Entradas etiquetadas como ‘ópera’

¿Cuál es el origen y significado del término ‘caricato’?

Un tuit publicado por Santiago Abascal (líder del partido ultraderechista VOX) llamando ‘caricato’ a Albert Ribera (uno de sus oponentes políticos y líder de la formación de centroderecha Ciudadanos) ha provocado que en las últimas horas las redes sociales hayan convertido el término en tendencia, además de utilizarlo para publicar todo tipo de memes.

¿Cuál es el origen y significado del término ‘caricato’?

Pero algunas son las personas que, desconociendo el significado real de ese término, lo están utilizando de forma incorrecta.

El término ‘caricato’ proviene del italiano, escrito del mismo modo, y que se utiliza para referirse a aquello que es exagerado, provoca risa e incluso es ridículo. Se originó hace varios siglos en el mundo de la ópera y el teatro y con este vocablo se conocía al actor que interpretaba a los personajes cómicos y burlescos (comúnmente llamados ‘papeles bufo’).

De este término también nació otro vocablo ampliamente utilizado: ‘caricatura’, la cual hace referencia a aquellos dibujos, obras o imitaciones que se hacen de algo o alguien de forma burlona y en la que se trata de parodiar, ridiculizar o hacer evidente (de forma satírica) algún tipo de defecto o su aspecto sobresaliente.

Los términos caricato y caricatura vienen a señalar la forma de cargar (de forma satírica y burlona) la descripción o imitación que se hace de algo o alguien y, etimológicamente, ambos provienen del italiano ‘caricare’ (que significa cargar) y éste a su vez del latín tardío ‘carrĭcare’ (derivación de ‘carrus’: carro).

Ojo, no debe confundirse el término caricato con el suricato, un pequeño y simpático mamífero africano (el personaje ‘Timón’ de ‘El Rey León’ lo es).

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Archivo 20minutos.es

El conservatorio que rechazó como alumno a Verdi y después le puso su nombre [Anécdota]

El conservatorio que rechazó como alumno a Verdi y después le puso su nombre [Anécdota]Giuseppe Verdi está considerado como uno de los más destacados e importantes compositores de ópera italianos. Nació en 1813 en la pequeña población de Le Roncole (en la provincia de Parma) y posteriormente rebautizada como ‘Roncole Verdi’ en homenaje al célebre músico.

Pero no solo su lugar de nacimiento lleva incorporado el ilustre apellido ‘Verdi’, entre los muchísimos lugares podemos encontrarnos el famosísimo ‘Conservatorio de Milán’ que, a principios del siglo XX, pasó a ser llamado ‘Conservatorio de Música Giuseppe Verdi de Milán’.

Pero lo curioso del tema es que dicho conservatorio no admitió como alumno a Verdi, alegando que era demasiado mayor (todavía no había cumplido los 19 años, pero la edad máxima era de 14) y, según ellos, no tenía una técnica pianística con demasiados recursos.

Esto tuvo lugar en junio de 1832 y hasta Milán había viajado Giuseppe Verdi bajo el mecenazgo de Antonio Barezzi, un importante hombre de negocios que tras descubrir el enorme talento del joven músico decidió convertirse en su benefactor. Años después Verdi se casaría con Margherita Barezzi hija del hombre que financió su carrera y le dio la oportunidad de triunfar.

De sobras es conocido el éxito que alcanzó Giuseppe Verdi a lo largo de su carrera y los muchos homenajes que en vida le rindieron, otorgando su apellido a múltiples lugares como plazas, calles o escuelas; pero si Verdi tenía clara una cosa era que no deseaba de ningún modo que el Conservatorio de Milán llevase su nombre y, pocos años antes de morir, pública fue su firme oposición a que así fuera.

A pesar de ello y haciendo caso omiso a su voluntad, el centro de formación musical de Milán decidió (una vez fallecido el compositor en 1901) renombrarlo como ‘Conservatorio de Música Giuseppe Verdi’.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabías que los cascos vikingos realmente no llevaban cuernos?

¿Sabías que los cascos vikingos realmente no llevaban cuernos?

