BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘Papa de Roma’

¿De dónde surge llamar ‘pontífice’ al papa de Roma?

¿De dónde surge llamar ‘pontífice’ al papa de Roma? El término ‘pontífice’ era utilizado en la Antigua Roma para referirse al magistrado sacerdotal encargado de presidir los ritos paganos. Éste era denominado pontĭfex maximus [máximo pontífice]. Con la aparición del cristianismo se le adjudicó al ‘papa’ (para ser diferenciados de los sacerdotes paganos) el título de pontĭfex summus [sumo pontífice].

El origen etimológico del término proviene del latín pontĭfex, formado por pontis [puente] y al que se añadió el sufijo ifice [constructor, hacedor], por lo que su significado viene a ser «constructor de puentes» o «el que hace puentes».

El calificativo se le adjudicó al máximo jerarca de la Iglesia Católica como clara referencia al puente que construye entre Dios y los creyentes.

 

 

Quizás te interese leer estos posts:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Hacer de abogado del diablo’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Hacer de abogado del Diablo’?Se utiliza la expresión ‘hacer de abogado del diablo’ para referirse a aquellas personas que defienden posturas contrarías a los intereses de alguien y que a sabiendas de que puede no estar en el uso de la razón, presentan pruebas y argumentos lógicos que dan validez a sus conclusiones. El origen de la expresión está estrechamente vinculado con la iglesia:

Desde la creación del catolicismo numerosísimos fueron los casos de beatificación y canonización que se produjeron en los primeros siglos e interminable se hizo la lista de santos y beatos (tanto hombres como mujeres, evidentemente) que se añadieron al santoral.

El criterio por el que se regían a la hora de proponer a un candidato para ser canonizado eran variadísimos y casi cualquier motivo (por insignificante que fuese) les servía para alzar a los altares a todos aquellos hombres y mujeres.

Por esta razón, y a raíz de la avalancha de propuestas, en el año 1587 el papa Sixto V decidió regularizarlo a través de la apertura de procesos para los que se creó específicamente la figura del ‘promotor de la fe’ y cuyo cometido era poner objeciones ante cualquier canonización con el fin de que fuera defendido y demostrado de que realmente el candidato propuesto tenía virtudes suficientes para merecer tal privilegio.

Era tal el exceso de celo que ponía en su cometido, el promotor de la fe, que no tardó en recibir el apelativo de ‘abogado del diablo’ al oponerse y objetar continuamente en un gran número de procesos de canonización, por lo que a menudo se le acusaba de estar más al servicio de las causas de los herejes e incluso del propio demonio.

Gracias a la intervención de este fiscal las canonizaciones y beatificaciones descendieron vertiginosamente. La figura del promotor de la fe o abogado del diablo estuvo en vigor hasta 1983, año en el que el papa Juan Pablo II decidió suprimirlo para así conseguir agilizar y permitir que hubiera muchas más canonizaciones.

 

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

 

 

Fuente de la imagen:  Wikimedia commons

¿Sabías que el Vaticano se levanta sobre el lugar donde se ordenaba martirizar a los cristianos?

¿Sabías que el Vaticano se levanta sobre el lugar donde Nerón ordenaba martirizar a los cristianos?

Feroz fue la persecución que se hizo en la Antigua Roma a los primeros cristianos tras la llegada de Pedro a la capital del imperio. El más famoso de los apóstoles de Jesús, y considerado como primer Papa de la Iglesia católica, evangelizó a un gran número de romanos y cientos de éstos fueron martirizados hasta morir en el circo de Nerón, que se encontraba en la colina Vaticana, a las afueras de Roma.

Ese lugar fue donde Pedro murió crucificado cabeza abajo por orden del emperador.

Tras más tres siglos de persecuciones y martirios a los cristianos se promulgó el Edicto de Milán, que permitía la libertad de culto, ordenando el emperador Constantino I construir una basílica en el mismo lugar donde había estado ubicado el antiguo circo de Nerón.

