Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Entradas etiquetadas como ‘condon’

“Condón, o yo pongo stop”

Comienza ella: “STOP. Tronco, yo no corono rollos con bombos. O condón, o yo pongo stop, Como fosos, como pozos. Somos dos. O con condón, o yo sobro”.

Y sigue él: “Bombón, yo propongo. Condón, como modo. Lo cojo, lo toco, lo pongo. Con condón, yo floto pronto”.

Ella:”Sólo con condón”.

Él:”Sólo con coco”.

Esta es la letra del hip hop con el que el Ministerio de Sanidad intenta concienciar a los jóvenes para que usen preservativos en sus relaciones sexuales. La campaña llega tras la publicación de los abultados datos de abortos registrados el año pasado entre las más jóvenes.

El vídeo invade desde ayer los medios de comunicación. Está en todas las webs, las cadenas de televisión… No soporto el hip hop pero si esta campaña ayuda a evitar un solo embarazo no deseado, o una enfermedad de transmisión sexual, bienvenida sea.

Sólo hace falta que en el momento crucial sean muchos los adolescentes que lo recuerden y sean capaces de ponerse o poner un condón. Parece fácil pero decenas de campañas anteriores no lo han logrado ¿Será posible esta vez?

¿Por qué abortan tanto las adolescentes?

El año pasado abortaron en España 15.000 chicas menores de 19 años, y 500 de ellas tenían menos de 15 años. El número de abortos no deja de crecer (un total de 112.000 en 2007, casi el doble que diez años antes) pero el incremento es mucho más preocupante entre las adolescentes. Lo acabo de escuchar en la radio y me parece incomprensible.

¿Sirve de algo la educación sexual que les damos? ¿habrá un solo adolescente en España que no sepa para qué sirve o cómo se utiliza un condón? No lo creo. Los jóvenes actuales han recibido más información sobre sexo que ninguna otra generación anterior: en casa, en el colegio, a través de Internet… Entonces ¿qué falla? ¿cómo es posible que alguna adolescente haya pasado no una, sino hasta dos veces por la experiencia del aborto? Ojalá tuviera la respuesta. Casi todos han vivido de cerca algún susto aunque, a la vista de los datos de abortos, parece que los olvidan con facilidad.

Además de dar a nuestros hijos toda la información sobre relaciones sexuales, de proporcionarles preservativos y de insistir una y otra vez en que los utilicen en todas sus relaciones sexuales para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual no sé qué otra cosa podemos hacer.

El Ministerio de Sanidad va a poner en marcha mañana mismo una nueva campaña para promover el uso del preservativo entre los adolescentes. Y van… Si resulta ser cierta esa famosa frase de que a los chavales sólo hay que decirles las cosas una vez, le auguro a esta campaña tan poco éxito como las anteriores.

Ningún adolescente sin preservativo

Ningún cristiano usa preservativo. Así se anuncia 21. La revista cristiana de hoy en una valla publicitaria con la que acabo de darme de bruces mientras volvía a casa con mi hijo.

-No me lo creo. ¿Eso es de coña, no?, ha preguntado al leerla.

-Me parece que va muy en serio. Míralo, es de una revista cristiana.

-Será algo como lo de Amo a Laura…, ha insistido entre risas sin terminar de creerse lo que estaba leyendo.

¿Será verdad que ningún cristiano usa condones? ¡qué miedo! No suelo preguntar a nadie por sus creencias religiosas pero voy a empezar a hacerlo… ¿Qué pasa con la prevención del sida?, ¿y de todas las enfermedades de transmisión sexual? ¿y con los embarazos no deseados? ¿Se han vuelto todos locos? ¿o será sólo cosa de esta revista?

El cartel me ha llenado la cabeza de preguntas: ¿negar la realidad? ¿quién la niega y quién la mira de frente? ¿los cristianos o los que usan preservativos?

He buscado la revista en Internet y he encontrado un reportaje sobre

sexo adolescente en el que incluyen a chavales a partir de 11 años. Ya lo entiendo. Un buen cristiano debe tener “todos los hijos que Dios le dé”, aunque sea a una edad tan temprana. Todo antes de recomendar el uso del condón. Me apunto a este otro lema: Ningún adolescente sin preservativo.