Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Entradas etiquetadas como ‘bullying’

Soy cruel. Que se entere todo el mundo

Hay días en los que sólo llegan malas noticias: bombas, inundaciones, empresas que se van a pique, hombres o mujeres que matan a sus parejas… A nadie le gusta ser portador de malas noticias pero la realidad, a veces, es así de terca y tiñe de negro periódicos, radios y televisiones.

Hoy varias de esas malas noticias están protagonizadas por jóvenes. La más trágica de ellas es la deun estudiante finlandés que ha matado a 10 compañeros de instituto antes de suicidarse de un tiro en la cabeza.

Como ya viene siendo habitual, antes de ese trágico final el asesino ha colgado varios vídeos en Youtube con sus presuntas hazañas. En uno de ellos se le ve disparando con una pistola automática; en otro, grabado sólo unas horas antes de la masacre, se dirigía a la cámara para decir “Tú serás el siguiente en morir”.

Otra noticia se refiere al ciberbullying, la forma más extendida de acoso escolar. No es tan grave como la primera, pero sí preocupante. Ya no basta con acosar, insultar o agredir al compañero de clase sino que hay que hacerlo público, dar la mayor difusión posible a esas salvajadas para que la víctima se sienta completamente intimidada: “La rapidez con que se propagan las grabaciones ofensivas por Internet o a través de los teléfonos móviles y el gran número de destinatarios que pueden recibirlas en poco tiempo hace que un mayor número de personas puedan involucrarse al acceder a contenidos humillantes o transmitirlos”.

La crueldad de algunos jóvenes no parece tener límites. Y sus ansias de notoriedad tampoco. “Sí, soy cruel, y quiero que se entere todo el mundo”, parecen decir con su actitud los protagonistas de estas brutales acciones. La historia no es nueva, una canción de Sabina de los ochenta ya retrataba esta afición al minuto de gloria de un macarra de ceñido pantalón: “Pero antes de palmarla se te oyó decir: Qué demasiao, de esta me sacan en televisión”. Aquel macarra no llegó a conocer YouTube, pero le hubiera encantado.

“No deberías dejar que te traten así”


“Es un crío pero sabe cómo hacer daño”.

“Al niño que golpea no le sale valentía para hablar de otra manera”.

“Negar el miedo no hará que desaparezca”.

“¿Tu lees la biblia? porque la biblia dice: Ojo por ojo…”

Son frases de la película Cobardes, de José Corbacho y Juan Cruz, sobre la violencia escolar, en la que un chaval de 14 años -una edad en la que cobarde puede ser el peor insulto- no quiere ir a clase porque tiene miedo de lo que pueda hacerle un compañero.

Corbacho y Cruz han insistido en que la película no está basada en ningún caso concreto, pero refleja una realidad mil veces repetida en colegios e institutos de todo el país, desde el tristemente conocido caso Jokin hasta la reciente moda de grabar palizas entre adolescentes con la cámara del móvil.

Una violencia que apenas el 30% de quienes la sufren se atreven a contar. La película refleja muchos miedos: el del estudiante presionado por su padre, el del padre que teme perder su trabajo o el de la madre que descubre que no conoce realmente a su hijo, pero ninguno tan terrible como el de la víctima del acoso escolar.

“No deberías dejar que te traten así”, le dice una compañera al chaval acosado. Nadie debería dejar que le maltraten, pero todos deberíamos arropar a esos cobardes que, paralizados por el miedo, no saben cómo actuar. ¿O vamos a pedir a las víctimas que se conviertan en héroes?