BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘testiculos’

Trivial: ¿Cuánto sabes de SEXO?

Trivial: ¿Cuánto sabes de SEXO?

El mundo del sexo esta lleno de términos y expresiones de uso común cuyo origen o significado verdadero es desconocido para muchas personas. Demuestra que eres un gran entendido en etimologías, curiosidades e historia y responde a este trivial para convertirte en el listo o lista que todo lo sabe de SEXO

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te han gustado estas curiosidades relacionadas con el sexo? En mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO” podrás encontrar 240 como estas. Ya a la venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?

¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?

Una patada, la den donde te la den, duele y mucho. Pero hay que reconocer que una de las partes de la anatomía donde más doloroso puede llegar a ser el recibir un golpe son los testículos (ya sea un puntapié, puñetazo, balonazo, golpe involuntario…).

Los testículos son uno de los órganos más ‘delicados’ de la anatomía. Esa delicadeza o sensibilidad que posee (al tener infinidad de terminaciones nerviosas que van a parar allí) es uno de los motivos por los que están colgando hacia fuera (en el saco escrotal) debido a que deben mantenerse a una temperatura inferior a la del interior de nuestro organismo.

La función principal de los testículos es la de producir espermatozoides, pero éstos no se ‘fabrican’ correctamente cuando la temperatura en la que se encuentra la gónada masculina alcanza o supera los 37 grados (temperatura que tenemos en nuestro interior y en la que está el resto de órganos).

Por tal motivo la evolución ha hecho que los mamíferos machos tengan colgando los testículos, con el propósito de que estén refrigerados y por debajo de la temperatura corporal mencionada.

La bolsa escrotal en la que se encuentran alojados está hecha de una piel muy fina y sensible (de ahí que también sea una de las zonas erógenas con más sensibilidad y que mayor placer puede proporcionar) lo que hace que los testículos puedan estar refrigerados.

Por tal motivo y al no estar recubiertos (protegidos) por una gran masa muscular (al igual que otros órganos) cuando se recibe un golpe en tal zona (por pequeño que sea) el dolor ocasionado es muy superior a si nos hubiésemos golpeado en cualquier otra parte.

¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?Además, cabe añadir que un golpe en los testículos no solo hace que duela en la zona inguinal, sino que la infinidad de terminaciones nerviosas que hay (que los convierten en nociceptores o receptores del dolor) provoca que una señal viaje a una velocidad rapidísima hasta el cerebro y éste envié de vuelta una señal en forma de dolor que recorre la espalda y llega el abdomen; sintiendo un intensísimo dolor que puede llegar a provocar mareos, la pérdida de  conocimiento, falta de oxígeno y/o hacer vomitar.

 

 

Te puede interesar leer: ¿Por qué nos da ese calambrazo tan doloroso cuando nos golpeamos en el codo?

 

 

Fuente de la imagen: Captura de Youtube / imgur

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Apretarse los machos’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Apretarse los machos’?

Es muy habitual escuchar o usar el modismo ‘Apretarse los machos’ (o en la forma ‘Atarse los machos’) cuando alguien se prepara para enfrentarse a una dificultad o riesgo que debe superar.

Al contrario de lo que algunas fuentes apuntan o pueda pensar más de uno, los ‘machos’ a los que se refiere la expresión no tienen nada que ver con el término utilizado para referirse al género masculino ni es una forma metafórica de aludir a los atributos sexuales (testículos).

En realidad los machos son los flecos (también llamados borlas) que cuelgan en el traje de luces que viste un torero. Hay diversos repartidos por todo el traje: en el chaleco, la chaquetilla y la taleguilla (que es el calzón). Y es precisamente de las que cuelgan en esta última (a la altura de las pantorrillas) a la que hace referencia la expresión, ya que son las últimas en apretarse justo en el momento de terminar de vestirse de luces y salir al ruedo. De ahí que surgiese esta locución como sinónimo de ‘prepararse cuidadosamente para una empresa difícil’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 
Fuente de la imagen: concellon (Flickr)
Nota importante:
Tanto este blog,  su autor, como la web en la que se encuentra alojado (20minutos.es) mantienen por convicción propia y como línea editorial el no fomentar ni apoyar la tauromaquia. Ello no exime, al mal llamado ‘arte’, de haber proporcionado un sinfín de interesantes anécdotas y/o curiosidades a lo largo de la historia siendo dignas de su publicación en esta página, sin que esto pueda representar un cambio de actitud hacia la misma.

