La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘fundacion felix rodriguez de la fuente’

Icíar Bollaín: “Con el arranque de olivos monumentales perdemos un patrimonio único”

Icíar_Bollaín

Este viernes 6 de mayo se estrena El olivo, de Icíar Bollaín, una bellísima película que denuncia el expolio patrimonial que supone el arranque de olivos milenarios para abastecer un mercado especulativo de rotondas, campos de golf y chalés de millonarios. Lee el resto de la entrada »

¿Escribías de niño cartas a Félix Rodríguez de la Fuente?

Félix

Este sábado se cumplieron 35 años de la muerte en accidente de aviación de Félix Rodríguez de la Fuente. 35 años sin Félix. Un episodio que conmocionó a toda la sociedad española, hasta el punto de que, como ocurre con esos acontecimientos cruciales de nuestra historia, todavía hoy la gente se pregunta: ¿Dónde estabas tú cuándo murió Félix?

35 años después, lo que muchos nos preguntamos ahora es: ¿Qué queda del mensaje de Félix? Y la respuesta es tan sorprendente como maravillosa: Todo. Queda todo e incluso más.

Es verdad que seguimos cazando lobos, envenenando rapaces, contaminando ríos y talando bosques, pero también es verdad que lobos, rapaces, ríos y bosques están ahora mucho mejor que entonces. Y algo aún más importante. La sociedad española puede enorgullecerse de ser una de las más concienciadas ambientalmente del mundo, gracias en parte a la benefactora influencia de Félix.

También por suerte somos muchos los puretas que, cada uno en sus trabajos y con sus familias, llevamos con orgullo ese toque especial que nos insufló el querido naturalista burgalés.

Miles de ellos, cuando aún eran muy niños, le escribieron preciosas cartas que siempre él respondía personalmente con celeridad y cariño. Algunas de esas cartas, por fin, podemos leerlas emocionados. Porque con el objeto de conmemorar el 35º aniversario del fallecimiento de Félix Rodríguez de la Fuente, la fundación que lleva su nombre ha rescatado de su archivo personal una primera selección de cartas que le fueron dirigidas por jóvenes admiradores en los años 60 y 70 del pasado siglo. ¿Está entre ellas la tuya?

Las cartas enviadas, especialmente en el caso de niños y jóvenes, ilustran la pasión por la naturaleza que despertó en ellos el mensaje de Félix a través de su obra en televisión, radio y medios escritos. Son muchos los remitentes que le anuncian su intención de dedicarse en un futuro a trabajar para conservar la fauna y alguno incluso le pregunta “qué hay que estudiar para llegar a ser como usted o algo parecido”.

Algunos escritos se acompañan de preciosas poesías, dibujos realizados a mano, recortes de periódico con noticias sobre animales o retratos de Félix.

El archivo que ha digitalizado la Fundación contiene copias de las respuestas enviadas por Félix a muchos de sus seguidores, en las que les animaba a seguir su vocación de naturalistas y les agradecía sus muestras de afecto.

En algún caso, Félix invita a un joven a unirse al Club de los Linces de Adena (actual WWF-España), ofreciéndose incluso a hacerse cargo del coste al decirle que “si tienes dificultades económicas para pagar la cuota, dímelo y yo mismo la abonaré en tu nombre”. Además, en sus respuesta Félix a menudo adjuntaba una fotografía firmada, que seguramente muchos admiradores todavía conserven a pesar de los años transcurridos.

A través de una nota de prensa, Odile Rodríguez de la Fuente ha resaltado que

“el archivo personal de Félix Rodríguez de la Fuente es una radiografía de la sociedad de los años 60 y 70 e ilustra el despertar de toda una generación, que descubrió su amor por la naturaleza gracias al trabajo de divulgación realizado con tanta pasión por mi padre”.

Las primeras cartas digitalizadas se han publicado en una sección especial de la página web de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, bajo el título  “35 años con Félix”, a la que poco a poco se irán añadiendo más contenidos.

