BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Los plaguicidas ponen en peligro a las abejas y a toda la agricultura

European_honey_bee_extracts_nectar

En 1962 Rachel Carson nos habló de esa Primavera Silenciosa, un planeta sin aves canoras al que estábamos condenados si seguíamos utilizando el DDT, peligroso y cancerígeno insecticida. 10 años después se prohibía su producción y uso, aunque todavía hoy la leche materna presenta altas concentraciones de este tóxico; las mujeres españolas el doble que la media europea.

En la India un antiinflamatorio, el diclofenaco (Voltarén), utilizado tanto para la artritis en humanos como para tratar afecciones del ganado, provocó en una década el exterminio del 95% de los buitres, decenas de millones de ejemplares. Los medicados cadáveres reventaban los riñones de las carroñeras, al provocarles una mortal insuficiencia renal. Su uso veterinario está ahora prohibido.

Como con los buitres, algo muy parecido está ocurriendo con las abejas. Desaparecían por millones y nadie sabía la razón. El misterio de las colmenas vacías ha sido finalmente desvelado. La culpa la tienen los plaguicidas neurotóxicos. Ante las muchas evidencias científicas, la Comisión Europea propuso en enero pasado prohibir tres de estos insecticidas (imidacloprid, tiametoxam y clotianidina). Pero es una solución parcial. En realidad se deberían prohibir todos. Urgentemente.

Un mundo sin abejas es mucho peor que un mundo sin pájaros. Por cada euro que estos insectos producen en forma de miel, polen, cera, jalea real o propóleo, revierten 20 euros en forma de polinización. Sólo para Europa este desinteresado trabajo vale 22.000 millones de euros, pues de él depende la germinación del 84 % de los 264 principales cultivos agrícolas. Lo mismo ocurre con las plantas silvestres.

Empeñados en convertir la producción mundial de alimentos en una beneficiosa factoría de enormidades enlatadas no nos damos cuenta de lo evidente: sin abejas no hay paraíso. Ni futuro.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

9 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Este fin de semana me voy a un publecito de Castilla a ver nevar. Allí la agricultura es otra cosa.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    21 febrero 2013 | 22:33

  2. Dice ser toni

    No solo las abejas son envenenadas, los alimentos que comemos los humanos van cargados a tope de sustancias nocivas y venenosas.
    Y la producción mundial de carne para consumo humano de un año consume las reservas de grano y de agua y los recursos de 8 o más años, si los humanos dejaran de comer carne y de producirla volviendo a ser vegetarianos, los recursos para los humanos del planeta se multiplicarian por 80 en solo diez años, con lo cúal se acabaría la sobreexplotación de los recursos y se aseguraria el futuro de las próximas generaciones.

    21 febrero 2013 | 23:53

  3. Dice ser Javi

    Reventar los riñones? Si pones algo asi (inventado, porque no existe ninguna patologia medica que “reviente riñones” ), todo tu articulo pierde credibilidad.

    22 febrero 2013 | 03:09

  4. Dice ser me rio de janeiro

    Sin negar la evidente realidad de que los plaguicidas afectan a los insectos y por ende a las abejas, asumir el grave descenso de su numero únicamente a estos productos químicos me parece un argumento simplista, poco riguroso y desacertado.

    Lo primero que se debería de indicar es que no todas las especies de abejas están disminuyendo sus poblaciones sino únicamente la abeja melifera, por consiguiente quedan otras 20000 especies de abejas cuyas poblaciones no se están viendo tan afectadas. Y que una especie sea mucho más afectada que el resto nos da pista de que deben de incurrir más factores, dado que los plaguicidas afectaría de forma similar, sino idéntica, a todas las especies de abejas.,,,,y sin embargo, no es así, ¿ por qué?

