La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Clorar las playas para desinfectarlas como si fueran piscinas ¿Estamos locos?

Uno de los polémicos puntos de cloración ubicados en playas valencianas (Foto: Ecologistas en Acción PV).

Me llegó la información por las redes sociales y enseguida me lancé a desmentirlo. Es imposible que un ayuntamiento esté echando cloro en sus playas para desinfectar las aguas como si fueran piscinas municipales. Pero estaba equivocado. La historia es cierta. E incluso más grave aún de lo que podría pensar. Porque la iniciativa es regional y afecta a un amplio sector del litoral valenciano.

Como ha confirmado y denunciado tanto Ecologistas en Acción como el Partido Popular, desde el inicio del verano, varias playas de la provincia de Valencia han sido cloradas  por la Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana para evitar su cierre por contaminación de bacterias fecales. En lugar de buscar y solucionar el origen de esa contaminación, ha establecido puntos de cloración en las acequias que llegan a las playas.

Desembocadura de acequia valenciana donde se está arrojando directamente cloro al mar (Foto: Ecologistas en Acción PV).

Playas cloradas

En el caso concreto de la playa de Alboraya, que un vídeo viral señaló como el epicentro de este disparate. Allí sus aguas presentan muchas veces contaminación fecal que imposibilitan el baño. Y es donde se ha instalado un punto de cloración a una distancia de entre 20 y 50 metros de la orilla de la playa, en el medio de la arena y en Dominio Público Hidráulico.

La cloración de las acequias que desembocan al mar “se tiene que tratar como un vertido”, advierten los ecologistas. Según su interpretación de la normativa Marco de Agua, esta actuación “está fuera de lugar, es una medida fruto de la improvisación y de una mala planificación por parte de las autoridades competentes”.

La medida, advierten, “es ineficaz para su objetivo, la desinfección, y se trata de una falsa solución”.

Ecologistas en Acción ha denunciado que no se ha tenido en cuenta que el cloro reacciona con la materia orgánica generando cloraminas y trihalometanos, sustancias peligrosas para la salud humana.

Graves consecuencias

Según los ecologistas, la decisión de la clorar las aguas ha tenido diversas consecuencias que no han sido tenidas en cuenta, tales como:

  1. No se ha valorado la incidencia de un vertido en continuo con cloro en el medio marino. No es lo mismo algo puntual, que un vertido en continuo y, paradójicamente, puede ser peor en continuo con concentraciones bajas que uno puntual de concentración alta.
  2. El cloro es tóxico para los peces a altas concentraciones; a concentraciones más bajas los estresa al dañar las branquias.
  3. Aunque las concentraciones de cloro sean similares a las de agua de piscina, esa cloración es una aberración cuando se trata de aguas abiertas que van a parar a un ecosistema vivo, como es el intermareal de las playas.
  4. La instalación de cloración al aire libre es un peligro en sí misma. Entre otras cosas, la posible manipulación por niños, adolescentes o personas malintencionadas puede tener consecuencias desastrosas, ya que el cloro es un elemento químico peligroso para la salud.

Sabela Martínez, integrante de Ecologistas en Acción, ha recalcado que “se trata de una medida que no se ha aplicado en ninguna playa del resto del España, por lo que estamos ante una actuación fuera de la legislación y altamente peligrosa para los micro y macroorganismos de las acequias, humedales y el mar. Además, el encauzamiento con hormigón de las acequias en el tramo final ha supuesto la destrucción de zonas húmedas que actuaban como filtro verde”.

Por todo ello, Ecologistas en Acción ha insistido que es necesario solucionar el problema de raíz, mejorando las redes de saneamiento de los núcleos costeros para que no haya vertidos a la red de acequias y lleguen directamente a las playas, mejorando así la calidad de agua de las playas.

Según la normativa vigente, es obligatorio el saneamiento integral de todas las aguas, exigencia que los municipios costeros no están cumpliendo.

Clara Megías, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado: “Exigimos que se ponga fin a esta medida irracional, depurar las responsabilidades habidas y acometer actuaciones de saneamiento integral. También estamos valorando la posibilidad de interponer una denuncia ante la Comisión Europea, habida cuenta de la gravedad y repercusión ambiental de los hechos denunciados”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los comentarios están cerrados.