¿Por qué son tan famosos los atributos del caballo de Espartero?

La lengua española es rica en dichos, refranes y expresiones para referirse a cualquier cosa, habiéndose popularizado gracias al boca a boca que ha ido pasando de una generación a otra. Entre las muchísimas formas que existe para hacer referencia a la valentía que tiene una persona, es común encontrarnos con la expresión “Tiene más cojones que el caballo de Espartero”.

La palabra ‘cojones’ se utiliza con mucha frecuencia para catalogar la ‘hombría’ y/o ‘valor’ de alguien, siendo ésta la manera más popular, y a la vez malsonante, con la que muchas personas se refieren a los testículos.

Pero ¿por qué los atributos del caballo de Espartero se utilizan como referencia al súmmum de la valentía?

El Espartero al que se refiere la expresión es el apellido de Baldomero Espartero, uno de los más famosos e insignes militares del siglo XIX y que ocupó importantes cargos, entre ellos el de Presidente del Consejo de Ministros de España, Virrey de Navarra y Regente del Reino de España. En su honor y memoria se inauguró en 1886 (siete años después de su fallecimiento) una estatua que fue colocada en la madrileña calle de Alcalá, frente a la puerta que da acceso al Parque del Retiro.

No se sabe la causa pero Pablo Gilbert (escultor encargado de realizar dicho estatua ecuestre) la esculpió dotándole al caballo, sobre el que iba montado Espartero, de unos grandes atributos testiculares. Esto propició que rápidamente, y haciendo un símil con la valentía, bravura y gallardía del militar, se empezase a utilizar de modo popular expresiones como ‘tienes más cojones que el caballo de Espartero’, ‘le ha echado más cojones que el caballo de Espartero’ o ‘tener los cojones como el caballo de Espartero’ (por referenciar unas pocas).

En algunos casos se sustituye por la palabra ‘huevos’, otra forma (entre las muchas que hay) de llamar a los testículos.

Existen otras estatuas similares y dedicadas a Baldomero Espartero que se encuentran en las poblaciones de Logroño (localidad donde falleció) y en Granátula de Calatrava (su lugar de nacimiento).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta e imágenes: nosolometro / wikipedia / icepeakbass / asotavento / laopiniondemurcia

El origen de la palabra ‘testificar’ y el bulo sobre los romanos y sus testículos

 

El término ‘testificar‘ es uno de los que más confusión lleva a la hora de buscar su origen, ocasionando que haya nacido a través de su etimología algunos mitos y leyendas urbanas que nada tienen que ver en realidad con la procedencia de esta palabra que se utiliza para indicar el acto de dar fe a un hecho o dar testimonio del mismo.

De todos los posibles orígenes de la palabra testificar, el que parece más fiable y está apoyado por más expertos es el que indica que  proviene de testigo y ésta a su vez viene del antiguo vocablo íbero testiguar, derivado del latín testificare.

Testificare está compuesto de testis (testigo) y facere (hacer).

No se sabe por qué el íbero no tomó testigo directamente de testis. Como curiosidad, testículo viene de testiculus, compuesto de testis (testigo) y el sufijo culus, que es usado como diminutivo. Así que los testículos son los pequeños testigos.

Hablando de estos pequeños testigos, la versión más extendida sobre el origen del término testificar, pero que a su vez corresponde a un bulo incierto, es la que nos dice que su procedencia corresponde a que los romanos juraban decir la verdad apretándose los testículos con la mano derecha, comprometiendo tan sensible parte si mentían. Como indico, muchos son los que creen, erróneamente, que de esta costumbre romana procede la palabra testificar.

Y para rizar más el rizo, una tercera versión indica que después de cada cónclave, cuando ya se había elegido el Cardenal que sería investido como Papa, antes de que éste fuese nombrado definitivamente era sometido a una prueba, realizada por otro cardenal que era nombrado para tal misión. La prueba consistía en que éste último debía palpar los genitales al recien escogido nuevo pontífice con el fin de asegurarse y testificar ante los demás los demás de que se trataba de un varón. Este curioso acto se realizaba para evitar la posible elección de una mujer como Papa, pero esto es algo que está más cerca de ser una leyenda urbana que de la realidad.

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog

 

 

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: José Antonio Peñas (@japa6691) episcophagus.blogspot.com.es