BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Un gran paso contra la violación como arma de guerra

Cuando en el año 2008 comencé a rodar el documental “La guerra contra las mujeres” fue en parte porque vi que la comunidad internacional empezaba a dar pasos para hacer frente a la violación sistemática de mujeres en los conflictos armados.

TIME TO ACT_1-2

Durante miles de años el cuerpo de la mujer ha sido considerado un botín más de guerra. Una realidad por pocos cuestionada, inclusive a lo largo del siglo XX, cuando ya las sucesivas convenciones de Ginebra habían puesto en primer plano la importancia de la protección de los civiles en los enfrentamientos bélicos.

La reacción del mundo

El primer gran logro para sacar a luz, prevenir y castigar esta práctica tuvo lugar en los años noventa, cuando el Tribunal Penal Internacional para Ruanda sentenció que la violación sistemática de mujeres tutsis había sido un crimen de guerra.

Luego vino otro fallo fundamental, en el año 2001, del Tribunal Penal Internacional para la Ex Yugoslavia, que sostuvo que la violación de mujeres en la ciudad de Foca fue un crimen contra la humanidad (cuyos derroteros narré desde la propia Foca en este blog).

Dos resoluciones muy importantes del Consejo de Seguridad de la ONU apoyaron este proceso: la famosa 1325 y la 1820.

TIME TO ACT_5

Ahora, la comunidad internacional está a punto de dar otro gran paso. Entre los días 11 y 13 de junio, representantes de 140 países se reúnen en Londres, para acordar una serie de medidas para poner fin a esta lacra.

La convocatoria es del Gobierno Británico, de la ONU y de la actriz Angelina Jolie en su calidad de embajadora de ACNUR. El lema central es #timetoact.

Apoyo en Madrid

Tengo la suerte de que el documental “La guerra contra las mujeres” va a ser proyectado en varias ocasiones a lo largo de esos días en Londres. Y, el próximo martes 27 de mayo, a las 19:00 horas, aquí en Madrid, se hará también una proyección y posterior debate en Caixa Forum.

Desde ya, dar las gracias a Daniel Pruce y a todo su equipo de la Embajada Británica en Madrid por preocuparse y ocuparse tan sinceramente de esta cuestión.

Y a todos vosotros, invitaros a venir el martes. Presenta Anna Bosch.

3 comentarios

  1. Los espero el martes!! Saludos!! HZ

    24 Mayo 2014 | 13:45

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Hay mucha violencia porque a muchos no les gusta que sus mujeres sean folladas por otros.

    Clica sobre mi nombre

    25 Mayo 2014 | 19:33

  3. “Esta semana alguien me preguntó si el feminismo seguía siendo necesario en los tiempos en los que vivimos.

    El argumentario para justificar la no necesidad del feminismos en nuestra sociedad actual fue el que he escuchado miles, por no decir millones de veces: Que si la Constitución y su artículo catorce, que si la “discriminación positiva” que se está dando, que si las mujeres somos unas maltratadoras psicológicas, que pretendemos que nos “mantengan”, que si hay tantas denuncias por violencia de género es por los medios que exageran mucho y sólo sacan los casos de mujeres pero también hay hombres maltratados y no salen en los telediarios, que si los “pobres hombres” se encuentran acorralados y ya no saben cómo relacionarse con nosotras porque temen ser denunciados a la mínima broma que nos pueden gastar,…y así un largo etcétera.

    Aseguro a quien pueda leer esto que hice un ejercicio de paciencia voluntaria para escuchar (de nuevo) este argumentarlo por ver si alguna novedad pero sólo había una y no estaba en el mensaje, sino en quien lo sustentaba: Una mujer joven, de unos apenas veinte años.

    Y voy a comenzar mi respuesta diciendo lo mismo que le dije a ella: que soy feminista por convicción y que mi pretensión es que los derechos humanos de hombres y mujeres sean realmente los mismos en todas partes y desmaquillar y desnudar las desigualdades para hacerlas visibles y corregirlas. Que no me vale el llamado “derecho natural” que justifica que somos diferentes porque la naturaleza nos ha hecho diferentes.

    A partir de ahí intenté (creo que sin mucho éxito al menos de inmediato) explicarle a esta joven que el feminismo no sólo era necesario, sino que es imprescindible si realmente nos creemos que somos una sociedad democrática.

    Y es necesario porque aunque no se quiera ver, seguimos tratando de forma desigual a niñas que a niños incluso antes de nacer, porque nos socializamos de manera desigual y por tanto asumimos roles desiguales. Porque el patriarcado pervive en cada rincón de nuestra mente e incluso de nuestros corazones permitiendo incluso que haya gente que justifique la mayor de las desigualdades: el terrorismo machista. Porque sigue habiendo instituciones como la iglesia católica que niega explícitamente derechos a las mujeres y sigue considerándonos como subsidiarias de los hombres, y otras como la RAE que considera, a través de sus definiciones, que las madres no engendramos sólo parimos. Porque se siguen pisoteando nuestros derechos y libertades, como por ejemplo nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y nuestra maternidad. Porque se nos siguen relegando a puestos de segunda o tercera categoría en los espacios de toma de decisiones. Porque seguimos cobrando menos por realizar el mismo trabajo. Porque aunque las aulas universitarias están llenas de mujeres, son los hombres quienes las dirigen. Porque aunque las mujeres tenemos una mayor expectativa de vida, los estudios sobre salud se siguen realizando mayoritariamente sobre los hombres. Porque la historia nos sigue ocultando las obras de arte y aportaciones de todo tipo realizadas por mujeres. Porque nuestros cuerpos de mujeres son utilizados como campos de batalla allá donde los hombres lo deciden, sea en un conflicto armado o en un conflicto de pareja. Porque nuestros cuerpos de mujeres son secuestrados y maltratados para ser explotados sexualmente en otros países o lugares del mundo. Porque los derechos humanos de las mujeres son pisoteados sistemáticamente en muchas zonas del mundo e incluso de nuestro mundo particular. Porque en los espacios simbólicos que nos imponen ya existe toda esa desigualdad y violencia simbólica o estructural desde antes de nacer. Porque la pobreza de ceba en mujeres y niñas. Porque nos matan por ser mujeres.

    Y así muchísimos argumentos más que se podrían resumir en uno: Mientras exista una sola mujer en el mundo a quien hayan pisoteado uno sólo de sus derechos humanos, el feminismo no sólo será necesario, será imprescindible”.

    por Tere Mollá
    21/01/2013

    07 Junio 2014 | 01:54

Los comentarios están cerrados.