BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Archivo de enero, 2017

¿Sabías que el acto de poner en cuarentena no se originó por motivos médicos sino religiosos?

¿Sabías que el acto de poner en cuarentena no se originó por motivos médicos sino religiosos?

Conocemos como ‘cuarentena’ al periodo de aislamiento preventivo al que se somete a una persona, lugar o animal por razones sanitarias. Se le llama de tal modo debido a que en sus orígenes ese periodo de tiempo correspondía a 40 días.

Los motivos por los que se decide poner a alguien o algo en aislamiento son variados, pero es común encontrar que se realiza tras producirse una infección (ya sea por algún virus o bacteria) y con el fin de que no se extienda o contagie el resto de la población.

Se conoce también como cuarentena al periodo inmediatamente posterior al parto, necesario para que la mujer se recupere totalmente tras el alumbramiento y vuelva a su estado anterior al de la gestación. Este espacio de tiempo es también llamado ‘puerperio’.

Pero, tal y como ha avanzado la medicina en los últimos siglos, es de sobras sabido que tanto para el aislamiento por infección/enfermedad o tras el alumbramiento no es exactamente necesarios que sean cuarenta días los que debe durar esas cuarentenas, ya que cada patología o situación tiene su propio tiempo de recuperación.

El hecho de acuñar con el término cuarentena a ese espacio de tiempo (a partir de la palabra ‘Quaranta giorni’ -cuarenta días-) proviene de la Edad Media, cuando hicieron aparición varios brotes epidémicos (como la  ‘peste’) y los médicos de la época tuvieron que decidir aislar a los afectados para evitar que se contagiase el resto de la población (era muy común hacer pasar esa cuarentena a los barcos y pasajeros que llegaban de largos viajes transoceánicos).

Pero el motivo de que ese tiempo de aislamiento o recuperación esté vinculado al número cuarenta no fue originalmente por motivos médicos sino totalmente religiosos.

Desde la antigüedad el número cuarenta ha estado vinculado a muchos episodios que quedaron reflejados en los libros sagrados. De hecho, en la antiquísima Ley Mosaica (o de Moisés), en la que posteriormente se basan muchas otras religiones modernas, son continuas las referencias que se hace al 40: los años en que Moisés vivió como pastor en Madián; los días en el que, también Moisés, permaneció en el Monte Sinaí antes de bajar (según las Sagradas Escrituras) con las tablas de los Diez Mandamientos; los años a los que los hebreos fueron castigados a vagar por el desierto; o los días (y noches) que Jesucristo pasó de ayuno en el desierto y vivió el episodio en el que fue tentado por el diablo (por citar unos pocos ejemplos).

Esta devoción religiosa por el número cuarenta también es la responsable de la duración del tiempo de Cuaresma (periodo comprendido entre el final del Carnaval e inicio de la Semana Santa).

Pero también el tiempo de cuarentena para una mujer tras el parto proviene directamente de motivos religiosos y fue heredada dicha tradición desde la Ley Mosaica, tal y como recoge el Levítico 12:1-8 (uno de los libros bíblicos del Antiguo Testamento) en el que indica:

[…]Si una mujer da a luz a un varón, ella quedará impura por siete días, como cuando tiene su menstruación. Al octavo día se le hará al niño la circuncisión, y después la mujer debe permanecer treinta y tres días purificándose de su flujo de sangre. Ella no debe tocar nada consagrado ni entrar en el santuario hasta que se haya completado su período de purificación[…] […]Cuando se complete el período de purificación, una vez que haya dado a luz a un niño o a una niña, llevará un cordero de un año de edad como sacrificio que debe quemarse completamente, y una paloma joven o una tórtola como sacrificio por el pecado. Los llevará al sacerdote a la entrada de la carpa del encuentro. Luego el sacerdote la presentará ante el SEÑOR y la purificará completamente. Así quedará purificada de su flujo de sangre. Esta es la ley para la mujer que dé a luz. Si no puede pagar el precio del cordero, entonces llevará dos pichones o dos tórtolas; una como sacrificio que debe quemarse completamente y otra como sacrificio por el pecado, y así el sacerdote la purificará[…]

Y este hecho se refleja en los cuarenta días que tuvo que esperar la Virgen María tras dar a luz a Jesús para presentarlo a los sacerdotes del Templo de Jerusalén. De hecho, muchos son los lugares que celebran el 2 de febrero la Fiesta de la Candelaria con el que se da fin al ‘ciclo de las fiestas navideñas’, ya que, según la costumbre cristiana, esta fecha cae en los 40 días posteriores a los del nacimiento del Mesías.

