BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Famoso bodeguero es perseguido judicialmente por negarse a fumigar sus viñedos

Thibault Liger-Belair

Thibault Liger-Belair es uno de los bodegueros más prestigiosos, envidiados y admirados del mundo. Rectifico. Él se considera exclusivamente viticultor, vigneron, algo que en Francia tiene puesto preferente en el Olimpo de su grandeur, del orgullo patrio.

No es fácil llegar tan alto. Decía Henri Jayer que “se nace viticultor y se muere aprendiz”. El secreto de su éxito es por todos bien conocido: un respeto absoluto a la tierra, al terroir, y una veneración rayana en lo religioso hacia las viñas, delicadas sacerdotisas de sus insuperables borgoñas y beaujolais ecológicos.

Todo su vino está vendido mucho antes de salir al mercado. Se distribuye en limitados cupos y sólo las más influyentes vinotecas pueden ofrecer contadas botellas a sus clientes.

Merecería una medalla pero le han enviado una citación judicial. El próximo 19 de Mayo deberá presentarse ante el tribunal de Villefranche-sur-Saone.

¿El motivo? No haber utilizado insecticidas contra la “flavescencia dorada” en sus viñas de Beaujolais, una plaga muy peligrosa pero en nada parecida a esa filoxera que a finales del siglo XIX acabó con los viñedos de Europa.

Les_Ardillats_acb16_vignoble

La razón de esta negativa es múltiple:

  1. Sus viñedos son ecológicos y si quiere mantener esa clasificación está prohibido utilizar en ellos pesticidas contra las plagas. Y quiere.
  2. Le obligan a utilizar insecticidas neonicotinoides, masivamente empleados en agricultura y que los científicos relacionan ahora con la misteriosa muerte de millones de abejas en todo el mundo. Y no quiere.
  3. El uso masivo de este insecticida con carácter preventivo no tiene sentido pues la plaga no ha sido detectada en la zona. Y lo sabe.
  4. Su dominio Moulin-à-vent está situado entre dos departamentos diferentes, el del Ródano y el de Saona y Loira (Borgoña). Un estrecho camino rural hace de artificial frontera. Pero mientras un decreto prefectoral le exige que trate con pesticidas la mitad de la finca, la localizada en Saona y Loira, el del Ródano no se lo exige. Típica estupidez administrativa. Por convicción y coherencia no lo ha hecho en ninguno de los dos sectores.

Su alternativa a tan contradictoria orden fue la de un hombre de campo trabajador y preocupado por el futuro de su negocio. En lugar de fumigar a ciegas, ha intensificado la vigilancia de las viñas atento a cualquier señal de contagio. Ante el primer síntoma de aparición del insecto portador de la enfermedad arrancará y destruirá las plantas afectadas. Pero no antes. Porque al ser un insecticida no selectivo, matando al culpable también acabaría con el resto de los insectos y con su benéfica influencia en las plantas, al tiempo que envenenaría su querido terreno.

En una interesante entrevista publicada en el periódico local Bien Public, Thibault Liger-Belair explica así [la traducción es mía] su decisión:

Considero que ser viticultor consiste en cuidar la vid que nos ha sido legada a nosotros y entregarla aún mejor a las próximas generaciones. Para ello pienso que no hay que amputar el suelo y las vides con productos químicos que incluyen metales pesados, complejos. Nadie sabe cuál será el daño colateral. Sólo tenemos que ser guías, observar, comprender y ayudar al crecimiento de la planta.

Y por si hubiera dudas añade:

Los agricultores ecológicos no somos fundamentalistas, anarquistas o incluso excéntricos. No nos deben estigmatizar. Siento un amor verdadero y profundo por mis viñedos.

¿Lo entenderá así el juez? Thibault no es el primer viticultor ecológico llevado al juzgado. El pasado mes de abril, el viticultor bio de la Côte-d’Or Emmanuel Giboulot fue multado con 500 euros por lo mismo: no fumigar sus viñedos contra la flavescencia dorada.

Giboulot ha denunciado la existencia de “un pensamiento único” en el uso de pesticidas contra el que está radicalmente en contra. Como por suerte cada vez más agricultores franceses.

La polémica en Francia está resultando tremenda, aventada por los principales medios de comunicación nacional, pues en ese país el vino es algo muy importante.

Aquí en España tenemos el mismo problema, pero que se sepa, ese pensamiento único a favor de los pesticidas sigue campando por las Denominaciones de Origen donde, salvo honrosas excepciones, echar más o menos mierda al campo no es un problema. Así nos lucen los vinos.

