La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘salmonella’

Mejor que no beses a las ranas

La Asociación de Veterinarios de Estados Unidos (AVMA) ha exhortado a sus convecinos a “no besar ranas“, precisamente en estos días navideños en que en medio mundo se proyecta la última producción de Disney, ‘La princesa y la rana’, pues se sospecha que los batracios pueden ser portadores de salmonella.

“Las ranas, como todos los anfibios y reptiles, pueden ser una fuente de infección de salmonella en los humanos”, advirtieron los veterinarios norteamericanos en un comunicado. Para añadir a continuación:

“Recordamos al público que una manipulación inapropiada de un anfibio, sobre todo un beso, puede ocasionar una enfermedad grave en lugar de un príncipe”.

Y yo, que leo esta noticia, no salgo de mi asombro ¿De verdad los niños besan ranas después de ver una película? ¿O es que al otro lado del Atlántico se toman las cosas demasiado en serio?

Menos mal que, al menos aquí, en España, es invierno, y los batracios están hibernando bajo el barro. Aunque también me pregunto: en el caso de besar a una rana buscando al príncipe azul ¿serán esos besos robados?

Antibióticos hasta en la miel

Un equipo de químicos de la Universidad de Almería ha desarrollado un método que permite detectar la presencia simultánea de 17 antibióticos en la miel en menos de 10 minutos. Lo han usado y ¿qué han encontrado? Antibióticos en nuestras mieles, tanto en las originarias de otros países como en las españolas, a pesar de estar terminantemente prohibida su presencia en toda Europa.

Analizaron 16 muestras de miel, 11 tomadas en supermercados y 5 recogidas a diferentes apicultores particulares de Granada y Almería. En tres de ellas quedaban restos de los antibióticos utilizados como drogas veterinarias para tratar las enfermedades de las abejas. Dos eran marcas comerciales, pero la tercera pertenecía a un apicultor andaluz. Su producto supuestamente natural y ecológico tenía trazas de sarafloxacina, tilosina, sulfadimidina y sulfacloropiridazina.

Los propios investigadores insisten en señalar en que las bajas concentraciones de antibióticos detectadas “no suponen un riesgo directo para el consumidor”, pero advierten de que el uso excesivo o indebido de estos productos veterinarios podría afectar a la seguridad alimentaria. Y a nuestra salud, añado yo. Porque el exceso de antibióticos en todo lo que comemos, carnes, pescados y ahora incluso en las mieles, puede acabar convirtiéndose en una auténtica amenaza sanitaria fantasma.

Su exceso no mata, es verdad, pero los efectos inmunodepresores de estas sustancias, que permiten la adquisición y proliferación de patógenos, con cepas a las que cada vez hacemos más resistentes, nos puede hacer más indefensos ante enfermedades como salmonellas o tuberculosis. También más proclives a sufrir alergias, una enfermedad en preocupante aumento y que ya afecta a un tercio de la población europea.

No es para alarmarse, es cierto. Tan sólo es un aviso. Yo seguiré consumiendo diariamente este sanísimo regalo de las abejas y sus compañeras las flores. Pero les reconozco mi preocupación. Con tanta química y tanta industrialización han conseguido hasta amargarme la miel.