarias que tienen que ver con la psicología emocional, el lenguaje verbal y no verbal. Al final,  este estilo de comportamiento se caracteriza por una clara represión emocional, sobre todo, de la ira. Sienten rechazo hacia las emociones negativas, cuando realmente éstas nos ayudan a superar nuestras frustraciones. Existe la idea, mal extendida, de que nuestro cerebro, concretamente la amígdala, controla y organiza nuestras respuestas emocionales sin control, que nos enajena de cualquier responsabilidad, que sólo somos víctimas de ellas. Tenemos que, no solo gestionar, sino desarrollar y potenciar todas nuestras emociones, todas son útiles auque sean incómodas. Es necesario que se sean incómodas para que capten nuestra atención, son nuestra alarma y hay que hacerles caso. No te juzgues por lo que sientes.

La comunicación efectiva y asertiva es el enemigo número uno del victimismo. Desarrolla un lenguaje constructivo, elimina los condicionales y el ‘tú’, sustituyelo por el yo, para bien y para mal, por acciones, por un lenguaje responsable y directo, alejado de exigencias, culpabilidades y ataques. Muestra una comunicación no verbal segura, erguida, dinámica. El victimismo se asocia con una postura vencida, apocada, sin fuerza ni energía… Os dejo aquí algunos consejos más en este sentido:

¿Pánico a hablar en público? Estos trucos (no tan típicos) pueden ayudarte

#HablarEnPublico Cómo corregir las muletillas que te quitan autoridad

La comunicación no verbal durante la entrevista de trabajo

¿Cómo dar una mala noticia? 7 claves no verbales

¿Cómo resultar convincente? Diez claves no verbales

 

 

 

 

 

 

 

Análisis no verbal: Arantxa Sánchez Vicario reaparece tras su separación

Foto EFE

Una separación muy controvertida, porque la relación de Arantxa Sánchez Vicario con su ahora ex marido José Santacana siempre tuvo especial interés para los medios de comunicación. Arantxa se enfrentó en el pasado a su familia, que se oponía a que contrajera matrimonio, y luchó por la relación que hoy se rompe.

La ex tenista se refugia desde entonces en la casa de su hermano y desde Miami se hacen públicas unas imagenes en el programa de corazón ‘Sálvame Deluxe‘, en las que reaparece junto a su abogado para ‘hablar’ del tema, entrecomillas porque es su asesor es realmente quien habla por ella, aún así la secuencia es bastante reveladora sobre el estado emocional de Arantxa en estos duros momentos.

En la secuencia se observa el nerviosismo y la tensión de ella a través de varios gestos manipuladores, se toca repetidamente el pelo, se sujeta a sí misma las manos y los brazos, está visiblemente incómoda e inquieta.

Realmente parece obligada a exponerse ante los medios, se pone de pie delante de su abogado, enfadada, con las manos en la cintura y los brazos en jarra, niega con la cabeza y su abogado la ‘convence’ para avanzar “relájate y vamos, empieza” con rostro de indiferencia para quitarle importancia al asunto. Este momento concreto es muy reveladora por el fuerte impacto emocional que se desprende.

Otro instante de alta tensión es en el que Arantxa realiza un gesto emblemático de amenaza al reportero, junta el dedo índice con el pulgar para advertirle de que no hablará, que no tiene por qué dirigirse a ella. Es un gesto homónimo del dedo índice acusador pero con menos agresividad explícita.

Por último, nos encontramos con un rostro muy repetido en el vídeo, aprieta fuertemente los labios y la mandíbula, es un gesto de contención de la ira, de represión de la comunicación, digamos que se calla a sí misma para no ‘meter la pata’ y decir cosas de las que luego pueda arrepentirse.

La verdad es que para no haber dicho una palabra sobre su estado de ánimo y emociones, se le ha entendido todo, no creéis..?

 

 

 

Dolor y rabia en el mensaje (no verbal) de Puigdemont

En situaciones de alto estrés y preocupación la comunicación no verbal grita. No hay forma humana de controlar todas nuestras emociones en un estado tan intenso. Tras el encarcelamiento de los ex-Consellers del Govern de Catalunya, Carles Puigdemont comparece en televisión para exigir su liberación. El mensaje verbal ha sido enérgico pero su expresión emocional lo ha sido todavía más.

Mis compañeros del blog “Analistas de la mentira” han hecho una excelente labor al recopilar los fotogramas más significativos de esta exposición del ex-president ante los medios.

