Entradas etiquetadas como ‘puta’

¿Por qué en algunos países de Latinoamérica se conoce como ‘taconeras’ a las prostitutas?

Los términos con los que referirse a las personas que ejercen la prostitución son numerosísimos y cada país y lengua tiene sus propios vocablos para aludirlas. Uno de ellos es ‘taconeras’, el cual es usado en algunos países latinoamericanos y hace referencia a aquellas que ejercen en la calle.

¿Por qué en algunos países de Latinoamérica se conoce como ‘taconeras’ a las prostitutas?

Se sabe que dicha alusión surgió durante el siglo XX, pero los expertos en etimología no terminan de ponerse de acuerdo en cuál es el verdadero motivo que originó dicho mote, aunque en una cosa sí que coinciden: en que proviene de los zapatos de tacón usado por las meretrices.

Algunos defienden que se les empezó a llamar así debido a que los zapatos de tacón era el calzado que habitualmente llevaban las prostitutas callejeras, quienes paseaban calle arriba y abajo dejando un curioso sonido en el ambiente provocado por sus tacones.

Otros indican que tiene mucho que ver ese ruido de los tacones, pero que no era hecho al andar de un lado al otro de la acera, sino cuando esperaban la llegada de clientes apoyadas contra la pared y comenzaban a dar con el tacón en el suelo con el fin de llamar la atención de los hombres que por allí transitaban. Incluso hay algunos míticos lugares donde se situaban las prostitutas donde todavía perduran los huecos hechos en la acera por el golpeteo de tacón de las chicas que allí se colocaban.

Una tercera hipótesis (muy poco defendida y apenas referenciada) es la que indica que hubo un tiempo en el que a las prostitutas callejeras se les obligaba a calzar zapatos de tacón para advertir de su presencia y así evitar cruzarse con según qué tipo de personas (al igual que en la antigüedad a los leprosos se les obligaba a llevar unos cascabeles para avisar de su proximidad).

Cabe destacar que en algunos países, como México y Ecuador, también se encuentra la forma ‘talonear’ (de talón) para referirse a la prostitución callejera.

 

 

Te puede interesar leer también los post relacionados:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

‘Bordiona’, el término en desuso con el que se conocía a cierto tipo de prostitutas en el Medievo

Posiblemente, de la gran cantidad de vocablos que existen para referirse a una prostituta, el de ‘bordiona’ quizá no lo hayas escuchado nunca. Y es que este antiquísimo término lleva en desuso mucho tiempo pero fue frecuente su uso durante la Edad Media.

‘Bordiona’, el término en desuso con el que se conocía a cierto tipo de prostitutas en el Medievo

La bordiona era la prostituta que ejercía en un burdel y de ahí su etimología. Pero, ojo, si acudes al diccionario de la RAE (dependiendo de la edición) podrás encontrar que los más recientes (a partir de 1992) dan como origen al término bordiona el vocablo ‘borde’.

Pero que ello no te lleve a confusión, ya que esa locución borde a la que se refiere es la misma palabra que nos llegó del occitano y provenía del término latino ‘burdus’ del que nacieron vocablos como burdel (lugar donde se ejerce la prostitución), borde (en referencia a la persona antipática, no al extremo de una cosa) o burdo (algo basto o grosero).

Cabe destacar que el término ‘burdus’ se utilizaba en la Antigua Roma para referirse a los bastardos (hijos nacidos fuera del matrimonio) y a aquellas plantas que brotaban sin haber sido cultivadas o injertadas.

 

 

Te puede interesar leer también los post relacionados:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El sorprendente origen de ‘hacer la pelota’ como sinónimo de adular a alguien con el fin de conseguir algo

El sorprendente origen de ‘hacer la pelota’ como sinónimo de adular a alguien con el fin de conseguir algo

Estamos acostumbrados a utilizar a expresión ‘hacer la pelota’ (y sus múltiples variantes) para indicar que alguien está adulando a otra persona con unos claros fines interesados para conseguir algo o ganarse los favores de éste (dinero, un ascenso, un día de fiesta…).