Así pues, debido a la antigua y religiosa costumbre de utilizar los periodos que comprendía el cuarenta, y a la alta religiosidad que por entonces se profesaba, los médicos establecieron que ese era un buen número de cara al tiempo necesario para realizar un aislamiento preventivo.

Hoy en día, a pesar de que seguimos utilizando el término ‘cuarentena’, el periodo de tiempo varía según la patología y ya nada tiene que ver con el cumplimiento de plazos religiosos.

 

 

Te puede interesar leer: ¿Por qué ‘Los 40 Principales’ son cuarenta?

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El curioso origen del término ‘ladrón’

El curioso origen del término ‘ladrón’

Para encontrar el origen etimológico del término ladrón hemos de viajar hasta la Antigua Roma en la que se usaba la palabra en latín latro para señalar a los soldados que realizaban labores de escolta del Emperador o se les había encomendado custodiar alguna mercancía de valor (estos últimos también llamados mercenarios).

El verbo latrocinare significaba «servir en el ejército», pero algunos de esos servidores del ejército solían tener la mano larga, por lo que de vez en cuando robaban alguna de las mercancías que vigilaban, cogiendo tan mala fama que con el tiempo a aquel que robaba se le comenzó a llamar latro o latronis que terminó en el vocablo ladrón que hoy en día conocemos.

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene la expresión ‘Dormir como un ceporro’?

¿De dónde proviene la expresión ‘Dormir como un ceporro’?

Se utiliza la expresión ‘dormir como un ceporro’ para indicar que alguien está profundamente dormido. También se utiliza, coloquialmente, el término ‘ceporro’ para referirse a una persona tosca, rústica, ruda y/o torpe.

El vocablo ceporro proviene del mundo agrícola, en el que se conoce como tal al troco de la cepa que está enterrado en la tierra y ya es inservible para dar frutos, por lo que permanece inmóvil allí y entorpeciendo el trabajo del agricultor (un tronco rudo y basto que permanece inerte como si estuviera dormido).

Normalmente, tras extraer el ceporro de la tierra, lo cual requiere un gran trabajo y fuerza física, ese tronco es utilizado como lumbre en la chimenea, hoguera…

Es común utilizar también la expresión ‘dormir como un tronco’, de idéntico significado.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Amanda Kumm (Flickr)

¿De dónde proviene llamar ‘misionero’ a la famosa postura sexual?

¿De dónde proviene llamar ‘misionero’ a la famosa postura sexual?

La del ‘misionero’ es, posiblemente, una de las posturas más conocidas y utilizadas a la hora de tener relaciones sexuales y que consiste en que la persona que es penetrada se sitúa tumbada boca arriba con las piernas entreabiertas mientras que quien penetra se coloca encima (sobre ésta) cara a cara.

Es común encontrar numerosas publicaciones que explican que el origen de llamar de ese modo a esta postura sexual proviene de los tiempos en los que, aprovechando la colonización de nuevos lugares del planeta, se evangelizaba a la población autóctona y se les indicaba que ese era el modo correcto de colocarse para mantener relaciones sexuales. Como estas explicaciones eran dadas por misioneros los nativos comenzaron a llamar de ese modo a la posición sexual.

Hay quien ubica esto durante la colonización, por parte de los europeos, de América en los siglos XVI y XVII (españoles, portugueses, británicos, franceses y holandeses) pero otros lo sitúan en uno de los viajes que realizó el explorador británico James Cook por las islas del Pacífico Sur (siglo XVIII).

