La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Celebra en Granada los 120 años de García Lorca y su paisaje

No se puede visitar Granada sin tributar un emocionado recuerdo a Federico García Lorca, nuestro poeta más universal. Me pasa siempre que voy a esa ciudad maravillosa, pero esta ultima vez ha sido más especial que nunca. Coincide con el 120 aniversario del nacimiento del maestro y los 100 años de su primera obra.

Es el ‘Año Lorca’ en Granada, y para celebrarlo me he ido de visita por la ciudad junto con una treintena de chicas y chicos del Coro de IES Puerto del Rosario de Fuerteventura al que, siempre intruso, pertenezco [sector puretas]. Muchos de ellos era la primera vez que salían de Canarias, que veían montañas nevadas en el horizonte o escuchaban el alocado grito de los vencejos. Su emoción era la mía.

El viaje en sí se organizó para participar en un encuentro de coros en esa ciudad andaluza, pero entre que el director me propuso hacer de guía y yo que me apunto a un bombardeo con tal de que sea cultural, allá que fuimos. Con todos ellos he hecho una ruta de poesía, arte, música, historia y naturaleza que me apetece compartir aquí. Por si os da por disfrutar algo parecido.

El Coro IES Puerto del Rosario posando en el mirador de la mezquita nueva de Granada.

Turismo educativo

Empezamos en Mirador de San Cristóbal al inicio del barrio del Albaicín. Primera chapa mía para explicar a las chicas y chicos algo fundamental: hay que entender los lugares. Y ese entendimiento pasa por preguntarse algo tan simple como ¿por qué Granada está donde está y fue siempre tan importante? Aquí entran los conocimientos de geología (cerros defendidos por ríos, entre una rica Sierra Nevada y una generosa vega, la del Genil), geográficos (cruce de caminos entre el Este y el Oeste, el Mediterráneo y Castilla), históricos (Roma y Al Andalus), culturales (musulmanes, cristianos, judíos, gitanos). Una riqueza de la que Lorca, como tantos otros, fue heredero y tributario.

Bajas por las estrechas calles del Albaicín, tan moras ellas. Atraviesas la Puerta de las Pesas de la muralla zirí, tan inteligentemente fortificada, y llegas al mirador de San Nicolás, tan de postal, un lugar privilegiado desde donde según Bill Clinton se puede ver “la puesta de sol más hermosa del mundo”, y eso que el sol se pone a nuestras espaldas. Aquí se hizo la típica foto de recuerdo Leonard Cohen, un enamorado de la obra del poeta y de la ciudad de Granada, donde (un atardecer) grabó el vídeo de su famosa canción Take This Waltz, particular versión del “Pequeño vals vienés” de García Lorca.

Baladilla de los tres ríos

Para rendir nuestro particular y sincero homenaje a Lorca elegimos el puente del Aljibillo o de los Labradores, justo al comienzo de la Cuesta del Rey Chico.

Puesto que en toda la poesía de Lorca se perciben colores, aromas y sonidos granadinos, buscamos allí mismo la sombra generosa de un almez (Celtis australis), árbol mediterráneo donde los haya, y acunados por el murmullo de agua del río Darro [de oro, pues aparecen pepitas en su lecho], les expliqué quién era Lorca y, con la ayuda de una profesora y buena amiga, Raquel Sánchez, recitamos entre los dos la “Baladilla de los tres ríos”. Un poema muy especial perteneciente al volumen “Poema del cante jondo” (1931), homenaje al folklore andaluz, pero especialmente a un paisaje donde el agua es metáfora de esa vida que corre presurosa hacia el mar, que nos guste o no, es el morir.

Logramos así robar a la eternidad un momento mágico. Tan sobrenatural que, como podéis ver en la foto, logró incluso captar la atención y hasta la emoción de toda la chavalería.

BALADILLA DE LOS TRES RÍOS

El río Guadalquivir
va entre naranjos y olivos.
Los dos ríos de Granada
bajan de la nieve al trigo.

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

El río Guadalquivir
tiene las barbas granates.
Los dos ríos de Granada,
uno llanto y otro sangre.

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

Para los barcos de vela
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada
sólo reman los suspiros.

¡Ay, amor¡
que se fue y no vino!

Guadalquivir, alta torre
y viento en los naranjales.
Darro y Genil, torrecillas
muertas sobre los estanques.

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

¡Quién dirá que el agua lleva
un fuego fatuo de gritos!

¡Ay amor
que se fue y no vino!

Lleva azahar, lleva olivas,
Andalucía a tus mares.

Ay, amor
que se fue por el aire!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. Dice ser Alba

    Tengo pendiente un viaje a Granada y ya he marcado en el calendario esta visita tan interesante que no perderé por nada del mundo!
    ¡Muchas gracias por vuestra aportación!!

    21 junio 2018 | 19:02

Los comentarios están cerrados.