Tras numerosísimas obras, remodelaciones y cambios de nombre a través de los siglos, finalmente aquel lugar acabó siendo lo que hoy en día conocemos como Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano, convirtiéndose en un Estado propio y Sede Papal.

 

Lee y descubre en este blog otros post con curiosidades históricas

 

 

 

Fuente de la imagen: saintpetersbasilica (web.archive.org)

Un extracto de este post fue publicado en mi colaboración del mes de mayo en la revista digital e interactiva iHSTORIA

¿Sabías que el Día de San Valentín fue un invento de la Iglesia para acabar con una antigua fiesta pagana?

¿Sabías que el Día de San Valentín fue un invento de la Iglesia para acabar con una antiquísima fiesta pagana?

A pesar de que hoy en día es una de las celebraciones más consumistas y que más beneficios generan a infinidad de comercios, el Día de San Valentín en sus orígenes no fue inventado por unos grandes almacenes (tal y como señalan algunos), aunque fue hábilmente aprovechada por los empresarios para sacar una buena tajada de una fecha tan señalada en el calendario.

Pero el Día de San Valentín, como sinónimo del día de los enamorados empezó a celebrarse quince siglos atrás, concretamente en el año 494 d.C, siendo auspiciado por el papa Gelasio I, quien tomó la medida de celebrar una festividad católica el 14 de febrero, con el fin de anular y prohibir la fiesta pagana de las Lupercales que se celebraba desde la Antigua Roma cada 15 de febrero en honor a Lupercus, protector de los pastores y sus rebaños y como homenaje a la  loba que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo (destinados a fundar Roma según las antiguas leyendas).

Desde el siglo IV se había ido eliminando paulatinamente todas las celebraciones paganas, siendo sustituidas o reconvertidas en otras de carácter religioso (tal y como os he explicado anteriormente en los posts ‘¿Por qué el carnaval cae cada año en una fecha distinta?’ y ‘Por qué se celebra el día de Navidad el 25 de diciembre?’).

Gelasio I necesitaba anteponer otra fiesta a la celebración de las Lupercales, por lo que escogió el del Santo que caía justo un día antes y que había (supuestamente) vivido dos siglos antes: ‘San Valentín’.

No se tenía muy claro quién era este santo, que venía a suplir esa importante fiesta pagana, pero alrededor de él se crearon infinidad de leyendas (la mayoría desmentidas con el transcurso de los siglos) que indicaban que Valentín había sido bondadoso médico romano que decidió hacerse cristiano y ordenarse como sacerdote, y como tal ofició un buen número de bodas entre jóvenes enamorados. El problema residía en que en aquella época (año 270 d.C) los soldados no podían contraer matrimonio, pero muchos fueron los que quisieron hacerlo para unirse a sus amadas. Según explica la leyenda, el emperador romano Claudio II se enteró de lo que estaba realizando Valentín y ordeno ejecutarlo, convirtiéndose el religioso en un mártir y referente de todos los enamorados.

Al menos esta es la historia que difundió la Iglesia Católica para justificar el hecho de instaurar, a partir del año 494 d.C,  la celebración del Día de los enamorados en la festividad de San Valentín y por lo tanto así poder cargarse de un plumazo la fiesta pagana de las Lupercales.

Y como festividad religiosa se estuvo celebrando a lo largo de los siguientes quince siglos (hasta 1969) año en el que bajo el pontificado de Pablo VI la Iglesia Católica decidió eliminar San Valentín como festividad del calendario postconciliar (acordado en el Concilio Vaticano II), pasando a ser esta una fecha con santo pero sin celebración.

Pero por aquel entonces la comercialización del Día de San Valentín como fecha del Día de los Enamorados ya estaba totalmente instaurada en la sociedad de consumo.

