La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Apúntate a la vuelta al cole más sostenible

Vuelta al cole. THINKSTOCK – Archivo

La vuelta a las aulas de nuestros hijos es la auténtica cuesta empinada de septiembre, la verdadera depresión-preocupación postvacacional.

Entre 200 y 400 euros por niño es mucha pasta. Y sin embargo, la gruesa factura familiar se puede reducir ostensiblemente con algo tan moderno como apostar por la sostenibilidad y el consumo responsable. Una modernez que en realidad es volver a los modelos de consumo de nuestros padres, solo que añadiendo la nueva visión de respeto al planeta.

Te lo resumo en unos pocos consejos que muy concentrados podrían reducirse en la famosa regla de las tres erres (3R): reducir, reutilizar, reciclar.

Niñas y niños en clase. © 20 Minutos

  • Reducir: ¿Para qué comprar tantas cosas que luego no se usan? Mucha prudencia. No te precipites sacando la lista completa en el centro comercial de turno para hacerte con todo como si no hubiera un mañana. No compres nada que no te hayan confirmado antes los profesores que será verdaderamente necesario. Escalona las compras. Siempre habrá tiempo para adquirir algo, pero es muy raro que meses después lo vayas a poder devolver al comercio por falta de uso.
  • Reutilizar: Tira de los hermanos mayores, como se hizo toda la vida. Esas zapatillas que todavía están nuevas y le quedaron pequeñas al mayor, o esa camiseta del uniforme que casi no se puso. Y tira de los hijos de tus amigos, esos a quienes igualmente les ha sobrado de todo y casi nuevo. Tira, finalmente, del mercado de segunda mano. No digas eso de que tu hijo no se pone algo que se haya puesto otro niño antes. Reaprovecha los libros utilizados por otros en cursos pasados. Piensa en el gasto de materiales y energía que supone su fabricación, en la huella ecológica que tiene tanta ropa y material escolar. Piensa en los 400 euros.
  • Reciclar: Apúntate al uso de materiales reciclables. Botellas de plástico a las que se puede dar muchos usos, para el agua e incluso para rellenar con zumos comprados por litros o, mucho mejor, exprimidos directamente de frutas seleccionadas por ti mismo. Bocadillos hechos en casa con ingredientes tan caseros como una tortilla o una ensaladilla. Huye de la bollería industrial y sus ocho mil envases de plástico. Apuesta por el táper con fruta fresca cortada. Arregla el asa de esa mochila en lugar de comprar una nueva. Estrenar curso no es sinónimo de estrenar mochila.

Y un consejo final: piensa en verde. Por ejemplo, en la compra de material escolar elige siempre que puedas productos procedentes de bosques que cuenten con el logo FSC, tanto lápices y pinturas como cuadernos o paquetes de folios. FSC es la única certificación que garantiza una gestión forestal sostenible según los controles ambientales y sociales más estrictos y serios.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser Lola

    Eso que aconseja es lo más sensato que se podría hacer, pero vivimos en un mundo tan consumista y sobre todo tan de “fardar” ante los demás que la mayoría de los padres optarán porque sus hijos lleven todo nuevo, aunque eso les cueste un riñón metafórico, no sea que los demás piensen que no son de “posibles”, y que no falte el móvil de última generación que eso también cuenta.

    13 septiembre 2018 | 10:52

Los comentarios están cerrados.