Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Entradas etiquetadas como ‘rapado’

“Se ha dejado un pelo horrible”


No te imaginas qué pelo se ha dejado mi hermano. Se ha rapado los laterales y se ha dejado un poco de pelo en el centro de la cabeza, así para un lado, como formando una especie de triángulo. ¡Un horror! Casi no me atrevo a mirarlo. Y lo peor es que a él le encanta. Está feliz con ese aspecto tan quinqui, macarra o como quieras llamarlo, porque yo ya no sé si eso es de bakalas o de qué. Vamos, si no fuera mi hermano creo que me cruzaría de acera si me lo encontrara por la calle.

Mi amiga está realmente indignada con el aspecto de su hermano. Él tiene 16 años y me ha contado otras veces historias sobre él -muy similares a las que vivo en casa a diario- pero es la primera vez que la veo tan enfadada. Me lo dijo hace dos o tres días, y hoy me ha enseñado esta foto para que me haga una idea del “desastre”.

“Es espantoso”, repite sin parar mientras me muestra la foto. “Si lo ves por delante casi no se nota pero, claro, al chaval hay que mirarlo también de lado”, insiste ella. Al parecer, él está encantado con su nuevo aspecto, algo en lo que no coincide con ningún otro miembro de la familia: “Mi madre le coge la cara entre las manos y le dice que cómo puede empeñarse en ponerse tan feo, y mi otro hermano, de 27 años, tampoco está muy contento con sus pintas”, explica mi amiga.

Creo que es la primera vez que se siente tan lejos de un hermano al que le dobla la edad -ella tiene 32-. Hasta hace poco él llevaba el pelo bastante largo, con flequillo; hace unos meses se lo recortó un poco y ahora ha pasado a este modelo corto-rapado tan alejado de su aspecto habitual. Aunque ese es el único cambio en su aspecto, aclara ella: “Se ha rapado pero mantiene otras costumbres de niño pijo, como sus zapatillas Nike de 120 euros o la sudadera Adidas que se muere por tener y que cuesta 80 euros”.

¿Te gusta el peinado? ¿te has hecho alguna vez un corte como este? ¿te atreverías a hacértelo?

“Me voy a rapar”

Mi hijo asegura que va a volver del viaje de fin de curso sin un solo pelo en la cabeza. No sé si hablaba en serio anoche cuando me lo dijo por teléfono, si se trataba de una apuesta o si tiene la firme intención de ir lo más fresco posible este verano. Estaba a punto de salir del hotel con sus amigos, iban riéndose y seguramente fue una de esas ocurrencias que se le pasan por la cabeza y se le olvidan diez minutos después.

No es la primera vez que anuncia un corte de pelo al rape que luego no se hace. Sólo una vez en su vida, cuando tenía 8 o 9 años, se empeñó en dejarse el pelo cortísimo después de vérselo así a un futbolista y no hubo quien le hiciera desistir. Pero la idea le duró poco, no quiso volver al peluquero y se lo dejó crecer de nuevo.

Conozco a un adolescente que cada año vuelve de los campamentos, o de cualquier otra salida que haga sin padres, con un nuevo peinado. Es un chaval muy tímido, callado, viste con ropa discretísima y no le gusta llamar la atención, pero una vez al año, cuando llega el verano, da la campanada y se hace rastas, se rapa la cabeza entera o a trozos -con rayas, triángulos, piel de tigre o lo que se le ocurra-. “Es su forma de mostrar su rebeldía”, suele decir su madre. Es septiembre, con el inicio del curso, vuelve a ser el chaval discreto de siempre. Al fin y al cabo, el pelo siempre vuelve a crecer.

Mi hijo nunca ha tenido problemas para mostrar su rebeldía -aunque algunas veces me hubiera encantado-. Así que me inclino más por una apuesta relacionada con la posible victoria de España en el partido de mañana. Ya os contaré si vuelve rapado; y si es así, cuánto le dura.

La imagen pertenece a la película Rapado.

¿Pueden echarte de clase por ir rapado?

Me he encontrado con esta pregunta de mi hijo al llegar hoy a casa

-¿Estás pensando en cortarte el pelo al cero? ¿has hecho alguna apuesta?, he preguntado inmediatamente.

-No es por mi, son dos colegas que han ido hoy rapados a clase y les han dicho que les van a echar. ¿Pueden hacerlo?

-No creo, ¿por qué iban a hacerlo?

-Y yo que sé, por eso te lo pregunto.

-Si no han hecho nada más que cortarse el pelo, no. No hay ninguna ley que impida ir a clase ni salir a la calle con el pelo al cero. Salvo que demuestren ser unos cabezas rapadas violentos y se líen a destrozar las instalaciones o a pegar a alguien.

-Ya, pero no han hecho nada de eso. Sólo raparse. Y si no echan a los que llevan un piercing o un tatuaje, ni a los que llevan rastas, ¿por qué iban a echar a los que se rapan?

Llevo un rato dándole vueltas al asunto. Me han venido a la cabeza las repetidas polémicas por el uso del velo en colegios e institutos, las de los uniformes… Igual que hay centros que prohíben llevar minifalda o lucir calzoncillos y tangas por encima de los pantalones, tal vez existan normas sobre cómo llevar el pelo que yo desconozco.

En mi trabajo hay algunos que se afeitan la cabeza y nadie les echaría por eso. Pero ellos a veces llevan traje y no se sospecha de su pertenencia a ninguna tribu urbana. ¿De los adolescentes siempre se piensa peor?

Dejo ahí la pregunta. ¿Qué opinais? ¿conoceis a algún alumno al que le hayan echado por su aspecto?

La imagen pertenece a la película American History X