Como nota curiosa, indicar que el primer registro que existe sobre la comercialización de esta fecha es el que señala a la norteamericana Esther A. Howland como la precursora de la venta de tarjetas regalo con motivos románticos y dibujos de enamorados que ideó y realizó a mediados de la década de 1840, vendiéndolas por unos centavos en la librería que regentaba su padre en Worcester (Massachusetts) y las cuales se convirtieron en todo un éxito.

Cabe destacar que varios son los santos llamados Valentín a los que se les ha adjudicado ser el ‘santo’ al que se le dedicó el Día de los Enamorados, no llegando a ningún acuerdo ni tan siquiera los mismos miembros de la iglesia, por lo que las leyendas y mitos alrededor de este personaje y sus diferentes procedencias son múltiples, pudiendo encontrarnos con infinidad de iglesias que dicen tener los restos de San Valentín.

 

Otros posts que quizás te interese leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuente de la imagen: Muffet (Flickr)

¿Cuál es el origen de la expresión ‘estar en sus trece’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘estar en sus trece’?Cuando alguien es cabezón o no quiere dar su brazo a torcer, manteniéndose firme en su postura, es habitual que se utilice la expresión «está en sus trece» para referirnos a su tozuda actitud.

El origen de este dicho procede del Papa Benedicto XIII, también conocido como el Papa Luna  quien fue elegido pontífice en 1394 en medio de una serie de luchas y ambiciones internas de varios países por conseguir que la sede papal volviese al Vaticano (en 1309 se había trasladada a Aviñón en el conocido como Cisma de Occidente).

Su nombramiento chocaba de pleno con aquellos que reconocían a Bonifacio IX como Papa legítimo. Pero cuando Francia retiró el apoyo a Benedicto XIII, y con ello la sede episcopal de Aviñón, el Papa Luna se trasladó a vivir al Castillo de Peñíscola, donde siguió manteniéndose en su puesto de pontífice, a pesar de recibir todo tipo de presiones para que renunciara, lo que provocó que rápidamente se comenzase a utilizar, refiriéndose a él, la expresión «sigue en sus trece». Evidentemente ese trece era una clara referencia al número que acompañaba su nombre papal: XIII

Desde entonces es habitual escuchar diferentes variantes de la expresión: «estar en sus trece», «mantenerse en sus trece», «seguir en sus trece»

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

Fuente de la imagen: Fotografía del Castillo de Peñíscola tomada por Alfred López el 26/07/2013

¿Cuál es el origen de la ‘fumata’ que anuncia la elección de nuevo papa?

¿Cuál es el origen de la ‘fumata’ que anuncia la elección de nuevo papa?Varios son los rituales que se llevan a cabo cada vez que se pone en marcha la elección de un nuevo papa que será el máximo representante de la Iglesia Católica. Uno de ellos es la peculiar forma de anunciar al mundo que, tras consiguientes deliberaciones y votación, ya hay un nuevo Sumo Pontífice y es a través de la fumata que sale por una chimenea instalada en el tejado de la Capilla Sixtina, lugar en el que se celebra el cónclave papal.

Como bien es sabido, el color de ese humo es de color blanco y, por el contrario, para anunciar que todavía no se ha llegado a un consenso es de color negro.

Hay un tercer color, que es el amarillo, y éste se utiliza previamente al cónclave y sólo para probar la estufa en la que deberá quemarse los votos.

Para hacer que el humo de la fumata sea de un color u otro, actualmente se utilizan diferentes compuestos químicos que garanticen que los presentes en la Plaza de San Pedro  podrán distinguir perfectamente el mensaje que desde el interior se les quiere transmitir.

Cabe destacar que, cuando ya se ha escogido nuevo papa y la fumata es blanca,  desde el 2005 se incorporó un repique de campanas que lo hacen más evidente aún si cabe.

La utilización de la fumata como modo de comunicar al exterior que, tras realizarse el escrutinio de los votos, ya hay un cardenal que ha sido votado mayoritariamente es tan antigua como el propio cónclave y debemos de viajar nueve siglos atrás para encontrar su origen.