    1. Porque abeja melifera es una especie que ha sufrido una fuerte selección biológica dirigida a obtener una mayor producción a coste de perder “rusticidad”, capacidad de adaptarse al medio ambiente.
    2. Porque muchas de las producciones apícolas están en zonas de monocultivos, y esta más que comprobado que cuando las abejas se alimentan mucho de un solo tipo de alimento son mucho mas sensibles a cualquier cambio en el medio ambiente.
    3. La sobreploblaciones de abejas melifera y la legalización están provocando que se multipliquen las enfermedades y depredadores de esta especie en concreto. Dos ejemplos, el avispón asiático gigante es una especie de avispa, propia del continente asiático que ataca las abejas melíferas y a las cereas, y actualmente se distribuye por todos los continente a pesar de su procedencia asiatica. La “varroasis” es una enfermedad causada por un ácaro parásito que afecta a las abejas, melifera y cerea, en todos sus estadios de desarrollo alimentándose de su hemolinfa, actualmente representa un grave problema en la apicultura mundial. Este acaro originario de Java también se distribuye
    por todo el globo actualmente.

    En definitiva, sin negar la evidencia que cita Cesar hacer una relación directa entre plaguicidas y abejas es una deducción simplista y a mi modo de ver, equivocada.

    22 febrero 2013 | 08:42

  5. Dice ser Casandra

    Si las abejas desaparecieran del planeta, al hombre sólo le quedarían 4 años de vida

    Albert Einstein

    22 febrero 2013 | 09:12

  6. Dice ser Julio el ecolojeta del quad

    Voy de vegano pero solo algún día al año, y es que la miel de las abejas me chifla.
    Entra y riete también de mí.

    22 febrero 2013 | 10:24

  7. Dice ser abilio

    Pues a las ventanas de mis casa, entre cristal y contraventana, venían todos los años a establecerse enjambres de abejas. Hace media docena de años que ya no vienen. La verdad es que hace mucho, mucho, que no oigo el murmullo-rugido de un enjambre, y eso que me muevo constantemente por el campo y los pueblos de Castilla.
    Enhorabuena, César, por tus denuncias, sigue así.

    27 febrero 2013 | 11:00

  8. Me gustaria aprovechar con tu permiso esta interesantísimo tema abierto sobre el uso de los pesticidas, plaguicidas, herbicidas queetán acabando con las abejas unos grandes insectos polinizadores y beneficiosos,
    Pero el Grito de Alarma no que da sólo ah por desgraciaí, ya que el resto de la familia de Insectos Beneficios de nuestros campos, jardines, parques también sufren los efectos fulminantes de su uso.

    Por esta razón quiero para evitarlo lo máximo posible presentaros mi nuevo proyecto web llamado Proyecto Siete Puntos, dónde divulgamos e informamos de las distintas formas y maneras de utilizar las mariquitas de Siete Puntos en nuestra “particular batalla ecológica contra los pulgones e insectos de cuerpo blando” que como ya sabeís son insectos malos que se alimentan de nuestras plantas enfermándolas, debilitándolas y en muchas ocasiones provocandoles su muerte.

    Nuestro objetivo principal es perseguir y anular con la información divulgada dentro de la web que avala nuestro proyecto, el uso generalizado de los ingredientes químicos que contienen los insecticidas, pesticidas, herbicidas que llegadas estas fechas de la primavera son usados indiscriminadamente sobre todo “bicho vivente” que tenga la mala suerte de estar presente en la zona o campo de actuación. De todos es sabido que estos ingredientes químicos actúan sin control alguno,tanto exterminando a los insectos “buenos” como a los malos.

    Las protagonistas de nuestra historia las Mariquitas de Siete Puntos son muy comunes en nuestro país España, siendo las número uno en devorar a los pulgones, sobre todo en su fase de larva, por lo que no puedo llegar a comprender como no las dejamos cumplir su función determinante en nuestros parques, jardines, huertos y cultivos y nos beneficiamos de su uso en vez de aniquilarlas ahora que empiezan a despertar llegados los calores.

    Con Proyecto Siete Puntos encontrarás las mejores maneras de atraer, mantener, instalar, hospedar a las mariquitas e insectos beneficiosos sobre tus plantas, verduras, flores,hortalizas, frutales y así beneficiarte de la pérdida de tiempo, dinero y sobre todo de los efectos perjudiciales que sobre el medio ambiente, el ecosistema que te rodea y tu propia salud estabas generando con el uso de los ingredientes químicos.

    Os invito desde aquí a conocer el Proyecto Siete Puntos en:

    http//www.criamariquitas.com

    Saludos y Buenas Mariquitas!!

    07 marzo 2013 | 20:51

Los comentarios están cerrados.