Entradas etiquetadas como ‘chorizo’

El curioso origen del término ‘ladrón’

El curioso origen del término ‘ladrón’

Para encontrar el origen etimológico del término ladrón hemos de viajar hasta la Antigua Roma en la que se usaba la palabra en latín latro para señalar a los soldados que realizaban labores de escolta del Emperador o se les había encomendado custodiar alguna mercancía de valor (estos últimos también llamados mercenarios).

El verbo latrocinare significaba «servir en el ejército», pero algunos de esos servidores del ejército solían tener la mano larga, por lo que de vez en cuando robaban alguna de las mercancías que vigilaban, cogiendo tan mala fama que con el tiempo a aquel que robaba se le comenzó a llamar latro o latronis que terminó en el vocablo ladrón que hoy en día conocemos.

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál es el origen de la expresión ‘hacer buenas migas’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘hacer buenas migas’?Como muchos de vosotros sabréis, las migas son un plato tradicional que se preparan en un gran número de lugares de toda la geografía española, pero que son famoso aquellos que cocinan y se pueden degustar en La Mancha, gran parte de Andalucía, en el sureste de la península (Almería  y Murcia), algunas provincias de Castilla y León, Extremadura o Aragón.

Este riquísimo y antiquísimo plato es originario de los pastores trashumantes que recorrían gran parte de la geografía española llevando sus rebaños y ganado de un lado a otro.

Solían portar una hogaza de pan y algunos embutidos, los cuales les duraban gran parte del trayecto y de eso se iban alimentando. Cuando el pan se ponía duro, una de las formas de aprovecharlo era desmigándolo y mezclándolo con aceite (también grasa animal) y agua lo cocinaban y le añadían un poco del embutido/tocino y unos ajos, para así darle sabor y consistencia al plato.

Normalmente se juntaban varios pastores a la hora de cocinarlas y comer las migas, pero la expresión ‘hacer buenas migas’ no se refiere a si estaban buenas o bien cocinadas, sino al acto de hermandad y concordia que había entre los comensales, ya que cada uno aportaba algo a esa comida (uno ponía el pan, otro el embutido, habían quien aportaba el vino…)

De ese momento de armonía y concordia con la que compartían ese momento nació la expresión y el sentido que se le dio cuando se utiliza para referirse a aquellos que se llevan bien entre si.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

¿Cuál es el origen de la expresión ‘hacer buenas migas’?

Nota:
Y no quiero despedir este post sin acordarme de las riquísimas migas que he comido tantas veces en compañía de mi familia en mi querida Valdepeñas (donde estos días tienen lugar las Fiestas del Vino) y aprovecho para mandar desde aquí un beso muy especial a mis tías Mercedes y Loli, a mis primas Mª Mercedes y Gloria, además de primos, sobrinas, amigos y demás familiares que tengo por allí.

 

 

 

Fuente de la imagen: Álbum familiar Mª Mercedes Castellanos (en la imagen inferior mi sobrina Irene)

Dabuti, nasti de plasti, mangui y otras expresiones que provienen del caló

Dabuti, nasti de plasti, mangui y otras expresiones que provienen del calóMuchas son las palabras y expresiones que habitualmente utilizamos y que hemos incorporado a nuestro lenguaje coloquial que provienen del idioma caló (lengua utilizada por el pueblo gitano).

La mayoría son términos utilizados por los más jóvenes que, sin tener conciencia de ello, ignoran que detrás de ellas hay un curioso origen, en algunos casos hasta históricos, creyendo que se trata de palabras que han sido creadas por la gente de su generación.

También hay otras que fueron ampliamente utilizadas hace unas décadas, pero que todavía hay numerosa gente que las sigue diciendo (algo que ayuda a saber que esa persona ya va teniendo una cierta edad).

Términos tan populares como dabuti (o dabuten) para indicar que algo está muy bien, es genial o fantástico; nasti de plasti que podriamos traducir como un rotundo “no” o “de eso nada” y tiene carácter contundente e irrevocable; ‘mangui’ (o mangante) para referirnos al que hurta o roba; ‘curro’ (o currante) como sinónimos de trabajo y trabajador, respectivamente; o la famosa palabra ‘chorizo’ con la que popularmente se les llama a los ladrones (y que nada tiene que ver con el rico embutido) provienen del caló.

