BLOGS

Dicen que la adolescencia es la etapa en que uno deja de hacer preguntas y empieza a dudar de las respuestas

Yo también odio los móviles-discoteca


Cada día paso una hora y cuarto en transporte público para ir a trabajar, dos veces al día, en tren, metro y autobús. Cuando me dispongo a leer, dormir o relajarme para un viaje largo, me encuentro al típico pesado que pone en voz alta la música de su móvil, encendiendo los altavoces. No le puedes llamar la atención, no está prohibido. Por favor, en los transportes públicos debería estar prohibido el uso de móviles-discoteca.

El texto anterior es la carta de una lectora, Sandra Fernández, publicada hoy en 20 minutos.

Yo también odio los móviles-discoteca. No soporto esos inexplicables teléfonos con mp3 y altavoces incorporados, ni el ruido infernal que emiten. Y, como ella, tampoco los aguanto en el metro, ni en el autobús, ni en ningún otro sitio.

Hasta hace muy poco mis hijos se empeñaban en hacerme escuchar sus temazos a todo trapo, me gustasen o no, yendo de un lado a otro de la casa con uno de estos infernales aparatitos. Afortunadamente, parece que se les han pasado las ganas de usarlo.

¿Alguien se acuerda de esas pandillas que iban hace años con un radiocasete gigante a la piscina o a donde fuera menester para deleitarnos a todos con su gritona selección musical? Esto es lo mismo, un montón de gente se ve obligada a soportar la música que otro elige y, además, a todo volumen. Pueden ser adolescentes, o no. Tiene mucha razón mi compañero de blog Dani Cabezas cuando dice que quien los inventó debía tener un mal día o ganas de fastidiárnoslo a todos.

Nuevos equipos electrónicos, mucho más pequeños, ligeros y sofisticados, pero los mismos malos modos de algunos. ¿Está el mundo lleno de maleducados?

9 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Aunque soy una seguidora de tu blog, porque hasta no hace mucho yo también era una adolescente, nunca un tema me había parecido tan digno de comentar.Los móviles con altavoz son una vergüenza, deberían estar prohibidos por ley, ya que la gente es incapaz de apagarlos por mero sentido de la decencia y el respeto a los demás. Además, ¿Para qué se inventaron los cascos? Y por último, ¿Se oye mejor la música con los altavoces del móvil, que suena distorsionada, o con los cascos, que se oye más canalizada y el ruido ambiente te distrae menos?

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Morfina

    Sí, el mundo está lleno de maleducados.Ese es el problema, no los móviles con música.Si no fueran dando el coñazo con los móviles, irían ensuciando las playas con los paquetes vacíos de Fritos, y Cheetos, y patatas onduladas y esas porquerías.La cuestión es dar el coñazo con su mala educación, que además, cuanto más maleducados son, más ganas de exhibirse…

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Carlos

    Pues sí, está lleno de maleducados. Me ponen de una mala host…. cada vez que empiezan a escuchar música en alto en el trasporte público… es que yo creo que es una falta de respeto a los demás, no??? yo me cojo mi libro, mi mp3 o mi móvil y lo disfruto yo solo, sin molestar a nadie, acaso no es esto mejor???

    13 Mayo 2008 | 1:26

  4. Dice ser Discreto

    Si que es cierto que hay músicas de movil que son para morirse, pero es una elección de la persona. Del mimsmo modo que la ropa o un corte de pelo dicen algo de la persona, el tono de movil tambien es identiicativo de la persona que lo pone en su movil. Yo por ejemplo prefiero siempre tenerlo en vibrador. Por suerte tengo un movil ultrafino que no tengo que sacar nunca del bolsillo. No me gusta que se entere todo el mundo que me están llamando.

    13 Mayo 2008 | 1:29

  5. Dice ser ElChat

    Otro mas que se une a la plataforma encontra de los moviles discoteca!!

    13 Mayo 2008 | 2:08

  6. Dice ser Liege of Inveracity

    De subnormal profundo. Además, la calidad de los altavoces de movil es absolutamente infame, por lo que deduzco que a todos esos inframentales se la suda la música, lo que quieren es dar la brasa a su alrededor, suspirando por el día que puedan comprarse un seat león y montarse una discoteca andante de verdad para amenizar a todo su barrio.

    13 Mayo 2008 | 9:07

  7. Dice ser Dari

    Yo también los odio. Y para mi desgracia una amiga mia es de “esos”, resulta un suplicio ir con ella en el autobus o en el tren.

    13 Mayo 2008 | 9:25

  8. Dice ser amanda

    je je je que bueno lo de los radiocasettes de piscina. Yo soy chica de barrio (Vallecas en este caso) donde el calorreo se llevaba mucho, me aprendí toda la dicografia de los chichos en la pìscina de Santa Eugenia. Que recuerdos me has traído chica, que recuerdos, hoy, estamos en la generación del regeton piscinero

    13 Mayo 2008 | 19:19

  9. Dice ser Daniel

    Ciertamente, la educación no brilla por su presencia en éstos casos. Es verdad que con el móvil-discoteca se molesta muy fácilmente a la gente que hay alrededor. Pero es un caso parecido al de quien lleva la música en un discman/mp3/lo que sea, con cascos, a un volumen molesto para los demás.Ya que el chico en cuestión “no se corta”, se puede intentar (que nunca se intenta) llamarle la atención al respecto, tranquilamente y sin montar el pollo, que entonces es peor. Seguramente se piense ineficaz, porque ¿qué le va a importar a él lo que yo le diga? Total es un maleducado, pasará de mí.Si la llamada de atención se hace educadamente, seguramente alguna mirada de aprobación nos acompañe, y será bastante eficaz para conseguir que la discoteca baje el volumen. Además, el joven suele tener el pensamiento de “si nadie dice nada, a nadie estoy molestando”. No suelen ser muchos, aunque también los hay, los que se encaran ante la petición.Y lo sé porque he llevado música puesta, aunque no en el móvil, y he procurado no molestar, y por supuesto he pensado “si alguien me dice que molesto, lo bajo”.Perdón por la parrafada, pero es verdad que el tema es interesante, y merece ser comentado.

    06 Junio 2008 | 11:05

Los comentarios están cerrados.