Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘jartum’

La guerra que se aproxima en Sudán

Hace ya un tiempo comentamos las preocupantes noticias sobre el aumento de las tensiones entre el norte y el sur de Sudán, que podría desembocar en un nuevo y sangriento conflicto armado.

Según informa la revista Kanwa Defense Review Monthly, el gobierno de Jartum, cuyo ministro de Defensa se encuentra de visita en Beijing, habría comprado a China un número aún no desvelado de lanzaderas de misiles WS-2. Información que habría sido confirmado por delegados africanos que viajaron a la feria internacional de armamentos de Abu Dhabi.

China dio a conocer el WS-2 en el año 2008, que fabrica especialmente para la exportación y que cuenta con capacidad simultánea para seis cohetes de 400 mm que pueden alcanzar una distancia de 200 kilómetros y que se activan en menos de 12 minutos. La revista de Defensa sostiene que “Sudán cuenta ahora con el sistema más poderoso de misiles de África”.

Sin embargo de China, Rusia y España

Esta venta viola abiertamente el embargo de armas impuesto por la resolución 1591 del Consejo de Seguridad de la ONU a Sudán como consecuencia del conflicto de Darfur. No sería la primera vez que China, el principal comprador del petróleo que exporta Jartum, antepone sus intereses comerciales al respeto por los derechos humanos y la legalidad internacional.

Amnistía Internacional denunció ya en varias ocasiones la violación del embargo por parte de Rusia, aportando fotografías como pruebas en 2007. En 2004, la acusada fue España. Según una investigación de la Escuela de Cultura de Paz, entre los años 2003 y 2004 vendió armas ligeras y munición a Jartum, contraviniendo el embargo acordado por la Unión Europea en 1994.

Desde el sur de Sudán también llega información sobre compra de armamentos. La publicación especializada Jane’s Defence Weekly sostiene que el Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA) ordenó un centenar de tanques ucranianos T-72. “El sur de Sudán se está armando para cualquier eventualidad que pueda surgir en su disputa con Jartum”, afirma.

Las primeras noticias de los tanques se conocieron el pasado mes de septiembre, cuando se hizo pública la carga del buque ucraniano MV Faina tras ser secuestrado por piratas somalíes.

Aunque su momento las autoridades del sur de Sudán negaron que fueran las destinatarias de los blindados, lo cierto es que tras la liberación del buque, Jane’s Defence Weekly ha seguido el trayecto de los tanques, gracias a imágenes de un satélite comercial, que salieron desde el puerto keniano de Mombasa y se dirigieron hacia el norte, presumiblemente hacia Sudán.

En este sentido, recuerda a la exclusiva del periódico The News, que captó gracias a Google Earth fotografías de aviones no tripulados estadounidenses Predator en bases aéreas de Pakistán, al tiempo en que el gobierno de Islamabad criticaba los ataques de EEUU con estos ingenios robóticos.

Incertidumbre ante el 2011

El norte y el sur de Sudán protagonizaron una guerra de 17 años en la que murieron dos millones de personas y cuatro millones tuvieron que convertirse en refugiados (fue nuestro primer destino en este blog).

Según el acuerdo de paz firmado en 2005, dentro de dos años, los habitantes del sur, de rasgos subsaharianos y de religión cristiana, tendrán que votar si se separan de los del norte, musulmanes de influencia árabe, para dividir en dos estados a la antigua colonia británica.

A medida que se acerca la fecha, las tensiones no dejan de aumentar. Ya el año pasado tuvieron lugar enfrentamientos en Abyei (la semana que viene, un tribunal de La Haya deberá demarcar las fronteras, disputadas por ambas partes, de esta región rica en petróleo).

Justamente el petróleo, la injerencia China, el pedido de captura de la Corte Penal Internacional contra el presidente Omar Al Bashir y la contratación por parte de EEUU de la empresa militar privada USIS para que entrene a las fuerzas del sur, dibujan un panorama sumamente complejo para la prevención de un posible conflicto.