Cabe destacar que dicha postura y modo de mantener relaciones ya era realizada por las antiguas culturas y civilizaciones, existiendo numerosos grabados realizados en la época de la Antigua Roma, Griega, China milenaria e incluso en el Imperio Inca precolombino (por citar unos pocos ejemplos).

Posteriormente desde la Iglesia Católica fue ampliamente recomendada realizar únicamente esta postura (considerándola la más ‘casta’ y efectiva para procrear, evidentemente dentro del matrimonio) y fue el teólogo Tomás de Aquino, en el siglo XIII, uno de los personajes que más se encargó en promulgarla.

¿De dónde proviene llamar ‘misionero’ a la famosa postura sexual?Pero esta postura nunca fue llamada ni conocida como ‘postura del misionero’ (de hecho no hay ni una sola constancia escrita de que se le llamara de ese modo antes de mediados del siglo XX) y la forma de referirse a ella solía ser la ‘postura angelical o de la serpiente’, tal y como explica el doctor en antropología Robert J. Priest en su artículo ‘Missionary Positions: Christian, Modernist, Postmodernist’, publicado en febrero de 2001.

En realidad la denominación ‘postura del misionero’ aparece por primera vez en el libro ‘Sexual Behavior in the Human Male’ escrito en 1948 por Alfred Kinsey (mundialmente famoso por el ‘Informe Kinsey’ sobre comportamiento sexual de los seres humanos) tratándose de una mala interpretación que hizo a la hora de referirse a una anotación extraída del libro ‘The Sexual Life of Savages in North-Western Melanesia. An Ethnographic Account of Courtship, Marriage, and Family Life Among the Natives of the Trobriand Islands, British New Guinea’ publicado en 1929 por el experto en antropología Bronislaw Malinowski.

¿De dónde proviene llamar ‘misionero’ a la famosa postura sexual?

Única referencia a la postura del misionero que aparece en el libro de Alfred Kinsey

Pero realmente en ningún momento de su obra Malinowski utiliza la expresión ‘postura del misionero’ (missionary position) y fue el error de interpretación cometido por Kinsey (y la posterior popularidad que obtuvo su ‘Informe Kinsey’) lo que hizo que esa postura comenzase a ser denominada de ese modo, sobre todo a partir de finales de la década de 1960 y gran parte de 1970 (consideradas como las de la ‘liberación sexual’) en las que sus libros se vendieron como rosquillas y su trabajo fue ampliamente difundido.

Así pues, la autoría de acuñar el término ‘postura del misionero’ se la debemos a Alfred Kinsey y no a ningún colonizador, evangelizador o explorador de nuevas tierras.

 

 

Lee otros posts relacionados:

 

 

 

Enlaces a las fuentes de consulta: National Center for Biotechnology Information (NCBI) / Archive.org / Google Books / sexomandamiento / straightdope / nomada.gt / overthinkingit
Fuente de las imágenes: Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2)  / Google Books

¿De dónde proviene llamar ‘Cotolengo’ a algunas instituciones de asistencia a personas con necesidades especiales?

¿De dónde proviene llamar ‘Cotolengo’ a algunas instituciones de asistencia a personas con necesidades especiales?

Se conoce comúnmente como ‘cotolengo’ (o cottolengo) a algunas instituciones de carácter religioso en donde se da cobijo y cuidados a personas con necesidades especiales y que no pueden valerse por si mismas (ancianos, discapacitados mentales o físicos …).

El término provine del apellido del sacerdote italiano Giuseppe Benedetto Cottolengo, quien dedicó gran parte de su vida al cuidado y auxilio de los más desfavorecidos tras darse cuenta que había cierto grupo de personas en la sociedad que no eran bien admitidas por ésta y a las que no se las atendía como se debía en la mayoría de hospitales, hospicios e instituciones.

Por ello, recién iniciado el año 1828, abrió un pequeño hospital en el centro de Turín donde se atendería a personas con necesidades especiales, sin recursos o enfermedades y que otros no querían tratar.

Cabe destacar que en aquella época los individuos a los que se les podía calificar como de necesidades especiales englobaba a los sordomudos, epilépticos o con cualquier discapacidad física o intelectual.

