Entradas etiquetadas como ‘palpado de los testículos’

La antigua práctica de comprobar si el nuevo papa escogido era hombre palpándole los testículos

La antigua práctica de comprobar si el nuevo papa escogido era hombre palpándole los testículos

Si visitas el Museo Vaticano, entre las muchas salas que hay que recorrer y obras de arte sacro que admirar, encontraras una extraña butaca la cual tiene en el centro del asiento un agujero. Algunos guías del museo intentan pasar de largo y no dar explicación sobre ella, debido al pudor que les causa explicar de qué tipo de asiento se trata e incluso algunos han llegado a inventarse una falsa utilidad del mismo, señalando que se trataba de un evacuatorio papal (donde el pontífice hacía sus necesidades), pero no es una explicación cierta.

La antigua práctica de comprobar si el nuevo papa escogido era hombre palpándole los testículos (sedia stercoraria)

(imagen vía fmpedulla)

En realidad ese peculiar asiento se llama ‘sedia stercoraria’ y era utilizada únicamente tras haberse realizado la elección de un nuevo papa. El recién elegido pontífice debía sentarse en dicha butaca y un joven cardenal (solía ser el de menor edad entre los presentes) debía introducir su mano por debajo y comprobar si el Santo Padre tenía testículos y, por tanto, podía verificar que se trataba de un hombre.

Si así era, el joven cardenal pronunciaba la siguiente frase: ‘Habet duos testiculos et bene pendentes’ (Tiene dos testículos y cuelgan bien) e incluso un simple ‘Testiculos habet’ (Tiene testículos).

Parece ser que dicha práctica comenzó a realizarse a partir de detectar algunos casos de travestismo por parte de mujeres que quisieron acceder al puesto papal. Una de las leyendas más famosas es la de la ‘Papisa Juana’, ocurrida a mediados del siglo IX, y que explica que se descubrió que se trataba de una mujer cuando rompió aguas durante una procesión por las calles de Roma, dando a luz allí mismo a un hijo.

Hay muchas versiones sobre la historia de la Papisa Juana y los historiadores no acaban de ponerse de acuerdo sobre su veracidad. En lo que sí concuerdan es en el uso de la butaca sedia stercoraria durante muchos siglos (no se sabe a ciencia cierta cuándo dejó de ser utilizada).

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / fmpedulla

El origen de la palabra ‘testificar’ y el bulo sobre los romanos y sus testículos

El origen de la palabra 'testificar' y el bulo sobre los romanos y sus testículos

El término ‘testificar‘ es uno de los que más confusión lleva a la hora de buscar su origen, ocasionando que haya nacido a través de su etimología algunos mitos y leyendas urbanas que nada tienen que ver en realidad con la procedencia de esta palabra que se utiliza para indicar el acto de dar fe a un hecho o dar testimonio del mismo.

De todos los posibles orígenes de la palabra testificar, el que parece más fiable y está apoyado por más expertos es el que indica que  proviene de testigo y ésta a su vez viene del antiguo vocablo íbero testiguar, derivado del latín testificare.

Testificare está compuesto de testis (testigo) y facere (hacer).

No se sabe por qué el íbero no tomó testigo directamente de testis. Como curiosidad, testículo viene de testiculus, compuesto de testis (testigo) y el sufijo culus, que es usado como diminutivo. Así que los testículos son los pequeños testigos.

Hablando de estos pequeños testigos, la versión más extendida sobre el origen del término testificar, pero que a su vez corresponde a un bulo incierto, es la que nos dice que su procedencia corresponde a que los romanos juraban decir la verdad apretándose los testículos con la mano derecha, comprometiendo tan sensible parte si mentían. Como indico, muchos son los que creen, erróneamente, que de esta costumbre romana procede la palabra testificar.

El origen de la palabra 'testificar' y el bulo sobre los romanos y sus testículosY para rizar más el rizo, una tercera versión indica que después de cada cónclave, cuando ya se había elegido el Cardenal que sería investido como Papa, antes de que éste fuese nombrado definitivamente era sometido a una prueba, realizada por otro cardenal que era nombrado para tal misión. La prueba consistía en que éste último debía palpar los genitales al recien escogido nuevo pontífice con el fin de asegurarse y testificar ante los demás los demás de que se trataba de un varón. Este curioso acto se realizaba para evitar la posible elección de una mujer como Papa, pero esto es algo que está más cerca de ser una leyenda urbana que de la realidad.

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog

 

 

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de las imágenes: José Antonio Peñas (@japa6691) / Twitter