Gracias a Paco Berciano, de Alma Vinos Únicos, por ponerme en la pista de esta noticia. Tuve la gran suerte de conocer y hablar el pasado mes con Thibault Liger-Belair en la gran cata que junto a Maribé Revilla y su equipo organizaron en Burgos, y puedo aseguraros que no es un integrista. Tan sólo un amante de la naturaleza, del agropaisaje, de la cultura, y de esos regalos que el viñedo nos hace y él tan sólo embotella.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

8 comentarios

  1. Dice ser wan

    Muy de acuerdo con todo, excepto con la última frase, aquí también tenemos vinos extraordinarios.

    14 Mayo 2015 | 10:46

  2. Dice ser jose

    Soy agricultor ,no hay nada mas que me pese que echar insecticidas pero en relaccion al ultimo comentario ,si ami me pagaran la botella al precio que se la pagan a este señor ,dormia hasta en la viña.en los ultimos 5 años no he echado insecticidas y me pagan el litro a35 pts si si lo han oido bien.por otra parte dudo que alguno de los aqui presentes podais catar el vino de este señor( que no digo que no sea bueno) pero te aseguro que con tre kg mis viñas no son malas ,pero en este mundo sobra la tonteria ,para el que lo quiera saber españa es de las zonas del mundo donde mejor se produce,comer naranjas de marruecos o brasil donde les dejan echar de todo y sin embargo aqui estamos limitados,(y vuelvo a repetir que me parece bien)

    14 Mayo 2015 | 12:00

  3. Dice ser Josep

    Esto es muy parecido a como se aplican los calendarios vacunales: SIN SENTIDO
    Cada situación, cada persona es un caso diferente y tiene unas necesidades diferentes.
    Al menos la administración tendría que acercarse a ver PORQUE ESTE SEÑOR SE NIEGA
    En vez de enviar una citación judicial para “acojonarlo” y así deja de molestar.
    Pero así estamos acostumbrados a hacer las cosas por cojones.

    Señor Thibault Liger-Belair Coraje !!!!
    Es hora que los ciudadanos planten cara a sus gobiernos

    14 Mayo 2015 | 15:29

  4. Dice ser roetnig

    Este afrancesado parece que no ha probado los vinos españoles… A la guillotina con él!!!

    Respecto a combatir las plagas, este señor no puede negarse pues pone en peligro las viñas de los vecinos, desde luego poco solidario….

    14 Mayo 2015 | 22:43

  5. Dice ser mansel

    Teniendo a un tranco las viñas jerezanas y siempre un Tío Pepe en mi “bodega”, me importan tres mierdas los vinos franceses, los de la Rioja, los del Penedés y los de más allá.

    Viticultores advenedizos y fatuos es lo que son.

    14 Mayo 2015 | 23:49

  6. Dice ser Chocero Riojano

    Es vergonzoso lo q hace la admón con este señor y otros. Debemos tender a las mejores y más sanas prácticas. La Cultura del Vino es única, y delicada al máximo. La prevención y defensa de la calidad del valor del producto no se logra por caminar de la mano con la industria envenenadora en pro de la producción extensiva y global, sino por la labor manual, equilibradora y conciliadora de sus ecosistemas. O nos arrepentiremos por dar paso a multinacionales…OJO!

    15 Mayo 2015 | 10:01

  7. Dice ser alvaro

    Que se venga para Galicia ,aqui todo el mundo hace lo que le da la gana

    15 Mayo 2015 | 14:20

  8. Dice ser Neardental

    Alguno sabe o conoce lo que es la flavescencia dorada…dice el articulo que no se puede comparar con la filoxera, pues por que no ha visto nunca una viña afectada…se propaga muy facilmente por que es un insecto quin lo hace (Scaphoideus titanus Bal) que vuela y bastante. Como controlamos esta plaga que no tiene cura. Pues matando el insecto, no hay otra.

    Un dia sobre este caso vi una comparativa un poco extrema:
    Imaginense que en el colegio de su hijo aparece un virus muy peligroso y muy contagioso, el unico remedio es vacunar a todos los niños, pero hay uno que no quiere hacerlo aun con el riesgo de contagiar a otros, o a mas gente. Ustedes no le obligarian a vacunarlo?

    Su viña puede ser un foco de infección en el futuro y matar todas las viñas de sus vecinos.

    15 Mayo 2015 | 20:18

Los comentarios están cerrados.