Entradas etiquetadas como ‘Moisés’

¿Sabías que el acto de poner en cuarentena no se originó por motivos médicos sino religiosos?

¿Sabías que el acto de poner en cuarentena no se originó por motivos médicos sino religiosos?

Conocemos como ‘cuarentena’ al periodo de aislamiento preventivo al que se somete a una persona, lugar o animal por razones sanitarias. Se le llama de tal modo debido a que en sus orígenes ese periodo de tiempo correspondía a 40 días.

Los motivos por los que se decide poner a alguien o algo en aislamiento son variados, pero es común encontrar que se realiza tras producirse una infección (ya sea por algún virus o bacteria) y con el fin de que no se extienda o contagie el resto de la población.

Se conoce también como cuarentena al periodo inmediatamente posterior al parto, necesario para que la mujer se recupere totalmente tras el alumbramiento y vuelva a su estado anterior al de la gestación. Este espacio de tiempo es también llamado ‘puerperio’.

Pero, tal y como ha avanzado la medicina en los últimos siglos, es de sobras sabido que tanto para el aislamiento por infección/enfermedad o tras el alumbramiento no es exactamente necesarios que sean cuarenta días los que debe durar esas cuarentenas, ya que cada patología o situación tiene su propio tiempo de recuperación.

El hecho de acuñar con el término cuarentena a ese espacio de tiempo (a partir de la palabra ‘Quaranta giorni’ -cuarenta días-) proviene de la Edad Media, cuando hicieron aparición varios brotes epidémicos (como la  ‘peste’) y los médicos de la época tuvieron que decidir aislar a los afectados para evitar que se contagiase el resto de la población (era muy común hacer pasar esa cuarentena a los barcos y pasajeros que llegaban de largos viajes transoceánicos).

Pero el motivo de que ese tiempo de aislamiento o recuperación esté vinculado al número cuarenta no fue originalmente por motivos médicos sino totalmente religiosos.

Desde la antigüedad el número cuarenta ha estado vinculado a muchos episodios que quedaron reflejados en los libros sagrados. De hecho, en la antiquísima Ley Mosaica (o de Moisés), en la que posteriormente se basan muchas otras religiones modernas, son continuas las referencias que se hace al 40: los años en que Moisés vivió como pastor en Madián; los días en el que, también Moisés, permaneció en el Monte Sinaí antes de bajar (según las Sagradas Escrituras) con las tablas de los Diez Mandamientos; los años a los que los hebreos fueron castigados a vagar por el desierto; o los días (y noches) que Jesucristo pasó de ayuno en el desierto y vivió el episodio en el que fue tentado por el diablo (por citar unos pocos ejemplos).

Esta devoción religiosa por el número cuarenta también es la responsable de la duración del tiempo de Cuaresma (periodo comprendido entre el final del Carnaval e inicio de la Semana Santa).

Pero también el tiempo de cuarentena para una mujer tras el parto proviene directamente de motivos religiosos y fue heredada dicha tradición desde la Ley Mosaica, tal y como recoge el Levítico 12:1-8 (uno de los libros bíblicos del Antiguo Testamento) en el que indica:

[…]Si una mujer da a luz a un varón, ella quedará impura por siete días, como cuando tiene su menstruación. Al octavo día se le hará al niño la circuncisión, y después la mujer debe permanecer treinta y tres días purificándose de su flujo de sangre. Ella no debe tocar nada consagrado ni entrar en el santuario hasta que se haya completado su período de purificación[…] […]Cuando se complete el período de purificación, una vez que haya dado a luz a un niño o a una niña, llevará un cordero de un año de edad como sacrificio que debe quemarse completamente, y una paloma joven o una tórtola como sacrificio por el pecado. Los llevará al sacerdote a la entrada de la carpa del encuentro. Luego el sacerdote la presentará ante el SEÑOR y la purificará completamente. Así quedará purificada de su flujo de sangre. Esta es la ley para la mujer que dé a luz. Si no puede pagar el precio del cordero, entonces llevará dos pichones o dos tórtolas; una como sacrificio que debe quemarse completamente y otra como sacrificio por el pecado, y así el sacerdote la purificará[…]

Y este hecho se refleja en los cuarenta días que tuvo que esperar la Virgen María tras dar a luz a Jesús para presentarlo a los sacerdotes del Templo de Jerusalén. De hecho, muchos son los lugares que celebran el 2 de febrero la Fiesta de la Candelaria con el que se da fin al ‘ciclo de las fiestas navideñas’, ya que, según la costumbre cristiana, esta fecha cae en los 40 días posteriores a los del nacimiento del Mesías.

Así pues, debido a la antigua y religiosa costumbre de utilizar los periodos que comprendía el cuarenta, y a la alta religiosidad que por entonces se profesaba, los médicos establecieron que ese era un buen número de cara al tiempo necesario para realizar un aislamiento preventivo.

Hoy en día, a pesar de que seguimos utilizando el término ‘cuarentena’, el periodo de tiempo varía según la patología y ya nada tiene que ver con el cumplimiento de plazos religiosos.