A lo largo de la historia y en las múltiples investigaciones arqueológicas llevadas a cabo, no se ha podido demostrar ni se ha encontrado ningún tipo de evidencia que confirmase que los cascos de los vikingos llevasen dos cuernos, tal y como lo tenemos asociado con su imagen.

Sin embargo, muchas son las ilustraciones que nos muestran a los vikingos provistos de ese tipo de cascos. Todo parece indicar que el motivo que dio origen a ello fue unas ilustraciones sobre la legendaria y épica obra, del siglo VIII, ‘La Saga de Frithiof’ que fueron realizadas en 1820 por Gustav Malstrom, quien quiso plasmar a estos temidos guerreros escandinavos dándoles una imagen lo más violenta posible.

Pero realmente la popularidad de la imagen de un vikingo con ese tipo de casco se alcanzó a raíz de los estrenos de las cuatro óperas que componían la obra ‘El anillo del nibelungo’ de Richard Wagner, en las que aparecían algunos de sus personajes provistos de cascos con cuernos [concretamente en La Valquiria (1870) y El ocaso de los dioses (1876)].

En esta obra, a Sigfrido (el protagonista, o sea, el bueno) se le representa portando un casco del que salen unas alas y, sin embargo,  Hagen (el malo malísimo) aparece con el mencionado casco con cuernos.

Con el tiempo la imagen icónica de un vikingo con ese peculiar casco ha estado muy ligada y, aunque no se correspondiera con la realidad, se ha utilizado para representarlos tanto en películas como en obras de teatro, óperas y todo tipo de espectáculos e ilustraciones.

¿Podríais imaginaros hoy en día un disfraz de vikingo sin su característico casco con cuernos?

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: sea turtle (Flickr)

¿Sabías que la famosa expresión ‘Hogar, dulce hogar’ proviene de una antigua canción?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Hogar, dulce hogar’?

Muchas son las casas en las que nada más llegar te encuentras un felpudo, cuadro o cualquier otro objeto de decoración en la que aparece la conocida expresión ‘Hogar, dulce hogar’.

El origen de esta famosa locución se la debemos a la canción ‘Home! Sweet Home!’ compuesta en 1823 por John Howard Payne (letra) y Henry Rowley Bishop (música), la cual formaba parte de la ópera ‘Clari, or the Maid of Milan’ (Clari o la doncella de Milán).

La canción (pero sobre todo el estribillo) se hizo inmensamente popular en los Estados Unidos durante los años en los que duró la Guerra de Secesión (1861-1865), siendo cantada por ambos bandos y con la curiosidad añadida de que tuvo que ser prohibida entre los miembros del Ejército de la Unión debido a que su letra provocó la deserción de un buen número de soldados impregnados por la melancolía y añoranza de su hogar que la canción les suscitó.

A pesar de pertenecer a una ópera, la canción empezó a cantarse en solitario, siendo grabada, ya en el siglo XX, por numerosos cantantes melódicos e incorporada en in infinidad de películas, que ayudaron a que esta expresión se hiciera enormemente popular y pasase a ser una frase de bienvenida situada en la entrada de millones de hogares.


 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuente de la imagen: miraquedulce

Cuando los cantantes de ópera españoles italianizaron sus apellidos [Anécdota]

Italianización apellodos españoles en la óperaEn las funciones de ópera que se dieron en España entre los años 1880 y 1885, muchos cantantes españoles se creyeron en la obligación de italianizar sus apellidos, queriendo despertar la misma admiración que el público sentía por los artistas de Italia.

Así, Carolina Castelló, aparecía en los carteles como Castiglione; Bazán, como Bazzani; Adela Aymerich, como Aymeri; Anacleto Brunet, como Brunetti; Cayetano Ortiz, Ortisi; Rovira, Rubiratto; Pons, Ponsini, etc.
Esta ridiculez inspiró a un cronista de la época este comentario:

Gutierrini y Pericini
son, aunque acaben en “ini”,
dos españoles cantantes,
que, si malos eran antes,
son ahora… “peorini”.

(Fuente de la información: Anecdotario histórico español de María Francisca Olmedo de Cerdá)