Fue Gregorio X quien en el Concilio de Lyon, celebrado en el año 1274, promulgó un documento llamado “Ubi periculum” y en el cual se establecía toda la metodología a seguir para celebrar el cónclave de elección papal, tal y como lo conocemos hoy en día.

¿Cuál es el origen de la ‘fumata’ que anuncia la elección de nuevo papa?Hasta aquella fecha muchos eran los tejemanejes que se habían estado utilizando para escoger un papa, siendo un cargo que en más de una ocasión se conseguía a base de pagar una buena suma por él o por pactos y alianzas entre naciones. También se han dado casos tan extraños como el de elegir a un imberbe adolescente. Muchos han sido los reyes y poderosos que han señalado quién debía dirigir la iglesia, haciendo y deshaciendo a su antojo y voluntad.

Cuando en el siglo XIII, Gregorio X puso las bases de cómo debía ser un cónclave (él mismo fue elegido papa tras 34 meses de discusiones y desavenencias entre los propios cardenales) se determinó que se celebraría aislados del mundo y sin comunicación alguna con el exterior. Desde entonces se ha mantenido toda esa liturgia de aislamiento y posterior forma de anuncio, algo que le confiere mucho mayor atractivo a todo ese ritual

Para conseguir que el humo de la chimenea saliese de un color u otro se quemaba junto a las papeletas de los votos un poco de paja: seca para la fumata blanca y húmeda para que fuese una fumata negra. Actualmente se utilizan dos estufas: una desde donde se queman los votos y la otra que se encarga de dar color al humo.

Esto se ha hecho para que no haya ningún tipo de confusión, ya que son varias las ocasiones en las que el color quedaba bastante confuso (sin ir más lejos, en el anuncio tras la elección papal de Juan Pablo I en 1978 hubo una fumata gris).

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / forocatolico

 

También te puede interesar:

¿Por qué la Guardia Suiza es la encargada de la seguridad del Vaticano?

¿Por qué la Guardia Suiza es la encargada de la seguridad del Vaticano?Los pontífices y el Vaticano han estado a lo largo de la historia muy mezclados con guerras de poder y ambición. En el siglo XV el Papa Sixto IV tenía grandes enemigos, debido a su nepotismo lo que lo llevó a alcanzar un acuerdo con la Confederación Suiza para contratar mercenarios a sueldo que trabajarían como miembros de su seguridad.

Fue bajo el pontificado del Papa Julio II el 21 de enero de 1506 cuando se instauró oficialmente a la Guardia Suiza como cuerpo militar encargado de la seguridad de la Ciudad del Vaticano. Para el diseño de su característico uniforme se contó con uno de los artistas más universales, Miguel Ángel Buonarroti.

Para ser miembro de la Guardia Suiza hay que cumplir unos requisitos específicos, como estar soltero, tener nacionalidad suiza, profesar la religión católica y medir un mínimo de 174 centímetros.

 

Fuente de la imagen: illustir vía photopin cc

 

Ya está a la venta la edición de bolsillo del libro ‘Ya está el listo que todo lo sabe’

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (366 curiosidades para descubrir el porqué de las cosas cada día) de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/ya-esta-el-listo

¿Sabías que el papa ‘renuncia’ pero no ‘dimite’?

¿Sabías que el papa ‘renuncia’ pero no ‘dimite’?Mucho se ha hablado en las últimas horas desde que la Santa Sede anunciase a través de la agencia italiana de noticias (ANSA) la renuncia del papa Benedicto XVI, achacándolo a su avanzada edad y sus problemas de salud.

Un gran número de medios haciéndose eco de la noticia titulaban sus artículos indicando que el papa había dimitido o abdicado del cargo, algo totalmente incorrecto ya que un papa no dimite ni abdica, sino que renuncia a su ministerio.

Renuncia/renunciar son los términos correctos que se deben utilizar para indicar la finalización del oficio eclesiástico (en este caso el papado).

