La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘vertederos’

Las cigüeñas arrinconan a san Blas y a la lógica científica

Cigueña

Hace tiempo que san Blas perdió el trono de heraldo cigüeñil. Un año más, el 3 de febrero no ha sido fecha tradicional de llegada de las patilargas desde sus lejanos cuarteles africanos.  Muchas ya llevaban aquí varias semanas, como la madrileña de Vicálvaro. Más de 30.000 ni se han movido. Total ¿para qué hacer un viaje tan largo cuando la Europa del despilfarro ofrece comida abundante (basura) durante todo el año?

Son tiempos de cambio incluso para las aves, cuyos ejemplares más viejos se harán de cruces viendo a una juventud acomodada, indolente, quedándose junto a los confortables vertederos o en los arrozales andaluces en lugar de enfrentarse a la siempre difícil aventura de cruzar dos veces al año el Estrecho de Gibraltar y el duro Sáhara. Me parece estar escuchándolas:

“Esta juventud está podrida”.

Sirva como ejemplo el reciente experimento de SEO/BirdLife. Los ornitólogos han instalado emisores GPS a tres cigüeñas españolas para seguir sus movimientos… y cada una ha hecho una cosa diferente.

La de Madrid apenas se ha movido de la gran urbe, con breves escapadas a Segovia y Toledo.

Estíbaliz, una hembra alavesa, en lugar de hacer el esperado viaje se ha quedado todo el invierno cerca de Vitoria y ahora está de visita por Segovia.

Sólo Yerga, un adulto reproductor de la gran colonia riojana de Alfaro, se fue para el sur como manda la tradición pajaril. Después de pasar su invernada en la región de Diourbel, en el interior de Senegal, a unos 3.340 kilómetros del nido, en Nochebuena comenzó el viaje de vuelta a La Rioja. Pero aún no ha llegado.

Iba como una flecha hacia el norte cuando, cerca de Rabat, paró en seco y ahí sigue. Seguro que se olió lo de las nevadas de estos días. Ese sexto sentido meteorológico no tiene lógica científica, pero les sigue funcionando a la perfección.

Yerga

Sobre estas líneas os dejo una captura del mapa de SEO/BirdLife donde se puede ver el increíble viaje de la cigüeña Yerga.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

 

Las cigüeñas ya están de vuelta

El pasado lunes Fernando, un ornitólogo sevillano, se quedó perplejo. Dos desgarbados bandos de cigüeñas blancas, unos 400 ejemplares en total, cruzaban en ese momento el cielo de la bellísima capital andaluza con su habitual parsimonia. Como su aparición coincidió con la llegada de un primer frente invernal a la Península, rápidamente pensó que los pájaros eran emigrantes rezagados huyendo del frío y la nieve. Pero estaba equivocado. Lo contó en Avesforum, el foro de SEO/BirdLife, y enseguida Alejandro Onrubia, un experto en la migración de aves a través del Estrecho de Gibraltar, le sacó de su error.

Paradójicamente, las cigüeñas que vio Fernando no volaban hacia el sur para escapar de las bajas temperaturas, sino todo lo contrario, regresaban de África justo para llegar a Europa cuando comienza el duro invierno. De hecho, durante todos estos días se siguen registrando en la zona de Tarifa numerosos bandos atravesando el mar desde Marruecos, que algunos días superan los 600 individuos.

Hagamos cuentas. Si terminan de criar en junio, y en los dos meses siguientes unas 200.000 saltan al vecino continente camino de sus cuarteles de invierno, después de recorrer entre 3.000 y 10.000 agotadores kilómetros muchas apenas pasan dos meses comiendo saltamontes en Níger y Malí, pues en octubre ya comienza su retorno. ¿Están locas las cigüeñas? ¿Tiene también en esto la culpa el cambio climático? Según parece, ni lo uno ni lo otro.

