BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

La basura flota sobre nuestras cabezas

Gravity

El día en que la humanidad desaparezca, nuestra basura seguirá presente en la Tierra durante muchos miles de años más. En ríos y mares contaminados. En tierras cubiertas por desechos donde el reciclaje brilla por su ausencia, donde el vidrio se desaprovecha, el metal se oxida, el papel se quema, las bolsas de plástico destrozan el paisaje. Pero igualmente en los cielos, orbitando sin rumbo alrededor del dolorido planeta azul. Porque también el espacio recibe las sobras de la civilización en forma de chatarra espacial. Aunque por suerte (y seguramente por efecto de la crisis), la cantidad de desperdicio no aumenta.

Según datos facilitados a la agencia Europa Press por la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales, entidad que hace pormenorizado recuento de la basura espacial que orbita la Tierra, el número de escombros espaciales parece haberse estabilizado en la primera mitad de 2015, manteniéndose en los 16.900 objetos.

Concretamente, de los 16.906 cacharros con los que se inició el año, junio ha cerrado con 16.925.

Debris-LEO1280Por ‘basura espacial‘ se entiende la cantidad de satélites activos o inactivos que han sido lanzados o bien bajados de sus órbitas para ser destruidos al entrar en la atmósfera o caer en el mar, así como cohetes espaciales antiguos y en funcionamiento, junto con demás objetos procedentes de la fragmentación de residuos.

La mayoría es de procedencia rusa

De los 16.925 cuerpos espaciales que este verano rondan el planeta, la Comunidad de Estados Independientes -antigua Unión Soviética- se mantiene como la que mayor cantidad de basura desecha al espacio, con un total de 6.282 objetos, si bien es cierto que ha bajado en más de medio centenar desde principios de año. Le sigue Estados Unidos con 5.182 y China con 3.706.

La Agencia Espacial Europea (ESA) sigue siendo la entidad que menos objetos tiene en estos momentos en el espacio, 97 cuerpos, de los cuales 52 proceden de explosiones y 45 son cohetes, cuerpos y demás escombros.

Además, hay países que independientemente de la agencia espacial a la que pertenezcan, también envían y ‘arrojan’ a la órbita terrestre aparatos espaciales. Así, sería el caso de los 508 franceses, los 209 que tiene Japón, los 165 indios, o los 776 de ‘otras’ naciones, según se desprende de este informe de la NASA.

Vigilancia espacial

El programa de la NASA encargado de controlar la basura espacial es el ‘U.S Space Surveillance Network‘ (SSN). La iniciativa la desarrolla el Gobierno de Estados Unidos y tiene como principal objetivo detectar, controlar, catalogar e identificar estos objetos hechos por el hombre y que orbitan alrededor de la Tierra.

Asimismo, se encarga de predecir cuándo y dónde caerá un objeto de nuevo en la Tierra, cuál es su posición en el espacio, detectar nuevos cuerpos residuales en el espacio y a qué país pertenecen, además de informar a la NASA si estos objetos interfieren con la estación Shuttle.

Aunque también podíamos mirar hacia abajo y recoger nuestra basura terrícola. Porque para eso no hace falta vigilantes espaciales. Tan sólo necesitamos educación.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

4 comentarios

  1. Dice ser terraflaca

    El ser humano tiene la estupidez, inherente a su condición; un gérmen nocivo para sí mismo, para el paneta, para su casa.

    El único bicho o de los pocos que se autodestruye y destruye todo a su paso.
    Sin pensar.

    El único bicho, (conocido) que deja basura en el espacio virgen, ahí, en el infinito, flotando…hasta que se estampa.