Desafortunadamente el pequeño hospital (llamado ‘Ospedaletto della Volta Rossa’) fue clausurado por las autoridades cuatro años después, debido a que su ubicación en la ciudad no era del agrado del gobierno municipal y, sobre todo, tras una epidemia de cólera en la que se acogió a un gran número de enfermos no deseados por la sociedad turinense.

¿De dónde proviene llamar ‘Cotolengo’ a algunas instituciones de asistencia a personas con necesidades especiales?Fue en abril de 1832 cuando en un suburbio de Turín abre la ‘Piccola Casa della Divina Provvidenza’, que con el tiempo sería conocida por el apellido de su fundador ‘Cottolengo’ y que se convertiría en el germen de lo que hoy en día es una amplia red a nivel mundial de asilos donde se acoge y atiende a todas aquellas personas que tienen necesidades especiales. Uno de los ejemplos es el ‘Cottolengo del Padre Alegre’, fundado en Barcelona en 1932 y con expansión por España, Portugal y Colombia.

Es frecuente encontrar el término Cottolengo castellanizado en Cotolengo, aunque cabe destacar que ninguno de los dos vocablos está recogidos por el Diccionario de la RAE, pero, tal y como indican en Fundéu, el hecho de que no se recoja o aparezca en este diccionario no quiere decir que no exista ni que el uso de esta palabra sea incorrecto.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: museotorino / cottolengopalegre

El curioso origen del término ‘proxeneta’

El curioso origen del término ‘proxeneta’

Se utiliza hoy en día el término ‘proxeneta’ para referirse a aquel hombre o mujer que obtiene algún beneficio económico a través de la prostitución ejercida por otra persona.

Para encontrar el origen del término (que no de la acepción, ya que ésta es relativamente moderna) debemos ir hacia atrás hasta los tiempos de la Antigua Grecia en el que se conocía como ‘proxenētēs’ a aquel que mediaba en algún asunto o negocio, sobre todo que tenía que ver con personas extranjeras. Venía a ser como una especie de cónsul encargado de intermediar. También se le llamaba de ese modo a algunos de los comerciantes o comisionistas dedicados al negocio de la esclavitud.

En la Antigua Roma también se llamó ‘proxenēta’ al que se llevaba una comisión por realizar trabajos de mediación entre personas que necesitaban cerrar un negocio o acuerdo.

A partir de la Edad Media los proxenetas ampliaron sus negocios, siendo también intermediarios en arreglar casamientos. No aparecía con tal acepción en el Diccionario de autoridades, donde se usaba el término para dar significado a la palabra ‘corredor’ (en relación al que se dedica a la compra y venta de todo género de cosas).

No fue hasta 1788 cuando apareció por primera vez el término ‘proxeneta’ en un diccionario (concretamente en el de Esteban de Terreros y Pando) y lo hacía dándole el significado de ‘especie de oficio en la antigüedad romana, casamentero o intérprete. Intermediario para ventas, compras y casamientos’.

De hecho fue a partir de 1895 (en el Diccionario enciclopédico de la lengua castellana de Elías Zerolo) cuando aparece por primera vez únicamente con el significado de ‘alcahuete’.

Ya en el siglo XX, se comenzó a señalar como proxenetas a aquellos que se dedicaban no solo a intermediar entre quienes estaban interesados en contraer matrimonio sino también entre quienes ejercían la prostitución y sus clientes, desapareciendo la acepción de ‘casamentero y alcahuete’ en el Diccionario de la RAE y dándole únicamente el significado: ‘Persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Captura de Youtube

¿De dónde sacó el nombre la Wikipedia?

¿De dónde sacó el nombre la Wikipedia?

Hoy en día no debe haber nadie que no conozca o haya oído hablar alguna vez de la Wikipedia, la enciclopedia libre, colaborativa y de contenido abierto que se puso en funcionamiento en la red el 15 de enero de 2001.

Actualmente supera los 37 millones de artículos publicados en 287 idiomas y cerca de 70.000 son los editores activos que colaboran escribiendo, editando y moderando los contenidos.

El nombre Wikipedia está compuesto por los términos wiki (sacado del idioma hawaiano y cuyo significado es rápido) y pedia (que proviene del griego, paideia: educación, formación).

