Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Entradas etiquetadas como ‘botellon’

Érase un adolescente a un chándal pegado

Ésta es la historia de un adolescente cualquiera. Empezó a usar chándal cuando era pequeño, su padre o su madre se lo ponían para que jugueteara cómodo en el parque, aunque de eso ya ni se acuerda. Más tarde, cuando creció, sólo usaba el chándal en las clases de gimnasia y cuando tenía un partido de fútbol o baloncesto con los amigos. La ropa que llevaba el resto del tiempo no le preocupaba demasiado, es más, le parecía ridícula la afición de las chicas por “esas tonterías”.

Empezó a salir por las tardes, al cine, a fiestas en discotecas light, a tomar algo en un kebab, de botellón… Y entonces empezó a fijarse en la ropa, a querer vestir sólo con unas determinadas marcas (todas carísimas, por supuesto), a preocuparse por su corte de pelo y por todas “esas tonterías” que antes no entendía. Quería estar guapo a cualquier hora, le preocupaba tanto su aspecto que pasaba horas acicalándose en el cuarto de baño, hacía pases de modelos para saber si esto a aquello le quedaba bien, o si tendría éxito entre las chicas.

De repente, ese aspecto impecable dejó pasó al descuido y la comodidad del chándal. Chándal a todas horas, para los partidos y después de ellos, para ir al cine o a una hamburguesería, a clase o a una gran cita. Y cuanto más viejo y raído, mejor.

Foto de Eva Longoria

Botellón en el armario


-¿Qué hace este Cumbres de Gredos en tu armario?, grito alarmada al ver un tetrabrick debajo de un par de camisetas arrugadas

Al levantarlas descubro que, además de arrugadas, están llenas de manchas de vino.

-¡No solo bebes a escondidas, sino que eres un absoluto desastre con tus cosas!, sigo gritando enfadada.

-A mi no me mires, mío no es.

-Ah, claro, lo habrá dejado tu hermano, por eso está en tu armario…

Una historia de viernes que terminó con dos adolescentes en casa, con una película en DVD y unas palomitas en lugar del botellón de calimocho.

Vídeos para partirse el ojete

¿Has visto el de la mani del 20-N del cómico suicida?, es brutal, ¿y el que hizo en el País Vasco? ¡Lo de este tío es muy fuerte!

Entre risas y gestos de asombro van pasando de un vídeo a otro, de estos del cómico suicida -hace reportajes para el programa de Santiago Segura en La Sexta y su actitud es realmente algo suicida- a cualquier otro sobre el que les dé la pista pista algún colega: puede ser uno de Muchachada Nui o los monólogos de Piedrahíta en Cuatro (“Me parto el ojete con él, es brutal”, dice sin parar mi hijo pequeño).

Y ya, bajando el nivel, pueden pasar a una filmación casera que alguno de su pandilla haya decidido colgar para cachondeo general (¿a qué se dedicaban los adolescentes antes del youtube y del messenger? me pregunto a menudo).

Ha llovido mucho desde el Amo a Laura, lo primero que les vi buscar en Youtube, y no han perdido el gusto por lo divertido, de hecho los cómicos ocupan el top ten de su ranking particular de vídeos, entre los que también están los que Antonio Abeledo e Israel Álvarez hacían para 20 minutos.

Pero no todo es humor. A veces les sorprendo viendo cosas tan escatológicas como éste Lito y su espinilla, que me enseñaron ayer y que, según creo, ha corrido de boca en boca, o de messenger en messenger, por todo su círculo de amistades (advierto, como solían anunciar antes en la tele, que las imágenes pueden herir la sensibilidad del espectador).

A mi gesto inicial de asco respondieron poniendo el vídeo de nuevo. Y no sólo éste, no, el tal Lito ya había colgado una primera parte sobre la evolución de su espinilla y acabo de descubrir que tiene una tercera en la que, por fin, ha logrado terminar con su gigantesca espinilla y ya sólo muestra una venda ensangrentada. Creo que aún no la han visto y no voy a ser yo quien se lo cuente.

Muchos de los vídeos que ven son claramente para adolescentes, y me aburren a los pocos segundos, pero otros me han descubierto un montón de cosas que me han hecho reir y pasar un buen rato.

¿Y tú? ¿sueles buscar vídeos en Internet? ¿cuáles son tus favoritos?