Entradas etiquetadas como ‘rapport’

Tres claves para ser (aún más) carismático

¿Una persona carismática nace o se hace? Muchos tienen la suerte de ir cargados de carisma en su código genético por la confluencia de una serie de rasgos de personalidad (asertividad, extroversión, empatía, comunicación efectiva, creatividad…) que son relativamente estables y que provocan este don natural para atraer al resto, simplemente con su mera presencia.

Pero como casi todo en esta vida, puede trabajarse e intentar potenciar nuestras habilidades para desarrollarnos como personas más influyentes e inspiradoras. Una de las expertas más duchas en la materia es Olivia Fox, conferencista, escritora y asesora de varias compañías como Google, Deloitte, Las Naciones Unidas, Harvard y el M.I.T. Fue una de las pioneras en manifestar que “el carisma es algo que se puede aprender de una manera intencional. El carisma es simplemente el resultado de comportamientos aprendidos”.

Son múltiples las pautas y recomendaciones que vierten los expertos para conseguir cultivarnos en esto del carisma. Personalmente me quedo con tres claves muy sencillas:

  • Expresa tus sentimientos“Las personas carismáticas expresan sus sentimientos espontánea y genuinamente”, afirma el psicólogo Ronald E. Riggio del Claremont McKenna College. “Esto les permite influir en los sentimientos y las emociones de los demás”.Es un fenómeno conocido como el contagio emocional, o “La tendencia a automáticamente imitar y sincronizar expresiones, vocalizaciones, posturas y movimientos con aquellos de las demás personas, y en consecuencia, entrar en una convergencia emocional”.En otras palabras, en gran parte el carisma es cuestión de expresar tus emociones de tal manera que puedan transferirse a la persona con la que estás hablando.

 

  • Comunícate para que te entiendan, no para lucirte: En su libro “¿Por qué triunfan los Presidentes?”, el psicólogo Keith Simonton demuestra que lo que destaca a los presidentes inolvidables es el tipo de lenguaje que usan para conectarse con las personas.Se trata de conectar a través de palabras que generan emociones fuertes, tales como esperanza, odio, amor o ambición.“Ninguno de nosotros tiene una fuerte conexión emocional con palabras abstractas tales como ‘Inferencia’, ‘Concepto’ o ‘Lógica’”, dice el especialista. Una frase como “Siento tu dolor”, siempre será más impactante y empática que “Puedo entender tu punto de vista”. Los presidentes que han sido más carismáticos alcanzaron una estrecha conexión emocional con las personas, tan solo no hablándoles a su mente sino a su corazón”.

 

  • Sé el reflejo de tu audiencia: Lo que se conoce como ‘rapport’: la imitación no verbal es clave para conectar con los demásPuedes convertir este fenómeno en una estrategia. Durante un estudio sobre negociación en el 2007, El catedrático de la Universidad de Columbia Adam Galinsky y sus colegas le pidieron a un grupo de participantes que imitara los movimientos de sus contrapartes; Los resultados fueron muy interesantes: de 15 negociaciones en las que los participantes trataron de reflejar al otro, 10 terminaron en acuerdos; mientras que sólo 2 de los 16 del grupo de control en el que no se aplicó esta técnica lo lograron.

La explicación del especialista es la siguiente: Si quieres tener más carisma y sacar partido en los negocios, la imitación te permite establecer una relación positiva; de esa manera ambas partes estarán más dispuestas a compartir información y buscar un resultado que beneficie a ambos. “Nuestras investigaciones sugieren que la imitación es la manera más fácil de generar confianza, y en consecuencia, compartir información valiosa durante una negociación”, afirman Galinsky y sus colegas. “Al construir confianza e intercambiar información con su oponente, los ‘imitadores’ logran cerrar negocios más fructíferos y susceptibles de repetirse en el futuro”.

 

 

*Fuente: Lenguajecorporal.org

 

Edgar Allan Poe nos dio la clave para ‘leer’ las emociones de los demás

2787381665_b19e49216c_bHoy he encontrado una joya navegando por la red, la web de ‘lenguaje corporal‘ recoge una pequeña anécdota que refería el personaje ficticio Auguste Dupin en “Los crímenes de la calle Morgue“, relato policíaco de Edgar Allan Poe. En el mismo se refleja una de las habilidades menos explotadas por el ser humano: la de identificarse con los sentimientos de sus semejantes simplemente por la imitación de sus gestos (efecto camaleón).