Cuando Jimmy Wales y Larry Sanger (creadores de la Wikipedia) estaban buscando un nombre para su enciclopedia fueron a fijarse en el término wiki que había puesto de moda Ward Cunningham, quien andaba trabajando desde 1995 en el proyecto wikiwikiweb, el cual versaba en páginas que podían ser editadas por los propios usuarios desde el mismo navegador web, sin utilización de programas externos.

¿De dónde sacó el nombre la Wikipedia? (Nupedia)La enciclopedia de Wales y Sanger en un principio era muy diferente a como finalmente resultó ser la Wikipedia. El nombre original fue Nupedia y la forma de trabajo era la conocida como revisión por pares algo que retardaba mucho el trabajo, por lo que se optó por aligerarlo utilizando el método wiki, que finalmente se impuso y convirtió a la Wikipedia en una de las diez páginas de internet más visitadas y consultadas.

 

 

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de las imágenes: Wikipedia / Wikimedia commons

Hiperosmia: personas capaces de distinguir olores que otras ni tan siquiera perciben

Hiperosmia: personas que son capaces de distinguir olores que otras ni tan siquiera perciben

La ‘hiperosmia’ es la cualidad (calificada también como trastorno) de percibir olores que otras personan no son capaces de detectar.

Por poner un ejemplo: los afectados de ello son capaces de distinguir el aroma de una flor (por ejemplo el jazmín) entre un montón de escombros o detectar la fragancia de un perfume que lleva una persona cuando ésta todavía no ha llegado al lugar donde se encuentra. Otro ejemplo práctico podría ser la novela (y película homónima) ‘El perfume’ en la que el protagonista tenía un olfato excesivamente desarrollado.

Se ha detectado que algunas de las personas con hiperosmia lo hacen durante un periodo concreto de sus vidas y no continuadamente (aunque se han dado casos, es poco común que alguien lo padezca a lo largo de toda su existencia).

El que no afecte a un elevado número de personas ha hecho que se convierta en una patología poco investigada, por lo que no se conoce al cien por cien qué es lo que produce que algunas personas puedan estar dotadas de esa singular agudeza olfativa.

En ciertos casos la hiperosmia puede ser una ventaja, pero para la mayoría de los que la padecen puede llegar a convertirse en un suplicio, debido a que detectan hasta el más mínimo de los olores, por lo que los ‘malos olores’ (como los fétidos) los notan más exageradamente.

Curiosamente, quienes padecen de una hiperosmia ‘pasajera’ son algunas embarazadas (sobre todo al inicio y final de la gestación). El hecho de que afecte a las mujeres en estado se debe, principalmente, a un aumento de la concentración de estrógenos y progesterona.

Quienes también pueden verse afectadas por este trastorno son mujeres tras llegar a la menopausia; personas con algún trastorno metabólico (como la enfermedad de Addison, entre cuyos síntomas se encuentra la hipersensibilidad olfativa); de hipertiroidismo e incluso algunas alteraciones neuronales (debido al consumo de algunas sustancias alucinógenas) o que se encuentren bajo el síndrome de abstinencia de benzodiacepinas (tras un periodo prolongado consumiendo medicamentos psicotrópicos).

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

Fuentes de consulta y más info: ncbi / xatakaciencia / sintomasdelembarazo / anosmia.info / ireneu / sciencedirect
Fuente de la imagen: aquamech-utah (Flickr)

¿De dónde proviene la expresión ‘Estar hecho un basilisco’?

¿De dónde proviene la expresión ‘Estar hecho un basilisco’?

La expresión ‘Estar hecho un basilisco’ es utiliza para señalar que alguien tiene un gran enfado (al punto de poder llegar a ponerse violento).

Hace referencia al ‘basilisco’ una criatura fantástica de la mitología griega que era un híbrido entre una serpiente y un dragón alado que tenía la facultad de poder matar con la mirada y, según los antiguos relatos, como el ‘Naturalis Historia’ de Plinio el Viejo, era un ser sumamente peligroso y agresivo.