Estos son solo cinco ejemplos de esas palabras que tenemos tan acopladas en nuestra lengua y que se las debemos al hablar del pueblo gitano. Clica sobre cada una de ellas y podrás leer sus curiosos orígenes.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: graffwriter

¿De dónde viene la expresión ‘alubias con todos sus sacramentos’?

¿De dónde viene la expresión ‘alubias con todos sus sacramentos’?

La expresión ‘alubias con todos sus sacramentos’ hace referencia a los platos llamados de ‘puchero’ (generalmente de legumbres) y al acompañamiento que estos llevan (conocido como ‘sacramentos’) : morcilla, chorizo, oreja, costilla, panceta, morro (esta guarnición también es comúnmente conocida por muchas personas y en algunos lugares como pringá).

Fuera del ambiente culinario, se conoce como ‘sacramentos’ a aquellos actos de fe que los creyentes realizan para exteriorizar su relación con Dios (bautismo, confirmación, penitencia, eucaristía, extremaunción, orden sacerdotal y matrimonio). Tal y como marcan los cánones eclesiásticos, aquel que cumple los sacramentos y va acompañado de aquellos que le corresponden es un buen creyente que encontrará la puertas del cielo abiertas.

Si para un creyente no hay nada más grande que ir acompañado de sus correspondientes sacramentos, si lo extrapolamos a la gastronomía lo mismo ocurre con cualquier plato de puchero (alubias, garbanzos, lentejas…) o al menos así se creí antiguamente, ya que para que esté completo debe ir bien acompañado por toda su guarnición.

Como es evidente, siglos atrás no todos los pucheros que se preparaban en las casas iban debidamente acompañados, pero si había alguien en una población/aldea que sí se lo podía permitir ese era sin lugar a dudas el señor cura, motivo por el que la mayoría de expertos apuntan que se originó la expresión ‘alubias con todos sus sacramentos’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: restaurante kaialde (Flickr)

¿Cuál es el origen del término ‘mangante’?

¿Cuál es el origen del término ‘mangante’?La palabra ladrón es uno de esos términos que tiene un buen número de sinónimos que se pueden utilizar para referirse al que hurta o roba. Entre las muchas palabras que nos encontramos para señalar a este tipo de personas están caco y chorizo (las cuales ya os expliqué el origen etimológico de cada una de ellas en anteriores posts), pero también otras como ‘mangante’ y su derivado ‘mangui’, de las que explicaré de dónde proceden a través de esta entrada.

Ambas palabras (mangante y mangui) nacen de la acción de ‘mangar’, que en el vocabulario popular es la forma vulgar para referirse al acto de robar, hurtar e incluso timar. Pero estos no eran en su origen el significado real de este término el cual proviene de la lengua caló, como otras muchísimas palabras que en la actualidad son de uso común en nuestro lenguaje cotidiano.

Muchos son los que atribuyen al  término ‘mangar’ un origen etimológico equivocado, debido la similitud que existe entre éste y la palabra manga (parte de la camisa/vestido que cubre el brazo) y relacionando erróneamente el acto de mangar con robar/hurtar algo y escondérselo en la manga, algo totalmente equivocado, pues entre ambas cosas/palabras no existe vínculo alguno.

En realidad ‘mangar’, en su origen en la lengua caló, significaba (y todavía sigue siendo así) el acto de ‘pedir’, ‘rogar’ o ‘mendigar’ y, por lo tanto, un mangante (y su evolución a mangui) era aquel personaje pedigüeño que se dedicaba a pedir limosna y/o dinero prestado.

Al proceder de los ambientes gitanos, los prejuicios raciales de la sociedad hizo evolucionar todos estos términos hacia algo despectivo, convirtiendo a ese mangante (persona que pedía y/o mendigaba) en  un ‘sinvergüenza, alguien despreciable sin oficio ni beneficio’ tal y como lo contempla hoy en día el diccionario de la RAE y de ahí se convirtiese en el leguaje de uso coloquial en sinónimo de ladrón, timador y pillo que vive aprovechándose de la buena fe de los demás y/o se dedica al trapicheo.