“Si quiero averiguar si alguien es inteligente, o estúpido, o bueno, o malo, y saber cuáles son sus pensamientos en ese momento, adapto lo más posible la expresión de mi cara a la de la suya, y luego espero hasta ver qué pensamientos o sentimientos surgen en mi mente o en mi corazón, coincidentes con la expresión de mi cara.”

Son numerosos los estudios y publicaciones sobre la empatía y la sincronización de los movimientos corporales entre dos personas; cuando ambas estén de acuerdo o compartan una opinión, sus gestos serán réplicas mutuas, muy probablemente en espejo (si una cruza el brazo izquierdo, la otra hará lo mismo con el derecho). Con este contagio-imitación emocional seremos capaces de sentir e interiorizar emociones similares a las que observamos, y de la misma manera, condicionar las de otros.

Es un proceso en el que la persona es influida y a la vez ejerce influencia sobre las emociones y comportamientos de otras personas o grupos. No debemos ver en ello una forma de manipulación perversa, es una acción que facilita la empatía, que puede ayudar a conectar con el otro y que éste te confiese sus problemas o alegrías, transmite preocupación e interés por nuestra parte y puede ser la llave para descubrir estados emocionales en los demás que necesitan aflorar para resolverse.

 

 

 

Analizamos la supuesta ‘cobra’ de Bisbal a Chenoa

thumbEl reencuentro en concierto de todos los ex concursantes de la primera edición del programa ‘Operación Triunfo’ ha quedado relegado a un segundo plano. El momento más esperado de la noche era la llegada de la canción romántica interpretada por David Bisbal y Chenoa, ‘Escondidos’, que tanta repercusión tuvo hace 15 años al ‘revelar’ que había algo más que una simple amistad entre ellos, así se confirmó después, aunque poco duró la relación.

Ahora esta canción suscita de nuevo todo el interés, no la actuación en sí, realmente lo que la gente aguardaba era poder ‘entrever’ el verdadero estado emocional de ambos. De nuevo la comunicación no verbal era fundamental para interpretar cada gesto, cada mirada y la conexión entre los dos cantantes y exnovios.

Conexión que no se produjo. La asincronía corporal entre ambos cantantes fue muy significativa, sus movimientos no encajaban, no lograron encontrar la coherencia ni la compatibilidad en el escenario. David Bisbal iba a lo suyo, adquirió el rol dominante, tomó la iniciativa de movimiento por el escenario y ambos ‘bailaban’ a su son, Bisbal guiaba el paso, dirigía el tempo de la canción, los silencios, la interacción con el público y, por supuesto, cada una de las acciones que se llevaban a cabo entre los dos.

Chenoa estaba emocionalmente más entregada a la causa, más cálida, abierta, muy pendiente en todo momento de su compañero, sus miradas eran constantes, estaba nerviosa y algo avergonzada (como ella misma reconocía al público). Bisbal se mostró más frío, distante y profesional, no se aprecia un impacto emocional especial o diferente a cualquier otra actuación con cualquier otro artista.

¿La cobra? Asunto complicado. Para mí no fue otra cosa que una consecuencia de todo lo expuesto anteriormente, no se entendieron corporalmente y es otra muestra más de la descoordinación que manifestaron en toda la actuación. El instante es captado desde dos perspectivas diferentes, en una de ellas solo se ve la reacción de Bisbal retirándose, en el otro ángulo se ve cómo Chenoa le da un beso y parece que va a darle otro (en la otra mejilla) pero Bisbal ya ha iniciado el movimiento de retirada y por esto parece un desprecio.

En definitiva, no creo que sea una ‘cobra’ a conciencia, simplemente no hubo rapport, ni unidad entre ambos, pesarían más los nervios, la tensión del momento, o lo que sea. Lo que está claro es que no lograron conseguir esa conexión que sí se apreció años atrás sobre el escenario.