La Fundación también anima a los seguidores de Félix que aún conserven sus cartas a enviarlas en formato digital a info@felixrodriguezdelafuente.com junto con algún comentario personal, a fin de poder añadirlas a este nuevo archivo común y compartido que, sin duda, es el mejor de los homenajes posibles al legado de Félix, 35 años después de su fallecimiento.

Archivo Félix

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Llega a España la Bosquescuela, colegios infantiles al aire libre

Bosquescuela

Félix Rodríguez de la Fuente no fue al colegio hasta los 10 años. Su escuela fue el monte; sus profesores los pastores. La que él mismo denominó “agreste infancia” en Poza de la Sal marcó su futuro profesional, pero ante todo forjó una arrolladora personalidad de éxito: aventurera, curiosa, entusiasta.

Esta semana he estado con Francesco Tonucci, el famoso psicopedagogo y dibujante italiano empeñado en rediseñar las ciudades pensando en los niños.Niños

  • Ciudades donde los más pequeños jueguen solos en las calles y vayan también solos al colegio.
  • Ciudades con grandes parques en los que poder adentrarse sin adultos.
  • Ciudades que les permitan aprender del riesgo y la aventura de explorar el mundo por sí mismos.

En su opinión, cuanto más curiosos e independientes sean nuestros hijos, más y mejor desarrollarán sus capacidades pero, sobre todo, más felices serán.

Félix sería la demostración de lo acertado de estas teorías. Aunque seguramente más de uno dirá:

“Eso de jugar los niños en la calle o en el campo se podría hacer antes, pero ahora es imposible. Los pueden raptar o atropellar un coche”.

¿Imposible? No tanto. Precisamente también estos días se ha presentado en Cerceda (Madrid) la primera Bosquescuela de España. Educación infantil al aire libre, bilingüe y homologada, un sistema ya implantado con gran éxito en el norte de Europa.

Según un estudio de la Universidad de Heidelberg, los niños que estudian en el bosque, haga frío o calor, siguen mejor el ritmo de la clase, prestan más atención, hacen sus deberes de forma más autónoma, respetan mejor las reglas, resuelven conflictos de forma más pacífica, se expresan y argumentan mejor, son más creativos y tienen más fantasía.

No por casualidad, la promotora de esta peculiar escuela forestal es la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Garajonay abre sus selvas a las personas con problemas de movilidad

Silla Jöelette

Una turista francesa visita Garajonay gracias a la Jöelette.

Imagina que tu pasión es el campo, la limpia brisa azotándote la cara, pasear, ver y escuchar los pájaros, abrazar un gran árbol. Eres joven y tienes un prometedor futuro por delante. Hasta que la fatalidad hace añicos tu espalda de cristal. Un tropiezo, un resbalón tonto durante una de tantas caminatas, acaba de golpe con sueños e ilusiones anclándote a una silla de ruedas.

Pero estás viva y la naturaleza sigue allí, esperándote. Amorosa aunque incómoda. ¿Renegar de ella? Ni lo sueñes. Es una nueva etapa. Vuelves a nacer. Te reinventas. Regresas al campo y a las excursiones incluso con más alegría que antes. No le das importancia. Eres una heroína.

Esta semana he vuelto a la isla de La Gomera. Fue en estas misteriosas selvas de Garajonay donde conocí a mi querida chiqueta. He llegado pensando en ella, pues su mítico parque nacional es el primero que ofrece gratuitamente un servicio de sillas de ruedas adaptadas al senderismo de montaña.

La silla Joëlette fue inventada por un guía francés con el fin de poder transportar a su sobrino, enfermo de distrofia muscular. Y qué bien funcionan en la laurisilva canaria. Será una de las estrellas de la serie de documentales dedicados al arbolado singular que estamos produciendo en la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente para RTVE, gracias al proyecto LIFE+ dedicado a los grandes árboles para la vida.