Es bastante común encontrar en todas las oficinas o puestos de trabajo a alguien que adula desproporcionadamente a su superior y al que comúnmente se le conoce como pelota.

Lo curioso es el origen de la acción de hacer la pelota y que derivó en la expresión, ya que proviene de los ambientes de la prostitución callejera.

Antiguamente las prostitutas también eran conocidas con el término ‘pelota’ (y así lo recoge aún hoy en día el Diccionario de la RAE en su 8ª acepción), No se sabe a ciencia cierta por qué se les llamaba así, aunque parece ser que era porque las prostitutas iban pasando de mano en mano de los diferentes clientes.

Cuando una de estas ‘pelotas’ andaba a la búsqueda de un cliente adulaba a los viandantes que por allí pasaban, esperando que sus palabras lo convenciera y poder hacer un servicio sexual a cambio de unas monedas. También sabían que cuanto mayor fuera la lisonja que le hicieran, mayor sería el estado de satisfacción del usuario de sus servicios y mejor la retribución.

De ahí que al acto de adular a alguien, con intención de conseguir algo, acabara siendo denominado como ‘hacer la pelota’ en clara referencia a lo que hacían las prostitutas (pelotas) con los clientes.

 

Otros post relacionados que quizá te interese leer:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El curioso origen del bolígrafo BIC

El curioso origen del bolígrafo BIC

El primer prototipo de bolígrafo, tal y como lo entendemos hoy en día, fue creado y desarrollado, a finales de la década de 1930, por el periodista e inventor húngaro Ladislao Biro (con el importante aporte de su hermano Georg, químico de profesión).

Posteriormente, tras exiliarse en Argentina a causa de la persecución de judíos que hubo en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, Ladislao Biro logró vender su patente a los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido, quienes lo usaron para fabricar bolígrafos, ya que éstos eran ideales para ser llevados por los aviadores, consiguiendo así que no les explotasen (debido a la presión) tal y como ocurría con las plumas estilográficas.

Una vez terminada la guerra la empresa de bolígrafos creada por Biro tuvo un bache económico debido al alto coste de producción que hicieron que cada unidad saliera por alrededor de 100 dólares, lo que hacía prácticamente inaccesible su compra para la inmensa mayoría de consumidores.

Quien puso un interés especial por conseguir la patente y poder comercializarlos en el continente europeo fue el aristócrata de origen italiano Marcel Bich, afincado en Francia, con quien llegó a un acuerdo recién iniciada la década de 1950.

Bich logró mejorar la funcionalidad y comenzó a fabricarlos masivamente y en cadena algo que abarató el coste de producción y venta, por lo que los lanzó al mercado por un precio de alrededor de 4 dólares.

A los nuevos bolígrafos de Bich se le añadió una bolita (situada en la punta) mucho más eficaz y que regulaba mejor el flujo de tinta que estaba almacenada en un tubito de plástico flexible y el cuerpo del bolígrafo estaba fabricado de poliestireno transparente.

A este bolígrafo desechable (algo muy novedoso para la época, en la que hasta entonces una estilográfica duraba varios años) lo convirtió en un producto muy atractivo de cara a los compradores, quienes a partir de entonces ya no tendrían que ir cambiando la carga con asiduidad.

En cuestión de poco tiempo el bolígrafo comercializado por Marcel Bich se convirtió en un artículo inmensamente popular y accesible a casi todos los bolsillos.

El problema se encontraba en el nombre comercial, debido a que el apellido del aristócrata y empresario (Bich) podía llevar a confusiones en el mercado anglosajón, pues en inglés se utiliza el término Bitch como insulto despectivo hacia las mujeres (puta, perra, zorra…), así que decidió modificar su apellido y quitar la hache final, dejándolo en Bic.

El conocido como ‘BIC cristal’ se convirtió en el bolígrafo más vendido y utilizado en todo el planeta y unos años después llegó el modelo ‘BIC naranja’ y otros muchos (como el bolígrafo con tinta de varios colores).

