Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Entradas etiquetadas como ‘serie’

Poca química y mucha audiencia

La parrilla televisiva tiene una nueva serie de adolescentes. Se llama Física o química, muestra la vida en un colegio-instituto y fue el segundo espacio más visto el lunes por la noche.

Vi con mis hijos el primer capítulo por el que sentían bastante curiosidad. No les gustó mucho: no se creían ni el lenguaje de los alumnos, ni sus reacciones frente a las broncas de los profesores, ni cómo se retrataba al malote y al friki de la clase, ni las situaciones que se plantearon entre los personajes, como la de una profesora que descubre a uno de sus ligues entre sus alumnos. Empezaron echando pestes pero se quedaron hasta el final, aunque dejaron muy claro que eso no es, ni de lejos, un fiel reflejo de lo que ellos ven en clase.

Un ejemplo más de la contradicción adolescente. Tampoco se creían muchos diálogos ni las situaciones de Los Serrano en sus inicios, ni que “todos se liaran con todas”, lo que no evitó que se engancharan a la serie. Estoy casi segura de que el lunes próximo estarán de nuevo ante la tele para saber si la alumna reivindicativa la vuelve a liar o si sigue adelante el ligue entre la profe y el alumno.

Hoy toca Los hombres de Paco. Ya están desgañitándose los dos con la sintonía. ¡Con estos personajes sí tienen buena química!

De Michelle Jenner a Pilar Rubio

-¿Has visto qué guapa está mi novia?

-¿Esta morenaza? ¿pero no salías con Michelle Jenner, la de Los hombres de Paco?

-Qué va, ya lo hemos dejado, estás desfasada…

-Ya, es que con tanto cambio me tienes un poco perdida.

-Entonces, ¿la que más te gusta es ésta?

-Está buenísima, mamá, no hay tía más buena que Pilar Rubio (reportera de Sé lo que hicisteis...), está cachondísima

-Así es como te pones tu al verla y no ella, ¿no?

Esta es una de las decenas de conversaciones de sofá que últimamente mantenemos ante la tele. No importa la serie, el programa o el anuncio, sólo hace falta que la chica en cuestión sea guapa o, mejor dicho, esté buena, (riquísima, cachondíiisima, según sus palabras).

Así, ha pasado en poco tiempo de salir con Elsa Pataky (tampoco se podía estar más buena que ella, decía cuando la veía en Los Serrano) a tener una aventura con Patricia Conde, antes de empezar a adorar a Michelle Jenner (su relación virtual más larga hasta la fecha), a la que siguió Carolina Cerezuela (de Camera Café y Hospital Central) o a dejarse llevar por cualquiera de las concursantes de Gran Hermano de este año (“Están todas buenísimas este año, excepto Amor”, asegura babeante cuando ve el programa) o el especial de los domingos, en el que babea además con Carmen Alcayde, la presentadora de Aquí hay tomate.

¿Está el mundo lleno de tías buenas o esa percepción es sólo fruto de la visión adolescente?