Bosques para todos. Solidarios, pues es necesaria la ayuda de al menos dos personas para trasladar en esa peculiar silla a quien lo necesite por entre viñátigos y laureles centenarios. Respetuosos, al no ser necesario modificar el entorno. Accesibles, sin más barreras que el horizonte. Ejemplares.

Mi heroína acaba de enviarme un mensaje:

“Háblale a Garajonay de mí. Y dile que muy pronto rodaré por sus sendas”.

¡Hecho!

Odile Rodríguez de la Fuente, gran avanzadora ambiental

?????????????????

Con motivo de celebrarse mañana sábado, 8 de marzo, el Día de la Mujer Trabajadora, 20 Minutos y Oxfam Intermón quieren homenajear a las Avanzadoras. Y nos piden candidatas. La mía está muy clara: Odile Rodríguez de la Fuente.

¿Que quiénes son las Avanzadoras? Excepcionales mujeres que luchan por una buena causa hasta tal punto de lograr cambios positivos en su entorno. Mujeres que avanzan y hacen avanzar. De esas “de rompe y rasga”.

La hija pequeña de Félix Rodríguez de la Fuente es una de ellas, pues se ha marcado en la vida una misión imposible: generar a través de la naturaleza un cambio social que mejore y enriquezca la vida del ser humano en el sentido más profundo de la palabra. Y gracias a ello, mejorar nuestro entorno y a todos los seres vivos que lo sustentan.

La idea no es suya, es de su padre, un soñador de los tiempos pasados, de bisontes y halcones. Sin embargo, Odile no piensa en dar pasos hacia atrás ni en destruir nada de lo actual. Sueña con construir entre todos y todas una nueva etapa de armonía y madurez. Algo que, está segura, podremos lograr gracias a las nuevas tecnologías.

Volver al campo, sí, pero con creatividad, calidad y cooperación. Por eso, a través del trabajo desarrollado en la Fundación que ha creado en homenaje al legado de su padre, Odile es una ejemplar Avanzadora ambiental. Una de esas mujeres imprescindibles que avanzan y hacen avanzar a la sociedad.

Es mi amiga, no lo oculto. Por eso mismo conozco muy bien su entusiasmo y también las muchas zancadillas que día a día recibe de quienes siguen sin entender eso que Félix gustaba contarnos. Que nos somos unos marcianos. Que necesitamos del planeta Tierra para sobrevivir, para respirar, para beber y alimentarnos. Que otro mundo mejor, más natural, sostenible e igualitario, no sólo es posible, es necesario.

Foto: Fundación Félix Rodríguez de la Fuente

Tienes toda la información sobre la iniciativa #Avanzadoras en este enlace de Oxfam Intermón.

Otras entradas relacionadas:

La ciudad de Salamanca se convierte en capital del mundo salvaje

Águila real

Os escribo desde la ciudad de Salamanca, donde tengo el honor de participar en WILD10, el Congreso Mundial de Tierras Silvestres; el evento de conservación con más antigüedad del mundo que por primera vez llega a un país de la cuenca mediterránea y que reunirá a más de 1.200 delegados de 50 países.

“Hacia lo salvaje”. ¿Significa eso ir hacia atrás, volver a las cavernas? Todo lo contrario. Esta iniciativa promueve la conservación de la naturaleza como base esencial para el bienestar humano. Y de eso aquí sabemos mucho. Con sus luces y sus sombras, en las últimas décadas la naturaleza europea, especialmente la española, ha experimentado una extraordinaria recuperación gracias a la combinación de acertadas políticas de protección con el reconocimiento social a su valor ecológico y económico. Así estamos construyendo una nueva Europa más salvaje y natural.

