Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Entradas etiquetadas como ‘youtube’

Soy cruel. Que se entere todo el mundo

Hay días en los que sólo llegan malas noticias: bombas, inundaciones, empresas que se van a pique, hombres o mujeres que matan a sus parejas… A nadie le gusta ser portador de malas noticias pero la realidad, a veces, es así de terca y tiñe de negro periódicos, radios y televisiones.

Hoy varias de esas malas noticias están protagonizadas por jóvenes. La más trágica de ellas es la deun estudiante finlandés que ha matado a 10 compañeros de instituto antes de suicidarse de un tiro en la cabeza.

Como ya viene siendo habitual, antes de ese trágico final el asesino ha colgado varios vídeos en Youtube con sus presuntas hazañas. En uno de ellos se le ve disparando con una pistola automática; en otro, grabado sólo unas horas antes de la masacre, se dirigía a la cámara para decir “Tú serás el siguiente en morir”.

Otra noticia se refiere al ciberbullying, la forma más extendida de acoso escolar. No es tan grave como la primera, pero sí preocupante. Ya no basta con acosar, insultar o agredir al compañero de clase sino que hay que hacerlo público, dar la mayor difusión posible a esas salvajadas para que la víctima se sienta completamente intimidada: “La rapidez con que se propagan las grabaciones ofensivas por Internet o a través de los teléfonos móviles y el gran número de destinatarios que pueden recibirlas en poco tiempo hace que un mayor número de personas puedan involucrarse al acceder a contenidos humillantes o transmitirlos”.

La crueldad de algunos jóvenes no parece tener límites. Y sus ansias de notoriedad tampoco. “Sí, soy cruel, y quiero que se entere todo el mundo”, parecen decir con su actitud los protagonistas de estas brutales acciones. La historia no es nueva, una canción de Sabina de los ochenta ya retrataba esta afición al minuto de gloria de un macarra de ceñido pantalón: “Pero antes de palmarla se te oyó decir: Qué demasiao, de esta me sacan en televisión”. Aquel macarra no llegó a conocer YouTube, pero le hubiera encantado.

Si no estás en YouTube no eres nadie

Uno de los entretenimientos favoritos de mis hijos consiste en ver vídeos de YouTube. El más gamberro, el más divertido, el más friki… La oferta es enorme y no parece cansarles. Basta que un amigo hable de uno por el messenger para que corra de pantalla en pantalla entre todo su círculo. Ayer les encontré riéndose con éste:

Cuando me acerqué a ver lo que les provocaba tantas carcajadas se sorprendieron de que no conociese a Edgar -por lo visto toda una estrella en la Red, y ahora también en la tele-. De hecho, ya les había escuchado decir a menudo en las últimas semanas “¡Pinche pendejo, wey!”, sin entender de qué iba el asunto.

Lo curioso del caso es que se trata de la enésima versión de un vídeo protagonizado por un chaval mexicano, el tal Edgar, al que un primo suyo hace caer al agua mientras cruza un riachuelo, al tiempo que un segundo primo (el mismo que se encargó de subirlo después a la página de YouTube) graba la secuencia.

En fin, una caída provocada, con premeditación y alevosía, como tantas del tipo Vídeos de primera, que gracias a Internet ha terminado convirtiendo a la víctima en una estrella mediática.

El chaval, que ha llegado a agradecer a sus primos lo que le hicieron “porque le han hecho ser famoso”, está en la Red en versión original, en una trabajada versión animada, y también en plan Mario Bros, Star Wars o los Caballeros del Zodiaco… ¿Alguien da más? Desde luego, los hay con ingenio y mucho tiempo libre para explotar los cinco o diez minutos de gloria que dura el vídeo del famosillo de turno.

Esta visto que si no estás en YouTube no eres nadie, aunque sólo llegues a conseguir una gloria efímera.

El juego que da Youtube

Los vídeos de Youtube se han convertido en una de sus aficiones favoritas. Los que más les divierten van de boca en boca entre sus amigos a velocidad de vértigo. Ya sean de monólogos de Buenafuente o Piedrahíta, cuentachistes o tomas falsas. Cuando llegué ayer a casa estaban muertos de risa con un viejo programa de debate, moderado por Sánchez Dragó, en el que salía Fernando Arrabal borracho. Yo lo había visto en alguna ocasión hace tiempo, pero parece que Youtube lo ha vuelto a poner de actualidad. Ellos ni sabían quién es Arrabal ni les importa, pero no podían dejar de reirse: “Ahora, ahora, mira, si no puede hablar, se va a caer… Y lo repite, jajaja, ¡qué fuerte!“.

Lo curioso del asunto son las distintas versiones sobre los vídeos. Con el de Arrabal la cosa no queda ahí: está la versión remix, con los mejores momentos repetidos hasta la saciedad, con la que casi lloran de la risa. No paraban de darle una y otra vez al play.

También hay un video del programa Sé lo que hicisteis… de La Sexta o la versión Be water my friend del anuncio de Bruce Lee, que también les arrancó alguna que otra carcajada:

¿Sueles ver vídeos de Youtube o de otras páginas? ¿cuáles son los que más te divierten?

Vídeos para partirse el ojete

¿Has visto el de la mani del 20-N del cómico suicida?, es brutal, ¿y el que hizo en el País Vasco? ¡Lo de este tío es muy fuerte!

Entre risas y gestos de asombro van pasando de un vídeo a otro, de estos del cómico suicida -hace reportajes para el programa de Santiago Segura en La Sexta y su actitud es realmente algo suicida- a cualquier otro sobre el que les dé la pista pista algún colega: puede ser uno de Muchachada Nui o los monólogos de Piedrahíta en Cuatro (“Me parto el ojete con él, es brutal”, dice sin parar mi hijo pequeño).

Y ya, bajando el nivel, pueden pasar a una filmación casera que alguno de su pandilla haya decidido colgar para cachondeo general (¿a qué se dedicaban los adolescentes antes del youtube y del messenger? me pregunto a menudo).

Ha llovido mucho desde el Amo a Laura, lo primero que les vi buscar en Youtube, y no han perdido el gusto por lo divertido, de hecho los cómicos ocupan el top ten de su ranking particular de vídeos, entre los que también están los que Antonio Abeledo e Israel Álvarez hacían para 20 minutos.

Pero no todo es humor. A veces les sorprendo viendo cosas tan escatológicas como éste Lito y su espinilla, que me enseñaron ayer y que, según creo, ha corrido de boca en boca, o de messenger en messenger, por todo su círculo de amistades (advierto, como solían anunciar antes en la tele, que las imágenes pueden herir la sensibilidad del espectador).

A mi gesto inicial de asco respondieron poniendo el vídeo de nuevo. Y no sólo éste, no, el tal Lito ya había colgado una primera parte sobre la evolución de su espinilla y acabo de descubrir que tiene una tercera en la que, por fin, ha logrado terminar con su gigantesca espinilla y ya sólo muestra una venda ensangrentada. Creo que aún no la han visto y no voy a ser yo quien se lo cuente.

Muchos de los vídeos que ven son claramente para adolescentes, y me aburren a los pocos segundos, pero otros me han descubierto un montón de cosas que me han hecho reir y pasar un buen rato.

¿Y tú? ¿sueles buscar vídeos en Internet? ¿cuáles son tus favoritos?