La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Sabes cómo afecta el Black Friday al medio ambiente?

Black Friday no se traduce como “compras chollo”. Su verdadero significado es “viernes negro“, pues se supone que los comerciantes cambian sus cuentas de números rojos a negros, gracias a las fenomenales ganancias ese día.

Pero para el medio ambiente, el Black Friday es, literalmente, un viernes negro. Porque relanza las compras compulsivas en un planeta donde es precisamente el consumo disparatado el que nos está llevando a la crisis climática que sufrimos. Y que no para de empeorar.

En 2018 el Black Friday movió en España un total de 1.560 millones de euros, según la Asociación Española de la Economía Digital, pero para este año se espera un aumento hasta los 1.700 millones de euros. En total, cada comprador español gastará entre 200 y 300 euros.

Como pollos sin cabeza

La última encuesta realizada por el comparador de seguros Acierto.com revela que hasta 3 de cada 5 españoles comprarán de forma impulsiva. Algo alarmante si se tiene en cuenta que solo el 42% de las compras realizadas en el Black Friday del año pasado fueron por necesidad, mientras que un 24,8% fueron caprichos y un 33,1% por considerar haber encontrado una buena oferta.

Para terminar de complicarlo aún más, como compramos sin mirar, las devoluciones se disparan, lo que supone más transporte inútil. El de ida y el de vuelta.

Según los datos de Acierto, las compras por Internet suelen realizarse de forma más meditada; más del 90% de los internautas compara precios antes de realizar una transacción. ¿Por qué no lo hacen en esta ocasión? Pues porque la mayoría de ellos no se cuestiona la autenticidad de las rebajas. Solo 2 de cada 10 lo hacen. Algo que, al mismo tiempo, ha provocado que cada vez sean más negocios los que se atreven con esta iniciativa. Prácticamente todos los comercios apuestan por el Black Friday, para lo que destinan una importante inversión en publicidad.

Día negro para el planeta

A partir del inicio de campaña del Black Friday se multiplican los desplazamientos de camiones y furgonetas de reparto, que llevan a cada casa los paquetes con las compras realizadas de manera online.

Los efectos contaminantes de estos transportes son mayores de los que genera acudir a las tiendas físicas a realizar las compras de manera tradicional, ya que la compra física tienen un impacto un 7% menor que la compra por internet, medido en términos de huella de carbono.

Pero el único problema de esta campaña no es la compra en sí, sino las devoluciones que se producen después de recibir nuestros productos.

Según explica la plataforma de Acierto.com, en estas fechas se devuelve entorno al 33% de las compras que se hacen de manera online, lo que multiplica por dos el proceso de desplazamientos de transporte, haciendo un flaco favor a la sostenibilidad.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser Flavio

    Nuestro planeta está sufriendo por el individualismo y el consumo sin medida. Hay mucha desigualdad entre los países que pueden comprar y aquellos que producen esclavizados y viviendo las consecuencias del individualismo.

    Muy buen post.

    28 noviembre 2019 | 16:13

  2. Dice ser Luis

    Tenemos que comenzar a pensar en el medio Ambiente, con acciones tangibles como usar productos que puedan reutilizarse, apagar las luces, llevar tus propias bolsas al supermercado y cambiar las bombillas de tu casa las bombillas de bajo consumo se calientan menos, consumen menos energía como es el caso de las Luminarias LED.

    28 noviembre 2019 | 21:23

Los comentarios están cerrados.