En Salamanca hablaré de EnArbolar, de árboles singulares y bosques maduros como maravillosas herramientas de desarrollo sostenible. Aquí también vamos a inaugurar una gran exposición itinerante. Todo de la mano de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente y de un proyecto LIFE+ cofinanciado por la Unión Europea y la Diputación de Valencia que aspira a convertirse en un faro que ilumine a otros países.

España es un referente mundial en turismo, pero también lo debe ser en ecoturismo. Una forma diferente de conocer desde el respeto más exquisito al entorno y a las gentes que lo conservan, a ese mundo rural tan denostado pero tan necesario.

Hoy nos plantearán una pregunta a todos los delegados: ¿Cómo podemos proteger, mantener y restaurar la naturaleza al tiempo que mejoramos las condiciones sociales y económicas de nuestra sociedad? La respuesta nos la dio el genial Félix Rodríguez de la Fuente: recuperando la armonía entre el Hombre y la Tierra.

Otras entradas relacionadas:

Félix Rodríguez de la Fuente se pasa a las tabletas electrónicas

Los amantes de la naturaleza que ya peinamos canas tenemos en nuestro imaginario tres grandes fuentes de información y las tres están firmadas por el genial Félix Rodríguez de la Fuente: los documentales de El Hombre y la Tierra, la enciclopedia Fauna Ibérica y los cuadernos de campo. Estos últimos los conservo como un tesoro, pequeños libritos a modo de prácticas guías dedicados a nuestra flora y fauna más admirada. El propio Félix los presentaba así:

Horas y horas de observación de los animales en la Naturaleza, misterios desvelados tras larga convivencia con mamíferos depredadores, aves rapaces y simples pajarillos, aparecen en los Cuadernos de Campo con toda la espontaneidad y emoción con que fueron captados por mis prismáticos en el frío amanecer y en el dulce crepúsculo.

Para los que no conocen estos cuadernos, para quienes los conocieron pero los perdieron, para quienes disfrutan en el campo, Félix se ha pasado a las tabletas como iFelix. La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente (FFRF) ha adaptado esta emblemática obra al formato digital, con el fin de actualizar su contenido y hacerlo más accesible para las nuevas generaciones, ofreciéndolo además tanto en castellano como en inglés. Ha comenzado con el lobo, el primero de los 50 cuadernos que dirigió Félix en 1978 sobre especies emblemáticas como el lince, el águila imperial o los buitres, y que poco a poco estarán disponibles en su totalidad.

La hija del naturalista, Odile Rodríguez de la Fuente, ha explicado en una nota de prensa que la aplicación iFelix es la última apuesta de la Fundación por mantener viva la obra de Félix.

“Este proyecto hubiera entusiasmado a mi padre por su interactividad y su potencial didáctico. También por el cuidado que muestra en cada detalle, y porque está pensada para que personas de todas las edades, aprendan de forma entretenida, tal y como él buscaba con sus documentales”.

“Es una herramienta apasionante”, continúa Odile, “porque conserva todo el estilo y la “magia” de Félix, pero lo convierte en una aventura virtual, donde a través de fotografías, sonidos y dibujos de campo, el lector puede descubrir todos los secretos de la especie, recopilados con el máximo rigor científico”.

Se da además la curiosa circunstancia de que el ilustrador de esta nueva edición de los Cuadernos de Campo, Fernando Ferreiro, hizo llegar siendo niño algunos de sus dibujos al propio Félix Rodríguez de la Fuente quien, impresionado por su calidad, le felicitó diciéndole “Asombroso. Te veo haciendo dibujos para los cuadernos de campo”.

Os lo recomiendo vivamente. Disponible App Store y Google Play, el precio es poco más que simbólico y sus posibilidades increíbles. Ofrece información completa y actualizada sobre la vida del lobo, presentándola de forma interactiva a través de nuevos dibujos de campoanimaciones 3Dfotografíasclips de audio y mapas dinámicos. Recupera los textos y el estilo original, aunque incluye también los datos más recientes sobre la especie.