 

 

Fuentes de consulta: Diccionario Caló-Castellano / RAE 1 / RAE 2 / Tratamiento lexcográfico y sociolingüístico de los gitanismos (Google books)
Fuente de la imagen: cruisecritic

Carlos IV y el vendedor de chorizos [Anécdota]

Carlos IV y el vendedor de chorizos [Anécdota]- El choricero de Ramón BayeuEncontrándose cazando venados acompañado por la corte y cadetes de Segovia, el rey Carlos IV empezó a sentir hambre, coincidiendo en ese mismo instante con el paso, por uno de los caminos que cruzaban, de un vendedor ambulante de chorizos que llevaba sus mulas cargadas de este rico y oloroso embutido.

El choricero, cuyo nombre era José Rico, era conocido por todos sus vecinos de la población de Candelario (Salamanca) como el ‘Tío Rico’.

Le dio de comer al rey algunas piezas de su mejor embutido, quedando el monarca maravillado por tan sabroso fiambre, por lo que instó al Tío Rico a servirle sus productos, convirtiéndolo en ‘Proveedor de la Casa Real’, algo que hizo que los chorizos de Candelario alcanzasen una extraordinaria fama entre todos los miembros de la Corte.

Fue tal la admiración que tuvo Carlos IV por esos chorizos que mandó a Ramón Bayeu, uno de sus más afamados pintores de la Real Fábrica de Tapices (y cuñado de Francisco de Goya) que realizase un lienzo, el cual sería expuesto en la Sala de Embajadores de El Escorial.

Cabe destacar que, como en algunas otras de sus obras, el boceto del tapiz ‘El choricero’ fue hecho por Francisco Bayeu (hermano de Ramón) y la obra realizada finalmente por éste último.

 

Lee más anécdotas históricas en el Anecdotario de este blog

 

Fuente de la info: Dolores Anaya (Valdepeñas)
Fuente de la imagen:  museodelprado

¿Por qué a un ladrón también se le llama ‘caco’?

La riqueza de nuestra lengua nos permite que cuando alguien quiere referirse a un ladrón pueda utilizar un sinfín de términos y sinónimos, los cuales están asociados a nuestro lenguaje cotidiano y familiar. Frecuente es usar (entre otras) expresiones como chorizo, mangui, ratero o caco.

Y a esta última es a la que voy a dedicar el post de hoy,  debido a la consulta que he recibido a través del apartado de contacto y en la que Bruno me pregunta sobre el porqué a un ladrón también se le llama ‘caco’.

En la mitología clásica, tanto griega como romana, nos encontramos con la figura de Caco (Kakós gr. – Cacus lat.), quien, según las diferentes leyendas e historias que se escribieron, engañó a Heracles/Hércules robándole parte del ganado.

Hasta no hace demasiado tiempo, se usaba el término caco para señalar a un ladrón que roba con destreza.

La destreza a la que se refiere proviene de la forma en que engañó Caco a Hércules/Heracles, ya que metió a las reses robadas en una cueva haciéndolas caminar de espaldas y así las huellas parecía que salían de allí, en lugar de haber entrado.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

¿Por qué a los ladrones se les llama chorizos?

El origen de llamar popularmente chorizo a un ladrón nada tiene que ver con el rico y sabroso embutido que todos conocemos.

La razón de que se use ese término para denominar, de una manera despectiva, a los amigos de lo ajeno proviene directamente del caló, el idioma utilizado por el pueblo gitano y en el que podemos encontrar toda una serie de palabras para referirse a todo lo relacionado con los ladrones y el acto de robar: chorí, choraró, choribar, chorar.

Con el tiempo, la popularización de estas palabras y su utilización dentro del lenguaje coloquial entre la población paya, acabó transformándolas en chorizo o choricear, tal y como hoy las conocemos.

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 
 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuentes de consulta y más info: Del Castellano / Diccionario Castellano-Caló / RAE / Wikipedia