En estas dos primeras imagenes vemos de un modo muy potente la tensión en los labios, los aprieta fuertemente. A través de estas dos capturas podemos observar una profunda contención y represión emocional, con una connotación bastante negativa en cuanto a sus sentimientos internos se refiere.

Las siguientes dos fotografías son mis favoritas, entendédme, por la potente comunicación que poseen a pesar de ser solo un gesto:

Como veis expresan un vehemente enfado. En la primera captura se mezclan el dolor y la tristeza. Se describe un movimiento bien definido por el fruncimiento de las cejas, contracción orbicular de los ojos, compresión de los labios, elevación del mentón/labio inferior (puchero). Pareciera un rostro infantil en el proceso de una rabieta. Es una expresión muy llamativa. En la segunda foto vemos una expresión más pura de ira, ya que vemos fruncimiento de las cejas y exhibición de los dientes.

Por útlimo vemos una emoción de dolor cuando habla de los “presos políticos”:

Estoy muy sorprendida con estas capturas porque realmente Puigdemont tiene una corporalidad bastante neutral, no tiene alta expresividad, y una vez más, podemos comprobar cómo en momoentos de alto impacto emocional nuestro cuerpo reacciona y “grita” expresiones emocionales como estas. Como apunte adional, si se visualiza el vídeo y se atiende a la tasa de parpadeo, se identifica un aumento considerable de dicho comportamiento. Esto se asocia, en este caso, al estrés que está experimentando en esos momentos.

 

Lo que no se vio en Arnaldo Otegi: desvelamos sus emociones en la entrevista con Évole

Arnaldo Otegi, con Jordi Évole al inicio de la entrevista. La Sexta

Arnaldo Otegi, con Jordi Évole al inicio de la entrevista. La Sexta

No cabe duda que las entrevistas de Jordi Évole en su programa Salvados son un filón para los analistas de conducta. Preguntas directas, algunas incluso sorpresivas, tensión, y primer plano del rostro del entrevistado para identificar estados emocionales. En esta ocasión le tocó el turno a Arnaldo Otegi, que no defraudó con titulares polémicos y sorprendió con algo de perdón, arrepentimiento (de soslayo) en su testimonio. Pero ya sabemos que una cosa es lo que se dice y otra las emociones que van acompañando a esas declaraciones, éstas deben ser congruentes para demostrar la sinceridad en lo que uno pronuncia, si no ocurre así, debemos pensar que la persona no está siendo honesta del todo, o al menos que no dice lo que realmente piensa.

En general, su discurso fue evasivo y totalmente justificativo de lo acometido por su parte con la banda terrorista, llega a decir que ETA no era tan nociva porque ‘avisaba’ cuando ponía las bombas. O también cuando le preguntan “¿ha valido la pena tanto dolor para llegar hasta aquí?” Muestra una latencia de respuesta muy notable, se lo piensa, pone cara de asco y alega “ha ocurrido, tampoco tiene vuelta lo que ha ocurrido”. Se evidencia una carencia muy significativa de arrepentimiento, visto por ejemplo en varios momentos concretos. El periodista le pregunta que si se considera un terrorista, a lo que él responde “para nada” con expresión facial de duda y encogiendo los hombros. Aprovecha para mandar un saludo, con una sonrisa, a los compañeros que están repartidos por cárceles españolas con condenas más extensas que la suya. Utiliza generalizadores para escudriñar su responsabilidad, aludiendo a que “históricamente la izquierda mundial siempre ha sido violenta”.

Elevación unilateral de la comisura labial correspondiente a la emoción de desprecio.

Elevación unilateral de la comisura labial correspondiente a la emoción de desprecio.

Évole le pregunta “¿por qué uno se hace de ETA? Él evita responder directamente, vuelve a escudarse en la masa, “en Euskadi había quince mil militantes de ETA”. Y además aquí su prosodia emocional (la tonalidad de la voz) es enérgica, muy intensa en ese momento, se relame, lo dice con verdadero orgullo. “Era algo natural”, añade restando importancia a su relación con la banda armada. A esto se suma el desprecio brutal (creo que nunca había captado una emoción de desprecio tan marcada como esta) cuando habla de su condena y de lo que ha padecido siendo perseguido por el gobierno. Todo ello, todos estos argumentos, instantes específicos de su entrevista, no nos dejan inferir otra cosa que la ausencia absoluta de arrepentimiento, su convicción ideológica y lo realizado en el pasado siguen íntegras.

Lee el resto de la entrada »