¿Sabías que el papa ‘renuncia’ pero no ‘dimite’? - Código de Derecho CanónicoAsí lo recoge el Código de Derecho Canónico vigente, promulgado por Juan Pablo II el 25 de enero de 1983 y en cuyo Libro I de las normas generales (Cann. 1 – 6) podemos encontrar en el Título IX de los oficios eclesiásticos (Cann. 145 – 196) el Capítulo II de la pérdida del oficio eclesiástico que nos informa en el Art. 1 de la renuncia sobre todas las formas posibles de renuncia a dicho oficio. En ninguna de ellas se contempla la dimisión y/o abdicación, por lo que, a pesar de ser las tres palabras sinónimas entre sí (tal y como podemos encontrar en el Diccionario de la RAE 123) no se deben utilizar estos términos para referirse a la finalización voluntaria por parte del papa de su cese como Sumo Pontífice.

 

 

Fuentes de consulta: Fundeu / RAE / Vatican / Fernando Garcia-Quismondo
Fuente de la imagen: Wikimedia commons / popularlibros

Relacionado:

 

¿Puede el papa de Roma ser despedido?

En el Código de Derecho Canónico no existe disposición alguna que permita el despido o destitución forzosa del Sumo Pontífice.

Conforme a la ley de la iglesia, el papa ostenta la más alta autoridad, lo que le concede plenos poderes en la Iglesia Católica Romana.

Eso sí, el papa (si así lo desease) podría renunciar voluntaria y libremente de su cargo. La última vez que esto ocurrió fue el 4 de julio de 1415, durante el conocido como Cisma de Occidente, en el que el papa Gregorio XII renunció obligado por las circunstancias que se dieron en dicho cisma.

Las leyes locales del Vaticano también protegen la figura del papa, siendo éste inmune a enjuiciamientos penales en virtud a la ley secular.

Y por último,  como jefe de un Estado (Ciudad del Vaticano) y jefe de la Iglesia Católica, está exento de responsabilidad penal en virtud del Derecho Internacional Consuetudinario.

 

 

Fuente de consulta: vatican

El Papa Juan Pablo I: una muerte misteriosa

El Papa Juan Pablo I (Albino Luciani,17 de octubre de 1912 – 28 de septiembre de 1978) fue apodado “El Papa sonriente”, debido a su comportamiento alegre. Planeaba ampliar las reformas de la Iglesia Católica, pero no vivió para llevarlas a cabo, ya que murió sólo 33 días después de haber sido elegido para el papado, en septiembre de 1978.

El veredicto oficial fue que había muerto de un ataque al corazón, pero no hubo autopsia, y los informes acerca de dónde había muerto y quién había encontrado su cuerpo, eran contradictorios.

Diversos investigadores han coincidido en concluir, aunque sin pruebas sobre el respecto, que Juan Pablo I pudo haber muerto por envenenamiento. Según éstos, tras los primeros días de pontificado, la Curia Vaticana habría decidido que Albino Luciani no había sido una buena elección y, en consecuencia, Juan Pablo I habría sido fríamente eliminado. El supuesto motivo habría sido el recelo que causaron sus propuestas reformistas y, sobre todo, su intención de intervenir en los aspectos económicos del Vaticano. Pero hay que aclarar que todo esto son especulaciones, ya que nunca se realizó una autopsia que aclarase las causas de su muerte.

Otras teoría difundida por los mismos investigadores culpa directamente de la muerte del Santo Padre a la llamada logia P2. Esta Logia, dependiente de la francmasonería, y controlada por la mafia a través de los políticos italianos, decidió eliminar a Juan Pablo I ante la iniciativa de éste de separar los negocios del Vaticano de los negocios de los políticos italianos, también a sueldo de la mafia, tras el desfalco de más de quinientos millones de dólares en el Banco Ambrossiano, que llevó a la quiebra a la institución financiaciera vaticana.

(Fuente)