Entradas etiquetadas como ‘insulto’

¿Cuál es el origen y significado del término ‘caricato’?

Un tuit publicado por Santiago Abascal (líder del partido ultraderechista VOX) llamando ‘caricato’ a Albert Ribera (uno de sus oponentes políticos y líder de la formación de centroderecha Ciudadanos) ha provocado que en las últimas horas las redes sociales hayan convertido el término en tendencia, además de utilizarlo para publicar todo tipo de memes.

¿Cuál es el origen y significado del término ‘caricato’?

Pero algunas son las personas que, desconociendo el significado real de ese término, lo están utilizando de forma incorrecta.

El término ‘caricato’ proviene del italiano, escrito del mismo modo, y que se utiliza para referirse a aquello que es exagerado, provoca risa e incluso es ridículo. Se originó hace varios siglos en el mundo de la ópera y el teatro y con este vocablo se conocía al actor que interpretaba a los personajes cómicos y burlescos (comúnmente llamados ‘papeles bufo’).

De este término también nació otro vocablo ampliamente utilizado: ‘caricatura’, la cual hace referencia a aquellos dibujos, obras o imitaciones que se hacen de algo o alguien de forma burlona y en la que se trata de parodiar, ridiculizar o hacer evidente (de forma satírica) algún tipo de defecto o su aspecto sobresaliente.

Los términos caricato y caricatura vienen a señalar la forma de cargar (de forma satírica y burlona) la descripción o imitación que se hace de algo o alguien y, etimológicamente, ambos provienen del italiano ‘caricare’ (que significa cargar) y éste a su vez del latín tardío ‘carrĭcare’ (derivación de ‘carrus’: carro).

Ojo, no debe confundirse el término caricato con el suricato, un pequeño y simpático mamífero africano (el personaje ‘Timón’ de ‘El Rey León’ lo es).

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Archivo 20minutos.es

¿De dónde proviene el término ‘insultar’ para referirse al agravio verbal que se realiza contra alguien?

Se conoce como ‘insultar’ a la acción de agraviar a una persona utilizando palabras hirientes y descalificaciones, con el objetivo de dañar tanto su reputación como anímica y personalmente.

¿De dónde proviene el término ‘insultar’ para referirse al agravio verbal que se realiza contra alguien?

 

Etimológicamente proviene del latín ‘insultāre’ de igual significado y que nacía de la unión del prefijo ‘in-‘ (hacia adentro) y el vocablo ‘saltus’ (saltar) teniendo originalmente el significado literal de ‘asaltar’ o ‘saltar sobre alguien’.

Pero este salto o asalto no se refería a la acción física de dar un brinco, sino al gesto que se realiza de echar el cuerpo hacia adelante cuando, en una discusión, se gritan improperios, injurias u ofensas contra un oponente. Ese característico gesto que hace pensar que durante una disputa uno va a saltar sobre el otro mientras le suelta lindezas de todo tipo es lo que originó el uso del término latino insultāre y que llegó al castellano como insultar (insulte en francés; to insult en inglés).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Qué significa la expresión ‘¡Kabenzotz!’ tan utilizada entre los vascos?

¿Qué significa la expresión ‘¡Kabenzotz!’ tan utilizada entre los vascos?

La serie de televisión ‘Allí abajo’ que emite Antena 3 ha hecho inmensamente popular la expresión ¡Kabenzotz! que dicen bastante a menudo los personajes vascos que en ella salen.

A través del apartado de contacto de este blog, Manoli Pintor me hace llegar un correo en el que me consulta cuál es el significado literal de dicho vocablo.

Según con quién hables te dirá que se escribe de una manera u otra, pudiéndonos encontrar el término de las siguientes formas: ‘kaben zotz’, ‘Kauen zotz’, ‘Kauenzotz’, ‘Kagüen zotz’, ‘Kagüenzotz’, ‘Kauen xotx’, ‘Kauenxotx’, ‘Kauensos’, ‘Kauen sos’… y así infinitamente, aunque la mayoría de personas coinciden en que la correcta es el mencionado ‘Kabenzotz’.

Este término, dicho de forma contundente, es una exclamación que viene a significar (espero que nadie se moleste) un ¡Cago en Dios! (o ¡Cagüendios!), pero se utiliza de ese modo para no blasfemar ni herir sensibilidades.

Porque, tal y como dice el actor Gorka Aginalde  (quien interpreta el personaje de Koldo en la serie ‘Allí Abajo’), no hay vasco que no tenga algún familiar sacerdote o monja en la familia y no es cuestión de ir blasfemando ni haciéndoles enfadar.

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Fuentes de consulta: turismovasco / mi-arma.com / YouTube (1) / YouTube (2)
Fuente de la imagen: clipartbest

¿De dónde surge el insulto ‘mala pécora’?

¿De dónde surge el insulto ‘mala pécora’?

Nuestro lenguaje está lleno de términos, expresiones e insultos que son claramente machistas, pudiéndonos encontrar que hay infinidad de vocablos con los que referirse a una prostituta: ramera, furcia, zorra, puta, fulana, meretriz, cortesana, coima, pelandusca, buscona, mesalina, hetaira, escort o mala pécora (por poner unos cuantos ejemplos).

En el post de hoy me voy a detener en el último de la anterior lista: ‘mala pécora’ con el fin de explicaros cuál es el origen de este insulto y de dónde surge.

El diccionario de la Rae describe el término ‘pécora’ como ‘Res o cabeza de ganado lanar’ y en su segunda acepción indica ‘Persona astuta, taimada y viciosa, y más comúnmente siendo mujer / Prostituta’.

