Entradas etiquetadas como ‘corredor’

El curioso origen del término ‘proxeneta’

El curioso origen del término ‘proxeneta’

Se utiliza hoy en día el término ‘proxeneta’ para referirse a aquel hombre o mujer que obtiene algún beneficio económico a través de la prostitución ejercida por otra persona.

Para encontrar el origen del término (que no de la acepción, ya que ésta es relativamente moderna) debemos ir hacia atrás hasta los tiempos de la Antigua Grecia en el que se conocía como ‘proxenētēs’ a aquel que mediaba en algún asunto o negocio, sobre todo que tenía que ver con personas extranjeras. Venía a ser como una especie de cónsul encargado de intermediar. También se le llamaba de ese modo a algunos de los comerciantes o comisionistas dedicados al negocio de la esclavitud.

En la Antigua Roma también se llamó ‘proxenēta’ al que se llevaba una comisión por realizar trabajos de mediación entre personas que necesitaban cerrar un negocio o acuerdo.

A partir de la Edad Media los proxenetas ampliaron sus negocios, siendo también intermediarios en arreglar casamientos. No aparecía con tal acepción en el Diccionario de autoridades, donde se usaba el término para dar significado a la palabra ‘corredor’ (en relación al que se dedica a la compra y venta de todo género de cosas).

No fue hasta 1788 cuando apareció por primera vez el término ‘proxeneta’ en un diccionario (concretamente en el de Esteban de Terreros y Pando) y lo hacía dándole el significado de ‘especie de oficio en la antigüedad romana, casamentero o intérprete. Intermediario para ventas, compras y casamientos’.

De hecho fue a partir de 1895 (en el Diccionario enciclopédico de la lengua castellana de Elías Zerolo) cuando aparece por primera vez únicamente con el significado de ‘alcahuete’.

Ya en el siglo XX, se comenzó a señalar como proxenetas a aquellos que se dedicaban no solo a intermediar entre quienes estaban interesados en contraer matrimonio sino también entre quienes ejercían la prostitución y sus clientes, desapareciendo la acepción de ‘casamentero y alcahuete’ en el Diccionario de la RAE y dándole únicamente el significado: ‘Persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Captura de Youtube

¿Cuál es el origen del ‘coche escoba’ de las carreras ciclistas?

¿Cuál es el origen del ‘coche escoba’ de las carreras ciclistas?

En mi último post os explicaba de dónde surgía el término ‘farolillo rojo’ utilizado en ciclismo para referirse al corredor que ocupa la última posición en la clasificación general. A raíz de esa entrada, Beni Segura me envió un correo a través del apartado de contacto en el que me animaba a escribir sobre el origen y cometido del popular ‘coche escoba’ que cierra las carreras ciclistas.

Muchas e importantes son las funciones que realiza el mencionado ‘coche escoba’, entre ellas está la de auxiliar y recoger a aquellos ciclistas que se han quedado más rezagados, ya sea por algún problema tanto en la bicicleta como físico (por ejemplo un desfallecimiento conocido popularmente como ‘pájara’) y que deben abandonar. También a los que han quedado muy atrás y sobrepasan el límite de tiempo permitido para llegar  la meta.

El coche escoba siempre va tras el último ciclista de la carrera, por lo que también cumple la misión de indicar al público asistente que el que acaba de pasar es el último y por tanto ya no quedan más corredores. Suele llevar un rótulo identificativo y algunas son las carreras en las que autorizan a ese vehículo a llevar, de un modo simbólico, una escoba colgada, aunque varios han sido los equipos que han protestado por ello al considerar que es humillante para el corredor que debe abandonar y subir en él, motivo por el que ya apenas se ve que lleven una.

El apelativo de ‘coche escoba’ fue acuñado en 1910 por Henri Desgrange, quien había fundado el Tour de Francia siete años antes. ‘Voiture balai’ es su nombre en francés y ‘Broom wagon’ en inglés y hace referencia al acto de ir recogiendo (barrer hacia arriba) a aquellos ciclistas que ya no pueden seguir en la carrera, llevándolos hasta la línea de meta o entregándolos a  sus respectivos jefes de equipo.

Hoy en día son muchas las pruebas deportivas (entre ellas el maratón) que han incorporado un coche escoba que recoge a aquellos deportistas que no pueden acabar o llegar a la meta por si solos.

También cabe destacar que algunos deportistas que necesitan abandonar lo hacen subiéndose directamente en el coche de su equipo, con el fin de no pasar la vergüenza de ser visto llegar a la meta en el coche escoba. Esta práctica está mal vista que se haga y es penalizada en algunas competiciones.

 

 

Lee y descubre en este blog otras curiosidades deportivas

 

 

 

Fuente de la imagen: willbakker (Flickr)

¿De dónde surge llamar ‘farolillo rojo’ al ciclista que queda último en la clasificación?

¿De dónde surge llamar ‘farolillo rojo’ al último ciclista de una carrera?

Durante las retrasmisiones de cualquier carrera ciclista, y sobre todo estos días en los que se está disputando el Tour de Francia, es habitual escuchar una serie de palabras, expresiones y terminología que aluden a ciertos elementos de la prueba. Uno de ellos es el de ‘farolillo rojo’ el cual se refiere al último ciclista en la clasificación.

Fue precisamente en el Tour de Francia donde se le dio originalmente el nombre ‘Lanterne Rouge’ al corredor que acumulaba peor tiempo y que con los años se ha acabado utilizándose para referirse al último clasificado en otros deportes y competiciones.

Se utilizó este término como clara referencia al farolillo con luz roja que iba colgado en la parte trasera del último vagón de un tren. Este farol indicaba dónde acababa el convoy y también servía para comprobar, de un simple vistazo, que no se había desenganchado ningún vagón.

La dura carrera que representa el Tour de Francia propició que se le adjudicase ese término al ciclista que iba en último lugar en la clasificación general. Pero, al contrario de lo que muchas personas piensan, el llamar a un corredor ‘farolillo rojo’ no es ninguna deshonra para el mismo, pues con este término se le reconoce el gran mérito que tiene el acabar la carrera y no abandonar durante el transcurso de la misma.

También hay que tener en cuenta que muchos son los ciclistas que, por orden de su director técnico, deben sacrificar su posición en algunas ocasiones con el fin de favorecer al líder del equipo al que pertenecen, mezclándose con el pelotón y evitando que avancen otros corredores de equipos rivales, lo que les ocasiona perder tiempo en la clasificación general. Muchas son las veces en las que el farolillo rojo no es el que peor lo ha hecho en toda la carrera, sino el que más se ha sacrificado por el bien de su equipo.

Como dato anecdótico, destacar que el ciclista belga Wim Vansevenant ostenta el récord de haber sido el ‘farolillo rojo’ de la clasificación general del Tour de Francia durante tres años consecutivos (2006, 2007 y 2008).

 

 

Lee y descubre en este blog otras curiosidades deportivas

 

 

Post dedicado a mis amigos Edu Casado y Daniel Fernández de Lis, grandes aficionados al ciclismo, que me hicieron llegar la pregunta a través de twitter.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons