La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘entomologia’

Cuatro especies aspiran a convertirse en la mariposa del año

La capuchina canaria es la única mariposa protegida de Canarias.

La mariposa canaria capuchina (Pieris cheiranthi), el pequeño pavón (Saturnia pavonia), la hormiguera oscura (Phengaris nausithous) y la morena española (Aricia morronensis) aspiran a convertirse en Mariposa del Año 2019, una iniciativa impulsada por la asociación Zerynthia para promover el estudio, divulgación y conservación de estos insectos.

A lo largo de todo el mes de enero y por cuarto año consecutivo, esta agrupación de entomólogos y aficionados a las mariposas mantendrá en su página web un proceso participativo abierto a toda la sociedad con el objetivo de elegir a la especie en la que concentrar sus esfuerzos durante todo el año. Tan solo hay que entrar en su web y elegir en este enlace tu mariposa favorita. Lee el resto de la entrada »

Un millón de escorpiones en cajitas

Acaba de escribirme un lector de La Crónica Verde, José Ramón Requejo, para ponerme los pelos de punta con una información que yo desconocía. Los periódicos del grupo Vocento, con el ABC y El Correo a la cabeza, venderán a partir del domingo una colección de insectos del mundo bajo el comercial nombre de Bichos. A cambio de un euro, te entregan un fascículo coleccionable y un insecto disecado. El primero de la serie será un escorpión dorado de Manchuria (Mesobuthus martensi) y el segundo una avispa gigante, pero anuncian mantis y otra serie de insectos más o menos simpáticos para iniciarnos en el apasionante mundo de la entomología.

Aseguran sus directores de marketing que la “fabulosa colección” está avalada por el Museo de Historia Natural de Londres y el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. También que, para eliminar suspicacias, se ha hecho sin alterar su medio natural, pues “todos los ejemplares proceden de granjas donde se preservan especies que más tarde pueden ser reintroducidas en aquellos lugares donde ya han desaparecido”. ¿Granjas de escorpiones y avispas?

No sigo porque me estoy indignando por momentos. Teniendo en cuenta que la difusión del grupo es de unos 1,7 millones de ejemplares diarios, calculo que, como mínimo, para esta primera entrega habrán traído de China y metido en cajitas no menos de un millón de escorpiones. ¿Se transmite así el amor a la naturaleza entre los lectores? Supongo que ése no es el objetivo último.

Reproduzco aquí parte del impecable escrito que me ha enviado José Ramón, y que suscribo en su totalidad. De hecho, pienso mandar copia de su carta al grupo Vocento y al Museo de Ciencias Naturales. Aunque sólo sea para desahogar mi rabia. ¿No harías tú lo mismo?

—————

Los tiempos del coleccionismo de seres vivos tienen que acabar. Ya estamos lejos de épocas pasadas donde el único medio para el estudio y la divulgación era la recolección, clasificación y archivo de las especies. Ahora existen otros medios, como la fotografía, con sus macros y teles, que no matan ni impiden que el naturalista que llegue detrás lo pueda observar igualmente. ¿Qué hubiera pasado si el mosquitero bilistado que contemplamos muchos de nosotros hubiera caído en las manos del primero que lo observó?

Se supone que los insectos procederán de zonas lejanas a las nuestras en donde forman parte de la dieta de los lugareños, pero considero que hay un peligro añadido; porque la colección parece dirigida al público infantil y adolescente y, como las buenas ideas escasean pero las malas son abundantes, a más de uno se le ocurrirá comenzar a coleccionar toda clase de insectos cercanos a nosotros. Y esto ya nos toca más de cerca.

Por ello he dirigido una carta al director de El Correo. Si se publica, alguien la lee y recapacita: misión cumplida. No se puede hacer más. El mundo está enfermo y no hay médico que sane esto. Pero también he querido mandarla al museo de Ciencias Naturales porque avala la colección, cometiendo un gran error que dice muy poco en favor de la biodiversidad y de la conservación de las especies.

“Bichos”

Pensaba que coleccionar seres vivos era algo anacrónico, ahora que hay suficientes expertos en reproducciones fidedignas. Sólo falta que cunda el ejemplo y nos entre el gusanillo por apresar ciervos volantes, tarántulas e insectos en peligro de extinción o vulnerables. Simplemente por la neurótica pasión de poseer “bichos”. Me refiero a la colección que repartirá El Correo. Pero más asombroso me resulta que esté avalada por el Ministerio de Educación y Ciencia a través del Museo Nacional de Ciencias Naturales. En vez de educar a los jóvenes en los valores de respeto a la Naturaleza, se fomenta la costumbre de arrebatar la vida a los seres que en ella desarrollan su ciclo vital. A los humanos se nos llena la boca de grandilocuencia cuando mentamos el derecho a la vida como el principal de los derechos, pero jugamos a ser dioses y nos creemos con derecho a quitársela a otros seres, en este caso a los insectos, porque queda bonito en las baldas de nuestro salón.

Firmado: José Ramón Requejo

Un ejemplar VIVO de escorpión dorado de Manchuria, la joya del coleccionismo por fascículos de la prensa española.