 

 

Te puede interesar leer: ¿Por qué ‘Los 40 Principales’ son cuarenta?

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Cuando San Jerónimo le puso los cuernos a Moisés

Cuando San Jerónimo le puso los cuernos a MoisésUna de las obras de mayor relevancia del artista renacentista Miguel Ángel Buonarroti es sin lugar a dudas la escultura del Moisés que se encuentra expuesta en la iglesia San Pietro in Vincoli de Roma.

Una de las particularidades de esta magnífica obra realizada entre los años 1513 y 1515 son los dos cuernos que asoman por encima de la cabeza del hombre que lideró la liberación de los esclavos en Egipto. ¿Por qué el genio florentino le colocaría semejantes apéndices sobre la cabeza? Muy sencillo, por un garrafal error de traducción realizado once siglos antes por Jerónimo de Estridón.

Resulta que en el año 382 el papa Damaso I encargó a Jerónimo que realizase una traducción al latín de la Biblia del hebreo original. Ésta debía ser hecha en un lenguaje que fuese entendido por el vulgo (el pueblo llano), de ahí que el resultado final de la versión resultante fuese identificada como la Biblia Vulgata.

Cuando San Jerónimo le puso los cuernos a MoisésEl problema era que el religioso apenas tenía idea de hebreo y, a pesar de trasladarse a Belén para perfeccionar el idioma, cometió algunos fallos garrafales a la hora de traducir algunos pasajes, entre ellos el que relata cuando Moisés bajó del Monte Sinaí portando las tablas en las que se encontraban los Diez Mandamientos y en el que unos resplandecientes rayos de luz brotaban de su frente.

La palabra en hebreo con la que se refería a los rayos de luz es karan pero el perfecto desconocimiento del idioma por parte de Jerónimo hizo que éste confundiera tal término por el de keren cuyo significado es, efectivamente, cuernos. Por lo tanto Moisés, por obra y gracia de Jerónimo de Estridón pasó de tener un rayo de luz brotando de su frente a dos cuernos.

Cuando San Jerónimo le puso los cuernos a MoisésEste error de traducción llevó a que todos aquellos que conocieron posteriormente la historia de Moisés a través de la Vulgata creyesen que así era y muchas obras pictóricas y esculturas posteriores fueron realizadas con esos cuernos (entre ellas la mencionada de Miguel Ángel) y sin embargo aquellos artistas que utilizaron la Biblia en hebreo para documentarse le pusieron unos rayos de luz.

Pero éste no fue el único error cometido por Jerónimo de Estridón en la Biblia Vulgata, otro de los más sonados fue el que cometió cuando convirtió a la manzana en el ‘fruto prohibido’, tal y como os expliqué tiempo atrás en el post: ¿Sabías que fue un error de traducción lo que convirtió a la manzana en el ‘fruto prohibido’?

 

 

 

Quizás te interese leer el post: ‘Lost in Translation’, divertida charla sobre errores de traducción que di en #IgniteBCN2

 

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2) / Wikimedia commons (3)

¿Por qué la canastilla para llevar al bebé se conoce como moisés?

¿Por qué la canastilla para llevar al bebé se conoce como moisés?

Según explica la Biblia, Moisés es el nombre que se le dio al bebe que fue encontrado dentro de una cesta que estaba frotando en el río Nilo. Había sido dejado ahí por su propia madre, Iojebed, quien quería salvar la vida del pequeño tras promulgarse una orden del faraón en la que todos los recién nacidos de origen hebreo debían ser ahogados en el río.

La casualidad dio que fuese encontrado por la hija del faraón, quien decidió quedarse con el pequeño y al que le puso por nombre Moisés, cuyo significado era «entregado por las aguas».

En recuerdo de este hecho, a las canastillas de mimbre utilizadas para portar a los bebés se les llama moisés.

 

Lee otros posts relacionados con curiosidades religiosas

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuente de la imagen: wicker-furniture (Flickr)

Una cuestión de narices en ‘Los diez mandamientos’ [Anécdota]

Una cuestión de narices [Anécdota]

Durante mucho tiempo se comentó que Charlton Heston había conseguido superar el casting para protagonizar la película ‘Los diez mandamientos’ gracias a su buen conocimiento de la historia del Antiguo Egipto y tras dejar impresionado a Cecil B. DeMille durante la audición.

Pero tal y como reconoció años después el propio productor, en el momento en el que se había convocado el casting él ya tenía claro que el papel de Moisés iba a ser para Heston, con quien ya había trabajado cuatro años antes en el film ‘El mayor espectáculo del mundo’.

El motivo de tal decisión fue la semejanza facial que Heston tenía con la escultura de Moisés realizada por Miguel Ángel Buonarroti. Pero una de las cosas que más le llamó la atención al productor fue la nariz rota del actor (se la fracturó jugando al fútbol americano durante sus años de estudiante universitario) la cual mostraba un parecido asombroso a la tallada por el artista renacentista en el año 1509.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons 1 / Wikimedia commons 2