BLOGS

Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Tener o no tener… cara de madre

Se ha convertido en una pregunta recurrente. Ayer mismo me la volvieron a hacer con motivo de este blog:

-¿De verdad tienes hijos?

-Sí, tengo dos y son más altos que yo, contesto directamente antes de que llegue la consabida alusión a su edad.

También puedo intuir lo que viene a continuación: gestos de duda o de sorpresa, afirmaciones categóricas del tipo “No tienes cara de madre” o, en el mejor de los casos, halagos de cortesía como “Estás muy bien para haber tenido dos hijos” (odio esa frase, alguien que quiere agradar debería ahorrarse la coletilla final).

En fin, que me encuentro a menudo en la ridícula situación de tener que defenderme ante la incredulidad de los que no me ven cara de madre. ¿Será que no la tengo? ¿mi madre la tenía? No sé, eso debe ser como tener cara de hijo, de primo, de charcutero o de asesino en serie.

Y todo por tener unos hijos ya creciditos, porque cuando eran pequeños eso no me pasaba. Ni a mi ni a nadie. Es muy curioso: si a los veintipocos años llevas a un bebé en brazos o en el carrito nadie duda de tu maternidad, aunque seas “muy joven para eso” según algunos, pero pasados los cuarenta y con unos hijos que ya se pasean solos todos te ven, de repente y sin saber por qué, aspecto de no tener descendencia. No sé por qué ocurre, pero ocurre.

Ahora que lo pienso, esto debe ser sólo una breve tregua antes de que empiecen a verme con cara de abuela. Así que voy a disfrutar de la que tengo, antes de que se me llene de arrugas con otro bebé en brazos.

5 comentarios

  1. Dice ser Ana

    También está la versión según la cual el/la persona que te dice que no tienes cara de madre, o eso de “¿tan mayores son tus hijos?”, y acto seguido te justifica (¿por qué?) que él/ella no tiene hijos porque eso hay que hacerlo a partir de los 35/40, para ser un padre consciente, responsable y con paciencia… ¿Será verdad? Y, cuando son adolescentes, ¿qué eres?Es una elección muy personal, pero nunca he conseguido estar segura de qué edad es la idónea…Ana

    12 Diciembre 2007 | 6:41

  2. Dice ser karmela

    Si, es verdad, yo odio que me digan: ¿ya tiene 20 años tu niña? Pero más que nada porque me doy cuenta de como se ha pasado el tiempo tan rápido y cómo es posible que no me haya enterado de nada…Recuerdo que al principio, cuando iba en el cochecito, todo el mundo me decia: quién te ha visto y quién te ve, eh?….O: ya se te ha acabado la libertad…. O: ¡vaya qué bien te has quedado¡ Quien tuvo retuvo…. O cosas similares, como si el ser madre fuera algo decisivo en la vida. Como si no hubieran parido todas las mujeres desde que el mundo es mundo.Nunca he dejado que me condicionara mi condición de madre. Para mí fué algo que vino naturalmente, sin buscarlo y en un momento como otro cualquiera de mi vida, pero en el que ya no tenia marcha atrás (eso lo tenia muy clarito, era esa vez o nunca) Lo hice y punto. No me complico la vida pensando si lo he hecho bien o no… He hecho lo que he podido y vale… Mi hija es un encanto y es una buena persona y con eso me conformo….

    12 Diciembre 2007 | 13:51

  3. Dice ser Halagador

    Creo que las cosas no hay que tomarlas así, aunque lo comprendo.Simplemente lo que tienes es un pinta deliciosa: envidiable (aunque sea de manera sana)para ellas, y muy apetecible y sugerente para nosotros.Un beso y enhorabuena por el blog

    13 Diciembre 2007 | 13:18

  4. Dice ser Y YO TAMBIÉN

    No sabes como te comprendo, yo tengo un hijo de 21 y una hija de 17 y no he cumplido los 40 (el próximo año será), a mi me han llegado a decir de todo al respecto, sobre todo cuando es alguién que está acostubrado a verme sin los niños como mis compañeros de trabajo, si hemos coincidio lo flipan, como dicen mis hijos. Otras personas me han dicho: te veo hablando con tu hijo y no me pareceis madre e hijo, sino amigos charlando tranquilamente…. como si hablar con tus hijos, siendo su madre fuera diferente de hablar con otros…. jaja en fin , que no veas como te entiendo, y lo difícil que resulta la dichosa adolescencia, si no fuera porque soy “tan joven”, como se dice por ahí, no sé como tendría energías para brear con ellos día a dia, compadezco a las mamás primerizas y cuarentonas (sin animo de ofender con lo de cuarentonas), porque sólo de pensar si tuviera que pasar por esto con cincuenta y pico……UF

    13 Diciembre 2007 | 17:17

  5. Dice ser uñitas

    Y YO TAMBIEN,cuanta razón tienes. Precisamente comentaba con mi hermana lo difícil que es tener paciencia con un adolescente y que cuanto más joven seas para poderlo llevar bien mejor, que es tremendo a lo que te enfrentas con ellos y que si hubiese tenido a mi primer hijo a los 40, probablemente no tendría tanta fuerza ni energía para sobrevivir.

    14 Diciembre 2007 | 9:48

Los comentarios están cerrados.