La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¡Cielos, hay un oso pardo en mi cubo de basura!

La noticia (y el vídeo) corrió como la pólvora: un oso revolvía por la noche las basuras en la localidad de Villalbino (León), 10.000 habitantes.

El contenedor se encontraba en un lugar poco frecuentado junto a un polígono industrial, en una calle con escasa iluminación, y ya cerca de la zona de monte.

El oso estuvo rebuscando entre las basuras mientras varias personas le grababan. En el vídeo también se ve al animal saltar una tapia con una bolsa de basura, alejarse una cierta distancia, intentando comer de ella y finalmente marcharse cuando le iluminan con un foco.

Ocurrió a comienzos de septiembre pasado. No era el Oso Yogui robando cestas de la merienda a los visitantes en el parque de Yellowstone. Tampoco un oso escapado de un circo o de un zoológico. Era un oso pardo cantábrico, salvaje. Joven y, por lo que se ve, hambriento. O muy comodón. Al día siguiente volvió al rebusque.

Un caso poco habitual

“Es un caso anecdótico pero previsible”, afirma la Fundación Oso Pardo. La atracción hacia la basura (alimento fácil, abundante y predecible) ocurre en la mayoría de las poblaciones oseras del mundo. Pero en España, donde la especie estuvo a punto de extinguirse, es algo absolutamente novedoso. Y puede que vaya a más, paralelo al aumento de su poblaciones cantábricas.

Hasta ahora apenas se habían conocido en España casos de osos acudiendo a la basura y no se tiene constancia de ejemplares habituados. Sí existen osos que se alimentan estacionalmente en árboles frutales próximos a viviendas, y que comen el pienso de los terneros y el de los perros. Esto ocurre ahora de forma esporádica y algún oso ha sido objeto de medidas de disuasión.

Adelantándose a una atracción basuril que puede ir en aumento, la Fundación Oso Pardo ha acometido el estudio “Osos y basuras en la Cordillera Cantábrica. Anticipando nuevos retos”. Es un documento técnico que analiza la seguridad de los contenedores de basura en áreas oseras, y establece una serie de recomendaciones para mejorarla, con el fin de contribuir al mantenimiento de la buena convivencia con la especie. En la actualidad los osos tienen numerosas oportunidades de acceder a contenedores situados en lugares apartados, merenderos y pueblos poco habitados.

Principales recomendaciones

El estudio señala que es mejor prevenir y aplicar una serie de recomendaciones. La principal es recoger la basura de forma frecuente para que los contenedores no rebosen. En la mayoría de las zonas de montaña hay que considerar que la población se multiplica en verano. Además los contenedores deberían ubicarse en puntos bien iluminados de noche, bajo farolas o junto a ellas y es preferible que estén junto a viviendas habitadas. Este manejo es poco costoso y puede ser muy útil.

El uso de cubrecontenedores (con o sin tejadillo) para evitar que los vuelque el viento, también  reducen la accesibilidad de los osos y otros animales.

Los pueblos de estructura alargada o con viviendas dispersas y casas aisladas son más susceptibles de tener problemas con la basura que los pueblos compactos o de estructura circular, por lo que en estos casos se debe tener especial cuidado para prevenir el acceso de los osos a la basura.

Los contenedores ubicados en zonas de recreo, merenderos, aparcamientos, etc., alejados de núcleos rurales deberían ser cerrados de forma temporal en cuanto se sospeche que atraen a los osos.

Aunque en otros lugares del mundo se utilizan contenedores a prueba de osos, su uso no resuelve todos los problemas pues requiere cambios normativos y adaptar los camiones de recogida. Lo mejor es tomar las medidas preventivas suficientes como para no tener que recurrir a estos contenedores.

En la hipotética circunstancia de que haya osos que empiecen a ser atraídos por la basura o por otros alimentos debe aplicarse el protocolo de intervención con osos aprobado por la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad el 24 de enero de 2019.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser Que

    En el pirineo Navarro, Aragonés y Francés ya tenemos un problema con el osos y no hay tantos, la última a sido que dos pastores franceses se an quedado sin rebaños, cerca de la frontera, pero no veo que digáis nada de eso ni tampoco como cerca de Fago lo grabaron desde un coche.
    Parece ser que los osos ucranianos no tienen tanto miedo, puede que dentro de poco oigamos que se a comido a un montañero, entonces nos llevaremos las manos a la cabeza.

    04 noviembre 2019 | 17:40

  2. Dice ser Que

    No creo que lo que escribí sobre el oso en el pirineo sea mentira pero como tú lo veas, a si va el país sin libertad de expresión.
    Gracias por todo.

    06 noviembre 2019 | 14:42

Los comentarios están cerrados.