Pero para saber el origen etimológico del insulto no debemos quedarnos en nuestra lengua, sino que hemos de trasladarnos hasta Italia donde a las ovejas se les llama ‘pècora’.

Desde antiguo ha sido costumbre castrar a algunos carneros jóvenes, con el fin de facilitar el engorde y una carne más blanda y sabrosa (aunque algo más grasa). Esto hacía que en un mismo rebaño hubiese pocos ejemplares machos (montone) sin castrar y las ovejas (pécoras), que tienen un periodo de celo de aproximadamente ocho meses (de junio a enero)  fuesen indistintamente montadas por cualquiera de esos carneros, aunque tal función debía ser realizada por el semental, motivo por el que se les comenzó a conocer como ‘mala pécora’ a aquellas ovejas promiscuas, quedando tal término como sinónimo de prostituta.

Como nota curiosa, indicar que para impedir que un carnero que no fuese semental cubriese a las ovejas los pastores le colocaban a éste una especie de tela gruesa a modo de taparrabos.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: dieraecherin (morguefile)

¿Cuál es el origen del insulto ‘gilipollas’?

¿Cuál es el origen del insulto ‘gilipollas’?
El origen etimológico del término ‘gilipollas‘ crea ciertas discrepancias y controversias, encontrándonos algunas fuentes que apuntan a su procedencia únicamente a través del término ‘gilí’ (un vocablo proveniente del caló y que ya era ampliamente utilizado siglos atrás para referirse a alguien bobo, memo o tontaina; no solo como jerga popular sino por ilustres literatos que la incluyeron en sus obras).

Por otra parte, un gran número de fuentes apuntan a la convergencia en el tiempo del mencionado término gilí con un peculiar personaje apellidado Gil Imón. Esta es su historia y probable origen del término ‘gilipollas’:

Durante el reinado de Felipe III, había en el Consejo de Hacienda de Castilla un fiscal llamado Baltasar Gil Imón de la Mota, un peculiar personaje que asistía a todas las reuniones sociales de la Villa y Corte acompañado por sus bellas, a la vez que repipis, hijas. Por aquella época (siglo XVII) era común referirse a las muchachas jóvenes como pollas o polluelas (lo mismo ocurría con los muchachos cambiando el término al género masculino).

Pues resulta que era muy habitual ver a don Gil Imón, acompañado de sus pollas, debido a que el fiscal y su esposa suspiraban por encontrar unos buenos mozos casaderos que desposasen a sus queridas hijas, pero un acto social tras otro no había manera de ‘colocarlas’, llegando a rozar lo patético al verse tan clara su desesperación.

Esto propició que la gente comenzase a decir cosas como «por ahí van don Gil y sus pollas» de una manera despectiva y con cierta sorna haciendo finalmente un juego de palabras con el apellido del peculiar personaje y el término, que menciono al inicio del post, ‘gilí’,  por lo que rápidamente la frase «Gil y sus pollas» fue perdiendo y modificando letras por el camino pasando a ser mencionado como «Gilí y pollas» para finalmente transformarse (con toda probabilidad) en el término ‘gilipollas’ que hoy en día todos conocemos y que tan utilizado es como insulto.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuentes: secretosdemadrid / ABC (1) / ABC (2) / ABC (3) / origenlenguaje / losfilologos / fernandomunoz
Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene la expresión ‘Calumnia, que algo queda’?

¿De dónde proviene la expresión ‘Calumnia, que algo queda’?

Hoy en día es sumamente fácil calumniar a alguien a través de la prensa amarilla o las redes sociales y crear toda una controversia alrededor de esa persona llegando a millones de internautas en un santiamén. El problema está cuando, tras haber hecho todas esas acusaciones falsas, al realizar una rectificación ésta ya no llega a toda esa gente a la que llegó la difamación, por lo que un rastro de duda sobre la honorabilidad del afectado queda pululando en el aire. Lamentablemente, la mayoría de ocasiones esos infundios se realizan de manera premeditada y con la intención de dañar la imagen de alguien.

A esta práctica se la conoce comúnmente como ‘Calumnia, que algo queda’. Como expresión llegó hasta nosotros a través del filósofo y escritor inglés Francis Bacon en su obra, de 1625, ‘De la dignidad y el crecimiento de la ciencia’ (De Dignitate et Argumentis Scientiarum) en la que aparece en la manera: ‘Calumniad con audacia; siempre quedará algo’.

Aunque en realidad, la expresión recogida por Bacon no era más que un antiquísimo dicho popular en latín: ‘Calumniare fortiter aliquid adhaerebit’ (La calumnia se adhieren fuertemente algo) que él había adaptado en su mencionado libro.

Posteriormente, en la obra de teatro ‘El barbero de Sevilla’ (también titulada ‘La precaución inútil’) que Pierre-Augustin de Beaumarchais escribió en 1775 aparecía en la forma ‘Calomniez, calomniez, il en reste toujours quelque chose’ (Calumnia, calumnia, siempre queda alguna cosa) y posteriormente, en 1810, la frase alcanzó el cenit de popularización tras ser incluida por el célebre compositor italiano Gioachino Rossini en su ópera ‘El barbero de Sevilla’ (basada en un libreto de Cesare Sterbini que a sus vez se basó en la obra de Beaumarchais) en la que la aria de la calumnia dice así:

La calunnia è un venticello,
un’auretta assai gentile
che insensibile, sottile,
leggermente, dolcemente
incomincia a sussurrar.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuentes de consulta: Refranero Latino de Jesús Cantera Ortiz de Urbina / Diccionario de anécdotas, dichos, ilustraciones, locuciones y refranes de Rubén Gil / Del hecho al dicho de Gregorio Doval
Fuente de la imagen: densetsu-no-akira (deviantart)