Entradas etiquetadas como ‘romanos’

El curioso origen etimológico del término ‘músculo’

El curioso origen etimológico del término ‘músculo’

Conocemos como ‘músculo’ al tejido compuesto de fibras mediante el cual podemos contraer nuestras articulaciones y que, dependiendo de lo ejercitado que esté, proporciona mayor o menor fortaleza a nuestro cuerpo.

Tras el término ‘músculo’ nos encontramos con una curiosa etimología que, como otras muchas palabras de nuestro vocabulario actual, nos traslada hasta tiempos de la Antigua Roma, pues este vocablo proviene del latín ‘muscŭlus’ siendo su significado literal: ‘ratoncito’ (‘musratón y ‘culuspequeño).

Y es que los antiguos romanos, cuando observaron el curioso movimiento hacia delante y hacia atrás que hacía la bola bajo la piel (lo que nosotros conocemos hoy en día como músculo), les recordó a como se movía un ratoncillo cuando está atrapado y quiere escapar.

Parece ser que en un principio se le otorgó el término a los músculos de los brazos y las pantorrillas y con el tiempo se generalizó para todo el cuerpo. Curiosamente a la parte superior de la pierna se le llamó ‘muslo’ que es la contracción del mencionado ‘muscŭlus’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Pender de un hilo’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Pender de un hilo’?A través del apartado de contacto, Iván Martín me pregunta sobre el origen de la expresión ‘Pender de un hilo’.

Normalmente se utiliza la expresión ‘pender de un hilo’ para referirse a aquellas situaciones que están al límite y a punto de finalizar e irse al traste. Es habitual escucharla dentro de frases del tipo: ‘El futuro de fulanito en la empresa pende de un hilo’, ‘La continuidad del jugador dentro del equipo pendió de un hilo hasta el último minuto’

El origen de la expresión (y todas sus variantes) la encontramos en una antiquísima fábula surgida de la mitología romana (los griegos y nórdicos tenían su equivalente) en la que se explica que la vida de cualquier ser humano estaba controlada desde su principio y hasta su fin por tres hermanas hilanderas que eran conocidas como ‘las Parcas’ (Moiras para los griegos y Nornas para los escandinavos).

Cada una de las Parcas, cuyos nombres eran Nona, Décima y Morta (Cloto, Láquesis y Átropos -griegas-  Urðr, Verðandi y Skuld -nórdicas-) tenía una misión encomendada: hilar el hilo (valga la redundancia) en el que se determinaría el cuándo nacería, cómo sería el transcurso de la vida y cuál sería el momento de la muerte de cada persona. Dependiendo de lo feliz o desdichada que sería la vida de cada individuo lo hilaban de color blanco o negro, colores asociados a la buena y mala suerte respectivamente.

Nona era la que hacía girar la rueca, Décima medía la longitud de lo que debía durar la vida y Morta quien cortaba en el momento en que debía acabar.

Era por ello que la vida de cada uno de los mortales pendía de un hilo y eran esas divinidades quienes controlaban el destino de cada uno. Según la propia leyenda, los mismísimos Dioses las temían y estaban sujetos a los designios y caprichos de las Parcas.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Qué son los ‘números cornudos’?

Hacer los cuernos es poner los dedos meñique e índice extendidos y los dos del medio flexionados.
Habitualmente y para muchas culturas esto se toma como una ofensa… pero en la época romana hacer los cuernos con las manos servía para contar:

Este gesto significaba 4 si se hacía con la mano izquierda o 400 con la derecha.

Del libro:
El club de la Hipotenusa
De Claudi Alsina

El origen de la palabra ‘testificar’ y el bulo sobre los romanos y sus testículos

El término ‘testificar‘ es uno de los que más confusión lleva a la hora de buscar su origen, ocasionando que haya nacido a través de su etimología algunos mitos y leyendas urbanas que nada tienen que ver en realidad con la procedencia de esta palabra que se utiliza para indicar el acto de dar fe a un hecho o dar testimonio del mismo.

De todos los posibles orígenes de la palabra testificar, el que parece más fiable y está apoyado por más expertos es el que indica que  proviene de testigo y ésta a su vez viene del antiguo vocablo íbero testiguar, derivado del latín testificare.

Testificare está compuesto de testis (testigo) y facere (hacer).

No se sabe por qué el íbero no tomó testigo directamente de testis. Como curiosidad, testículo viene de testiculus, compuesto de testis (testigo) y el sufijo culus, que es usado como diminutivo. Así que los testículos son los pequeños testigos.

Hablando de estos pequeños testigos, la versión más extendida sobre el origen del término testificar, pero que a su vez corresponde a un bulo incierto, es la que nos dice que su procedencia corresponde a que los romanos juraban decir la verdad apretándose los testículos con la mano derecha, comprometiendo tan sensible parte si mentían. Como indico, muchos son los que creen, erróneamente, que de esta costumbre romana procede la palabra testificar.

El origen de la palabra 'testificar' y el bulo sobre los romanos y sus testículosY para rizar más el rizo, una tercera versión indica que después de cada cónclave, cuando ya se había elegido el Cardenal que sería investido como Papa, antes de que éste fuese nombrado definitivamente era sometido a una prueba, realizada por otro cardenal que era nombrado para tal misión. La prueba consistía en que éste último debía palpar los genitales al recien escogido nuevo pontífice con el fin de asegurarse y testificar ante los demás los demás de que se trataba de un varón. Este curioso acto se realizaba para evitar la posible elección de una mujer como Papa, pero esto es algo que está más cerca de ser una leyenda urbana que de la realidad.

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog

 

 

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de las imágenes: José Antonio Peñas (@japa6691) / Twitter