En realidad no huyen del frío, sino del hambre, del agostamiento veraniego de los campos. Y en los últimos tiempos, entre las fuertes sequías africanas y nuestros bien surtidos vertederos hay más comida en Europa que en el Sahel. Unas 30.000 incluso pasan de la migración y se quedan en basureros y arrozales españoles.

Es una pena, pues San Blas (3 de febrero) ya no es su patrón. Pero a cambio tenemos algo mejor, la posibilidad de poderlas ver todo el año, alegrándonos con esos garabatos en el aire que cantara Machado. ¿Se os ocurre un regalo navideño más hermoso?

Diez consejos para tener un ordenador ecológico

Reconozcámoslo amigos. No podemos vivir sin nuestros ordenadores. Pero aunque cada vez sean más necesarios para todo, conviene de vez en cuando recordar la fuerte huella ecológica que dejan estos aparatos en nuestro maltrecho planeta. Algunas estadísticas ponen los pelos de punta:

> La fabricación de un PC necesita el equivalente energético de 373 litros de petróleo.

> Un ordenador expulsa, a lo largo de su vida útil, el equivalente a unos 650 kilogramos de dióxido de carbono (CO2) y acidifica la atmósfera a razón del equivalente a 5 kilogramos de dióxido de azufre (S04).

> Para su fabricación se requiere cerca de 2.800 kilogramos de materias primas y 140 de ellas acabarán en forma de desechos industriales, mientras que 24 kilogramos serán desechos peligrosos que en su mayor parte acabarán en vertederos del Tercer Mundo.

Por si todo esto fuera poco, el coste ambiental de algo aparentemente tan inocuo como cambiar nuestro sistema operativo por el Windows Vista de Microsoft puede ser terrible al obligarnos a costosas actualizaciones de hardware que, además de dañarnos el bolsillo dañarán gravemente el medioambiente. Como en su momento denunció un poco exageradamente el Partido Verde del Reino Unido,

“Los arqueólogos del futuro identificarán la actualización de nuestros ordenadores a Vista excavando en nuestros vertederos”.

Convencidos de la imposibilidad de vivir hoy en día sin estos cacharros, sí al menos podemos tratar de ser lo más sostenibles posibles en su empleo. Unas mínimas medidas de ahorro ayudarán a reducir el consumo eléctrico con ellos, tal y como recomienda encarecidamente el programa de la Comunidad Europea Energy Star:

1.Apaga los servidores y ordenadores que no se usen. Lo mejor para ahorrar energía es no utilizarla. Servidores y discos duros deberían estar encendidos sólo cuando son necesarios.

2. Activa siempre los sistemas de ahorro de energía, como el modo de hibernación.

3. Optimiza las aplicaciones informáticas. Un software ineficiente te hace perder mucho tiempo y por lo tanto dispara el consumo energético.

4. Mejor portátil que ordenador de sobremesa. Un portátil consume por término medio de un 50 a un 80% menos de energía que cualquier PC de escritorio.

5. Mejor batería que UPS (suministro continuo de energía), pues estas baterías que evitan la pérdida de información en caso de cortes eléctricos puede llegar a consumir hasta 25 W de forma continuada, 220 kWh anuales.

6. Mejor pantalla plana, pues consume un 50% menos de energía que su equivalente convencional, un monitor (CRT).

7. No utilices tus antiguos PC como servidores para redes domésticas.

8. Reduce al mínimo el número de fuentes de alimentación externas, utilizando dispositivos combinados o USB.

9. Desactiva el protector de pantalla, pues su ausencia favorece la desconexión de la señal del monitor, contribuyendo a un ahorro de energía y protegiendo con ello a la pantalla.

10. Apaga las luces antes de irte. Si lo haces en casa ¿por qué no en la oficina? Antes de salir desconecta todos los aparatos eléctricos. Dales un descanso.

Para terminar, si tienes curiosidad por conocer el gasto medio que haces con tu ordenador y no te vale con el susto de la factura eléctrica de todos los meses, prueba con la calculadora enérgética desarrollada por la Unión Europea. Seguro que te convencerá.