 

El efecto camaleón: la imitación no verbal es clave para conectar con otra persona

reptile-316735_960_720Si tu propósito es resultarle atractivo a alguien, actúa como un camaleón. Así lo pone de manifiesto una investigación realizada por los autores Chartrand, TL y Bargh, JA de la Universidad de Nueva York con el título: The Chameleon Effect: The Perception-Behavior Link and Social Interaction.

La técnica es bien sencilla, un punto clave para gustar es imitar ‘sutilmente’ la comunicación no verbal del otro, sus expresiones faciales, sus gestos, movimientos, posturas, incluso su prosodia emocional, su tonalidad, ritmo y velocidad del habla, en algunas ocasiones, hasta nos nace hacerlo con el acento o particularidades varias de pronunciación propias de nuestro interlocutor.

Quizás esto a priori parezca difícil o incluso irreal pero, por ejemplo, ¿os habéis fijado en que Pablo Motos lo hace cuando entrevista a sus invitados en el programa de ‘El Hormiguero’? Observadlo a partir de ahora, le aflora a veces hasta el acento andaluz si su invitado es del sur. Nos encontramos ante un gran imitador (de forma inconsciente o no) para establecer un buen rapport, la conexión necesaria para hacer que el famoso de turno se sienta cómodo y confidente con el entrevistador.

Volviendo a la premisa científica. ¿Cómo se llegó a esta conclusión? Las hipótesis que se planteaban los autores versaban sobre si las personas se copian automáticamente entre sí sin importar si son extraños; si realizar esa acción proyecta más agradabilidad; y si las personas que son más agradables o más abiertas a las opiniones de los demás muestran más este fenómeno camaleónico. Y así resultó, los sujetos eran capaces de mimetizar algunos movimientos con auténticos desconocidos, como tocarse la cara, pero sobre todo, agitar los pies. Así mismo, los participantes que fueron imitados por los cómplices del experimento gustaron mucho más de ellos que los participantes que no habían sido imitados. Por último, también corroboraron que efectivamente existe una fuerte relación entre las personas con comportamientos más imitativos y la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Estos resultados sugieren que, a través de esta particular mímica, podemos sentir lo que sienten otras personas, esto es, comprender sus estados emocionales. En definitiva, lo que descubrieron Chartrand y Bargh es una intensa correlación entre el grado de comportamiento imitativo que exhibían los participantes de sus experimentos y su tendencia a sentir empatía; a mayor imitación, más preocupación por los sentimientos de los demás y, por consiguiente, mayor empatía.

También podemos observar otro ejemplo práctico, muy claro, de esta copia conductual entre Albert Rivera y Pedro Sánchez, en la firma del pacto entre ambos, y en la que el líder de Ciudadanos utilizaba hábilmente su lenguaje corporal para conectar y sincronizar su comportamiento con la del líder del PSOE

 

 

Albert Rivera utiliza su cuerpo para conectar con Pedro Sánchez en la firma del pacto de legislatura

Albert Rivera 'cuida' a Pedro Sánchez/Foto EFE

Albert Rivera ‘cuida’ a Pedro Sánchez/Foto EFE

Los líderes del PSOE y Ciudadanos han firmado el pacto de legislatura en el Congreso de los Diputados. un momento trascendente para poner la lupa sobre el comportamiento no verbal y extraer conclusiones más allá de lo que ellos puedan decir.

Y hoy toca hablar de rapport, un concepto fundamental en psicología y coaching que se refiere a la sintonía y armonía corporal y psicológica que se produce en la comunicación entre dos personas. Esta conexión se establece de una forma inconsciente y natural pero también, en buena medida, es posible forzarla para conseguir una compenetración exitosa y facilitar las relaciones. 

El rapport tiene su base científica en el poder de la imitación. Es más fácil hacer lo que vemos, que hacer lo que nos dicen que hagamos. Las neuronas espejo de nuestro cerebro nos permiten copiar las conductas ajenas, imaginarlas en nuestra mente y sentirlas como propias. Esto es justo lo que hace Albert Rivera en el encuentro de hoy con Pedro Sánchez. Rivera va respondiendo sutilmente a su conducta, adaptándose a sus movimientos, fijándose y repitiendo sus acciones, se convierte en su espejo.  Todo con mucha discreción, lentamente y con delicadeza.

Lee el resto de la entrada »