Etimológicamente, basilisco significa ‘pequeño rey’ (del griego basilískos) y se le denominó así debido a que dicho animal mitológico se representaba con una curiosa marca blanca en la cabeza que se asemejaba a una corona de rey.

Cabe destacar que en el continente americano hay una especie de lagartos (similares a las iguanas) que reciben el nombre de ‘Basiliscus’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Post realizado a raíz de la consulta que me ha hecho llegar Nerea Villa a través de la página en Facebook de este blog
Fuente de la imagen: pixabay

¿Sabías que donar la sangre del cordón umbilical también puede salvar muchas vidas?

¿Sabías que donar la sangre del cordón umbilical también puede salvar muchas vidas?

De vez en cuando aparece en la prensa alguna noticia relacionada con algún personaje popular y el destino del cordón umbilical tras haber dado a luz (muy comentado fue el hecho de que la Familia Real mandase congelar el de la Princesa Leonor o cuando apareció la noticia que indicaba que Tom Cruise tenía intención de ‘comerse’ el de su hija recién nacida Suri, aunque finalmente lo desmintió).

Salvo algunas excepciones, es norma habitual, por parte de un gran número de mujeres que dan a luz, despreocuparse de cuál será el destino del cordón umbilical que las ha unido al hijo que han gestado durante nueve meses, yendo a parar a un contenedor de deshecho.

Esto ocurre por culpa del desconocimiento que existe en gran parte de la sociedad de que la sangre que queda en el cordón umbilical puede salvar muchísimas vidas si la madre la donase y diera el consentimiento para que, una vez cortado, fuera extraída.

Se trata de una técnica muy sencilla por la que, una vez ya ha sido cortado el cordón que une al bebé se realiza una punción cuando la placenta todavía se encuentra en el útero (indoloro totalmente para la madre) se extrae la sangre por decantación.

Esa sangre contiene elementos (células madre) capaces de generar células sanguíneas en cantidades adecuadas y puede ser utilizada para trasplantes, como ayudar a curar la leucemia y otros tipos de cáncer tanto de niños como de adultos.

No se requiere hacer nada especial para donar la sangre del cordón umbilical, tan solo indicarlo previamente a los facultativos que van a atender el parto para que éstos tengan el material preparado y en lugar de deshacerse inmediatamente del cordón le extraigan la sangre.

Una vez extraída esa sangre es enviada al correspondiente Banco de Sangre donde se conserva las células obtenidas, en unos congeladores especiales a -196 ºC para usarlas en trasplantes si algún hospital del resto del mundo lo requiere. A diferencia de la mayoría del resto de donaciones de sangre, la sangre del cordón se conserva bajo congelación.

Evidentemente, como cualquier otra donación, hay unas serie de normas y condiciones que superar, como no ser transmisora de ninguna enfermedad infecciosa o potencialmente transmisibles a través de la sangre (VIH, SIDA, hepatitis B o C…), haber sido drogodependiente, ejercido la prostitución o mantenido relaciones sexuales de riesgo… En el siguiente enlace de la Organización Nacional de Trasplantes podréis encontrar información más detallada: http://www.ont.es/informacion/Paginas/DonacionSangredeCordonUmbilical.aspx y en la web del Banc de Sang i Teixits (enlace en castellano): http://www.bancsang.net/es_banc-cordo

También cabe destacar que los Bancos de Sangre necesitan continuamente donantes (no solo de sangre extraída del cordón umbilical) debido a que durante las fiestas navideñas las donaciones han descendido un 25%, motivo por el que estos días se están realizando diferentes campañas de captación de nuevas donaciones, ya que en algunos casos (como es la del tipo A- las reservas tan solo llegan para un solo día).

Este es uno más de los post solidarios que desde hace unos años publico como apoyo a este tipo de campañas. Entre el 13 y el 20 de enero se realiza un nuevo ‘maratón de donantes de sangre’ #MaratoDonantsCAT por parte del Banc de Sang i Teixits de Catalunya, pero aunque no viváis por aquí os animo a acudir a centro de donación más cercano y donéis sangre.

#MaratoDonantsCAT

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: Banc de Sang i Teixits