 

Te puede interesar leer: ¿Por qué son más usados los bolígrafos de tinta azul que los de otro color?

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge el insulto ‘mala pécora’?

¿De dónde surge el insulto ‘mala pécora’?

Nuestro lenguaje está lleno de términos, expresiones e insultos que son claramente machistas, pudiéndonos encontrar que hay infinidad de vocablos con los que referirse a una prostituta: ramera, furcia, zorra, puta, fulana, meretriz, cortesana, coima, pelandusca, buscona, mesalina, hetaira, escort o mala pécora (por poner unos cuantos ejemplos).

En el post de hoy me voy a detener en el último de la anterior lista: ‘mala pécora’ con el fin de explicaros cuál es el origen de este insulto y de dónde surge.

El diccionario de la Rae describe el término ‘pécora’ como ‘Res o cabeza de ganado lanar’ y en su segunda acepción indica ‘Persona astuta, taimada y viciosa, y más comúnmente siendo mujer / Prostituta’.

Pero para saber el origen etimológico del insulto no debemos quedarnos en nuestra lengua, sino que hemos de trasladarnos hasta Italia donde a las ovejas se les llama ‘pècora’.

Desde antiguo ha sido costumbre castrar a algunos carneros jóvenes, con el fin de facilitar el engorde y una carne más blanda y sabrosa (aunque algo más grasa). Esto hacía que en un mismo rebaño hubiese pocos ejemplares machos (montone) sin castrar y las ovejas (pécoras), que tienen un periodo de celo de aproximadamente ocho meses (de junio a enero)  fuesen indistintamente montadas por cualquiera de esos carneros, aunque tal función debía ser realizada por el semental, motivo por el que se les comenzó a conocer como ‘mala pécora’ a aquellas ovejas promiscuas, quedando tal término como sinónimo de prostituta.

Como nota curiosa, indicar que para impedir que un carnero que no fuese semental cubriese a las ovejas los pastores le colocaban a éste una especie de tela gruesa a modo de taparrabos.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: dieraecherin (morguefile)

¿Cuál es el origen de la expresión “como puta por rastrojo”?

¿Cuál es el origen de la expresión "como puta por rastrojo"?«Como puta por rastrojo» es una de esas expresión que actualmente está bastante en desuso (al menos por la gente más joven), pero que era habitual escucharla decir a nuestras abuelas para referirse a alguna persona que estaba pasando por un momento incomodo y/o andaba por una mala situación.
Cosas como ‘ese anda como puta por rastrojo’ o ‘lo lleva tan mal que va como puta por rastrojo’ eran expresiones habituales años atrás.

Bien es sabido y conocido el significado de ‘puta’, a lo que vamos a centrarnos en el de ‘rastrojo’, que, entre otras cosas, es el residuo de cañas que ha quedado en el campo tras la siega de los cereales.

Antiguamente muchos eran los pueblos que celebraban sus fiestas patronales coincidiendo con la finalización de la cosecha, algo que era aprovechado por algunas prostitutas de las poblaciones cercanas para acercarse hasta allí e intentar hacer negocio con los campesinos, quienes disponían de dinero tras recibir el jornal.

Como os podréis imaginar, muchos de esos hombres estaban casados o eran jóvenes sin casa propia, por lo que el sitio que se escogía para ir a ‘echar un polvo’ con la prostituta era, en muchas de las ocasiones, el campo recién segado. Un lugar por el que caminar era bastante complicado si no se estaba acostumbrado a ello (que no era el caso de los campesinos pero sí de esas mujeres, en la mayoría de casos) convirtiéndose la cópula sobre las cañas secas en un acto bastante incómodo y originándose con el tiempo la expresión «como puta por rastrojo» y todos sus derivados.

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Post realizdo a partir de la consulta que Melisa Tuya  me realizó través de twitter:

Fuente de la imagen: pittigliani2005 (Flickr)