Además, dispone de una serie de herramientas prácticas que permiten geolocalizar tus propios avistamientos de fauna durante las salidas al campo, con contenidos exclusivos para que el público infantil mejore sus dotes de dibujantes de naturaleza. Un regalo para aullar de placer.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Productos ecológicos: mucha calidad pero muy poca información

A muchos de nuestros emprendedores rurales les falla lo más importante. Hacen lo difícil, cuidar con mimo su producto, luchar contra viento y marea por sacar adelante un negocio familiar en época de crisis global pero también local, cuando un nuevo éxodo espanta a los pocos que aún seguían apostando por vivir en los pueblos; empeñados en cerrar los oídos a los cantos de sirena de las grandes ciudades y abrirlos tan sólo al canto de las alondras. Pero olvidan hacer lo fácil, saber vender bien sus productos, diferenciarlos de tanta oferta industrial, despersonalizada, ajena al paisaje y a la cultura del campo.

Un ejemplo ilustra esta carencia. Acabo de comprar carne ecológica. Es la única garantía que tengo de comer una carne sin tantos antibióticos como nos meten a diario de tapadillo en los filetes.

Mi primera sorpresa fue su origen. En Fuerteventura, donde vivo, no existen ganaderos ecológicos, pero ésta que compré viene de la isla de El Hierro, al otro extremo del archipiélago. Nada que ver con productos de kilómetro cero, pero como la que se vende aquí normalmente viene de Argentina o Brasil, algo hemos ganado.

La segunda sorpresa llegó de la mano del etiquetado y resultó mucho peor. Al considerable precio de 16 euros el kilo, tan sólo indicaba “lomo ecológico”. Como comprador me quedé en blanco. ¿Era vaca o cerdo? ¿Lomo alto o bajo? Pero como consumidor sensibilizado las preguntas fueron muchas más: ¿De qué raza es el animal? ¿Qué come habitualmente? ¿Dónde come? ¿Cómo vive y quienes le cuidan? Toda esa información inexistente me habría ayudado a pagar sin dolor esos 16 euros por lo que en Canarias llamaríamos una humilde “carne de componer”. Pero me quedé sin saber por qué era más cara y mejor que la que suelo comprar en el supermercado a 8 euros el kilo.

En pleno siglo XXI, en la sociedad de la información, todos estos datos son tan importantes como fáciles de comunicar al consumidor. Un folleto explicativo habría bastado. O mejor aún. Una sencilla página web, un blog gratuito y un código QR impreso en la etiqueta sería suficiente. Y necesario.

Porque en tiempos tan difíciles como los actuales toca reinventarse o morir. No hay más alternativas.

La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente ha puesto en marcha el proyecto ConSuma Naturalidad. Échale un vistazo. Seguro que ayuda a productores y consumidores a poner en valor nuestra excepcional biodiversidad productiva.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Comer bien salva osos, ganaderos y un paisaje único

¿Qué tendrá que ver la comida con la conservación de la biodiversidad? ¿Unas manzanas con los osos? ¿Una copa de vino con los burros?

¿Qué tienen en común los ganaderos de montaña, las razas autóctonas, el turismo y los quebrantahuesos?

La respuesta es la misma para todas estas preguntas. Sólo manteniendo las actividades agrícolas y ganaderas tradicionales será posible mantener un paisaje único, el esculpido por la humanidad a lo largo de los últimos 10.000 años. Y con él su biodiversidad productiva asociada.

Porque el paisaje no es un mero concepto estético, geográfico o biológico, aquel terreno que vemos desde un sitio concreto. El paisaje es todo eso y mucho más. Es el alma de la tierra, un complejo producto del tiempo, de la evolución geológica, biológica e histórica de un lugar, de la herencia de nuestros antepasados, pero también de las generaciones futuras. Ya lo decía Azorín: “El paisaje somos nosotros”.