    El único bicho que deja que miles de toneladas de fuell naveguen como manchas gigantescas de muerte para los ecosistemas, y quinientos mil ejemplos más que no acabaríamos… el verdadero accidente somos nosotros, esta especie pensante…

    27 agosto 2015 | 11:45

  2. Dice ser pibelo

    claro !! y la NASA dice que, eeuu no es la mayor generador de basura orbital, catalogando en 2º lugar, jejej

    27 agosto 2015 | 13:14

  3. Dice ser Casandra

    15 JUL 20011

    Más de 50 satélites con carga nuclear caerán en la Tierra en los próximos años

    Nueve de los 56 satélites nucleares que están actualmente en órbita son estadounidenses (el último fue lanzado en 1976) y el resto, de la antigua URSS. Sólo dos son artefactos de telecomunicaciones, los demás son satélites espías de observación de la Tierra, casi todos dotados de cámaras ópticas o infrarrojas para ver de noche y a través de las nubes. Son 31 sistemas con reactores nucleares, cada uno con 31 kilos de uranio 235, el resto llevan generadores de radio isótopos -pilas nucleares- con plutonio o polonio.

    ‘Se utilizaron reactores y generadores nucleares porque estos satélites tenían tecnologías primitivas que exigían mucha energía, y que los antiguos paneles solares no podían suministrar’, explica Belló-Mora. ‘En 1988, la ONU sacó una reglamentación prohibiendo colocar en órbita nada que pueda causar problemas en 300 años’.
    Todos estos satélites nucleares fueron situados en el espacio a unos 900 kilómetros de altura sobre la superficie de la Tierra, en órbitas polares con una leve inclinación respecto al eje de rotación terrestre, de manera que sobrevuelan todos los rincones del planeta excepto unas reducidas áreas en los casquetes polares. Los reactores, al ir blindados, no se destruyen al reeentrar en la atmósfera. La Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) tiene diseñados planes de emergencia e instrucciones para actuar en caso de reentradas no controladas de satélites con energía nuclear.

    Desde su puesta en órbita, estos satélites han ido perdiendo altura y se calcula que la mayoría caerán en el plazo de 20 años. Como sobrevuelan toda la Tierra, pueden caer en cualquier lugar, pero hay que tener en cuenta que dos terceras partes de la superficie del planeta son agua y que la población está muy concentrada en determinadas áreas, por lo que el riesgo de que estos artefactos causen daños importantes o víctimas no son muy grandes.

    Lluvia radiactiva

    Pero puede pasar, y ha sucedido en el pasado, con graves consecuencias en algún caso. De las siete reentradas de equipos en órbita consideradas peligrosas que ha habido hasta el momento, en tres de ellas el riesgo se debía a la carga nuclear. En enero de 1978 se produjo el peor de estos accidentes de caída, cuando reentró en la atmósfera el satélite soviético Cosmos 954, con un generador nuclear que no se quemó al entrar en contacto con el aire. El artefacto generó una estela de lluvia radiactiva del 2.000 kilómetros de longitud en el norte de Canadá, recuerda Belló-Mora, ingeniero espacial de la empresa Deimos Space. Tras el accidente, los soviéticos recogieron el reactor y descontaminaron la zona.

    Otro satélite del mismo tipo, el Cosmo 1402, cayó en el Atlántico en enero de 1983, y el Cosmos 1900 sufrió un accidente en una maniobra de aparcamiento del satélite en una órbita segura y se produjo la reentrada del mismo en septiembre de 1988.

    Junto a estos tres casos, completan la lista de las siete reenetradas de riesgo -por la masa del artefacto, no por radiactividad-, la de la estación espacial estadounidense Skylab, en julio de 1978, que cayó en el Océano Indico y el Oeste de Austrlia; la de la estación soviética Saliut 7, cuyos fragmentos cayeron en Argentina en febrero de 1991; la del módulo lunar ruso Cosmos 398, en diciembre de 1995 y la del satélite militar chino China 40 FSW 1-5, en marzo de 1996.

    Los satélites con carga nuclear son ahora simplemente piezas muy peligrosas de basura espacial, no estan operativos, carecen de combustible para hacer maniobras de control de sus trayectorias y se conoce su posición y órbita sólo gracias a los rastreos por radar.

    EE UU utiliza su sistema de alerta de misiles para vigilar también los miles de fragmentos de basura espacial que ya inundan los alrededores de la Tierra y que suponen un serio peligro para los astronautas y para los satélites operativos.

    27 agosto 2015 | 14:31

  4. Dice ser Casandra

    Sorry

    15 JUL 2001

    27 agosto 2015 | 14:32

Los comentarios están cerrados.