Sudán, Chad y una guerra con fútbol

Recuerdo que me encontraba en Kenia cuando en el mes de febrero saltó la noticia de que grupos rebeles habían entrado a Yamena, la capital de Chad, matando a más de un centenar de personas y poniendo en jaque al régimen de Idriss Deby. Grupos rebeldes que se decía que estaban respaldados por Sudán.

El pasado sábado ha sucedido lo contrario unos 3.000 guerrilleros del Movimiento Justicia y Equidad (JEM), que se supone que cuenta con el respaldo de Chad, realizaron una ofensiva sin precedentes hasta situarse en las puertas mismas de Jartum, la capital de Sudán.

Los miembros del JEM, que desde el 2003 se enfrentan a las tropas gubernamentales y los janjaweed en Darfur, recorrieron 600 kilómetros a través del desierto y atacaron Omdurman, en una acción que fue repelida por Sudán pero que tiene un gran valor simbólico.

Omdurman sólo está separada de Jartum por el río Nilo. Allí se encuentra el aeropuerto desde el que salen los aviones que bombardean regularmente Darfur, a pesar de la presencia de las fuerzas de Naciones Unidas.

Se trató de una ofensiva sin precedentes. Ni siquiera durante los 20 años de guerra entre el norte y sur del país, que llegó a su fin en 2005, las tropas rebeldes se habían acercado tanto a la capital.

La respuesta de Omar al Bashir fue lanzar una recompensa de 125 mil dólares por la captura de Khalil Ibrahim, y romper relaciones con Chad. Decisión descrita como “apresurada” por el Ejecutivo de Yamena, aunque queda claro que ambos países están usando a los grupos armados que luchan en Darfur para hostigarse mutuamente.

Según la ONU, podrían encontrarse al borde de una guerra abierta. Un conflicto armado cuya gestación describe de forma exhaustiva Le Monde Diplomatique.

La última acción en la escalada ha sido cerrar ayer, por parte de Yamena, la frontera que separa a Chad de Sudán.

Una situación compleja

Sin embargo, la situación es mucho más compleja. El JEM no sólo tiene aspiraciones sobre Darfur, sino que busca un cambio de régimen en Sudán.

Su mentor es un personaje sombrío, Hassan al-Turabi, islamista radical, vinculado a los Hermanos Musulmanes y a Bin Laden, fundador del partido del Congreso Popular, que fue sacado del poder en Jartum en 1990 por Omar al Bashir.

Khalil Ibrahim, líder del JEM, era seguidor de Hassan al-Turabi, y mantiene su agenda islamista radical.

Por esta razón, el pasado lunes Hassan al-Turabi volvió a entrar en prisión así como varios dirigentes del Congreso Popular, a los que se culpa de estar detrás también del ataque del JEM.

Aunque también, si se abre un poco la lente, algunos expertos ven en el choque entre ambos países la mano de Francia e Inglaterra, que podrían estar apoyando a sus antiguas colonias en esta guerra no declarada.

La guerra del fútbol

Pero lo más curioso de toda esta historia, que apenas ha tenido eco en la prensa, es que el próximo 31 de mayo, Sudán y Chad deberán enfrentarse en la clasificación para el Mundial de Fútbol 2010.

La FIFA ya ha salido a decir que el partido no se suspende, aunque ambos contrincantes hayan roto relaciones diplomáticas y parezcan más cerca que nunca de encontrarse al borde de una guerra abierta.

Malí, Sudán, el Congo y Chad componen el Grupo 10 de la competición preliminar de la zona africana. Un grupo muy equilibrado, aunque malienses y sudaneses sean favoritos, los congoleños estarán al acecho.

Desde aquí, mi humilde sugerencia, que daría finalmente al fantástico negocio del fútbol una utilidad tangible: el que triunfe en el encuentro deportivo, gana la guerra.

Y así se ahorran el derroche en armas y municiones, estos dos Estados que se encuentran entre los más pobres el mundo, y la carnicería de vidas inocentes que podría tener lugar.

Si empatan, que lo definan por penaltis.