Sin embargo, la globalización está acabando con este paisaje cultural profundamente nuestro, abandonando pueblos e industrializando los sistemas de producción de alimentos de forma terriblemente homogénea. Extinguiendo nuestra biodiversidad productiva, las razas ganaderas autóctonas, las variedades vegetales propias de cada región, provincia e incluso valle.

Sólo hay una manera de detener esta pérdida que ya se conoce como erosión genética. Convirtiéndonos en consumidores responsables. Rechazando los productos llegados de países lejanos, los industriales, los medioambiental y sociológicamente insostenibles. Dejándonos llevar por lo que nos dicta la cabeza y el corazón en lugar de por las leyes de la mercadotecnia.

Y para ayudarnos acaba de nacer un proyecto realmente maravilloso. Se trata de la marca de garantía ConSuma Naturalidad, una iniciativa de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente que aportará información complementaria sobre biodiversidad a los consumidores, con el fin de que éstos puedan tomar una decisión de compra responsable. Que ayudará a proteger 150 razas de ganado y a unas 300 variedades vegetales locales.

Porque el día en que el ganadero y el agricultor abandonen las montañas desaparecerán de ellas buitres y quebrantahuesos, pero también praderas cuajadas de flores y mariposas. Desaparecerán con ellos esos sabores únicos. Nuestras pequeñas y grandes historias. Nuestras gentes. Y nosotros seremos más pobres e infelices.

ConSuma Naturalidad es el único proyecto español que ha sido financiado por el programa LIFE+ de la Unión Europea (2009) en la categoría de campañas de información y comunicación. Tienes toda la información en su página oficial y en este vídeo que te incluyo a continuación:

 


Por cierto, la música de fondo son las Variaciones Goldberg, una de mis composiciones favoritas. ¿No te parece que el estilo de Bach, tan sosegado y espiritual, está muy relacionado con ese modo de vida tranquilo al que aspiramos todos?

Foto: Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

España busca pastores jóvenes para las Olimpiadas

Las Olimpiadas Europeas de Jóvenes Pastores buscan representación española. Organizadas por Interbev Ovnis en un lugar tan poco pastoril como el Salón Internacional de la Agricultura de París, en Porte de Versailles, en ellas los tres mejores pastores de España medirán sus habilidades con otros tantos representantes franceses, británicos, irlandeses y holandeses.

Este original concurso reúne a los más jóvenes del sector (entre 18 y 25 años) con la intención de presentar una imagen positiva de tan ancestral oficio. Desconozco la situación en Francia, pero en España lo van a tener muy difícil para encontrar candidatos tan jóvenes. Por si no lo sabían, el Instituto Nacional de Empleo incluye en su Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura las plazas de pastor, para las que no encuentra aspirantes fácilmente. En provincias como Albacete, Cuenca, Salamanca, Segovia o Zamora los ganaderos se las ven y se las desean para cubrir sus demandas de pastores. En Madrid, las explotaciones de ganado ovino no encuentran especialistas en trabajos en riesgo de extinción como el de esquilador, seguramente menos duro que jugarse la vida todos los días en lo alto de un andamio. Otras profesiones del mundo rural tienen igualmente muchas vacantes no cubiertas como tractorista, manipulador agrícola, mecánico de maquinaria agrícola, operador de máquina forestal o podador. Y es que ese mundo, la base de nuestra cultura, está en preocupante retroceso, y con él un paisaje modelador del entorno de una biodiversidad asombrosa.

Según un estudio elaborado por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente y hecho público esta misma semana, el 92% de los españoles piensa que el desarrollo de las zonas rurales fomentaría el empleo y sería una gran alternativa a la actual crisis.

Por tanto lo sabemos, pero aferrados a la ciudad como estamos no hacemos nada para cambiarlo. Así que, no es por desanimarles, pero lo tenemos muy difícil para ganar estas Olimpiadas.

Foto: Diario Público